Marcelo Torres, sus logros y desafíos en Magangué

Diana Prieta

ENTREVISTA AL ALCALDE DE MAGANGUÉ:
DIANA MARCELA PRIETO GOMEZ
COORDINADORA EDITORIAL – NUEVA GACETA

¿Muchos lo consideran el último Marxista en Colombia cuál es su lectura de esta consideración?

Uno de los “Viejos de Londres” como llamaban los trabajadores a Marx, escribió en un texto en francés “je ne suis pas un marxiste”(“solo sé que no soy marxista”), queriendo decir que, a pesar de que era autor de descubrimientos de política y una nueva concepción del mundo, que por supuesto con todo lo que tiene que ver con la ciencia, desde su punto de vista no lo consideraba acabado. Es lo que yo entiendo que se desprende el punto de vista que se trae a colación con la pregunta, y además se debe tener mucho cuidado con las etiquetas.

¿Cómo un dirigente de izquierda democrática logra ganar las elecciones en Magangué, la tierra de La Gata?

¡Bueno! se trata de un trabajo que se hizo con persistencia, de contacto directo con la gente, puerta a puerta, se puede decir muy intenso, con gente de todas las clases sociales que existen en ese municipio martirizado, pero sobre todo recogiendo el estado de ánimo de una población que estaba cansada, estaba indignada y que había sido ultrajada y que venció el temor y se decidió a cambiar el régimen que la oprimía y buscar un camino nuevo.

¿Cómo encuentra usted a Magangué al iniciar la administración después de tantos años de dominio de los seguidores de La Gata?

¡En una situación muy difícil con una extrema precariedad de recursos públicos, con una administración desvencijada, casi inexistente, con una deuda muy alta para el presupuesto del municipio, con descertificación en áreas básicas como agua y saneamiento básico, y vivienda de interés social, y con mucho por hacer. Con mucha necesidad de empezar a resolver la deficiencia alimenticia en especial de la población infantil, el déficit de vivienda, el estado desastroso de las infraestructuras de los servicios públicos domiciliarios y de las vías públicas, de la falta de sitios de recreación, de cultura de deporte… En fin con todas las necesidades que una pequeña ciudad del tamaño de Magangué puede tener y con muchas limitaciones en cuanto a los recursos para satisfacerlas.

¿Cuál considera usted el mayor logro en lo que lleva su administración?

Algo que para muchas poblaciones y para ciudades es un problema elemental resuelto, pero que para una comunidad que padeció por lustros este régimen que la oprimió, era vital y es vital: Me refiero al agua potable. Esta administración recibió a Magangué con un problema de suministro de agua potable en cuanto no era apta para consumo humano, no había servicio continuo y el sistema de acueducto y alcantarillado no tenía medidores. Esto no se ha resuelto del todo pero puedo decir que gracias a la gestión se consiguieron con el Gobierno Central ocho mil millones de pesos para ampliar la capacidad de las dos plantas de aducción del municipio que van a permitir que el problema de continuidad se resuelva de manera definitiva en el área urbana. Es decir, que en lugar de llegar el agua cada tres días como sucede hoy o ningún día como sucede aun en áreas extensas de la zona urbana, llegue todos los días.

En la zona rural en los 42 corregimientos estamos adelantando inversión: vamos a mejorar los acueductos existentes que están inservibles o que funcionan a medias y vamos a construir un número importante de pozos profundos que nos van a permitir obtener agua de buena calidad, agua potable, pues después de los 100 metros de profundidad el agua se puede tomar sin necesidad de tratamiento, de manera que la zona rural podrá disponer en breve tiempo, alrededor de dos meses, de líquido vital en mejores condiciones que la zona urbana. A algunos de estos pozos vamos a ponerles batería solares, y a atender el consumo de combustible de las motobombas al resto, y vamos a suministrar energía de alumbrado y para consumo doméstico en varios de los corregimientos.

¿El gobierno nacional ha desarrollado políticas de apoyo al municipio?

Precisamente esta inversión de ocho mil millones de pesos se la solicite personalmente al Presidente de la República y aun cuando hubiese deseado que al municipio se consultará su destinación, de todas maneras esa inversión se está realizando.

¿Algún mensaje para la juventud que hoy lo está escuchando?

Sí, claro, son los jóvenes los que pueden cambiar el mundo y este país. Ellos son los depositarios de la principal energía de la sociedad y los que pueden desarrollar la iniciativa con mayor fuerza de lograr un mundo mejor. Son quienes en todas las trasformaciones revolucionarias de la historia han marchado a la cabeza de esos procesos de divulgación.

Colombia, después de un periodo tortuoso, sobre la base de mucho sufrimiento, de mucho dolor, de mucha sangre, ofrece material muy abundante para la reflexión, suficiente para que los jóvenes diluciden con buen juicio qué es lo que más conviene al país, que descarte las vías que fracasaron en el intento de cambiar a Colombia y asimilen que dentro de las condiciones reinantes hay que hacer lo que están haciendo los nuevos movimientos democráticos como el que llevó a la alcaldía a Gustavo Petro y por supuesto como el que desarrolló el pueblo de Magangué para iniciar un nuevo rumbo.

¿Alcalde, que espera de Magangué en los próximos años?

Magangué es la puerta de entrada y salida entre el norte de Bolívar y el interior del país, que constituye una especie de corredor que históricamente conectó el comercio del interior del país con la región Caribe. Sirvió para la entrada de mercancías e ideas. Jugó el papel de una arteria vital de la economía durante un lapso considerable en el país, casi 100 años. Pero durante los últimos 70 años cayó en el olvido. Hoy en día cuando finalmente después de ese desacierto hay un gobierno que incluyó en su programa de desarrollo la recuperación de la navegabilidad por el río Magdalena. Estamos viendo que se empiezan a desarrollar inversiones billonarias en la cuenca del rio y particularmente cerca de Magangué pues en su territorio se construye una mega obra que va a revolucionar el trasporte y la economía de la región y en buena parte del Caribe.

Se puede decir que la perspectiva de Magangué a la luz de estos cambios en el contexto nacional debe ser más positiva en el futuro inmediato. El potencial que tiene Magangué como puerto fluvial y como humedal en el cual la riqueza principal es la principal del mundo, el agua, el recurso del futuro inmediato, podrá incorporarse al desarrollo económico y social de municipio. Creo que las perfectivas de Magangué son favorables.

GRACIAS.