Miguel Mendivelso

Crónica de guerra. (3° parte)

Foto por: Roger López

Pollito, el soldado Arbeláez Salustriano, el 28 y una partida de ajedrez.

Por: Miguel Mendivelso.

Cuando fui trasladado para el batallón de alta montaña, justo antes tuve que hacer un reentrenamiento en el Batallón José Hilario López con sede en Popayán departamento del Cauca, allá estuve cerca de dos meses, y fui asignado al pelotón más bravo de la compañía más brava del batallón más bravo, el batallón de alta montaña, un batallón de soldados profesionales y contraguerrillas.

En Popayán conocí a… no recuerdo el nombre de ese soldado, pero recuerdo que lo apodábamos Pollito, por ser pequeñito, flaco, de voz gangosa y casi tenue (como si tuviera la nariz tapada).

Crónica de guerra. (2° parte)

Crónicas segunda parte.

CRÓNICA DE GUERRA

Por: Miguel Mendivelso

El coronel San Miguel

Además de oficiales mandando a los suboficiales y estos últimos a los soldados, los huestes hacían las cosas más locas, ordenadas por los cuadros de mando: unos cantaban, otros eran obligados a dar botes casi hasta vomitar, otros remedaban monos, otros hacían muecas llamadas “pispirispis”, en fin todo era casi delirante, también habían varias docenas de perros que acudían presurosos al oír el canto de la trompeta llamando a la tropa a almorzar, lo que hacía ver este cuadro de la manera más risible : perros ladrando y soldados gritando era un circo bien pintoresco, perros que algunas semanas más tarde se convertirían en mártires de la mano fuerte de la democracia en un acto inadmisible.

Crónica de guerra.

Apreciados lectores

Damos inicio a una nueva sección de Nueva Gaceta, la dedicada a las crónicas, con un excelente trabajo de Miguel Mendivelso. Para degustar de mejor manera este escrito, hemos decidido publicarlo en entregas, dada su extensión. Esperamos que más lectores y colaboradores nos hagan llegar trabajos como este.

CRÓNICA DE GUERRA

Por: Miguel Mendivelso.


“Izquier…, dos, tres, cuatro.
Cuatro, tres, dos, uno.

Páginas