Filosofía

Pensamiento Negativo, Marcuse y el Magisterio Colombiano. Una tentativa unificadora

Por: Esteban Morales Estrada
Historiador y docente.

I

En el año 2018 surgió en la ciudad de Medellín ennegativo ediciones(1) , apuesta que pretende traernos traducciones al español de textos inéditos o raros en nuestro medio, de una serie de pensadores vitales para intentar enfrentar el colosal y casi irreversible avance del capitalismo actual, caracterizado como un sistema irracional y explotador. Y es que lejos de un lenguaje positivo, propio de los libros de autoayuda y los famosos cursos de coaching, que hacen que el sujeto construya una imagen deformada del mundo, donde él es el culpable de su destino, la tradición marxista (posiblemente la más sólida crítica al capitalismo con la que contamos), nos enseña que es el mundo, en un nivel estructural, el que va de mal en peor. He ahí la reivindicación que se hace de lo negativo como posibilidad de ver más allá y transitar o recorrer otro sendero, teniendo presente que este no es plano, homogéneo y mucho menos tranquilo. Lo peor que nos podría pasar sería dejar de insistir en nadar contra la corriente y normalizar, naturalizar y aceptar sumisamente esta realidad, lo que es obviamente un camino más fácil para el sujeto y para el opresivo sistema.

Sin embargo, la acción o las posibilidades políticas son cada vez más limitadas, dada la apoliticidad y disminución de la clase trabajadora directa, cuando no su plena inserción en el sistema capitalista y su defensa de dichos valores y dinámicas. No es descabellada aquella expresión de que en Colombia cada vez hay menos industria y menos sindicatos. Imperan los servicios y la banca frente a la producción directa de forma cada vez más apabullante y visible.

Pero la lucha estratégica o por lo menos la tentativa de esta batalla contra la imperturbable adaptabilidad capitalista, quizá el más importante distintivo de su sobrevivencia y permanencia como sistema, no se hace lanzando piedras, ni dejando de tomar Coca-Cola, acciones que no hacen mella alguna y que nos dejan falsamente satisfechos. Las hazañas por ahora deben ser teóricas, retomando la idea allthusseriana de que la filosofía es un campo de batalla, donde se pueden entender los problemas y sacar algunas referencias para enfrentarse a los mismos. De ahí la importancia de la reivindicación de los más importantes teóricos del marxismo, labor que ennegativo está llevando a cabo de manera admirable, y que da como fruto la publicación del texto Escritos sobre dialéctica y marxismo de Herbert Marcuse(II) , filósofo alemán perteneciente a la llamada primera generación de la Escuela de Frankfurt, y cuyo texto El Hombre Unidimensional es bastante conocido como radiografía de la sociedad norteamericana después de las inhumanas y destructivas guerras mundiales. Aprovechemos entonces este espacio para recordar su pensamiento a 40 años de su muerte en 1979, resaltando algunos aspectos de su ensayo El marxismo y la nueva humanidad: una revolución inacabada incluido en el texto de la editorial reseñada.

Sobre la filosofía y el pensamiento burgués.

Por: Mauricio Vargas.

La filosofía burguesa es una importante institución del pensamiento humano. Algunos incluyen los clásicos griegos, romanos o egipcios dentro de este acervo ideológico. Toda vez que fueron grandes civilizaciones, el imperio egipcio duró 3000 años, por ejemplo.

Aunque fueron Estados y sociedades esclavistas, lograron un importante desarrollo en el comercio y en el campo de la producción intelectual. Dos obras literarias fundamentales de estos periodos son La Odisea y Las mil y una noches. Estas novelas esbozan ya un prematuro pensamiento proto-burgues, la incipiente racionalidad de la élite, ciudadanos, amos y esclavistas. El alma de estas novelas gravita en torno al individuo, a su preeminencia por encima de las fuerzas de la naturaleza; los poderes; las comunidades; los destinos; la primacía de la razón sobre la pasión; la importancia ética de la renuncia y el sacrificio para alcanzar metas y no perderse en el camino.

