Opinión

EL PLANETA DE LOS VIRUS: EL NUEVO DECAMERÓN

Por: Carlos Eduardo de Jesús Sierra Cuartas
Magister en Educación Superior, Pontificia Universidad Javeriana
Profesor Asociado con Tenencia del Cargo, Universidad Nacional de Colombia

Esta era acientífica

Nada como la desinformación para producir una situación de pánico a gran escala. Por ejemplo, en 1938, tuvo lugar un episodio memorable en la historia de la radio, a saber: la transmisión radiofónica de La guerra de los mundos por parte de un joven Orson Welles, en la serie dramática The Mercury Theatre of the Air, dirigida y narrada por él. Propiamente, fue una adaptación de la novela homónima de Herbert George Wells, uno de los fundadores conspicuos de la ciencia ficción, publicada en 1898. Tal transmisión tuvo lugar a las 9 p.m. del domingo 30 de octubre de 1938. En todo caso, el episodio de marras es célebre por haber demostrado el poder de los medios de comunicación de masas. En este caso, al haber causado pánico en su audiencia al creer que los extraterrestres habían invadido los Estados Unidos. Por lo demás, no olvidemos que Orson Welles fue un verdadero genio. Un poco más adelante, en 1947, tuvo lugar otro episodio relacionado que mantiene su actualidad: el incidente OVNI de Roswell, que goza de amplio culto entre los creyentes en alienígenas y otras yerbas de similar jaez.

En materia de epidemias y pandemias, no han faltado los episodios de pánico a gran escala. En la Baja Edad Media, encontramos un ejemplo bastante adecuado al respecto: la peste negra, o bubónica, la pandemia más devastadora a lo largo de la Historia, la cual mató a un tercio de la población europea de la época, una cuantía desmesurada habida cuenta de que la creencia de los europeos en cuanto a que estaban dizque tratando con un castigo divino a causa de sus pecados, junto con la mala higiene de entonces, no hizo más que complicar las cosas. En otras palabras, la ignorancia, sobre todo cuando tiene que ver con el desconocimiento del modo científico de comprender el mundo, causa verdaderos estragos. Hasta en las universidades cabe encontrar tamaña problemática, como comienza a notarse con motivo de la mal llamada pandemia del coronavirus.

PARA USAR BIEN EL TIEMPO EN LA EMERGENCIA

(Una pausa en el agite de la cuarentena).

Por: Arturo Villarreal Echeona

Todos habrán experimentado en estos días la dificultad para hacer rendir el tiempo, a pesar de la cuarentena, que nos exime de las rutinas laborales. Eso es debido principalmente a la urgencia de mantenerse actualizado sobre los distintos aspectos de la epidemia emergente, sobretodo las recomendaciones terapéuticas, sanitarias y convivenciales Pero también la necesidad de información más general, que permita tener el criterio y el comportamiento más conveniente y ajustado a las circunstancias.

Eso implica el manejo de un gran volumen de información, que nos inunda a través de las redes en forma de videos, audios, fotos, documentos y avisos. Para no hablar de la fuente televisiva y de la radio, aunque éstas se vuelven cada día menos determinantes. Y significa también un elevado nivel de intercambio con los amigos y colectivos en función de nuestras necesidades afectivas, laborales, o de compromiso social. Si a ello le sumamos las ocupaciones domésticas y familiares que entraña para hombres y mujeres el obligado encierro en casa, la presión de las exigencias puede llevarnos al estrés. Algunos sencillamente decidirán relajarse y hasta darse a la locha aprovechando la cuarentena. Pero otros, quizás la mayoria, por razones de naturaleza o de conciencia, como en mi caso, no podremos acogernos a esa opcion. Nos vemos, pues, obligados a seguir abriendo mensajes, viendo fotos, descargando videos, examinando documentos en diagonal, dando likes, compartiendo, comentando, chateando, hasta los límites de la locura, so pena de perder los amigos, caer en el ostracismo o quedar coronados por el virus. Viendo el problema desde mi óptica de periodista (me gusta esta vieja designación del oficio), una solución para todos podría ser que la gente llegue a entender la importancia de la eficiencia en la comunicación.

Colombia frente a la ONU: entre la transgresión y el ridículo

Por: Consuelo Ahumada

Si hubiera que describir en pocas palabras la proyección internacional de la política de Iván Duque en año y medio de su mandato, habría que destacar dos rasgos. El primero, su disputa permanente, cuando no franco enfrentamiento, con las Naciones Unidas y sus agencias en Colombia, en especial en cuanto a los derechos humanos y la implementación del Acuerdo Final con las antiguas FARC. El segundo, el esmero con el que el Presidente acoge las imposiciones de Trump y le reitera una y otra vez, mediante acciones y palabras, su disposición a convertirse en su aliado principal en una región tan convulsionada como América Latina.

Ambas apreciaciones guardan estrecha conexión con los valores que imperan en el orden global en los tiempos que corren y que atentan contra la consolidación de la paz, aquí o en cualquier rincón del mundo. Se expresan en mayor exclusión económica y social, xenofobia y racismo, prevalencia de las armas de la muerte sobre el diálogo y la negociación, negación del cambio climático, entre otras tendencias nefastas.

Tres años después de su firma, la implementación del Acuerdo atraviesa por serias dificultades. Es ostensible el incumplimiento de los puntos fundamentales del mismo, por parte del Gobierno Nacional. Un asunto crucial es la protección de la vida de los excombatientes, que vienen siendo amenazados y asesinados, junto con cientos de líderes sociales. Frente a ello, la respuesta de las autoridades ha estado marcada por indolencia, abandono, displicencia, irrespeto. En varios de estos casos ha habido franca complicidad de agentes del Estado. Altos funcionarios del gobierno insisten en minimizar y banalizar la situación, muchas veces con comentarios desafortunados, y en responsabilizar al narcotráfico y a los grupos de la disidencia, de manera abstracta. Mientras tanto, hay indicios claros del retorno a algunas de las prácticas más temibles de la llamada seguridad democrática.

LA PAZ DE COLOMBIA, EL PACIFISMO Y LA NO-VIOLENCIA PARA LA EMANCIPACIÓN

Por: Mauricio Vargas González.

La lucha por la Paz, la soberanía y la democracia en Colombia es pacífica y no-violenta o no lo es. La violencia en Colombia es reaccionaria y sirve a los intereses más oscuros: mafia, narcotráfico, combos, corrupción, politiquería y a la explotación de la naturaleza y de los seres humanos más cruel y descarnada. Este es un país supremamente violento, es si no el más, uno de los más violentos de América Latina o de Sur América. Y vemos como ese flagelo ha impedido precisamente los cambios que en nuestro continente se han denominado como Los Vientos del Sur.

La prueba es que solo después de que se firmaran los Acuerdos de Paz es que se lograron los 8 millones de votos para Petro, los 11 millones para la consulta anticorrupción, un victorioso Paro Universitario y el exitoso Paro Nacional que ha movilizado el grueso de la sociedad colombiana de manera pacífica y no-violenta. Gracias a la Paz, no solo se han conquistado gobiernos alternativos en las principales ciudades colombianas, sino que la movilización social ha logrado alcances sin precedentes y como algo que no ocurría hace mucho tiempo, amplios sectores de la sociedad colombiana marcharon alrededor de un pliego de exigencias que recoge las principales preocupaciones y necesidades de la sociedad civil.

Hoy el camino es el que han abierto los Acuerdos de Paz, con la JEP, la implementación de los mismos y las reformas democráticas que se logren con la movilización social pacífica, no-violenta, con la simpatía de la opinión pública y de los amplios sectores de la sociedad colombiana.

Gandhi y Luther King son ejemplos de que la No-Violencia y el Pacifismo, lejos ser baladí, son realmente herramientas muy poderosas que pueden conquistar los espíritus y el alma de todo un pueblo para lograr los derechos, la libertad y la emancipación. Y Gramsci nos recuerda que en las ‘sociedades occidentales’ y en la democracia –burguesa-, la pugna cultural e ideológica es definitiva, por encima incluso de la coerción del Estado para sostener unos consensos y acuerdos que mantienen en pié el edificio productivo y social. Y es en este campo de batalla, el de las ideas, los valores y los principios, donde hay una brecha, un resquicio, una oportunidad para que las clases trabajadoras logren derrotar a las élites gobernantes. Y es allí, donde la Presidencia de Iván Duque se encuentra duramente cuestionada por la movilización ciudadana que no cesa, cacerolazo tras cacerolazo, cae la popularidad del jefe de Estado.

Una interpretación sobre la actualidad de la novela Manuela y lo que nos dicen sus animales

Texto presentado en la Universidad Nacional - Maestría en Estudios Literarios

Por: Absalón Cabrera*

El siguiente ensayo versa sobre los animales que aparecen en la novela Manuela de Eugenio Díaz (1858), en la que, sin lugar a dudas, el autor parece aprovechar literariamente sus características en forma metafórica para hablar sobre la sociedad que se ambienta. Sin olvidar lo que algunos teóricos han denominado como una novela de costumbres, el uso metafórico de los animales suscita la reflexión en cuanto a la intención satírico-reflexiva del autor. Unos chiribicos que comienzan una historia, que impiden el descanso de un viajero en una posada de mal abrigo; un marrano que comienza una revolución, y que pone en apuros a un pueblo que se siente preso por el manejo inescrupuloso de las instituciones por parte de algunos dirigentes; micos que se salvan de ser atacados por el hombre gracias a tener rasgos parecidos al ser humano; entre muchas otras metáforas de animales que usa el autor y llevan a pensar que hay una intención literaria para su uso, pero ¿cuál es esa intención y cómo contribuye el uso literario de los animales para articular la trama con el ambiente social que transmite la novela? Y también, ¿a qué reflexión invita el uso de esta variedad de animales como reflejo de la sociedad?

La intuición que me lleva a escribir estas líneas es que hay una sátira social en el uso de los animales como recurso literario, pero ¿en qué consiste? Y también, ¿qué nos dicen del autor y sus intenciones narrativas? Para dar desarrollo a estas cuestiones comenzaré con un análisis de la relación entre las características del animal y su semejanza con los personajes de la novela. Intentaré indagar en cómo a través de una comparación literal el autor va acercando al lector a lo que quiere dejar patente.

Los chiribicos, para entender el malestar

Para comenzar debo precisar que la novela Manuela se enmarca en un momento de la historia de Colombia en la que existe un interés académico y literario por el fortalecimiento de una cultura literaria propia, comienzos del siglo XIX. En dicha época empiezan a proliferar artículos en prosa que se destacaban por hablar de las costumbres regionales, modos de vida, ambientes y aspectos tradicionales de la vida colombiana. La novela en cuestión recoge esta tradición denominada costumbrista con una particularidad, el uso de los animales como metáfora para hablar de lo que desde su perspectiva se está presentando en el ámbito social y político.

Hegemonía y contra-hegemonía: diálogo geopolítico en el umbral del tiempo actual∗*

Por: Mateo Villamil Valencia**

Resumen

Objectivo: describir la naturaleza del momento político global e identificar las estrategias desplegadas en el último decalustro y aquellas utilizadas en la actualidad en la carrera constante por la identificación, la organización de las mayorías sociales y la disputa del poder. Además, se busca explicar las características de la lucha política actual y considerar las implicaciones geopolíticas de la decadencia de la hegemonía estadounidense y el potencial contra-hegemónico de China. Metodología: el estudio implicó métodos cualitativos como el explicativo, el histórico-crítico y el interpretativo: rastreo histórico de procesos, análisis de coyuntura, contexto y cambio social, arqueología contemporánea de prácticas políticas colombianas y globales y observación e interpretación del discurso nacional e internacional. Para ello, se hizo búsqueda, organización y análisis de documentos académicos e investigativos sobre el campo de estudio y consulta de fuentes secundarias. También se identificaron autores, áreas de estudio, categorías, publicaciones y tendencias acerca del problema de investigación. Resultados: el análisis de la literatura disponible y la contrastación de las teorías políticas en liza muestran la existencia de un impasse económico y político de carácter epocal. Conclusiones: China, y su singular posicionamiento de clase, puede ofrecer respuestas a dicho impasse y tener mensajes de importancia universal.

Palabras-clave: Hegemonía; Geopolítica; Geografía política; Capitalismo; China; Estados Unidos.

* Este artículo hace parte del capítulo “Diálogo geopolítico en el umbral de nuestro tiempo” de la investigación titulada Colombia en el umbral de nuestro tiempo. Política y cultura en la era populista, entre agosto del 2015 y noviembre del 2018, enmarcada en la línea de teoría y cultura política de la Maestría en Estudios Políticos de la Universidad Nacional de Colombia, sede Medellín.

** Magíster Estudios Políticos. Sociólogo. Colaborador Honorífico, Universidad Complutense de Madrid.
Adjunct Lecturer, Universidad de Caldas, Manizales, Colombia. Correo: mateovillamilvalencia@gmail.com

Introducción

A punto de comenzar la tercera década del siglo XXI, Colombia se encuentra ante una transformación económica, política y cultural global. Todo indica que parte de una inflexión en el orden mundial vigente y apunta hacia una re- configuración del poder a escala humana. La decadencia de Estados Unidos, los titubeos de la Unión Europea y sus difíciles retos, junto al ascenso vertiginoso de China, tienen tanto causas como implicaciones cruciales para la comprensión del escenario al que se enfrenta Colombia en la era de la información y la comunicación digital.

Para entender lo anterior, la investigación de la que hace parte este artículo utilizó una serie de métodos cualitativos que permitieron localizar e identificar los factores que intervienen en la disposición de la situación actual y prever la tendencia global en términos económicos y, sobre todo, político-filosóficos. Así, la búsqueda, organización y análisis de documentos académicos (autores, áreas de estudio y categorías) y publicaciones periodísticas, a través de una aproxima- ción hermenéutica, histórico-crítica e interpretativa (rastreo de procesos, con- textos y cambios sociales, análisis de medios, y análisis del discurso), permitió llevar a cabo una lectura amplia y elaborar una interpretación rigurosa de la co- yuntura política de una parte esencial de la sociedad global. La labor investigativa arrojó una contextualización pormenorizada de la situación de Colombia en la encrucijada epocal, de alcance civilizatorio, en la que se encuentra la humanidad. Para empezar, es importante resaltar que Colombia parece encontrarse, como en otras épocas de su historia, en un impasse político/filosófico que puede resolverse de dos maneras: una es la forma tradicional, esto es, reforzando las –profundamente desiguales– estructuras y dinámicas de poder vigentes a través de la absorción del descontento y su desarticulación del bloque hegemónico. Y la otra, instituir un nuevo sentido común generalizado que funcione a manera de caldo de cultivo para las transformaciones sociales, que un país ubicado en el núcleo de uno de los polos geopolíticos protagonistas del futuro debe emprender, si quiere alejarse de la amenaza constante del colapso social.

Recordemos el camino andado, para saber nuestros siguientes pasos.

Por: Augusto R. M.

En los últimos dos años desde el plebiscito por la paz, millones y millones de jóvenes han dejado la apatía, decenas de miles han nacido a la actividad política. Ayer votaron por la paz y por una agenda alternativa en el tarjetón por la presidencia, y hoy participan de una agitación social incontenible y sin precedentes.

