La Quinta Revolución Industrial

Nota: 
Las opiniones de las columnas son del autor y no representan la línea editorial de Nueva Gaceta.

Por: Genaldo Rodriguez Barbosa

Una Revolución es un cambio rápido y profundo en las estructuras políticas y socioeconómicas de una sociedad, promovido por la movilización y la dinámica social, pasando de los postulados y pensamientos coherentes, solidarios, responsables, inclusivos y sostenibles a la acción que promuevan un cambio esencial en las instituciones políticas de una sociedad como lo ocurrido en la Revolución francesa y en lo económico, social y moral de la sociedad como las revoluciones industriales.

La velocidad de los cambios políticos, sociales y económicos en la actualidad son asombrosos, la visión es que estamos por vivir dos revoluciones industriales de forma paralela. Este hecho histórico lo resumió hábilmente, y de manera anticipada el escritor Uruguayo Mario Benedetti cuando afirmó que: “Cuando creíamos que teníamos todas las respuestas, de pronto, cambiaron todas las preguntas”. Pensamiento inmortal que sintetiza la rapidez conque se suscitan los cambios en el mundo.

Un breve repaso de historia nos recuerda que con la invención de la máquina, la primera revolución industrial que comenzó en Inglaterra a mediados del siglo XVIII y se extendió hasta la mitad del siglo XIX, se produjo utilizando de uno los grandes recursos indispensables para la supervivencia de la vida: El agua, la que fue utilizada para obtener mediante calor, vapor que movió los primeros motores para la mecanización de la industria textil, la construcción del barco a vapor y la locomotora, así se fue transformando y desarrollando esta etapa de la historia.
La segunda revolución industrial se inició en la segunda mitad del siglo XIX y se prolongó hasta mediados del siglo XX, caracterizada por la creación y uso de la energía eléctrica, la explotación de recursos naturales como, el gas, el petróleo, el acero, la industria química, lo que permitió la producción masiva de bienes, la transformación de los medios de transporte – el ferrocarril, el avión- y la consolidación del progreso científico y tecnológico así como la transformación y avance de las comunicaciones.

La tercera revolución industrial se inició a mediados del siglo XX, ocurrió un gran desarrollo y avance en las ciencias y las tecnologías aplicadas, la integración de las computadoras y métodos automatizados en los procesos de producción, las redes y las telecomunicaciones; la creación de Internet, el software y los dispositivos móviles; la robótica, la electrónica y la iniciación de una carrera por la conquista espacial, que llevó al hombre hasta la Luna. Se empezó a dar un giro en la concepción y el pensamiento que prevaleció en la vigencia de las de las anteriores revoluciones que, al utilizar masivamente las energías fósiles y contaminantes, estaban atentando con la viabilidad del planeta. Entonces se inicia toda una política en el mundo que propuso trabajar en el uso de las energías renovables, denominadas energías limpias con mayor responsabilidad y eficiencia, en los usos y consumos a partir de una regulación que corrigiera los desequilibrios y fuera de forzoso cumplimiento su tránsito en todos los países del mundo. Aunque existen y persisten algunos opositores quienes con gran irresponsabilidad niegan los nefastos efectos causados al planeta sobre todo por la industria extractiva, de transformación y de las energías fósiles.

La denominada cuarta Revolución, llegó casi sin haber consolidado la tercera, con una utilización mayor del uso de la inteligencia artificial, de tecnologías conectadas a internet (internet de las cosas, el "big data", la nube, la robótica, los drones, etc.), y que también se denomina Industria 4.0, o industria inteligente, pero anclados en el uso intensivo de los recursos naturales, que las anteriores revoluciones industriales habían venido utilizando, sin avanzar de forma audaz y con velocidad en la implementación masiva de energías alternativas o sustitutos. Luego la Cuarta Revolución Industrial sin duda favorecerá un desarrollo de la sostenibilidad para mejorar la productividad, pero deja de lado los millones de seres humanos que hoy viven de su trabajo y que este desaparecerá ante los avances de la inteligencia artificial; este fenómeno, ampliará la brecha de desigualdad económica, mientras muchos trabajos serán eliminados o transformados, aparecerán nuevos tipos de empleos que requerirán otro conjunto de habilidades y especialidades de alta competitividad.

Ahora sin que haya culminado la cuarta(4) revolución Industrial, ya nos estamos adentrando a la quinta Revolución, que camina hacia la sostenibilidad digital y el uso de la inteligencia artificial.
La quinta revolución industrial será mucho más rápida y más escalable, todas las personas en el planeta experimentarán una revolución personal asombrosa, la convergencia de tecnologías digitales, físicas, y biológicas, están llamadas a cambiar el mundo, con los avances en los campos de la robótica, nanotecnología, biotecnología, computación cuántica, internet de las cosas, impresión 3D (tercera dimensión), los "wearables", asistentes virtuales, los vehículos autónomos (autos sin conductor), los robots y tecnologías y ciencias que se integran con el fin de proporcionar una infraestructura digital y física para la vida cotidiana de todos los humanos que la hará más simple, rápida y productiva.

Se espera que con la IA (inteligencia artificial), se puedan resolver los problemas que aquejan al mundo, como el calentamiento global, el hambre generada por desigualdad, la pobreza y la sobrepoblación, las enfermedades: pestes, epidemias y pandemias que azotaron al mundo en milenios anteriores y que se creían superadas, pero que siguen hoy se manifiestan con características diferentes, siguen constituyendo una amenaza aunque mucho menor para la salud humana; también se espera solucionar el mal uso de las energías, las guerras, la discriminación, la desigualdad y la concentración de la riqueza.