Sin embargo es con el Renacimiento donde esta corriente adquiere una definición real, donde adquiere una dimensión política e histórica concreta que le dieron su carácter de clase, toda vez que sus doctrinas asumen un compromiso: rebelión contra la opresión.

El descubrimiento de América fue el episodio épico definitivo que marcaría el rumbo de la humanidad hacia la razón y hacia el capitalismo, dejando atrás la superstición y la monarquía feudal.

Con la Primera y Segunda Guerra Mundial, el pensamiento europeo se encuentra de frente con el lado oscuro de su consciencia: la explotación del hombre por el hombre, el imperialismo, el genocidio, la guerra, la muerte en masa. Además, registran como este ideario, que una vez fue anti-autoritario, ilustrado, humanista y filantrópico, terminó degenerando en un positivismo castrado de reflexión teórica, en un pensamiento prisionero por la primacía de los hechos vulgares (medibles, cuantificables, repetibles, etc)

Razón, mito y deseo. Adquirir la lógica –dialéctica- y liberar el placer.

Por: Mauricio Vargas González.

Cuando el mono empezó a transformarse en hombre mediante el trabajo -La transformación de la materia para satisfacer sus necesidades- empezó este a representarse el mundo. Símbolos y toda clase de hallazgos arqueológicos nos permiten observar como pensaba el hombre en los albores de nuestra especie: seres fantásticos, magia, relatos imposibles.

El hombre se identificaba con su entorno, con los fenómenos naturales y en general con el universo, se atribuía almas de animales, de árboles, le asignaba a las cosas la propiedad del sujeto –consciencia, pensamiento, voluntad-. Los procesos naturales como el crecimiento de las plantas eran representados mediante dioses con personalidad y finalidad propia. Era un mundo donde no teníamos el control, los Dioses lo eran todo…

Cuando el hombre declaró en la Edad Clásica que el Ser es, marcó un hito dentro de la aventura del pensamiento humano. Lo fundamental es que el hombre por primera vez supo separar la idea del objeto antes confundidas en el tótem. Esta invención de la lógica –aristotélica- mediante el uso de silogismos, juicios, afirmaciones y negaciones y el descubrimiento del ‘ser absoluto’ platónico constituyen nada menos que la fundación de la razón.

Una lógica que sirve para distinguir, delimitar y relacionar los objetos, formas, cualidades, sustancias. Una herramienta muy útil por cierto para el que el señor esclavista pudiera administrar sus negocios, esclavos y recursos sin tener que estar presente en la inmediatez del tiempo o en el espacio de sus dominios.

La lógica representa el inicio de toda civilización, toda vez que permite despejar el camino… para escapar del sacrificio sagrado, de los chivos expiatorios, del dogma, de toda falsedad. Rompe con la satisfacción de la inmediatez –sensualismo, existencialismo -o de las trascendencia –teología- para exigirle a la mente el reto del pensar, de la reflexión, la metáfora, pero también del plan, de la posibilidad, de la acción, de la transformación, del futuro ‘auto-generado’ –lo diametralmente opuesto al destino- Es decir, más que nada, la lógica invita a la negación…

"Los políticos matan la cultura porque desprecian la cultura, pero también porque le tienen miedo"

Eldiario.es

El profesor y filósofo calabrés Nuccio Ordine, gran experto en Giordano Bruno, convoca a los grandes pensadores de todas las épocas para manifestarse contra la destrucción de la cultura y de nuestra capacidad de reacción

Por: Marta Peirano.

"En nuestra sociedad se considera útil sólo aquello que produce beneficios"

"Afirmo, señores, que las reducciones propuestas en el presupuesto especial de las ciencias, las letras y las artes son doblemente perversas –argumentaba Victor Hugo frente a una propuesta ministerial de recortar fondos para la cultura en 1848–. Son insignificantes desde el punto de vista financiero y nocivas desde todos los demás puntos de vista".

Páginas