Reactivación económica y trabajo decente en Medellín.

Nota: 
Las opiniones de las columnas son del autor y no representan la línea editorial de Nueva Gaceta.

Reactivación económica sin trabajo decente en Medellín.

Por: Mauricio Vargas González.

Empiezo esta exposición con una pregunta provocadora:

¿No debería aprovecharse la crisis actual para replantearse los dogmas económicos que precisamente han generado tanto malestar social?

En la sesión plenaria 294 del Concejo de Medellín la cual versó sobre el desempleo juvenil en la ciudad de Medellín se manifestó que hay un 28% hombres jóvenes y 31% mujeres jóvenes en condición de desempleo. Hay unos 158.000 jóvenes en esta condición de vulnerabilidad frente a una población total juvenil de 559.000. Donde el 42% del empleo lo genera las microempresas (432,600), el 35% lo generan las pequeñas y medianas empresas (360,000) y la gran empresa con el 23% (236,900) para un total de 1,030,000 empleos, según el Secretario de Desarrollo Económico y la Cámara del Comercio de Medellín(1)

Según los directores de la ANDI y FENALCO(2) las grandes empresas aportan (55% del PIB Antioquia) el 45% del trabajo formal del departamento 710mil empleos, el 20%, 320 mil empleos formales los generan las medianas empresas y estas dos son el 65%, que representan 1 millón 100 mil trabajos, las micro empresas generan el 20%, 300 a 320 mil empleos formales, y el 15% la pequeña empresa, unos 230 mil empleos. En el Valle de Aburrá está el 80% del empleo del departamento. Las pequeñas y micro empresas (la mayor en cantidad en número) generan el 35% empleo formal, con 500 mil empleos.

Aun así estos poderosos gremios continúan insistiendo en la desregulación -menos impuestos para las empresas… y ¿más para los trabajadores?- y en la flexibilización laboral –reducir la brecha entre el trabajo formal y el informal haciéndolos progresivamente idénticos- es decir, menos seguridad social, sin pensiones, salarios por debajo del mínimo y nula protección de Estado frente al ciudadano en condición de vulnerabilidad. Todo esto bajo el dogma sin fundamento empírico ni científico que demuestre que más ganancias para el empleador se traduce en más empleo y que un empleo indecente se traduce en mayor bienestar social y reactivación económica, aun cuando se merma la capacidad de demanda de los consumidores.

Se echa de menos una voz en el Concejo de Medellín, sea por parte de los concejales o de la administración, que abogue por la calidad de vida de estos jóvenes, no solamente los desempleados, sino de aquellos que habrán de ser contratados bajo un contexto y una tendencia que cada vez los marginaliza más y en donde los derechos fundamentales progresivamente entran en mayor desmedro.

No se mencionó el empleo decente en el debate sobre reactivación económica y desempleo juvenil.

Según el Ministerio del Comercio, el Ministerio de Trabajo e INNpulsa el porcentaje con mayor empresas empleadoras se distribuye así: Bogotá 33%, Antioquia 17%, Valle del Cauca 9% y Cundinamarca 6%(3)

Las comunas más desiguales, en lugares como Popular, 12 de Octubre y Manrique, donde hay precario acceso a la educación reina el mayor desempleo. Los hogares con menos ingresos económicos, (Quintil 1) representan el 23% del desempleo, y para los hogares con mayor ingreso (Quintil 5) este solo representa un 8%. Por nivel educativo la tasa de desempleo para la Secundaria completa es del 23%, para el técnico y tecnológico es de 21%, profesional 16% y posgrado 11% según la alianza interinstitucional privada Medellín Cómo Vamos.

Hubo una destrucción de las empresas de Medellín, producto de la crisis pandémica: Pasaron de 106 mil (2019) a 97 mil 500 (2020) según la Cámara del Comercio de Medellín para Antioquia. La mayor reducción fue para las microempresas en un 10%. Según el Centro de Estudios de la Empresa Micro, (Cámara Comercio Medellín, Pro Antioquia, Comfama) la informalidad para mayo 2020 fue de 46% para 23 ciudades y áreas metropolitanas. (4) Para el director de Sapiencia, la informalidad cada vez se fortalece más en la ciudad.

Según Acopi, un 44% de las empresas que se crearon en Antioquia corresponden a jóvenes entre 18 y 35 años en el año 2020. Hay 214 mil empresas en Antioquia y 106 mil empresas en el Area Metropolitana, las Mypimes son el 90% del número de empresas y generar el 80% del empleo en el país. Esto llama la atención sobre el enorme potencial productivo que tiene la juventud antioqueña y medellinense, si realmente se aplicara un apoyo Estatal que consiste en: Saber, crédito, acceso a la propiedad y a la ciencia y tecnología.

Un problema estructural, no coyuntural:

Si bien la pandemia y sus efectos generaron destrucción de puestos de trabajo y de empresas, se concluye en el Concejo de Medellín que el desempleo es un problema estructural, producto de la desindustrialización de la ciudad.
Este no es un problema solo de Medellín o de Colombia, es generalizado, en América Latina donde de los 110 millones de jóvenes, 30 millones están en la informalidad, 23 ni estudian ni trabajan y 9.4 están desempleados. Según la OIT, el 35% de los desempleados del mundo son jóvenes. 73 millones se encuentra en busca de trabajo.(5)

Según el Secretario de Desarrollo Económico, Medellín y el Área Metropolitana viene padeciendo un incremento progresivo y constante en los desocupados. Entre 2014 y 2019, se eliminaron 56.125 puestos de trabajo, su conclusión es que se debe a la falta de reindustrialización.

La causa fundamental de este fenómeno sostenido en el tiempo son las políticas neoliberales de libre mercado que desmantelaron la el tejido industrial de la ciudad, la región y el país.

Trabajo decente:

El concepto de trabajo decente hace referencia a un trabajo de calidad, donde el trabajador tenga todas las garantías de seguridad social, bienestar, seguridad, estabilidad y promoción, así como la posibilidad de participar en la toma de decisiones de las empresas.

En Colombia la tasa de sindicalización, esto es, la organización autónoma de los trabajadores en las empresas para defender sus derechos, pasó de 14% en 1970, a 6% en 1994, a 4,6% en 2002. (6)
La Escuela Nacional Sindical en su décimo informe sobre Trabajo Decente en Colombia manifestó que los ingresos laborales siguen siendo insuficientes para satisfacer las necesidades fundamentales y la garantía de sus derechos básicos donde sigue primando un trabajo inestable y precario.

El 37% del empleo es temporal, en 2016 el 48% del total de los ocupados recibió menos de un salario mínimo mensual legal vigente, el 37,2 por ciento recibió entre uno y dos salarios mínimos y sólo el 14,1 obtuvo más de dos salarios mínimos.(7)

En el caso de los asalariados, obreros y empleados privados, del Gobierno y trabajadoras domésticas, también se presentaron variaciones preocupantes. Sólo un 17,0 por ciento recibió más de dos salarios mínimos.

Y los más preocupante un 51,3% de los trabajadores colombianos no reciben salario, viven del rebusque o en negocios familiares sin remuneración.
Las mujeres reciben 18,7% menos de ingreso laboral comparadas con los hombres.

Más de 11 millones de trabajadores no cuentan con cobertura en seguridad social y pensiones. Solo el 57 por ciento de la población económicamente activa cotiza a pensiones. Y de estos el 74 por ciento cotiza al sistema únicamente ocho meses al año en promedio.

Trabajo decente en Medellín.

Bajo el interrogante de si el problema a resolver es únicamente la creación de puestos de trabajo o si esto incluye un enfoque de derechos, de calidad del trabajo y de bienestar para el trabajador.

La Escuela Nacional Sindical, Concejales , centrales sindicales y organizaciones sociales promovieron una serie de escenarios de debate y diálogo social, que dio como fruto la elaboración de un proyecto de Acuerdo para formular la política de Trabajo Decente de Medellín en búsqueda de la promoción, generación y garantía de los derechos fundamentales de todos los trabajadores de la ciudad.

El 26 de septiembre de 2013 el Concejo de Medellín aprobó el Acuerdo 064 “por medio del cual se establece la política pública para promocionar el trabajo decente en la ciudad de Medellín”.
Este abarca a todos los trabajadores: Formales, informales, autónomos y quienes trabajan a domicilio y servidores públicos. Y expresa: Libertad de sindicalización, no discriminación, erradicar el trabajo forzoso y el trabajo infantil y el diálogo social donde los trabajadores puedan negociar sus intereses, condiciones y mejorarlas progresivamente. Recoge los elementos definidos por tratados internacionales, la Constitución Política y las recomendaciones de la OIT (Organización Internacional del Trabajo).

De tal manera que el municipio de Medellín se compromete a tomar acciones eficaces para defender el trabajo decente y los derechos y garantías de bienestar y participación para los trabajadores.

Lo anterior implica también un componente de protección a la estabilidad laboral.

Para lograr lo anterior la Alcaldía de Medellín con sus políticas públicas se compromete a:

1) Realizar campañas pedagógicas y publicitarias dirigidas a empresarios para que apliquen políticas de trabajo decente a cambio de beneficios e incentivos tributarios.

2) La Secretaría de Desarrollo Económico liderará las políticas públicas para la generación de empleo y las siguientes iniciativas:

a) Articular la implementación del Trabajo Decente con el Gobierno Nacional, el Gobierno Departamental y el Gobierno Municipal, los trabajadores y empleados públicos y los demás actores de trabajo.

b) Acompañar sectores, poblaciones vulnerables con formación, capacitación para mujeres cabeza de familia, población LGTBI, jóvenes, afrodescendientes, personas en situación de discapacidad, campesinos, desplazados, indígenas y mujeres víctimas de violencia intrafamiliar.

c) Coordinar recursos para la implementación del Trabajo Decente.

d) Orientar recursos para sectores que puedan dinamizar la economía de la ciudad.

e) Promover el desarrollo agroindustrial, fortaleciendo las cadenas productivas de los corregimientos con enfoque sostenible y sustentable.

f) Estimular el sector cooperativo y solidario.

g) Fortalecer empresas que promuevan el Trabajo Decente, financiación para proyectos del Plan de Desarrollo Municipal en pro del desarrollo empresarial.

h) Implementar acciones a través del proyecto Puntos de Intermediación Laboral y el Centro Público de Empleo, que contribuyan a la reducción del desempleo en la ciudad de Medellín, a través del acercamiento de la oferta y la demanda laboral existente en el territorio.

Adema de las campañas masivas y públicas de divulgación del Trabajo Decente se incorporará la cátedra de Trabajo Decente en los grados escolares de 10° y de 11°.

Se realizará junto con la Escuela Nacional Sindical, la Secretaría de Desarrollo Económico, el Observatorio Regional de Mercado Laboral de Antioquia, el Consejo Municipal de Empleo y Productividad, el Ministerio del Trabajo, agremiación sindicales, seguimiento y veeduría a la política pública de Trabajo Decente en Medellín. Con informes anuales en el Concejo Municipal.

El compromiso de Daniel Quintero:

El día 4 de octubre de 2019, diversas y representativas organizaciones y dirigentes sindicales realizaron un dialogo social con el candidato a la Alcaldía Daniel Quintero, el cual firmó un compromiso con el trabajo decente y con la aplicación del acuerdo 064 de 2013 y también el fortalecimiento de la Subcomisión de Concertación Laboral.

---
1) https://www.youtube.com/watch?v=OWmmaCoiLcM

2) Ibídem.

3) https://www.valoraanalitik.com/2021/02/05/microempresas-aportaron-23-del...

4) https://www.camaramedellin.com.co/Portals/0/Documentos/2020/Informe_COMF...

5) Concejal Jaime Moncada, Sesión 294 Concejo de Medellín.

6) http://www.labagatela.org/20-anos-de-creciente-movilizacion-social-y-pol...

7) https://www.eltiempo.com/colombia/medellin/antioquia-aun-estaria-lejos-d...

Tags: