Julio 24 de 1783.

Por: Juan José Neira Gómez *

Natalicio del Libertador Simón Bolívar.

Ese día viene al mundo en Caracas, en el seno de una de las familias con mayor poder económico de Venezuela. Es bautizado con el nombre de Simón José Antonio de la Santísima Trinidad Bolívar y Palacios Ponte y Blanco, quien será el emblema de la libertad para los pueblos de Latinoamérica.

Huérfano de padre y madre a los 9 años de edad, queda bajo la tutela de su tío materno Carlos Palacios. Recibe su formación inicial del licenciado Miguel José Sanz; un monje capuchino de apellido Andujar en matemáticas; la gramática castellana de don Andrés Bello; Simón Rodríguez le transmitió las concepciones filosóficas de Rousseau, Hobbes y Espinoza, circunstancia que lo convirtió en su inolvidable maestro.

Viajó a Europa en 1799, recibió sabias enseñanzas del marqués de Ustáriz, se casó en 1802, regresó a su hacienda San Mateo, en 1803 enviudó y prometió no volver a casarse. Ese mismo año vuelve a Europa, es testigo de la gloria esplendorosa de Napoleón, se nutre de las tertulias libertarias en casa de Fanny de Villar, donde lo impactan los comentarios de Humbolt y Bonpland sobre la madurez del continente Americano para su independencia, capta las ideas novedosas de la revolución francesa de 1789 y de los socialistas utópicos, que acrecientan las obtenidas durante su estancia en Estados Unidos de Norteamérica.

Durante su recorrido por Europa, en 1805 se encuentra en Viena con su maestro Simón Rodríguez. Van a Italia y ante él, en el Monte Sacro pronuncia este juramento: “Juro delante de usted, juro por el Dios de mis padres, juro por mi honor, juro por la Patria, que no daré descanso a mi brazo, ni reposo a mi alma, hasta que haya roto las cadenas que nos oprimen por voluntad del poder español”.

Con escasos 22 años, asume un compromiso que cumple a cabalidad, después de superar innumerables dificultades y de haber trazado una acertada estrategia de lucha, mediante la que derrotó y expulsó de América Latina el yugo español. Infortunadamente, los hijos díscolos de la Colombia concebida en esa época (Nueva Granada, Venezuela y Ecuador), dieron al traste con la consolidación del proyecto emancipador y democratizador del Libertador y sus amigos más cercanos.

Bibliografía. El Libertador, Augusto Mijares. Bolívar en su exacta dimensión, Rafael Leandro Mattei. Diario de Bucaramanga, Luis Perú de la Croix.

--------------------------
* Economista de la Universidad Externado de Colombia, Capitán (R) del Ejército, Director del periódico El Unidor, Bogotá, 2006 a 2011, y Equitador, medalla de bronce en los VI Juegos Panamericanos, Cali – Colombia, 1971.
--------------------------

“(…) árbol donde Andrés Bello bajo su sombra le daba clases a Bolívar (…) todavía se conserva en Caracas, cerca del Panteón Nacional. Fue sembrado en 1753, es decir, 30 años antes de que naciera Bolívar.Se le llama “Samán de la Trinidad” porque queda cerca de la Capilla de la Santísima Trinidad y cerca de la que anteriormente fue la Iglesia de la Santísima Trinidad y que hoy es el Panteón Nacional. También es llamado “Árbol del Buen Pastor” (…)”

http://imagenesdebolivar.blogspot.com.co/