Un virus que salva la naturaleza

Por: Omar Rivera*

Trascurrieron muchos años desde la última pandemia, tanto así que varias generaciones no la habían experimentado. Una pandemia en una sociedad donde el capital es más importante que la vida misma, es algo que me causa muchísima curiosidad y por lo poco que he logrado observar desde mi lugar de cuarentena ¡algo sorprendente!

Vivo en uno de los lugares más hermosos del planeta, en el Valle de Aburra, ubicado en Antioquia-Colombia. Su composición geográfica a manera de taza y el comportamiento de las corrientes de aire lo convierten en un lugar ideal para el represamiento de gases contaminantes; en la ciudad de Medellín se calcula que mueren cerca de 4500 personas al año por enfermedad respiratoria aguda ERA relacionadas con el material particulado 2.5. Justo antes de decretarse el toque de queda, la ciudad pasaba por una de las crisis ambientales más críticas en su historia, donde el afán de riqueza de algunos, la necesidad de sobrevivir de otros y la falta de visión y compromiso de sus líderes empeoran la situación año tras año.

Lo que no lograron miles de ambientalistas que hasta perdieron sus vidas por defender los derechos de la naturaleza y el de tener un ambiente sano, un virus que ha matado más de 180.000 personas en el mundo y con más de 2.500.000 de infectados, lo logró en pocos días; a mi ventana donde llega el viento de mi ciudad trayendo con él los mensajes de una sociedad enferma, me llegó un mensaje que hace 20 años no llegaba, el mensaje de una Medellín que llamábamos de la eterna primavera, un viento diáfano, cristalino y saludable atravesó mis sentidos y me transportó al pasado, a esa Medellín de atmósfera limpia donde su composición geográfica a manera de taza atrapaba los aires poderosos en oxígeno y vida que producen los bosques de sus montañas ¡y que decir de los de Santa Elena! ese valle visitado por aves y fauna buscando en su entorno potenciar sus vidas; en pocos días un río que encarcelamos, mostró en sus aguas un fondo de muerte decantada pero que no alcazaba a opacar lo cristalino de su líquido.

Y no solo en el Valle de Aburra, también en el mundo entero. En China se deslizó el telón del capitalismo y pudimos ver su templos y cultura ancestrales, Italia se vistió de novia de cristal con sus canales cristalinos y como invitados a la boda, hermosos peces, delfines y aves que para muchos no existían; y así sucesivamente la naturaleza nos demuestra su poderío y nos deja un mensaje claro, que somos nosotros los humanos los culpables de esta sexta extinción masiva que amenaza la vida sobre el planeta tierra, la más vertiginosa de todas las extinciones pero con el agravante de que posiblemente la humanidad no sobreviva. 

Un virus al cual le temen muchos está haciendo más por el planeta que cualquier presidente o líder en la historia moderna de la humanidad ¡toda mi admiración para él! un pequeño retador de una humanidad ignorante e indolente, un retador que confina a la más brutal bestia en su guarida, es el David moderno que le propinó con la onda del azar una pedrada en el ego a un Goliat llamado “Homo-Sapiens” un héroe que salva vidas en toda la orbe
En el Valle de Aburrá , en Medellín donde diariamente mueren más de 12 personas por RAE relacionadas con la contaminación ¿cuántas vidas ha salvado? ¿y si le sumamos que llegó en el momento ambiental más crítico de su historia? estas son las paradojas de la vida, sin mencionar que este héroe amenaza a las generaciones de más edad que son precisamente las que han demostrado su fracaso en contener esta extinción masiva de la vida y prácticamente es inofensivo con las generaciones llamadas a salvar el planeta. Amenaza directamente a esa generación que vota por sus verdugos y deja una voz de aliento para que las nuevas hagan bien su tarea.

En un país de ingenuos donde nuestro principal enemigo es quien nos gobierna, donde el virus de la corrupción mata más ciudadanos que cualquier enfermedad o virus, es muy gracioso ver correr despavoridos a millones de ciudadanos de un tal COVId-19 ¿por qué no correrán de la misma forma de un sistema de salud deficiente aprobado por la ley 100 y que ha causado cerca de dos millones de muertes por falta de atención medica? ! muchas más que el Coronavirus en todo el mundo! y muchas más que todas la guerras en la historia de nuestro país ¿o que decir del virus de la violencia que en una noche mato 23 reclusos? ¡pero esos muertos no cuentan! Son invisibles como los de los falsos positivos, o las muertes por inanición de los niños de La Guajira; militarizar una ciudad con hambre e infectada de este virus de la violencia, es temerario.

Finalmente quedaré triste cuando este héroe del mundo desaparezca, o cuando sea olvidado debido a nuestra sed de "riqueza" cuando deje de ser la excusa perfecta para salvar un sistema bancario y monetario condenado a muerte, volverá China a cubrirse con su manto gris, e Italia perderá su alegría de novia, nuestro Río Medellín seguirá en su cárcel de cemento, pero esta vez más triste que antes, y miles seguirán muriendo con los venenos fósiles de pasadas extinciones ¡nuevamente seremos una tacita de mierda!

* Concejal de Santa Fé de Antioquia por el Partido Verde

Tags: