Palabras de despedida del Partido del Trabajo de Colombia a Roberto Giraldo Molina

Por: Ricardo Torres
Medellín, Enero 17 de 2019

Agradezco a los familiares de Roberto Giraldo Molina por haberme permitido perturbar este acto solemne que se le rinde el día de su despedida y digo perturbar en el mejor sentido de la palabra ya que eso fue Roberto, un perturbador de ideas, un agitador de ideas en diversos ámbitos de su vida tanto en lo social como en lo científico, lo cual a su vez se puede traducir como un generador de conocimiento. Los seres humanos tienen la responsabilidad intelectual, de acuerdo con su especialización, de hacer un análisis crítico de las teorías que la humanidad ha desarrollado y proponer alternativas, de lo contrario se entraría en un estado de estancamiento y Roberto cumplió con ese cometido al agitar ideas relacionadas con el Síndrome de Inmunodeficiencia Adquirida.

También lo hizo en el terreno político ya que junto con Francisco Mosquera fundó el Partido del Trabajo de Colombia y concretó una visión muy humanitaria llevando al culmen la relación dialéctica entre la teoría y práctica, para ello bebió tanto del conocimiento ancestral como el generado por los grandes centros de investigación del mundo.

A su compromiso con los desvalidos de este país, se refieren dos mensajes que he recibido desde Bogotá, uno suscrito por Marcelo Torres Benavides y otro por Alberto Herrera. También aprovecho para mencionar al director de la Fundación Arte y Ciencia, Ángel Galeano quien se suma a estas manifestaciones.

Procederé a dar lectura a las letras que el líder de nuestro destacamento democrático le dedicó a nuestro camarada:

Homenaje de Marcelo Torres a Roberto Giraldo Molina.

Se ha marchado Roberto Giraldo, el médico descalzo. Sus amigos y quienes fuimos sus compañeros en aquella movilización inolvidable que llamamos la política de los pies descalzos lo saludamos con afecto, nostalgia y agradecimiento.

Roberto Giraldo, con otro puñado de médicos y médicas, trabajadoras y trabajadores de la salud, en Magangué y otras poblaciones ribereñas como El Banco, encarnaron el prototipo de los profesionales del porvenir al servicio de la gente sencilla, de todo el pueblo.

Su capacidad como médico y su iniciativa de luchador por un mundo nuevo se desplegaron en numerosas poblaciones del Sur de Bolívar y en Magangué. En este último presidió el centro médico del Partido del Trabajo de Colombia que prestó incalculables servicios a ese y muchos otros municipios sureños del departamento. Al igual que otros compañeros médicos que en otros lugares del país integraron aquellas formidables filas, pletóricas de energía y entusiasmo revolucionario.

Esos profesionales al servicio del pueblo que harán realidad, masivamente, con la transformación revolucionaria de nuestro país, un mundo mejor para los jóvenes las generaciones por venir. Roberto fue uno de ellos, uno de sus genuinos precursores. Día llegará en que su ejemplo y su memoria reciban el homenaje y sean honrados como él merece. Su experiencia de galeno al servicio popular es lección viva para los jóvenes del Partido del Trabajo de Colombia y la juventud colombiana en su conjunto. Hoy le tributamos nuestra admiración y revivimos su memoria con un emocionado hasta siempre.

La Picota, 17 de enero de 2019.

Solo me resta decirles que Roberto no morirá ya que jamás lo olvidaremos y por lo cual pido un sonoro aplauso y así despedir a tan ejemplarizante ser. Roberto te llevaremos en nuestro corazón.

Ricardo Torres Chacón.