De los humedales: III Parte.

Humedales

Por: John Alejandro Pulgarín Franco.

En los artículos anteriores se hizo mención sobre qué es un humedal, su importancia, las acciones para su protección, sobre la complejidad y características del ecosistema. Ya en este artículo se mencionará la experiencia propia y el contacto que tuve con estos importantes ecosistemas.

La experiencia fue hace un mes y medio, en zona rural del municipio de Filandia departamento del Quindío en límites con el departamento de Risaralda, iba acompañado de dos amigas conocedoras que realizaban un importante trabajo sobre el tema.

La caminata inició en la vereda Cruces, la vereda más grande del municipio con una extensión de aproximadamente 32 Km2 de 109,4 Km2 del total, ubicada a una altitud aproximadamente de 2.300 m.s.n.m., un clima frío con temperaturas entre los 12 a 18°C, también caracterizada por lluvias. Esta vereda tiene un potencial ambiental debido a que allí se encuentran los distritos de conservación de suelos Barbas-Bremen (Véase: http://lasillavacia.com/historia/el-pueblo-que-se-levanta-por-sus-barbas-48458) caracterizados por la presencia de fauna y flora propia de bosques andinos y subandinos. Es en esta zona del municipio donde se ubica la quebrada bolillos que surte de agua al municipio, además de los ríos Barbas y Roble que surten de agua a varias localidades de los departamentos del Quindío, Risaralda y Norte del Valle. Además de que la Agenda Ambiental de Filandia menciona que se han identificado 54,27 hectáreas de humedales, gran parte ubicados allí.

El primer día del recorrido identificamos varios humedales, con presencia de juncos de varios tipos, además de estar rodeados por vegetación propia de los bosques andinos como los árboles de siete cueros. Según una de ellas, los humedales de esta región no poseen espejo de agua; es decir, no son lagunas, mencionó que por las características del suelo y de la vegetación son como esponjas que absorben el agua. El estado de conservación de los humedales recorridos el primer día era relativamente bueno, muchos de ellos protegidos por cercas y con vegetación a los alrededores que posibilitaban su protección. Ese día las lluvias nos refrescaban el recorrido.

El segundo día del recorrido los humedales que identificamos, presentaban características iguales a los del día anterior; sin embargo se evidenció un deterioro más alto por causa de la ganadería, actividad muy notoria en esta zona del municipio. Lo cual ya se tiene identificado en la Agenda Ambiental Municipal, donde se cita a William Vargas quien menciona que se “presenta dos patrones, como producto de la transformación de los bosques andinos originales, en la parte alta se cuenta con un paisaje dominado por matrices de potreros en los que se desarrolla una importante actividad ganadera”. Además de evidenciarse que antes de la intervención antrópica, los humedales tenían mayor extensión. Ese día las lluvias hicieron nuevamente su trabajo.

El tercer día del recorrido, en los primeros humedales que recorrimos, se encontró un alto impacto de ganadería, además se encontró la canalización de uno de ellos; es decir, se abre una zanja para drenar el agua del humedal. El panorama, en ese momento era realmente triste para con la madre naturaleza.

Luego se ingresó al humedal más grande que tiene el municipio, el cual se encuentra protegido por la autoridad ambiental, según una de las guías del recorrido quien es administradora ambiental, es que en un estudio que se hizo de este humedal, se dijo que podría tener unos 5.000 años aproximadamente. Este dato me dejó sin palabras, estábamos contemplando un ecosistema que estuvo antes de Jesucristo, de Colón, de Bolívar. Este ecosistema puede ser más grande e importante que tantos que han pasado por la historia. Después de un largo recorrido por este humedal, debimos cruzar una zona enmalezada por plantas de mora, fue un recorrido bastante arduo, pero valió la pena porque al final llegamos a un humedal con espejo de agua, un paraíso escondido de los afanes consumistas del mundo, donde un pato nadaba sin esos afanes.

Adenda 1: Este recorrido me motivó a conocer más sobre estos importantes ecosistemas, por lo que escribí esta trilogía sobre los humedales.

Adenda 2: Recomiendo leer este artículo, donde se valoran los esfuerzos del Ideam y el Instituto Humboldt por delimitar los humedales, pero la incapacidad del gobierno Santos II en asumir controles ambientales serios para con estos ecosistemas. ( http://lasillavacia.com/historia/los-humedales-empantanados-por-el-plan-de-desarrollo-49613)