Se requiere urgente financiación de la educación superior, la ciencia y la tecnología en tiempos de crisis del covid-19.

Por: Diana Marcela Cañón
Licenciada en Ciencias Sociales – UPN
@dianacanon.83

La presente coyuntura ha sido una situación sin precedentes para las generaciones que conviven actualmente en el planeta tierra. El Covid-19 ha develado cómo el sistema neoliberal convirtió a la salud, el saneamiento básico, la educación y el sistema penitenciario, entre otros, en mercancía, donde predomina la economía del que más recursos tiene es el que mejor vive. A pesar de ello, la población mundial en su gran mayoría ha tenido que confinarse en sus casas para preservar sus vidas, Colombia no ha sido la excepción, pero, ha salido a la luz la inmensa pobreza en la que vive la mayoría de la población del país.

En las circunstancias actuales, más que nunca son acertadas las peticiones hechas por los estudiantes que se movilizaron en los últimos años durante los gobiernos de Juan Manuel Santos e Iván Duque, exigiendo mejores condiciones sociales, traducidas en mejor salud y más presupuesto para la educación superior, y, que obtuvieron como resultado los acuerdos pactados en 2018 entre los estudiantes, los rectores de las 32 universidades públicas del país y el gobierno de
Duque.

Dichos recursos han significado un alivio al déficit de funcionamiento de las universidades públicas, pero, no significa que se haya resulto la crisis de éstas profundizada por la Ley 30/92, se requiere de una mayor inversión presupuestal
que se traduzca en el fortalecimiento de la infraestructura, contratación de maestros, pago del pasivo pensional, fortalecimiento de las TIC y aplicación de políticas de calidad e innovación sobre la base de la investigación, la ciencia y
tecnología, todas esta de punta.

Hoy toman gran valor las tecnologías de la información y la comunicación TIC, al hablarse de educación virtual en tiempos de Coronavirus. Las TIC se deben comprender como una herramienta que aporta al que hacer de las universidades y
en general a la educación, el uso de nuevas tecnologías no reemplaza los campus universitarios y los fines misionales de éstos, pero permite alcanzar altos niveles de masificación de la información, avance en torno a los contenidos, fortalecer formas de aprendizaje y a comprender el manejo de nuevas tecnologías.

Para que tales fines sean posibles, es necesario que el gobierno establezca como política de Estado, el aumento de presupuesto para el sistema de salud y educación públicas, recursos que deben fomentar la innovación, la ciencia, la
tecnología y la conectividad a internet, políticas que deben establecerse en todo el territorio colombiano inmediatamente.

Ahora bien, la pregunta es: ¿las universidades deben llevar a cabo el semestre 2020-1 en las actuales circunstancias?
Al respecto es clave considerar varios aspectos:

Primero, debe tenerse en cuenta las circunstancias particulares de cada IES respecto a cómo se propone llevar a buen término el semestre 2020-1.

- Segundo, las IES deben encontrar un mecanismo de consulta el cual vincule a toda la comunidad universitaria y no ponga en riesgo su salud.

- Tercero, la comunidad estudiantil debe comprender que las universidades públicas no pueden ejecutar recursos si no se desarrollan las clases, ya sea en modalidad virtual por la actual crisis, la cancelación del semestre implica
el no pago a docentes, funcionarios y demás planta de personal, lo que implicaría que dejarían de percibir su salario, si las universidades realizan pagos con el cierre del semestre podrían ser investigada y sancionada por la Contraloría.

- Cuarto, es necesario que en el marco de la coyuntura el gobierno nacional le garantice a la comunidad educativa conexión de banda ancha de internet, además cree un fondo nacional al cual puedan acceder estudiantes y
docentes y permita la adquisición de medios tecnológicos, tales como tabletas o computadores sin costo.

- Quinto, es urgente y necesario fortalecer las facultades de medicina y aumentar el presupuesto de los hospitales universitarios de las IES públicas, adicionalmente crear políticas de fortalecimiento de las facultades de psicología y psiquiatría, no solo por las enfermedades asociadas al encierro en época de pandemia, sino además, porque se requiere el acompañamiento a la sociedad en su conjunto en el marco del proceso de paz firmado entre el Estado colombiano y la guerrilla de las Farc.

- Sexto, el gobierno debe aumentar el presupuesto para ciencia y tecnología, girándolo directamente a las IES públicas, el ministerio de las TIC debe ejercer como veedor y no como ejecutor de dichos recursos.

- Séptimo, es necesario el fortalecimiento de los programas de bienestar en las 33 universidades públicas del país.

El llamado al gobierno es que los alivios financieros deben propender a aliviar las necesidades de los pobres y la clase media del territorio colombiano, es urgente un cambio de modelo de salud, donde se derogue la Ley 100 del 1993 y el Estado asuma que una de sus funciones es garantizar un sistema de seguridad social digno y de carácter público. Se deben girar más recursos para educación desde los tres grados de pre-escolar hasta los programas de posgrado, e incentivar programas de investigación e innovación y tecnología que aporte al beneficio social de Colombia.

La población colombiana no debe seguir permitiendo que se le divida entre ricos y pobres para tener acceso a la seguridad social, o, entre quienes son adeptos a uno u otro personaje de la política nacional, por el contrario, la crisis de Covid-19 debe servir para unirnos como sociedad, por ello debemos unificarnos y exigir al Estado un cambio respecto a las políticas sociales actuales, su función es velar por la seguridad y bienestar social de toda la población colombiana y no por los intereses de unos pocos grupos económicos.

Adicionalmente es imperativo que el gobierno cumpla los acuerdos de paz firmados por el Estado y no desgaste a la población en un conflicto armado que no tiene sentido.

Estudiantes colombianos, es el momento de demostrar que nuestras peticiones no son retoricas, sino que son muestra del análisis coherente de la sociedad colombiana y que en momentos de crisis somos los llamados a ser la masa crítica
más avanzada de la sociedad, el país no debe parar de crear conocimiento, por el contrario debe fomentarlo acudiendo a las nuevas tecnologías y a crear salidas que favorezcan a la sociedad en su conjunto

Tags: