Medio Ambiente

UN NUEVO DERECHO: EL DERECHO A LA OSCURIDAD

Por: Carlos Eduardo de Jesús Sierra Cuartas
Magister en Educación Superior, Pontificia Universidad Javeriana
Profesor Asociado con Tenencia del Cargo, Universidad Nacional de Colombia

Lo que sugiere la reciente gala de los premios Emmy

En la reciente gala de los premios Emmy, los conspicuos galardones anuales otorgados a la excelencia en la industria de la televisión, llamó la atención Game of Thrones por lo bien que le fue al respecto: doce galardones, incluidos el de mejor serie dramática y el de mejor actor de reparto en la persona de Peter Dinklage, quien encarnó a Tyrion Lannister. Además, dicha serie ha dejado un legado sugestivo de buenas frases. En particular, la siguiente: “La noche es oscura y alberga horrores”. Ahora bien, esta frase no deja de ser paradójica habida cuenta de que, en los últimos años, ha adquirido relevancia el reclamo de un nuevo derecho, a saber: el derecho a la oscuridad. Incluso, ha inspirado libros acerca del tema, como uno de autoría de Paul Bogard, titulado El fin de la oscuridad. En otras palabras, el reclamo de semejante derecho es la respuesta natural al ocaso de la noche en una era de luz artificial. Es decir, si reparamos en fotografías del planeta tomadas de noche, llama poderosamente la atención la gran iluminación de grandes regiones, como Norteamérica, Europa y Japón. Incluso, en regiones no tan desarrolladas desde el punto de vista industrial, como Colombia, Venezuela y Ecuador, resulta bastante obvia la gran iluminación en sus principales ciudades. Por ejemplo, en el caso de Medellín, si se desea contemplar un bonito cielo estrellado, es menester alejarse de la ciudad en línea recta siquiera un centenar de kilómetros a fin de sustraerse a la correspondiente contaminación lumínica. Sencillamente, el cielo nocturno desaparece al quedar engullido por la iluminación artificial. Estamos en una época en la que las generaciones más jóvenes ya no admiran la Vía Láctea y no viven una noche total al aire libre. En el caso de Medellín, se ha llegado al extremo de ver asociaciones astronómicas que tienden a hacer lo suyo de día, cuestión graciosa, puesto que el pan del astrónomo de a de veras es la noche.

Desde luego, la frase antedicha de Game of Thrones tiene cierto sentido si reparamos en la historia de nuestra especie, la cual incluye el temor a los salteadores de caminos y las criaturas ominosas del inframundo. De hecho, en la historia de la ciencia, destaca una sociedad científica británica conocida como la Sociedad Lunar de Birmingham, constituida por caballeros ingleses del siglo XVIII, tales como intelectuales, filósofos de la naturaleza e industriales, entre los que cabe mencionar a Matthew Boulton, Erasmus Darwin, Joseph Priestley, James Watt, Benjamin Franklin, James Hutton, John Smeaton, Joseph Black y William Herschel, entre muchos más. El nombre de esta Sociedad surgió por el hecho que las reuniones de la misma tenían lugar en los días de Luna llena, cuando, a raíz de la falta de alumbrado público a la sazón, sacaban provecho de la luz extra de nuestro satélite natural con el fin de hacer el viaje de regreso a casa más fácil y seguro.

EL SÍNODO AMAZÓNICO: UNA VISIÓN HOLÍSTICA DE LA CRISIS DE CIVILIZACIÓN

Por: Carlos Eduardo de Jesús Sierra Cuartas
Magister en Educación Superior, Pontificia Universidad Javeriana
Profesor Asociado con Tenencia del Cargo, Universidad Nacional de Colombia

En varios de sus lúcidos y primorosos libros, como en El mundo y sus demonios, el inolvidable Carl Edward Sagan estableció que estamos inmersos en una crisis civilizatoria global desde hace varias décadas, al punto que estamos en medio de una nueva era oscurantista que, en el mejor de los casos, durará no menos de un siglo. Y eso si orientamos nuestros esfuerzos de cara a su superación con el fin de evitar que colapse lo mejor de la ciencia y la alta cultura. Ahora bien, semejante crisis, como bien cabe imaginar, incluye una preocupante dimensión ecológica, puesto que, para el año 2030, se ve venir el colapso de muchos ecosistemas, lo cual significa que el planeta no podrá sostener el actual nivel de población, máxime que el polo norte se está desplazando, circunstancia que implicaría un desajuste dramático del clima mundial, pues, mientras que, por ejemplo, Norteamérica podría quedar como un gran desierto, Europa pasaría a tener un clima ártico. Y no son éstas las únicas megaamenazas que podría enfrentar esta civilización, puesto que Stephen Hawking, el célebre científico, analizó otras amenazas cósmicas, al punto de recomendar que la humanidad salga de la Tierra y se establezca en otros mundos habida cuenta de que, a su juicio, resulta inevitable un apocalipsis inminente.

Lo realmente preocupante y, de paso, enojoso en extremo a propósito de dicho desplazamiento del polo norte estriba en sus causas, antropogénicas como las que más. En concreto, se atribuye esto a hechos como la intensa extracción de agua subterránea en la India para satisfacer las necesidades de una población bastante numerosa y el ritmo de construcción intensa y desmedida que la China viene acometiendo hacia las últimas décadas. En otras palabras, hechos como estos implican la redistribución de la masa de la Tierra, lo cual ha derivado en el desplazamiento de marras. A raíz de esto, la preocupación presente ha conducido a plantear soluciones de hondo calado, las que incluyen la construcción de nuevas ciudades, sobre todo en Suramérica, denominadas como ciudades contrapeso, cuya finalidad radica en tratar de recobrar el equilibrio perdido con la redistribución de la masa terrestre a causa del frenesí desarrollista de India y China. Además, con motivo de esta idea de las ciudades contrapeso, se espera que, en un futuro más bien cercano, haya un desplazamiento de población hacia Chile de unos treinta millones de personas. Y, claro está, no se trata tan solo de Chile.

CHERNOBYL: TECNOCIENCIA DOMINANTE IRRESPONSABLE

Por: Carlos Eduardo de Jesús Sierra Cuartas
Magister en Educación Superior, Pontificia Universidad Javeriana
Profesor Asociado con Tenencia del Cargo, Universidad Nacional de Colombia

Apenas había concluido, el pasado 19 de mayo, la última temporada de Game of Thrones, una serie televisiva de drama y fantasía medieval que cuenta con numerosos seguidores, cuando quedó opacada por la miniserie de drama histórico titulada Chernobyl, una coproducción realizada entre los canales HBO, de Estados Unidos, y Sky, del Reino Unido. Tal miniserie consta de solo cinco capítulos. En general, se trata de una miniserie bien lograda que dramatiza la historia del inolvidable desastre de ingeniería de la planta nuclear de Chernobyl, el cual tuvo lugar en abril de 1986 en la entonces República Socialista Soviética de Ucrania. Entre sus protagonistas, vemos tanto científicos e ingenieros como políticos y personal administrativo, amén de modestos ciudadanos de a pie, cuyas historias brindan detalles a granel en lo tocante a la dimensión bioética concomitante, en la que está imbricada la responsabilidad social de científicos, ingenieros y tecnócratas. Así mismo, dicha miniserie brinda historias menos conocidas, tales como los esfuerzos heroicos de los bomberos, los voluntarios y los mineros que estuvieron a cargo de cavar un túnel crítico justo debajo del reactor de marras.

Precisamente, Chernobyl constituye un ejemplo notable de lo que el cine y la televisión de calidad han venido haciendo desde hace un buen tiempo para desocultar historias en materia de desastres de ingeniería que, en su momento, los dueños del poder trataron de acallar. Es más, llama la atención que los mentideros académicos y universitarios, en comparación, no han estado a la altura de las circunstancias para abordar semejante problemática, pertinente en extremo habida cuenta de los intentos frenéticos de los negacionistas para mantener un bajo perfil al respecto, un hábito que no es del todo nuevo, como saltó a la vista décadas atrás en el caso de la empresa multinacional estadounidense DuPont con motivo de su infausta participación en el Proyecto Manhattan de armas atómicas. Ahora bien, en el caso de Chernobyl, conviene aclarar de una buena vez que, a primera vista, puede crear la ilusión sobre la culpabilidad exclusiva de un Estado soviético corrupto e ineficiente, lo cual solo es cierto en parte habida cuenta de que la Rusia actual ha heredado ese nefasto legado, una situación que ha quedado también en evidencia en otra realización televisiva, a saber: Terror en Beslán, un documental basado en la masacre de la Escuela de Beslán, ocurrida el 3 de septiembre de 2004 en Osetia del Norte, Rusia, perpetrada por terroristas musulmanes. Justamente, a causa del tiroteo entre los secuestradores y las fuerzas de seguridad rusas, quedó un saldo de 334 muertos, incluidos 186 niños, y más de 700 heridos. Fue un episodio que puso en entredicho al gobierno de Vladimir Putin.

El Macizo colombiano en grave riesgo

Por: Fernando Guerra Rincón
Investigador del Centro de Investigaciones del Pacífico (CEMPA)
Universidad del Valle

El macizo colombiano es un territorio de 4.8 millones de hectáreas, el 4.3% de toda el área continental de Colombia, un bioma fundamental de gran importancia para el desarrollo nacional por los servicios eco sistémicos que brinda. Fue declarado por la Unesco en 1967, como Reserva de la Biosfera Constelación Cinturón Andino.

La convergencia orográfica, fisiogeográfica y la presencia de grandes extensiones de ecosistemas naturales, bosque subandino, andino, alto andino, páramo y nieves perpetuas, generan condiciones especiales que favorecen la regulación hídrica y el mantenimiento de una alta riqueza biológica, paisajística y cultural.

Los sistemas de páramos que allí se encuentran, el Puracé y el Sotará, tienen una enorme capacidad de almacenamiento de agua, de recarga de acuíferos, de captura de carbono atmosférico y son el nacimiento, en la cima de los Andes, de las cordilleras Occidental y Central que hacen de útero generoso de donde brotan las grandes arterias fluviales del país: Magdalena, Cauca, Patía, Caquetá y el Putumayo que alimentan los océanos Atlántico y Pacifico y el rio Amazonas, formando la intricada e indisoluble malla de los biomas andinos, pacífico y amazónico.

Esas arterias fluviales se ordenan en seis zonas hidrográficas claves: Alto Magdalena, Cauca, Saldaña, Caquetá, Putumayo y Patía. Las tres primeras corresponden a las macro cuenca Magdalena-Cauca, las dos siguientes a la macro cuenca del Amazonas y la última a la macro cuenca Pacífico.

No es la naturaleza, es EPM el único responsable de la tragedia de Hidroituango

Por: Fernando Guerra Rincón *

Contrario a como pretende demostrarlo Empresas Públicas de Medellín -EPM – sobre la crisis de Hidroituango, basado en que las aguas de la represa por fin se deslizaron por el vertedero aguas abajo de la presa, para llenar el cauce del río Cauca y conjurar la última crisis, el drama de esta obra de ingeniería, de emergencia en emergencia desde abril del 2018, no acaba de pasar y no ha superado fases críticas.

Solo en varios meses, hacia el segundo semestre de este año, según técnicos del conglomerado,[1] después del vaciamiento de la casa de máquinas, centro neurálgico del proyecto, inundada a marchas forzadas para evitar el colapso de toda la infraestructura, donde se generaría la energía prometida al sistema eléctrico nacional,[2] podrá saberse con certeza si este proyecto será factible, o si por el contrario, colapsa y hay que desmantelarlo.

Para el ingeniero Enrique Sinisterra, constructor y responsable de las hidroeléctricas de Salvajina y Anchicaya, docente por veinte años de la Universidad del Valle, Hidroituango no es viable y es muy posible que haya que declararlo en pérdida total.[3]

De confirmase esta hipótesis, que nadie en Colombia está deseando que se concrete, esta sería la mayor tragedia ambiental y económica de la historia de Colombia.

Desde ya, el errático y turbio proceso de construcción de la represa[4] deja pérdidas económicas muy serias que comprometen seriamente las finanzas de EPM, a la que la calificadora de riesgo Ficth le bajó la calificación a BBB perspectiva negativa, muy cerca de la pérdida del grado de inversión por su alto nivel de endeudamiento, agravada por los insucesos del proyecto; del municipio de Medellín,[5] cuya inversión social depende en grado sumo de los aportes de EPM; del departamento de Antioquia; del Instituto de Desarrollo de Antioquia -Idea-, que con los réditos de Hidroituango, del cual es uno de sus principales accionistas, pensaba recuperar el tramo Medellín-La Pintada; y del desmantelado Ferrocarril de Antioquia[6].

De los «chalecos amarillos» al Estado social-ecológico


Presentamos en esta ocasión en Nueva Gaceta un interesante artículo de reflexión enmarcado en lo que tiene que ver con la relación de las variables sociales, económicas y ambientales, ubicado en la Francia actual y que aborda la crisis propiciada por los Chalecos Amarillos, que han conmocionado el escenario de la protesta social, desde una óptica fundamental y bastante imperceptible para muchos: las interrelaciones entre la miseria material y la vulnerabilidad ambiental, y la importancia creciente de incorporar la ecología en lo político, ambos temas fundamentales si queremos sobrevivir como especie y enfrentar los retos económicos nuevos. De manera que el camino es arduo, pero no es por medio de las viejas rutas que vamos a llegar a buen puerto en estos ejes. Procedamos a leer este interesante trabajo de Éloi Laurent, no sin antes recomendar otro trabajo publicado por la revista hace poco:
http://nuevagaceta.co/inicio/los-chalecos-amarillos-un-objeto-social-no-...
Esteban Morales Estrada. Editor de NG para temas internacionales.

Por: Éloi Laurent

La revuelta de los gilets jaunes (chalecos amarillos) es la primera crisis social-ecológica de la Francia contemporánea y una de las primeras en Europa. Fue desencadenada por el grave problema –eludido demasiado tiempo en el país de la prístina igualdad republicana– de los combustibles fósiles, que atrapa a millones de trabajadores diariamente.

Muchas otras crisis le seguirán, o ya están aquí, algunas ardiendo, otras molestando. Todos los desafíos ecológicos son problemas sociales; el medio ambiente es la nueva frontera de la desigualdad. Si estas desigualdades ambientales no son desactivadas, les explotarán en la cara a los políticos como bombas sociales. No desaparecerán por arte de magia.

¿Una molesta crisis social-ecológica? La injusticia alimentaria, junto con la pobreza energética, es el grito que ha resonado en las rotondas con los gilets jaunes. En la actualidad hay por lo menos dos problemas que afectan a millones en Francia: el acceso a los alimentos (el 10% más pobre destina a alimentos una proporción de sus ingresos que duplica la que destinan los más ricos, mientras que la inseguridad alimentaria afecta al 12% de los adultos) y el acceso a una buena nutrición (la diferencia en la dieta de las diferentes categorías sociales no está en la densidad energética sino en la calidad nutricional). En cada etapa de la vida, los alimentos contribuyen a las desigualdades sociales en la salud: durante el embarazo, la lactancia materna y la nutrición de niños y adultos. Comemos como somos y vivimos y morimos como comemos.

S.O.S. por la Sierra Nevada de Santa Marta

Por: Amylkar Acosta Medina *

Según el Instituto de Hidrología, Meteorología y Estudios Ambientales -Ideam-, en 1850 Colombia contaba con un área de 349 kilómetros cuadrados de área glaciar y ya para el 2010 solo contaba con 45 kilómetros cuadrados, el 12% (¡!), los cuales en solo 8 años, para el 2018, ya se había reducido a 37 kilómetros cuadrados, que se concentran en dos sierras nevadas: El Cocuy o Güicán y Santa Marta, y cuatro volcanes: Ruiz, Santa Isabel, Tolima y Huila.

Y cada día el ritmo del derretimiento de los casquetes glaciares es mayor a medida que se acentúa el calentamiento global, a tal punto que, según el mismo Ideam, “Santa Isabel podría desaparecer en 10 años aproximadamente, el Nevado del Tolima en el año 2030, la Sierra Nevada de Santa Marta en el 2040 y el Cocuy en el año 2050”. Este sería el último en desaparecer.

