¿Quién controla el Futbol?

Por: Jhon Harol Díaz Orozco.

Como futbolista frustrado, como acompañante de un proyecto de una Escuela de Futbol con mi familia, como hincha del buen juego y del Atlético Junior, pero sobre todo como apasionado observador del mundo del balón y lo que el concierne miro con preocupación el destino de este deporte.

Y no porque se vaya a acabar, pero el escándalo de corrupción de la FIFA (del temerario poder que ese ente ejerce en los países, donde tienen Federaciones) abrió la puerta para que se mire con seriedad lo que se mueve alrededor de este deporte en el país.

Dividamos el análisis del futbol en Colombia en dos partes, el futbol profesional y el futbol aficionado. En el profesional aunque se han espantado fantasmas como el dinero del narcotráfico y el amaño de partidos, no deja de ser preocupante los temas que se juegan debajo de la mesa, como los contratos firmados a los jugadores por montos inferiores para el respectivo pago de salud y pensión y en algunos otros para evadir impuestos. Así como los vetos a algunos jugadores por atreverse a demandar a los clubes por sus derechos deportivos, la aparición de los dichosos “grupos inversores” que se dedican a tener propiedad de derechos federativos de jugadores para su comercialización o casos como el de Phil Jackson Ibarguen de trata de personas. Y me pregunto ¿Quién vigila a Colfutbol o a la Dimayor?, ¿Quién revisa los contratos de patrocinio, de derechos de televisión y derechos comerciales? ¿Qué impuestos pagan? Sobre esas preguntas nuestros entes se hacen los de la vista gorda. Ahora con respecto al caso de corrupción de la FIFA y la Conmebol, no me cabe que nuestros dirigentes pasen de agache en ese tema, que no sepan nada, que no hayan visto nada o escuchado nada, ahí tomo palabras del sr. Iván Mejía Álvarez “o son muy tontos por no haber visto nada o son cómplices” y no tengo pruebas para denunciar pero creo que fueron más allá de la simple complicidad del silencio.

Si en el Futbol profesional llueve, en el aficionado no escampa. Solo la cabeza dirigente lleva 28 años en ese puesto –el sr Álvaro Gonzales Álzate–, de quien sin conocerlo ni conocer sus finanzas me atrevo a decir que es inversamente proporcional a las finanzas de las ligas afiliadas en ese ente. Solo la liga de Futbol del Cesar, por citar un ejemplo, tiene sus cuentas embargadas, hace dos años no se hace un torneo oficial de liga y los problemas económicos que sufren los seleccionados en todas las categorías para poder participar en los diferentes zonales y campeonatos nacionales son infames.

Y si, Dimayor, Difutbol y Colfutbol son empresas privadas, son negocios particulares , pero no por eso se pueden escudar o tener inmunidad judicial o simplemente social, ya que ese negocio se surte de los jugadores que se forman en las canchas de futbol de los barrios, parques y colegios de las ciudades y municipios de todo el país (algunos en muy mal estado) y estos escenarios ni lo construyen, ni los mantienen , ni los intervienen dichas organizaciones privadas que si se llenan de dinero aprovechando la materia prima que ni siquiera procuran regar. Porque además representan, una ciudad, un departamento y un país, utilizando GRATIS no solo los nombres y sus colores, sino su idiosincrasia y su carácter.

Tags: