Volver la vista atrás: La literatura como elemento vital para la verdad histórica (reseña)

joregeivan
Jorge Iván Zapata
Gestor e investigador cultural.
Vásquez teje la historia con la exquisita filigrana de una prosa directa y clara, sin atajos que pudieran llevar al lector a incógnitas innecesarias.  La coloca en un justo término en el cual el dramatismo no invade un relato ya de por si plagado de drama, todo con el propósito de permitir acercarnos a esa verdad que falta en nuestra trágica historia nacional, que sólo la literatura nos puede brindar.

El mundo editorial nos trae uno de los trabajos literarios más impactantes y ricos en acontecimientos que nos puede ofrecer la narrativa colombiana actual. Se trata de la novela Volver la vista atrás del escritor Juan Gabriel Vásquez, basada en la historia de vida del cineasta Sergio Cabrera, con hechos reales que relatan el drama vivido por su familia republicana desde cuando su padre, el dramaturgo Fausto Cabrera se ve obligado a huir de España siendo todavía un niño, víctima de la persecución franquista y emprender el periplo del exilio por varios países de América, en medio de grandes privaciones, hasta encontrar asiento en Colombia. Llega a convertirse en un exitoso hombre del teatro y la televisión y encontrar el amor de Luz Elena con quien tiene a sus dos hijos, Sergio y Marianella. Años después, la aparición de las telenovelas en la televisión colombiana desplaza al teatro y Fausto prefiere rechazar el sometimiento a la mediocridad cultural, quedarse sin futuro laboral, y enfrentar otra vez la adversidad, que lo obliga a emigrar, con toda su familia, a la República Popular China, donde viven por varios años. Posteriormente, el ideal revolucionario de Fausto lo lleva a emprender una vez más otro viaje de regreso a Colombia e induce a toda la familia a integrarse a las guerrillas del EPL, enfrentando los fracasos y decepciones de una guerra equivocada, que los llevan a desistir y emprender otra vez su regreso a China. 

La vida de la familia Cabrera se entrelaza con acontecimientos claves de la historia mundial y nacional. A su través, se revive el recuerdo de los horrores producidos por las dictaduras de Hitler, Mussolini y Franco, que obligan a miles de europeos a huir de la guerra, padecer el desarraigo y emprender la diáspora hacia América. Las vivencias de Sergio y Marianella durante su juventud en China, sirven de enlace para referir los excesos producidos durante la Revolución Cultural, y se convierten en un importante testimonio documental para entender los cambios con respecto a la China de hoy. Invita además a una mirada sobre la Colombia de la segunda mitad del Siglo XX y del Siglo XXI, plagada de hechos violentos provocados por una sociedad desigual, que llevó a toda una generación hacia búsquedas salvadoras a través de la lucha guerrillera iniciada en los años sesenta.

libro

Volver la vista atrás / Juan Gabriel Vásquez / Editorial Alfaguara, Rústica, 472 páginas.

Una historia tan intensa y prolífica en hechos fue suficiente para que varios escritores, entre ellos García Márquez, hubieran hablado con Sergio Cabrera para hacer la novela. Sin embargo, su amistad y respeto por Vásquez fue garantía suficiente para depositarle la confianza plena y posibilitar la novela. Tras cinco años de trabajo periodístico con muchas entrevistas a Marianellla y a Sergio, el escritor logró un excelente trabajo sin necesidad de recurrir a imaginarios, ciñéndose al rigor estricto de ordenar unos hechos de vida con el fin de lograr la simbiosis adecuada entre realidad y ficción, elaborada con base en la fuerza intensa de sus protagonistas. Fausto, marcado desde su niñez por el trauma producto del sufrimiento que le ocasionó la dictadura franquista, condicionándolo a la búsqueda de justicia social hasta su muerte. Luis Elena, la gran dama símbolo incuestionable del equilibrio emocional, amor por sus hijos, por su esposo y sentido de solidaridad tan fundamental para recomponer la suerte de su familia en momentos decisivos; Marianellla, el personaje más entrañable y vital que nutre la historia con el ingrediente emocional producto de la valentía y arrojo irreverente de su personalidad intensa y apasionada; y Sergio, atrapado en su existencia por la obsesión justiciera de su padre, de la cual logra finalmente emanciparse para  encontrar su propio destino en el arte y el cine.

dona

Vásquez teje la historia con la exquisita filigrana de una prosa directa y clara, sin atajos que pudieran llevar al lector a incógnitas innecesarias.  La coloca en un justo término en el cual el dramatismo no invade un relato ya de por si plagado de drama, todo con el propósito de permitir acercarnos a esa verdad que falta en nuestra trágica historia nacional, que sólo la literatura nos puede brindar. Aquella verdad que se cuenta desde el punto de vista de la experiencia humana, de nuestras vivencias, alejada de la estadística y la referencia cronológica, que nos lleva a la reflexión de nuestro papel en la historia como protagonistas vivientes de esos hechos que han afectado y están todavía presentes en nuestra vida nacional. Nos permite mirar nuestro pasado con sus matices y el rigor ético de un escritor cuidadoso de evitar que el relato sea invadido con el sesgo de sus propias opiniones. Mas que hacer un simple recuento de experiencias, se trata es “de extraer los significados ocultos de los acontecimientos, esculpir la esencia de lo que sucedió”, como lo expresa Gabriel Vásquez. Esta invitación a una mirada reflexiva de la clase de sociedad en que vivimos, convierte a la novela en lectura obligada para descubrir nuestra propia verdad y superar lo que Umberto Eco llamara la “monotonía del mundo” donde “los hombres no aprenden nada y vuelven a caer, cada generación en los mismos errores y horrores”

Compartir