Como respuesta a mi llamado de atención, ilustrado con una patética fotografía que muestra el alarmante deshielo de la Sierra Nevada de Santa Marta que, entre otras cosas, no es la excepción sino la regla, un amigo me pregunta qué estamos haciendo y qué hemos hecho, la cual a mi juicio merece una respuesta y aquí va:

Lo primero que hay que hacer es tomar conciencia de esa realidad y de la gravedad de la amenaza del cambio, o mejor dicho, la variabilidad climática.

Triunfó la comunidad organizada

Por: Teresa Consuelo Cardona

Superado el plazo que le concede la norma, la CVC negó la licencia ambiental para la explotación minera del río Amaime, en el polígono ubicado entre los municipios de Palmira y El Cerrito en el Valle del Cauca. El hecho había atraído la atención de la ciudadanía, luego de que un grupo de personas denunciaron que pese a que la zona estaba protegida normativamente por el POT (Plan de Ordenamiento Territorial) y el POMCH (Plan de Ordenamiento Municipal de las Cuencas Hidrográficas), la CVC decidió estudiar la solicitud que a todas luces era ilegal, en tanto que contravenía las normas citadas.

Una estrategia mediática en redes sociales y medios alternativos, puso sobre aviso a los habitantes de los dos municipios, quienes se sumaron a diversas campañas de socialización sobre los peligros que afrontaba la cuenca hidrográfica, si la licencia era otorgada. Las comunidades ribereñas se movilizaron con prontitud, e hicieron presencia en sedes comunales, casas parroquiales y plaza pública, para explicar la situación. En medio del proceso de estudio de la licencia, la CVC hizo una silenciosa y breve convocatoria para cumplir con el requisito de la Audiencia Pública, que se hizo pocos días después.

Por su parte, las comunidades, lograron audiencia ante el Concejo Municipal, para explicar a ese cuerpo colegiado qué estaba sucediendo a sus espaldas, ya que las normas aprobadas por los ediles, habían sido ignoradas. En la sesión de Cabildo Abierto, muchos líderes rurales, académicos, autoridades ambientales, campesinos, dejaron en claro la inconveniencia de el otorgamiento de la licencia y el Concejo en pleno expresó su desacuerdo, al igual que la Alcaldía, la Gobernación, la Personería, la Contraloría y la Procuraduría Ambiental. Al día siguiente se celebró la Audiencia Pública, que desbordó las expectativas de asistencia. Personas de 12 corregimientos y veredas ribereñas del río, se hicieron presentes, así como cientos de ciudadanos de ambos municipios.

Para decir no a la minería, dos municipios se movilizaron en corto tiempo.

Por: Teresa Consuelo Cardona

Actualmente y desde el 2004, avanza un proyecto para la extracción de material de arrastre del río Amaime, ante la Agencia Nacional de Minería, ANM. El río, que es afluente del Cauca, nace en el páramo de las Hermosas y desciende por la cordillera Central, oxigenando a lo largo de la cuenca tres tipos de bosques ubicados entre los 4.200 y los 900 metros de altitud que abarca un área de más de 100.000 hectáreas, de vital importancia para la estabilidad ambiental del territorio. En su entorno, en poblaciones rurales y urbanas, se asientan unas 450.00 personas. El proyecto de extracción minera está reconocido por la ANM con el contrato de concesión DJM121, en el que las empresas Gravarena Ltda y Arenas Amaime, harán la explotación del río sacando de su cauce 76.000 metros cúbicos, en un tramo cercano a dos poblaciones rurales, con maquinaria pesada. Según se manifiesta en el seguimiento que la misma Agencia hace del contrato, los solicitantes requieren el permiso de la CVC para poder otorgarles finalmente la concesión.

El Plan de Ordenamiento y Manejo de la Cuenca Hídrica, POMCH, documento que designa el destino de las zonas de un municipio, delimita el área de recorrido del Amaime, en la zona montañosa, con una vocación distinta a la explotación minera de material de arrastre, ya que es una región destinada a la reforestación, las pequeñas parcelas, pequeños desarrollos agropecuarios, cultivos forestales y reserva ambiental. Este POMCH, es la guía del desarrollo de la región y debe ser consultado por todas las entidades que deseen hacer proyectos de cualquier tipo, ya que traza la ruta de lo posible y lo inaceptable en Palmira y El Cerrito, hasta el año 2030.

La re-refinación: una alternativa a la mano para la disposición adecuada de aceites usados (1)

Por: Édinson Muñoz Ciro, Daniel Montoya Escobar y Alejandra Muñoz Rivera.
Junio 8 de 2017

El efecto de la disposición inadecuada de los aceites usados de motor es tan grave y nocivo para el medio ambiente, que en todos los países desarrollados del mundo está prohibida su combustión y todos los generadores de este residuo tienen que pagar por la correcta disposición final.

Peligrosidad de la inadecuada disposición final de los aceites usados de motor.

Los aceites lubricantes usados son clasificados como Residuos Peligrosos en el Anexo I, numerales 8 y 9 del Convenio de Basilea sobre el control de los movimientos transfronterizos de los desechos peligrosos y su eliminación, adoptado por la Conferencia de Plenipotenciarios de la ONU del 22 de marzo de 1989 y vigente a partir del 5 de mayo de 1992.

Este convenio fue ratificado por Colombia mediante la Ley 253 del 9 de enero de 1996, que considera el aceite lubricante usado como uno de los desechos peligrosos para su control, debido a los contaminantes altamente tóxicos que lo componen y que afectan a los seres vivos y al ambiente en su conjunto.

¿Y entonces?

Por: Andrea Romero
Desde Estrasburgo

Diferentes medios nacionales e internacionales han narrado la desgarradora historia reciente de Mocoa. Describen la furia de la naturaleza que arrasó con centenares de vidas humanas, animales, pérdidas ambientales, materiales y –pareciera paradójico– de infraestructura, en ese país centralista que se ha dedicado a cimentar las vías que únicamente conducen a la capital del país.

Sí, el tenebroso sucedo tuvo lugar en ese de tantos pueblos de Colombia tan único por su riqueza hídrica, de fauna y flora, la misma que ha sido saqueada y sigue siendo desbastada por la extracción de recursos naturales con defensa de un discurso desarrollista promovido desde algún tiempo atrás.

Es el 5 de Julio de 1991, César Gaviria entonces presidente de Colombia se pronuncia ante congresistas, senadores, secretarios, gabinete presidencial y por último, quizás por términos de importancia, se refiere también a sus electores. Sus palabras son de aliento ante la adopción de un modelo de crecimiento económico y desarrollista: el neoliberalismo (1),

El cambio climático: inminente amenaza para la humanidad.

Por: Karen Julieth Castro F.

Desde hace algunos años, hay un consenso en el mundo sobre el hecho de que el cambio climático es una realidad y es la mayor amenaza que enfrenta el planeta. Este es causado por el hombre, quien produce y emite gases de efecto invernadero CO2 a la atmósfera, a través del uso de combustibles fósiles, como el petróleo y energía eléctrica, provocando el aumento de la temperatura y distorsión en el sistema climático global, siendo este fenómeno uno de los principales retos que debe enfrentar la humanidad.

La lucha ambiental es por la supervivencia del planeta y de la humanidad.

Por: Yezid García Abello, Concejal de Bogotá por Alianza Verde

La vida biológica en el planeta tierra está en riesgo de extinción. Como parte de ella, la especie humana puede desaparecer por efectos de una hecatombe ambiental causada por una guerra nuclear o por consecuencias de un grave desequilibrio ecológico.

Las alertas están encendidas. El presidente Barack Obama –presionado por el impacto que causó la divulgación de la encíclica papal denominada “Laudato si” o “Sobre el cuidado de la Casa Común” – tomó el pasado 1° de agosto la decisión de reducir las emisiones de carbono de los EE.UU. en un 32 por ciento al año 2030. De cumplirse, es un paso muy importante dado que ese país es la segunda nación más contaminante del ambiente después de China.

Por qué oponerse al uso de la tecnología fracking en Colombia.

Por: Genaldo Rodríguez Barbosa.

El uso de esta tecnología ya se ha planeado y regulado por el gobierno nacional; Ecopetrol y compañías petroleras están autorizados para su uso y ya se está implementando en nuestro país para la exploración y explotación de depósitos de gas y petróleo.

Para abordar el tema es necesario aproximarse a la definición dada por expertos en el tema, formulando la pregunta: ¿Qué es el fracking?

El fracaso del desarrollo a través de la “locomotora minera”.

Foto tomada de: elepectador.com

Por: Pascual Amézquita Zárate.

La crisis económica que se cierne sobre el país es la prueba reina del fracaso a que ha llevado el modelo de desarrollo edificado sobre la locomotora minero-energética.

Durante casi una década la economía creció, pero el país no se ha desarrollado ni consolidado efectivamente. En la medición del PIB tanto vale sumar puntos gracias al valor agregado por el trabajo de sus obreros como en el saqueo de sus riquezas por el sector financiero o por las multinacionales pues en todo caso se aumenta el producto obtenido.

Pero el crecimiento derivado de la simple extracción de los recursos naturales deja muchos huecos además de los socavones de las minas, los ríos contaminados o los pozos secos. En primer lugar, la cantidad de trabajadores que incorpora es mínimo comparado con la alta inversión. Eso explica por qué durante los años pasados el PIB crecía pero el desempleo no cayó. Y desde los tiempos de Adam Smith, pasando por Carlos Marx hasta llegar a las más nuevas teorías del desarrollo, la evidencia muestra que creación de riqueza está en proporción a la cantidad de trabajadores que pone en movimiento la economía.

Actividades extractivas: una amenaza para el territorio y permanencia de las comunidades rurales en Colombia.

Actividad Extractiva

Por: Yolima Paola Sánchez Vargas(1)

En la las últimas décadas las actividades extractivas han tomado fuerza en la composición económica del país en detrimento de las actividades concernientes a la industria y especialmente de la agricultura debido a que la minería y el petróleo actualmente son consideradas pilares para el crecimiento económico, a pesar de su relación directa con la destrucción ambiental y la transformación del paisaje rural, ahora bien, estas actividades se ubican especialmente en zonas rurales donde existen aún formas de producción basadas en el trabajo de la tierra, en consecuencia la defensa de los intereses de cada actividad han agudizado el conflicto sobre esta. De acuerdo con lo anterior el presente artículo desde una postura crítica pretende primero; explicar la razón por la cual las actividades extractivas se posicionan como un pilar fundamental en los procesos de acumulación capitalista, para ello se define la categoría de patrón de acumulación y se mencionan los rasgos más relevantes que permiten realizar una caracterización de esta.

De los humedales: III Parte.

Humedales

Por: John Alejandro Pulgarín Franco.

En los artículos anteriores se hizo mención sobre qué es un humedal, su importancia, las acciones para su protección, sobre la complejidad y características del ecosistema. Ya en este artículo se mencionará la experiencia propia y el contacto que tuve con estos importantes ecosistemas.

La experiencia fue hace un mes y medio, en zona rural del municipio de Filandia departamento del Quindío en límites con el departamento de Risaralda, iba acompañado de dos amigas conocedoras que realizaban un importante trabajo sobre el tema.

Antioquia: ¡La más minada!

 Javier Sánchez Segura

Por: Javier Sánchez Segura.

No se confunda y asegúrese de leer bien. No se trata de que Antioquia sea la más región más querida y mimada por quienes habitamos este territorio de la esquina de Suramérica. Se trata de una realidad diametralmente distinta. Es la historia de un departamento azotado por la más maldita de todas las cosechas conocidas: la de minas anti persona (MAP) y municiones sin explotar (MUSE) sembradas por los actores armados del prolongado conflicto colombiano. Desde ese punto de vista, y solo desde esa cruel perspectiva, se podría hablar de Antioquia como la más mimada. Y al eslogan que identifica a Antioquia como la más educada, habría que agregar tristemente el de Antioquia como la más minada.

De los humedales: II Parte.

John Alejandro Pulgarín Franco

Por: John Alejandro Pulgarín Franco.

En el artículo anterior se hizo una introducción sobre qué es un humedal, su importancia y las acciones en el orden internacional para su protección. Sin embargo, el tema de los humedales es amplio y se debe valorar una serie de factores, algo característico del pensamiento complejo, del cual habla Julio Carrizosa Umaña en su libro Colombia Compleja, donde menciona que la complejidad involucra la gran cantidad de elementos y las interrelaciones entre estos, así como las variaciones.

De los humedales: I parte

John Alejandro Pulgarín Franco

Por: John Alejandro Pulgarín Franco

El 2 de febrero de 1971 se adoptó la Convención sobre los Humedales y es por esto que en esa fecha se celebra el Día Mundial de los Humedales. En la celebración de este año se publicaba un artículo en un medio de circulación nacional (Véase:http://www.elespectador.com/noticias/medio-ambiente/colombia-tiene-31702-humedales-articulo-542638) en el que se menciona que según el Instituto Alexander Von Humboldt (IAvH) Colombia tiene 31.702 humedales, un dato relevante ya que éstos ecosistemas hacen parte de la riqueza hídrica del país que nacen en los glaciares, páramos, alta montaña, bosques andinos, subandinos, escorrentías y aguas presentes en la capa freática y subterránea.

Mínimo vital de agua: un ejemplo de la Bogotá Humana

Por: John Alejandro Pulgarín Franco - Administrador Publico en formación, ESAP

Hace ya tres años que Gustavo Petro asumió la Alcaldía Mayor de Bogotá, consolidándose así un gobierno progresista en el país. Una de las primeras acciones tan pronto se posesionó como Alcalde Mayor, fue la adopción de la política del mínimo vital de agua mediante el Decreto 064 de 2012, en el entendido de que todo ser humano tenga acceso a un mínimo de agua que le permita llevar una vida digna. La política del mínimo vital de agua es la aplicación del derecho humano al agua, que se consagró por la Asamblea General de las Naciones Unidas mediante la Resolución 64/292 de 28 de julio de 2010.

Sueño compartido

No al maltrato animal

Por: Oscar Andres Parra Maradey - Productor de cine y televisión.

Contra el maltrato animal

Algunas personas, o tal vez todas, tuvimos en algún momento de nuestra infancia la inocente idea de cambiar el mundo. Ya con el paso del tiempo y de la vida, algunas (no todas) olvidamos aquellos sueños. Posiblemente encontrarse solo y de frente a una sociedad que ya tiene sus reglas, su ritmo, sus lógicas e ilógicas bien definidas, lograron que esas inocentes ideas se esfumaran y que el espíritu de querer enfrentarse a todo, se redujera a una simple actitud de poder acomodarse a las circunstancias.

Vaya confesa manera de aceptar mi estoicismo.

Deforestación, bosques y selvas.

Deforestacion

Por: John Alejandro Pulgarín Franco.

Mientras usted estimado lector dedica cinco minutos para leer este artículo, el mundo pierde bosques que equivalen a 50 estadios de fútbol por minuto. Un estudio hecho por científicos de la Universidad de Maryland con base a fotografías satelitales reveló que entre el año 2000 y 2012 se perdieron 2,3 millones de km2 por factores causales como la deforestación, incendios, fenómenos naturales y plagas; aunque se identificaron 800.000 km2 de bosques nuevos; la pérdida de bosques equivale a un total de 1,5 millones de km2. (Léase artículo en: http://www.yadvindermalhi.org/uploads/1/8/7/6/18767612/hansen_science-2013.pdf) (Véase los mapas en: http://earthenginepartners.appspot.com/science-2013-global-forest). Evidenciándose que en Sudamérica se dan las mayores tasas de pérdidas de bosques.

Del sector ambiente en Santos II

Sector Santos.

Por: John Alejandro Pulgarín Franco.

Hace ya un mes el presidente Juan Manuel Santos hacía un discurso en la cumbre del Clima 2014 exhortando a los líderes mundiales para la protección del Amazonas y la reducción de 2 grados en la temperatura del planeta. Hace también unos días Rafael Mojica, líder de los Wiwas –sí, los mismos que fueron impactados por un rayo en el que perecieron 11 indígenas- (La misma etnia que ha sido amenazada y asesinada por guerrillas, paramilitares, fuerzas militares y empresas interesadas en explotación minera, véase http://www.hchr.org.co/acnudh/index.php?option=com_content&view=article&...), advertía que el rayo había caído como una reclamo de los dioses para reparar algún daño causado hacia la Madre Tierra. En ese mismo instante en el país se formulaba un nuevo decreto sobre licencias ambientales.

Páginas