Pensemos como llegamos hasta aquí; no basta con plantear la aberrante desigualdad e injusticia, la represión y el asesinato constante de líderes, como causas de la movilización. ¿por que se produce justo ahora, y no antes? Después de todo, las privatizaciones, la reducción de los derechos, el ajuste fiscal, la desregulación de los bancos, la depredación minera y las importaciones indiscriminadas, son medidas que vienen imponiéndose desde hace más de 30 años en toda latinoamérica, generando en todas partes ruina, desempleo y crisis ambiental y social. Esto es a lo que llamamos neoliberalismo.

En otros países del continente la crisis llevó a que se eligieran gobiernos alternativos que criticaron estas imposiciones y que han tratado de elegir otros caminos, pero en Colombia la crisis social no había llevado a cuestionar la agenda del poder, hasta ahora, y la razón: la singularidad colombiana, la cruda violencia política, en la que se empantanaron las guerrillas hace décadas, y de la que solo los aparatos de represión del Estado y las mafias han sabido sacar un macabro provecho. La violencia política retraso el surgimiento de una agenda alternativa que defendieran millones y millones. La defensa del plebiscito por la paz en las calles es el punto de partida, en el que multitudes demuestran su hastío por esta violencia. Es a partir de la desmovilización de la guerrilla de las Farc, que la crisis social y ambiental empieza a ganar terreno decisivo.

No menos importante es el hecho de que, esta pura y simple paz imperfecta, ha sido una cuestión que dividió profundamente a las elites colombianas en dos bandos, la burguesía intermediaria capitalina – el llamado santismo, y la burguesía terrateniente o uribismo -íntimamente ligada a la mafia y al despojo violento de tierras; aunque ambos mantienen su compromiso con las medidas neoliberales, es tal la división sobre la implementación de los acuerdos, que ambas facciones de las elites se presentaron divididas en las anteriores elecciones locales, facilitando las victorias insospechadas de candidaturas menos comprometidas con los políticos tradicionales, como la de Daniel Quintero y Claudia López. Mantener esta división de las elites, ha sido una consecuencia de la pura y simple paz, y ha sido una ventaja para las fuerzas alternativas.

DE INVOLUCIONES CON LAS QUE INICIA EL 2020

Por: Carlos Eduardo de Jesús Sierra Cuartas
Magister en Educación Superior, Pontificia Universidad Javeriana
Profesor Asociado con Tenencia del Cargo, Universidad Nacional de Colombia

Un mundo a paso de cangrejo

Que las sociedades humanas no siempre evolucionan, esto es, que no siempre marchan en el sentido de ir más y más hacia estados superiores de humanidad, es algo que no debería sorprender en el fondo. Ante todo, evolución implica cambiar lo que debe cambiarse y conservar lo que es imprescindible conservar. En especial, esto lo tuvo bien claro Herbert George Wells, uno de los maestros indiscutibles de la ciencia ficción basada sobre todo en consideraciones sociológicas, autor que estableció debidamente que las utopías no existen al ser las sociedades humanas sistemas inherentemente inestables inmersos en medios inestables. De aquí que, por ejemplo, careciese de asidero la pretensión de los nazis de erigir un Reich que durase mil años, pues, como bien sabemos, apenas duró doce. En suma, de eso tan bueno no dan tanto. Incluso, mucho antes de Wells, el padre de la sociología, Ibn Jaldún (1332-1406), en su obra magna Muqaddima o Prolegómenos a su vasta Historia de la árabes, un ensayo temprano de filosofía de la historia y de sociología, dejó bastante claro que las sociedades nacen, crecen, alcanzan un cenit, declinan y terminan por desaparecer.

Resulta inevitable pensar en lo anterior al reparar en ciertos sucesos con los que ha iniciado este año 2020, como cierta noticia a propósito de una prohibición de Donald Trump en cuanto a que las instituciones educativas estadounidenses provean alimentación de calidad a sus estudiantes, esto es, basada en el consumo de frutas y verduras saludables, para, en su lugar, favorecer la comida chatarra, como las pizzas y hamburguesas, una noticia con la que están de plácemes, por ejemplo, los empresarios de los alimentos basados en el procesamiento de las papas. De este modo, salta a la vista la involución con respecto a las iniciativas de años pasados promovidas por Michelle Obama como Primera Dama, encaminadas a combatir el problema de la obesidad entre niños y adolescentes. Ahora bien, si en el coloso del norte llueve, por aquí no escampa habida cuenta de que, en el correspondiente correo institucional, no han faltado las alertas dadas por docentes del campo de la nutrición en lo tocante a la mucho mayor disponibilidad de comida chatarra en la Universidad Nacional de Colombia. Y, por el estilo, en otras universidades. En todo caso, si yo visitase los Estados Unidos, no lo pensaría dos veces para preferir una invitación de la encantadora Michelle Obama para almorzar o cenar en su casa. Entretanto, aumentarán otra vez los casos de obesidad, con lo cual destacará de nuevo la contraproductividad propia de los sistemas de educación y de salud propios de las sociedades industriales, o sea, la contradicción entre los fines declarados por sus gestores y los resultados reales.

El desconocido lenguaje del amor

Por: Hernán Augusto Tena Cortés

En el 2019, año marcado por conflictos y guerras que han aumentado los indicadores de violencia y también, periodo en el que se termina la segunda década del Siglo XXI, es preciso hacer una pausa, invitar a la reflexión y concentrar unas líneas alrededor del amor. Y es que además de acercarnos a una descomposición social, se ha vuelto más común de lo normal y casi adagio popular, hablar de relaciones fallidas o de la inexistencia misma de dicho sentimiento.

Paradojas, interrogantes y problemas, son quizá carriles de esa autopista en la que transitan humanos con o sin rumbo y sin distinción de raza. Amor, del que se puede derivar querer, cariño, afecto, afección, amistad o apego es en mayor o menor escala, una emoción universal que cada individuo percibe. Y es que al hacer otra pausa, se podrá especular que la misma incredulidad direcciona a la destrucción.

En la autopista, faltaría un cuarto carril, quizá el más importante y también el de mayor olvido, la comunicación. Imaginemos que los humanos conducen un vehículo llamado código, y que este tiene como objeto llegar a un destino o receptor. Siendo objetivo del diario vivir, el vehículo se debe desplazar con cuidado para llegar en óptimas condiciones al fin. Exactamente eso pasa con la comunicación y los códigos o mensajes que comunicamos.

El núcleo del problema es entonces, que las personas al saber expresarse de manera oral, creen saber comunicar y peor aún, si hablan un idioma o lenguaje en común, dan por hecho estar en la capacidad de enviar y recibir mensajes sin estudiar el campo comunicativo. Olvidan así, que detrás de las palabras o pensamientos, se encuentra la complejidad de la mente humana.

Transitando por espacios diferentes, resultó más común de lo esperado escuchar grupos enteros de personas expresando un profundo cansancio hacia el amor; tanto, que concluyen con frases como, “el amor no existe”. Lo anterior, motivó a realizar una encuesta cuyo objetivo era contrastar dichas conclusiones cargadas de emociones con una pregunta de confirmación que sería respondida quizá en un momento de serenidad. El resultado era de esperarse, 153 personas respondieron que sí creen en el amor y sólo 16 lo hicieron de manera negativa.

¡Basta! ¡No más improvisación! ¡No más atropellos contra los trabajadores!

Por: Carlos Andrés Echeverry

Tanto el gobierno de Iván Duque, como el partido que lo respalda, vienen difundiendo por diferentes medios que las razones que motivan al paro nacional del 21 de noviembre son “fake news” y, para reforzar esa tesis, no han dudado en sostener que no se ha presentado ningún proyecto de ley orientado a reformar el sistema pensional y laboral.

Llama la atención que el uribismo condiciona la protesta social a la presentación de un proyecto de ley. Para ellos, el descontento ciudadano solo se justifica si hay en trámite alguna iniciativa legislativa tendiente a menoscabar los derechos laborales; las intenciones de reforma u otras actuaciones cuestionadas que no requieren de trámite legislativo, deben ser excusadas y obviadas por la sociedad, tal como “todos” los que apoyamos el paro nacional supuestamente hicimos con el gobierno de Santos; en otras palabras, el principio uribista reza que si se fue permisivo con otros gobiernos, también debería ocurrir lo mismo con el suyo, una especie de “derecho al desgobierno sin oposición”.

Ahora bien, frente a la tesis que sostiene la inexistencia de un proyecto de reforma pensional, debemos hacer un breve repaso. El pasado 20 de agosto, el representante a la Cámara por Antioquia, Jhon Jairo Berrío López (Centro Democrático) presentó el proyecto de ley No. 175 de 2019 (publicado en la Gaceta del Congreso No. 771 del 22 de agosto de 2019) que buscaba eliminar el régimen de prima media para universalizar el régimen de ahorro individual por solidaridad (RAIS); aunque la propuesta luego fue retirada, se advertía la intención del partido de gobierno en respaldar un proyecto de reforma pensional que apuntara a la eliminación del régimen de prima media. Personalmente, no me queda duda que una iniciativa de esa naturaleza no la presenta un congresista del Centro Democrático sin el aval del líder natural de ese partido, pues las implicaciones sociales y políticas que de esta surgen no son de poca monta. La estrategia claramente consistía en presentar ese proyecto de ley para mirar la respuesta de la sociedad y así medir las fuerzas políticas para luego tramitar la reforma por iniciativa del gobierno.

Por otra parte, en entrevista del 21 de octubre publicada en el periódico El Tiempo, el ministro de Hacienda, Alberto Carrasquilla, ante la pregunta de Yamid Amat de si se eliminaría el régimen de prima media en la reforma preparada por el Gobierno, respondió que “El régimen de prima media no puede ser algo que desligue lo que se ahorra con lo que se recibe”, evidenciando la intención de eliminarlo para convertir a Colpensiones en una entidad que opere bajo el régimen de ahorro individual, sistema que exige que las personas tengan un monto mínimo ahorrado aproximado de 213 millones en su cuenta individual para obtener una pensión equivalente a un salario mínimo, a diferencia del de prima media que pensiona a las personas con una cifra que oscila entre el 65% y el 80% del ingreso base de liquidación.

UN NUEVO DERECHO: EL DERECHO A LA OSCURIDAD

Por: Carlos Eduardo de Jesús Sierra Cuartas
Magister en Educación Superior, Pontificia Universidad Javeriana
Profesor Asociado con Tenencia del Cargo, Universidad Nacional de Colombia

Lo que sugiere la reciente gala de los premios Emmy

En la reciente gala de los premios Emmy, los conspicuos galardones anuales otorgados a la excelencia en la industria de la televisión, llamó la atención Game of Thrones por lo bien que le fue al respecto: doce galardones, incluidos el de mejor serie dramática y el de mejor actor de reparto en la persona de Peter Dinklage, quien encarnó a Tyrion Lannister. Además, dicha serie ha dejado un legado sugestivo de buenas frases. En particular, la siguiente: “La noche es oscura y alberga horrores”. Ahora bien, esta frase no deja de ser paradójica habida cuenta de que, en los últimos años, ha adquirido relevancia el reclamo de un nuevo derecho, a saber: el derecho a la oscuridad. Incluso, ha inspirado libros acerca del tema, como uno de autoría de Paul Bogard, titulado El fin de la oscuridad. En otras palabras, el reclamo de semejante derecho es la respuesta natural al ocaso de la noche en una era de luz artificial. Es decir, si reparamos en fotografías del planeta tomadas de noche, llama poderosamente la atención la gran iluminación de grandes regiones, como Norteamérica, Europa y Japón. Incluso, en regiones no tan desarrolladas desde el punto de vista industrial, como Colombia, Venezuela y Ecuador, resulta bastante obvia la gran iluminación en sus principales ciudades. Por ejemplo, en el caso de Medellín, si se desea contemplar un bonito cielo estrellado, es menester alejarse de la ciudad en línea recta siquiera un centenar de kilómetros a fin de sustraerse a la correspondiente contaminación lumínica. Sencillamente, el cielo nocturno desaparece al quedar engullido por la iluminación artificial. Estamos en una época en la que las generaciones más jóvenes ya no admiran la Vía Láctea y no viven una noche total al aire libre. En el caso de Medellín, se ha llegado al extremo de ver asociaciones astronómicas que tienden a hacer lo suyo de día, cuestión graciosa, puesto que el pan del astrónomo de a de veras es la noche.

Desde luego, la frase antedicha de Game of Thrones tiene cierto sentido si reparamos en la historia de nuestra especie, la cual incluye el temor a los salteadores de caminos y las criaturas ominosas del inframundo. De hecho, en la historia de la ciencia, destaca una sociedad científica británica conocida como la Sociedad Lunar de Birmingham, constituida por caballeros ingleses del siglo XVIII, tales como intelectuales, filósofos de la naturaleza e industriales, entre los que cabe mencionar a Matthew Boulton, Erasmus Darwin, Joseph Priestley, James Watt, Benjamin Franklin, James Hutton, John Smeaton, Joseph Black y William Herschel, entre muchos más. El nombre de esta Sociedad surgió por el hecho que las reuniones de la misma tenían lugar en los días de Luna llena, cuando, a raíz de la falta de alumbrado público a la sazón, sacaban provecho de la luz extra de nuestro satélite natural con el fin de hacer el viaje de regreso a casa más fácil y seguro.

UN VISTAZO AL 27.O

Por: JAIME VARGAS R.

En Colombia hubo un cimbronazo el 27 de octubre. Aunque los partidos tradicionales se mantuvieron en cantidad de votos, perdieron en general plazas importantes en alcaldías y gobernaciones. Con base a los resultados nacionales por partido para asambleas departamentales ( cifras menos contaminadas por la alianzas o coaliciones) podemos resaltar lo siguiente: redondeando cifras, solo cinco partidos obtuvieron más de un millón de votos. El partido liberal obtuvo 2.2 millones, partido conservador 1.8 millones, partido de la U 1.7 millones, cambio radical 1.6 millones, centro democrático 1.2 millones y partido verde 1.1 millones.

El único que creció en forma importante fue el partido verde. De las cuatro grandes capitales dos fueron para el partido verde, Bogotá y Cali, además de otras alcaldías en ciudades intermedias. No es el interés mirar cifras detalladas en cada región o municipio, solo es mirar tendencias. De los cinco partidos de más de un millón de votos el único que creció fue el verde, los otros cuatro restantes bajaron votación con respecto a las anteriores elecciones.

El otro fenómeno a resaltar son las candidaturas alternativas victoriosas y sorprendentes como la de Medellín, Cartagena, Cúcuta, Manizales, Santa Marta. En Medellín triunfa un candidato joven e independiente en la cuna del uribismo; en Cartagena un líder social anti corrupción recién llegado de su auto exilio por amenazas de muerte, vence a la clase política; en Cúcuta un empresario de 68 años derrota al mandamás de la política que dirigía sus huestes desde una cárcel. En Manizales un joven de menos de treinta años le gana el pulso a liberales conservadores y uribistas. Y en Santa Marta la fuerza ciudadana despoja del poder a un poderoso y oscuro clan familiar de la gobernación departamental.

Y tú, ¿qué esperas para dejar de fumar?

Por: Hernán Augusto Tena Cortés*

Múltiples fenómenos preocupan a los gobiernos y a la humanidad en general. La innovación tecnológica no se queda por fuera, y aunque muchos de los inventos se pueden interpretar como un beneficio para la especie humana; algunos no lo son. El consumo de tabaco a través del cigarrillo es quizá una de las causas de muerte más común en el mundo; se estima que alrededor de 7 millones de personas por año pierden la vida. En Colombia, la cifra no es muy alentadora; al año mueren 32,000, al día 73 y en términos de costos, se aproxima que se gasten 4.2 billones del presupuesto nacional cubriendo esta posible epidemia

Es conocido por los consumidores que fumar es perjudicial para la salud; sin embargo, según Jhon Marulanda, asesor médico de la Liga contra el cáncer, la gente fuma por razones genéticas, sociales, presión de grupo, por probar la nicotina generando adicción o por los mensajes que emite la industria tabacalera.

Dicho lo anterior, el panorama es más preocupante aún, según estudios recientes, se estima que en el mundo hay más de 960 millones de fumadores, el número de personas que dejan de fumar ha crecido, pero también el número de individuos que inician el hábito.

Además, los daños no son sólo para quienes ejercen esta mala práctica. Se registra que anualmente el cigarrillo genera 876 millones de toneladas métricas de dióxido de carbono, que sus desechos contienen más de 7.000 químicos tóxicos que envenenan suelos y mares y que los fumadores pasivos responden al 12% de las muertes anuales que comprometen al corazón.

Teniendo cifras tan alarmantes, hace unos años en China se inventaron los famosos cigarrillos electrónicos conocidos también como vapeadores y dada su innovación, su uso se ha ido extendiendo por diferentes países.

Vale aclarar la importancia de diferenciar entre los mencionados y los HEETS o IQOS. Éstos últimos se conocen en el mercado como los cigarrillos sin combustión; mientras que a los tradicionales, se refieren como cigarrillos con combustión.

SE FORTALECEN LAS FUERZAS ALTERNATIVAS Y PROGRESISTAS EN COLOMBIA.

Por: Mauricio Vargas González

Las fuerzas democráticas de la Paz y el progreso han dado un paso adelante con las victorias electorales del 27 de octubre. Claudia López en Bogotá, Jorge Iván Ospina en Cali, Carlos Caicedo en Magdalena y Daniel Quintero en Medellín representan un avance significativo y fundamental en el tránsito de Colombia al Siglo XXI entendido como:

1) La protección del medio ambiente y su caracterización como un sujeto de derechos –humedales, quebradas, reservas naturales, fauna, flora- lo que implica así mismo el tránsito hacia el transporte público sostenible: Metro en Bogotá, Tranvía de la 80 en Medellín.

2) La consolidación del proceso de Paz que deje atrás el Conflicto Armado, concebido este como una prolongación cualitativa de la violencia histórica y de la confrontación bélica para dirimir las contradicciones políticas y partidistas en el país.

3) La defensa del patrimonio público y de las empresas públicas: EPM en Medellín, ETB y en Bogotá y EMCALI en Cali.

4) La emergencia de nuevos liderazgos, menos ideologizados y más cercanos a la nueva condición ciudadana en las grandes ciudades, fenómeno que resume el filósofo Lipovietsky en la segunda revolución individualista: mayor criterio propio a la hora de elegir en base al acceso a la información e internet junto al auge de las ‘nuevas ciudadanías’.

Lo anterior sin desconocer el enorme peso que sigue jugando la configuración neoliberal de nuestras economías y los problemas que esta lleva asociados, además de un sistema político clientelista, corrupto y la desigualdad e injusticia social que sintetizan. Un voto protesta que se expresó claramente en las pasadas elecciones presidenciales con los 8 millones de votos a favor de Petro y en estas territoriales aunque con opciones menos radicales.

Hay un ascenso de los movimientos sociales en Colombia, que se pueden registrar desde el paro estudiantil contra la reforma a la ley 30, el paro agrario, los paros del magisterio y de los trabajadores, los paros indígenas en el Cauca y el reciente paro universitario. Los últimos tan fuertes que han obligado al gobierno a negociar con los manifestantes y sus organizaciones a nivel nacional. FECODE, CUT, UNEES, MINGA INDIGENA, han desempeñado una importante labor en la defensa de la educación pública, de los trabajadores, del agro y los campesinos, de las comunidades indígenas, en la defensa del patrimonio público y el bienestar de los Colombianos. Y aun cuando sea difícil cuantificarlo, puede advertirse su influencia en los triunfos de los gobiernos alternativos recientemente elegidos. Su aporte en debilitar la imagen del Presidente Duque, del Centro Democrático y de Álvaro Uribe Vélez también ha sido clave. Además del movimiento anticorrupción de la ciudadanía en general, que logró 11 millones de votos y que con su difusión y pedagogía a ayudaron a fortalecer a los alternativos.

¿Paquetazo de Duque repercutirá como en Chile?

Por: Fabio Arias Giraldo

En Colombia siempre se ha dicho que debemos seguir el modelo económico chileno y en esa dirección siempre han actuado nuestros gobernantes desde 1990.

