Proyecto COVIDTIANIDAD: Retratos por mercados, una propuesta solidaria

Por iniciativa de James Llanos Gómez, un artista visual egresado de la Universidad Tecnológica de Pereira, con una trayectoria de 30 años en el arte y actual curador de la Sala de exposiciones Carlos Drews Castro del Teatro Municipal Santiago Londoño, se ha puesto en marcha en Pereira el proyecto COVIDTIANIDAD. Esta actividad de intervención virtual es, en el fondo, un acto de solidaridad con los artistas que en este momento están necesitando de una mano amiga. Consiste en un chat semanal sobre temas culturales, ambientales y sociales durante el cual el artista va dibujando en vivo a uno de los participantes, todos los cuales deben portar tapabocas. El escogido, si lo acepta, recibirá su dibujo a cambio de un mercado para un artista que lo esté necesitando. Llanos Gómez dialogó con EL DIARIO sobre el alcance de su propuesta.

¿Cuál es su visión de lo que está pasando en el mundo con esta pandemia?

Tenemos una problemática mundial en donde quienes eran solidarios se volvieron más solidarios y los que no lo eran les tocó que volverse porque hoy ¿quién es de estrato 1 y quién de estrato 6? Esta pandemia mundial nos está mostrando que estamos en crisis y que ya no es el planeta el que está en esa situación sino el ser humano. Hasta ahora, las pandemias que se han presentado han sido sectorizadas, en África o Asia y así sucesivamente. Esta es la primera pandemia en la historia que ha tocado a casi todos los países y apenas son unos siete a donde no ha llegado. Hace unos días estaba yo reflexionando acerca de que el hombre estaba afectando al Capa de Ozono con todas las emisiones industriales y los combustibles fósiles, pero a eso no le parábamos bolas y a nivel mundial algunos presidentes decían que esa afectación no era real. Y el planeta como que dijo: ¿saben qué es morirse ahogados? Ahí les mando esta gripita, que es como una neumonía de la que la gente se muere sin poder respirar. Esa metáfora me parece tenaz, pero es sentir en carne propia lo que le estamos haciendo a la tierra, sin respetar el agua, los animales o el medio ambiente.

¿De dónde cree que vino el mal que hoy pademos?

El COVID-19 nace en unos mercados de animales vivos en China y eso también nos dice que respetemos la naturaleza. La zootropía es un problema muy grave, todas las enfermedades de las vías respiratorias han nacido en la zootropía, como la Gripe Aviar, la Peste Porcina, el SAR y ahora el Covid-19.

¿De dónde vino la idea del proyecto Covidtianidad?

Yo soy artista hace 30 años y ésto me aleccionó, como estamos aleccionados todos, unos más que otros, y en este caso el sector cultural tiene la tendencia a mirar cada crisis desde su posición profesional y creador, bien sea si es pintor, teatrero, poeta, artista visual. Ahí me nació la idea de realizar un proyecto que vinculara a los que tenemos la posibilidad de compartir lo poquito que tenemos. Si antes teníamos la posibilidad de conversar y no quisimos hacerlo en forma presencial, si podíamos visitar a un abuelo o a un amigo o a un artista pero no lo hicimos, pero ahora que queremos no podemos. Entonces me propuse hacer una actividad, con los que pudimos pero nunca lo hicimos, de conectarnos por las plataformas vía Skipe, Zoom o Facebooklive.

¿En qué consiste Covidtianidad?

Cada dos días tratamos un tema que tenga que ver con la crisis de la especie humana, como: pensamiento y soledad, la educación en los tiempos actuales, la estética en tiempos modernos. Las personas se conectan y yo escojo a una persona del chat donde todos deben posar con tapabocas, porque hoy éste y los guantes son los elementos más reiterativos en la vida diaria para enfrentar este virus que es el más contagioso. El tapabocas se ha vuelto un elemento tan común como las gafas en las personas que tenemos más de 40 años y ahora todos lo debemos utilizar. El uso de ese elemento en el chat es como un punto educativo para enseñarnos a utilizarlo por todo lo que va a pasar de ahora en adelante, así levanten algunas medidas, en los próximos cinco meses. En el chat, yo voy dibujando en vivo mientras vamos hablando del tema propuesto.

¿Qué pasa luego?

Cuando termina la sesión, que dura hora y media, les digo a quien he seleccionado del chat y llamo a esa persona por fuera del chat. Luego le envío una fotografía de mi dibujo y si le gusta procedo a terminarlo. Cuando esa persona pregunta cuánto vale el retrato, le digo que se lo vendo por un mercado o por algo que necesita un artista que yo le direccione. Así que yo entrego ese dibujo por una ayuda humanitaria a un artista de Pereira.

¿Cuántas sesiones de esta naturaleza se han realizado?

Llevamos diez sesiones, son diez retratos, es decir diez mercados para diez artistas de la ciudad. Y, por el otro lado, en la Sala Carlos Drews Castro debo hacer montajes y desmontajes de exposiciones, como está definido en los alcances de mi contrato. Yo tenía unos asistentes dentro de esto, que siempre me ayudaban. Ahora estoy invitando a estudiantes de artes visuales de la Universidad Tecnológica, de estratos 1, 2 y 3, para que me acompañen como asistentes, cuando volvamos a la vida normal, en el montaje de las ocho exposiciones previstas hasta noviembre, y a ellos les daría un reconocimiento para que tengan la posibilidad de aprender cómo se hace un montaje y también que es curaduría, que es fisiografía, que es fisiología. No se trata de una contratación, sino de un reconocimiento simbólico.

¿Qué acogida a encontrado el proyecto Covidtianidad?

El resultado ha sido gigantesco. Ya me han mandado retratos por Facebook, por el chat y por Instagram indicando que quieren donar un mercado y que quieren tener el dibujo con el tapabocas. Eso ha sido un golpe de opinión muy grande porque ha despertado la solidaridad.

¿En cada una de estas sesiones, qué promedio de personas participan?

En promedio han venido participando de 50 a 70 personas, a veces terminamos con 10 o 20, eso es relativo. Hemos tenido también participación de personas de otras ciudades, como Bogotá, Medellín, Cali. Debo reiterar que esto no lo estoy haciendo por ganarme algunos méritos, ni mucho menos. Esto lo inicié el 9 de abril, el día del Bogotazo, cuando frente a mi computador me puse a pensar qué podía hacer en este día histórico, para provocar una acción solidaria que ayude a los artistas a través de mi trabajo. Así que ya llevó diez retratos en igual número de actividades y otras 16 personas están pendientes para que las dibuje con el tapabocas

Tomado de: El Diario

Tags: