Celeny Alejandra Ocampo Ocampo

Vivir juntas y juntos en la escuela: un reto entre géneros y generaciones (Cuarta parte)

4. Nuevas apuestas para la escuela de hoy

Por: Celeny Alejandra Ocampo Ocampo.

De acuerdo a lo abordado en los apartados anteriores, es necesario al pensar en género y convivencia escolar, hablar de conflicto, que va más allá de la relación entre hombres y mujeres en los espacios educativos, lo cual no es un hecho natural sino naturalizado, asociado a la experiencia cultural en la cual la escuela está inserta en los contextos latinoamericanos, que parten de una tradición sexista que incide directamente en la forma en que en ella se relacionan los/as integrantes de la comunidad educativa, que aunque en algunos lugares se ha empezado a problematizar, todavía en su mayoría.

Vivir juntas y juntos en la escuela: un reto entre géneros y generaciones (Tercera parte)

3. Con-vivir en la escuela: una opción ética y política

Por: Celeny Alejandra Ocampo Ocampo.

La convivencia en la escuela, tema que ha captado la atención de múltiples actores sociales, que ven cómo cobra relevancia ese estar-juntos en uno de los principales escenarios de socialización, de suerte que es allí donde niños, niñas y jóvenes aprenden diferentes formas de convivir, que ratifican la formación recibida en su familia o por el contrario generan transformaciones que pondrán en juego en el mundo social y cultural en el que estén inmersos. Lo anterior, no quiere decir que es sólo responsabilidad de la escuela la formación en convivencia, según Darío Muñoz (2004) ésta se convierte en “un espacio ecológico de choque de culturas” (p. 101) que delimitan su accionar, así la escuela puede convertirse en reproductora de aquello que la sociedad le encarga, o definir una apuesta política y ética diferente, buscando la transformación de la humanidad, mediante nuevas prácticas de relacionamiento en sus aulas.

Vivir juntas y juntos en la escuela: un reto entre géneros y generaciones (Segunda parte)

2. Entre lo femenino y lo masculino en la escuela

Por: Celeny Alejandra Ocampo Ocampo.

Para iniciar este apartado es importante aclarar que como se expuso en un inicio, no se abordarán identidades no heteronormativas que ya empiezan a emerger en los espacios educativos, debido a que este no es el interés central del artículo, sino que se buscará representar la forma en que la escuela se convierte en una de las principales instancias de apropiación de género, desde diferentes dispositivos pedagógicos asociados a la matriz bimodal tradicional. Desde la perspectiva relacional de género, el proyecto Arco Iris desarrollado en Bogotá, buscó desentrañar en el ámbito educativo aquellos dispositivos pedagógicos presentes en la escuela que, aunque tienen su nacimiento en la cultura macro de la cual hacen parte, se recrean constantemente en las vivencias cotidianas del aula de clase y en los espacios externos que también conforman la institución escolar.

Vivir juntas y juntos en la escuela: un reto entre géneros y generaciones (Primera parte)

Por: Celeny Alejandra Ocampo Ocampo.

Resumen. Este artículo pretende generar una conversación entre las categorías convivencia escolar y género en el espacio educativo desde una perspectiva decolonial, estará dividido en cuatro apartados: en el primero, El género como construcción cultural, se realiza un acercamiento a esta categoría y a algunas perspectivas desde las que se ha abordado. En el segundo, Entre lo femenino y lo masculino en la escuela, se llevará a cabo una exploración para esclarecer la forma en que este espacio de socialización se convierte en una de las principales instancias de apropiación de género, desde la presencia de diversos dispositivos pedagógicos. Ya el tercero, Con-vivir en la escuela: una opción ética y política, estará centrado en la forma en que tradicionalmente se entiende la convivencia en el espacio educativo, contrastándola con otra perspectiva desde un enfoque ético y político. Por último, en la sección denominada Nuevas apuestas para la escuela de hoy, se pretende realizar una inferencia sobre la relación de los apartados anteriores, contextualizándolos a la realidad local, a la vez que se intenta generar reflexiones que posibiliten nuevos interrogantes, orientados a desarrollar propuestas que permitan una convivencia escolar con mirada de género y en la que el conflicto no sea visto como un espacio negativo, sino el principal escenario en el que nuevas formas de convivencia pueden emerger.

Páginas