La quinta revolución industrial(5RI) es tan nueva que incluso los expertos a escala mundial están tratando de encontrar una definición común de lo esta será; una de las más ampliamente aceptadas es la de GENPACT que propone definir a la quinta revolución Industrial, como el momento en que las máquinas y los humanos se combinan en el sitio de trabajo.

La puesta en marcha de todas estas tecnologías y desarrollos soportados sobre la IA, se tienen que acompasar a unas necesidades sostenibles del planeta y las de los seres humanos, si no se cambia el orden mundial para que así sea, no logrará el objetivo y entonces surge la pregunta: ¿cómo lograr un mundo sin conflictos, sin afugias, sin pobreza, sin guerras y que no sea solamente más eficiente o más productivo?
La misión es, ser capaces de dejar a las siguientes generaciones un mundo lo suficientemente preparado para que la felicidad pueda existir. No se puede avanzar si en el mundo no se suprimen las guerras y conflictos, eliminando los recursos presupuestales de los estados destinados a estas condenables actividades e incorporarlos en recursos destinados al bienestar al conocimiento a la investigación y a la protección del planeta.

¿Qué vendrá entonces con la quinta revolución?: La genética, la nanotecnología la teoría cuántica y tecnologías como la realidad virtual y aumentada de lo cual ya se están viendo grandes avances dado que hoy cualquier persona puede solicitar por internet un kit para hacer experimentos con código genético.

Por otra parte, los computadores cuánticos surgen como uno de los sistemas tecnológicos más avanzados en la actualidad y lo más sorprendente es que gigantes de la información como IBM, Google y otras compañías tienen simuladores en línea para que cualquier persona ingrese y escriba programas para computadores cuánticos; lo real e inmediato es que Google ya tiene un área dedicada a la inteligencia artificial cuántica y ha venido trabajando en el desarrollo de Bristlecone, el proyecto de computadora cuántica universal con 72 qubits (Un cúbit​​ o bit cuántico es un sistema cuántico con dos estados propios y que puede ser manipulado arbitrariamente), el gigante de Internet cree que podrán lograr la pretendida «supremacía cuántica», cuando este tipo de computadoras supere (en el mundo real) a las máquinas basadas en silicio.

Existen todavía muchas preguntas sin resolver alrededor de estas súper máquinas; sin embargo, tener personas de todas las edades, orígenes, profesiones y demás, experimentando de manera conjunta en estos simuladores, permite a estas grandes compañías capturar conocimiento valioso para responder a los retos que se presenten. En el momento en que la inteligencia artificial se logre conectar con la computación cuántica, las redes neuronales (sistemas artificiales, supuestamente inspirados en la estructura neuronal del cerebro), serán tan potentes que podrán tomar decisiones en cuestión de segundos o fracciones de segundos y esa articulación es lo que se espera tener en la quinta revolución.

Aunque las brechas generadas por la velocidad de los cambios que se suceden actualmente, se hacen cada vez más grandes, se está a tiempo de reducirlas, la sociedad y el estado tienen la oportunidad de aprender y aprovechar todos los beneficios de las nuevas tecnologías para transformar, a la sociedad.

A manera de síntesis con la quinta revolución se abolirá para el ser humano, la realización de tareas peligrosas, repetitivas o mortales, que pasan a ser asumidas por las máquinas, desarrollar mayores velocidades en todos los procesos y actividades que se emprendan, reducir los de costos en los procesos productivos; además, se puede ser viajero explorador del universo sin las limitaciones de los humanos.
El progreso con la sostenibilidad, el cuidado el medio ambiente y el respeto a los derechos humanos, la igualdad de género y el empoderamiento de las mujeres, para lograr un mundo mejor, no más eficiente ni más productivo sino más feliz, poniendo los avances tecnológicos al servicio de los valores puramente humanos y la defensa del planeta.
La quinta Revolución Industrial impactará la vida de todos los seres humanos mucho más rápido que los patógenos, ya hay antibióticos a los que las bacterias no ofrecen resistencia (la teixobactina), y se avanza en el desarrollo de técnicas basadas en la introducción de nanorobots en nuestro organismo para identificar enfermedades, matar patógenos y células cancerosas.
En el futuro el peligro no lo tendrán los patógenos, sino el uso que de ellos puedan hacer humanos mal intencionados.

Elaborado por:
GENALDO RODRIGUEZ BARBOSA
Columnista NUEVA GACETA
Administrador Público especializado APUR
V/PTE BCI INMOBILIARIA S.A.

BIBLIOGRAFIA

GONZÁLEZ-GERALDO, JOSÉ L. Desarrollo y Cohesión Social Educación,. Ediciones de la Universidad de Castilla La Mancha, 2015.
JOSE MONTES. Editor en MC, MCPRO y MuyCanal. Al día de todas las tecnologías que pueden marcar tendencia en la industria. APPLE, 2019.
JIM KELLSO: Profesor Univ. Arizona. ¿Preparados para la quinta revolución industrial? 2019.
ALBERTO REQUENA RODRÍGUEZ Academia de Ciencias de la Región de Murcia. REDES NEURONALES CUÁNTICAS - MARZO DE 2018
ERIC RASMUDESSEN Copenhage council climate Fundador.
KLAUSS SCHWAB. Director Foro económico mundial.

Tags: