Arturo Neira Gómez

P a t a s a g r i a s

Por: Arturo Neira Gómez **

I

Al cierre de una conversación familiar sobre “Un jinete”, cuento en el cual nos sentimos involucrados e identificados, Juan José recordó haber escrito en clase de preceptiva literaria del colegio Virrey Solís de Bogotá en 1955, un relato corto sobre uno de los caballos de su infancia; texto leído por el profesor de esa asignatura, el mismo año, en un acto solemne de la institución.

- Desafortunadamente – nos dice -, no tuve la precaución de reclamar el manuscrito y perdí los borradores que le dieron origen.

- El contexto de la narración – continúa –, corresponde a tres o cuatro años antes de ser escrito, por ahí 1951 ó 1952, cuando tenía 8 ó 9 años; estudiaba primaria en el Colegio Departamental Carlos Giraldo de Anolaima y vivíamos en el campo.

- El caballo se llamaba “Castañito”, pero - aclara -, sólo para efecto de impacto narrativo, le di el nombre sonoro y hasta chistoso de “Patasagrias”, otro de los caballos de la finca.

Patas-agrias, como quien dice bravas, ácidas, peligrosas. El apelativo obedecía al color de sus cascos, desabrido, parecido al de las naranjas grey o toronjas. Así en realidad era este animal, muy distinto a “Castañito”. Pero, mejor corrijo algo, borro el calificativo “peligroso” que acabo de utilizar; antes por el contrario, era manso en exceso y, si se hubiere tratado de un ser humano, diría, estoico, por tener que soportar en tiempos de cosecha, cargas de fruta o café de 8 ó 10 arrobas. Mientras “Castañito” era de silla, elegante, consentido y, para nosotros, purasangre árabe de carreras, el otro, “Patasagrias”, era de enjalma, sin ningún pedigrí, criollísimo, un mocho ordinario. En tanto aquel terminó su existencia jubilado, a sus anchas, aliviado de todo trabajo, el otro, el mocho, fue sacrificado al sufrir la fractura de una de sus patas cuando se enredó y cayó al cruzar la carrilera en la estación del tren de Cachipay.

Piensa conmigo

Por: Arturo Neira Gómez *

UNA FLOR

Una flor bermeja
se abre
entre una palmera
y un samán
rasgando el azul del cielo.

SILENCIO

¡Silencio!
Se halla en la ventana.

¿Quién?

¿No lo percibes
mujer?
El viento.

Sí, sí…
¡qué lindo!

A veces el viento de la noche
nos trae lejanas melodías

PIENSA CONMIGO

Piensa conmigo en el amor
en las noches más claras
y cántale a la luna.

Miente, miente...

Por: Arturo Neira Gómez ***

I

La víspera de la conmemoración, a media noche, los internos fueron despertados en forma abrupta, encandilados por focos de linterna y bombillas del techo…
- Arriba, señores, salgan ya – voz del prefecto de disciplina -,no importa como estén, ¡silencio!
- Rápido, al patio, formar de inmediato, – Continúo diciendo -.

La institución no era una correccional ni una escuela castrense, era un colegio para niños y adolescentes del campo de la región central de los Andes colombianos, Colegio Departamental Francisco Julián Olaya de La Mesa (Cundinamarca) (1).

Mientras unos profesores los vigilaban, otros iniciaban la operación rastrillo en el dormitorio.

- Es por la salud y el bienestar de todos. – Se justificaban -.

De cuando en cuando, en la geografía patria se rompía la tranquilidad con estos procedimientos, generalmente antes de la celebración de alguna efeméride.

- Buscan cigarrillos y pornografía. – Cuchicheo un niño -.

- ¡Qué va!, buscan propaganda y libros de marxismo. – Aseguró otro muchacho, no recuerdo hoy exactamente si era del Líbano o de Planadas, municipios del departamento del Tolima.-.

César Vallejo muere de soledad y tristeza.

César Vallejo muere de soledad y tristeza.
(Santiago de Chuco, Perú, 1892 – París, 1938)

Por: Arturo Neira Gómez.

Rindamos una y otra vez tributo de admiración al poeta de los Andes y la fraternidad, intentando escuchar su voz.

César Vallejo muere en París el 15 de abril de 1938 de soledad y tristeza. Pero ¿por qué surge esta afirmación al evocar su memoria? En 1936, dos años antes de su deceso, había sido inmolado Federico García Lorca en Granada. Con el crimen y exilio de artistas y demócratas, y la muerte posterior en la cárcel del poeta Miguel Hernández, Franco y los falangistas durante la Guerra Civil Española y la dictadura, creyeron asesinar lo que significaba para la vida, en sentido pleno, la literatura, la música, la dramaturgia y las artes plásticas. En este contexto convulso, de despotismo, de expansión del fascismo y el nazismo por Europa, prácticamente en los albores de la Segunda Guerra Mundial, se apagó la vida de César Vallejo a la edad de 46 años.

Inerte.

Por: Arturo Neira Gómez *

    "En el umbral gastado persiste un viento fiel,
    repitiendo una sílaba que brilla por instantes.
    Una hoja fina aún lleva su delgada frescura
    de un extremo a otro extremo del año.
    `Torna, torna a esta tierra donde es dulce la vida'"

    Aurelio Arturo
    (Fragmento de Morada al sur)

Inerte

Por: Arturo Neira Gómez *

Otea el horizonte y sueña:

Diáfanas
las nubes son infinitas.

Un Jinete.

Por: Arturo Neira Gómez *

Entre los árboles, reaparece y se pierde un jinete. ¿Será él? El caballo baja con dificultad la trocha empedrada cada vez más empinada. En su lomo viene un hombre vestido de blanco. Desde la montaña de este lado identificamos al viajero. No hay duda, es él; lo delata el Castaño y su sombrero de fieltro…

_ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _

Competencia fluvial.

Por: Arturo Neira Gómez (1)

Bajamos a la quebrada Quindío o De los Monos. Vamos a jugar con las embarcaciones que cada uno construyó en los ratos de ocio en la carpintería de la finca, convertida días antes de la competencia en un verdadero astillero…

(Quebrada también llamada por los campesinos, hasta mediados del siglo XX, De los Misterios. De ella como del bosque nativo que siempre acompañó su sonoro transcurrir, sólo quedan recuerdos.)

_ _ _ _ _ _ _ _ _

Pusilánime.

Ilustración del poema El Albatros de Charles Baudelaire, por Cathion06.

Por: Arturo Neira Gómez (1).

"…Maldice no tener nada, a veces ni propósitos de luchar contra la podredumbre, solo el deseo de quedarse ahí para siempre, tendido en el tablado.” (Palabras traídas de La Noche de tu Piel, novela del escritor Benhur Sánchez Suárez; Plaza y Janes, 1979, pág. 66.)
“… se dice comúnmente que en la tardanza está el peligro.” (Sancho Panza)

_ _ _ _ _ _ _ _ _

Tequendama.

Acuarela del viajero inglés Edward Mark (1817 – 1895).

Por: Arturo Neira Gómez (1).

¡Cómo olvidar el Salto! Hasta mediados del siglo XX eran frecuentes los paseos familiares al Tequendama. Ante su decadencia y ruina ambiental, derivada de factores adversos de tipo estructural e histórico, propios de la sociedad colombiana, apremia la obligación ética y ecológica de encontrar con urgencia la ruta a emprender, para salvar el río Bogotá y recuperar la otrora maravilla natural.

_ _ _ _ _ _ _ _ _

UN ÁLAMO

“Es probable que la siembra de orquídeas en el álamo adyacente a la escalera que daba acceso a la sala de recibo y miraba al jardín, ofrecidas con esmero especialmente para los visitantes, no hubiera sido idea de la madre que dirigió estas palabras a sus hijos, sino de Mercedes (su cuñada). De todas formas poco importa, fue una mujer la autora del prodigio.”

Estas montañas

Por: Arturo Neira Gómez (1)

Estas montañas
imponentes
se levantan sobre el valle
y desde las alturas
sugieren
exóticos glaciales.

Pero no hay tal.
Hoy en día
en ellas nada palpita.

Una mano siniestra
asesinó su verdor
y arrasó
todos sus encantos.

¿Qué fue de sus criaturas?
¿Qué de las Hadas?
¿Qué de los Duendecillos?

“Curar la vida”, solía decir el gestor y director de la única experiencia de “Puertas abiertas para la locura” realizada en una institución psiquiátrica colombiana, Dr. Héctor Alfredo Cruz Cruz

Por: Arturo Neira Gómez (**)

Médico y Psiquiatra egresado de la Universidad Nacional de Colombia y Psicoterapeuta.
Antes de tenerlo con nosotros en Tunja, trabajó alrededor de ocho años en la Clínica de la Policía Nacional, en el Asilo de Mujeres de Bogotá y en el Hospital Psiquiátrico Julio Manrique de Sibaté.
Como ser humano excepcional, dotado de una amplia cultura y médico especialista, tuvo las condiciones para aprovechar lo percibido en las instituciones donde había laborado (antes de trasladarse a Tunja), para cavilar e ir configurando la idea de un proyecto médico y social que diera trato amable a los pacientes y sus familias. Y la oportunidad se le presentó en 1973 al ser nombrado Director del Hospital Psiquiátrico de Boyacá, cargo que ejerció hasta 1984.

Desde su arribo a la capital del otrora territorio de las mantas para asumir la dirección de esta institución, colocó su empeño en organizar, fundar y dirigir la única experiencia de Puertas Abiertas realizada en Colombia en un hospital psiquiátrico. Fue así como transformó la institución en un lugar de confrontación y cuestionamiento de las posibles causas de las mal llamadas “enfermedades mentales” y del papel del poder médico, la psiquiatría, la psicología, la enfermería y otras disciplinas relacionadas con los tratamientos. Suprimió los electrochoques, las camisas de fuerza, los candados y el encierro; limitó la reclusión y la medicación para casos indispensables, con el uso de procedimientos y psicofármacos menos agresivos; y luchó con su equipo contra la segregación de los pacientes. Redujo costos y gastos innecesarios del Hospital, destinándolos a mejorar la dieta alimenticia (comprobó casos donde la enfermedad era causada por la desnutrición). Abrió amplios debates en instituciones, ciudades y campos sobre el tema de la salud, donde dio la palabra a los pacientes. Convocó a la ciudadanía en defensa del proyecto de Puertas Abiertas contra quienes lo acusaron de comunista, por estar convencido que la sociedad era la principal causante de la locura y por tanto no le era lícito ocultarla sino reconocerla, comprenderla y contribuir a su prevención y curación.

Homenaje al poeta colombiano fallecido hace 40 años.

Arturo Aurelio

Por: Arturo Neira Gómez (1)

Homenaje al poeta colombiano fallecido hace 40 años…
¿QUIÉN EVOCÓ “LOS VIENTOS QUE CANTARON POR LOS PAÍSES DE COLOMBIA”?

Ha iniciado el programa de Andrés Holguín por la Radiodifusora Nacional de Colombia. Habla sobre un poeta nacido en La Unión Nariño en el año 1906 y fallecido en Bogotá en 1974. De un hombre extraordinario, de una voz solitaria que por alguna razón huía de los círculos de poder; despreocupado por ostentar su condición de poeta, de un ser fraterno, que amaba intensamente los ríos, las aves y los elementos donde vibran “…los vientos que corrieron / por los bellos países donde el verde es de todos los colores…”

Programa emitido en 1994 con motivo del aniversario 20 de desaparición del escritor. La voz elocuente de Holguín cobró toda calidez y logró efecto alucinante, con la lectura del poema SOL:

Juego: Realidad y fantasía.

Juego Cultura

Por: Arturo Neira Gómez.

La prehistoria y la historia de la humanidad registran la actividad del juego en sus diversas manifestaciones, acompañando siempre la edificación y organización del hábitat, la comunidad, la sociedad y la diversidad cultural.

Los seres humanos, en medio de la urgencia de prodigarse con su trabajo los medios de vida; de proteger, reproducir, desarrollar y evolucionar, socioeconómica, cultural y políticamente, se han valido de lo placentero, agradable, alegre y esparcivo, para recuperar energías, fortalecerse y estrecharse fraterna y amorosamente.

Páginas