Hoy hay una convulsión social en Chile. La chispa que incendió la pradera fue el aumento del pasaje del metro, pero a pesar de que fue derogado, la inconformidad y la protesta se mantienen, incluso a pesar de la dura represión del gobierno de Sebastián Piñera que nos hace recordar los duros viejos tiempos de la dictadura militar de Augusto Pinochet. Más allá de las acostumbradas explicaciones de estos gobiernos de que todo obedece a la expresión de unos pocos vándalos y terroristas, muchos observadores y estudiosos de distintas vertientes ideológicas y políticas de varios países, desmintiendo lo anterior, se han apresurado a explicar que todo ello obedece a una inconformidad acumulada que subyacía en el aparente buen suceso económico y estabilidad política de Chile, de un país absolutamente desigual y en cual el presidente venía haciendo reformas laborales y sociales regresivas.

Pues bien, Iván Duque prepara para este fin de año, una vez pasen las elecciones territoriales del 27 de octubre, un paquetazo contra el país y los trabajadores que bien puede convertirse en un fuerte detonante social de inconformidad y oposición.

Ello puede ser así, si se revisa el paquetazo en las tres medidas más publicitadas por el gobierno y los gremios económicos.

1- Reforma tributaria. Al declarar la Corte Constitucional inexequible la ley de financiamiento, pero que es exequible hasta el 1 de enero de 2020 a partir del cual es nuevamente inexequible (acomodamiento de la Corte ante el gobierno y los gremios), todo para que las altísimas gabelas ($16 billones según el tributarista empresarial Santiago Pardo) no se perdieran, el gobierno según el minhacienda Alberto Carrasquilla presentará la misma ley pero ahora será una reforma tributaria, porque no se trata de financiar nada. ¿Y el presupuesto del 2020 no dijo que estaba desfinanciado, después de reducción de gastos, en cerca de $8,5 billones y que por eso había que hacer un holding financiero para vender activos del estado, así como también las acciones de Ecopetrol o su filial Cenit, la empresa que maneja los oleoductos en Colombia?

Lo mejor que nos podría pasar con esa ley de financiamiento hoy de reforma tributaria es que se hundiera definitivamente, con lo cual, el gran empresariado nacional y extranjero le tributarían al estado esos $16 billones y con ello no habría déficit del presupuesto 2020 y se reduciría el déficit fiscal.

Sin embargo, congresistas y sectores empresariales han venido sosteniendo que es una oportunidad para mejorar las exenciones tributarias a las empresas, en medidas como, incluir la eliminación del impuesto a los dividendos, al patrimonio, y el cuatro por mil; eliminar el impuesto al consumo y el IVA de los inmuebles, y eliminar el gravamen al componente inflacionario de los intereses. Y convertir todos los bienes excluidos del IVA en bienes exentos. ¡Insaciables los señores! Todo ello argumentando el clásico y ortodoxo axioma neoliberal, refutado por los hechos, de que eliminando impuestos se genera crecimiento y empleo. ¿Y sino cómo se explica de qué después de tener planteado como aumento del PIB para 2019 del 3,6 % lo hayan bajado al 3 % y el desempleo ya esté en cerca del 11%? Si siguen bajando impuestos a las empresas se los trasladarán a los trabajadores y aumentando el IVA a la canasta básica, como fue su primera intención.

¿Por qué el diálogo social no funciona en Colombia?

Por: Edwin Palma Egea

Generalizar siempre es equivocarse, por eso empiezo hablando de una excepción. Esta semana, en el marco de un evento internacional sobre dialogo social en la agroindustria y la minería, organizado por la Confederación Holandesa de Sindicatos FNV, escuché con atención a un empresario colombiano del sector palmicultor, un renglón de la economía colombiana en donde las relaciones laborales han sido tradicionalmente violentas, hostiles y poco ejemplares. El representante de Palmas del Cesar, una empresa con casi 60 años en el sector, hablaba de las bondades que el diálogo social con su sindicato, Sintrainagro, le ha traído a la empresa en productividad, reducción de conflictos y estabilidad.

Un ejemplo que valdría la pena copiara el sector, pues un solo caso no es suficiente para lavarle la cara a Fedepalma. El camino para extender una cultura de diálogo social en el sector palmero es el de la negociación colectiva sectorial, camino que ayudaría a superar los prejuicios de muchos en el empresariado que ven el diálogo social como coadministración y debilidad empresarial y a los trabajadores como enemigos.

Ahora sí, generalicemos. El diálogo social en Colombia no funciona básicamente por tres causas, por falta de iniciativa del gobierno para generar las condiciones que lo hagan efectivo y productivo. Segundo, porque a los empleadores del país no les interesa el dialogo social, le han comprado a algunos abogados y asesores la teoría del “derecho laboral del enemigo” y no les interesa para nada conversar, dialogar con los trabajadores y los sindicatos. Para algunos, la democracia y la vigencia de los derechos humanos en los sitios de trabajo no son admisibles[1]. Y tercero porque la capacidad de negociación de los sindicatos, por regla general, es débil, desde el más bajo al más alto nivel[2]. Una alarmante cifra que demuestra el fracaso del diálogo social en Colombia es precisamente el alto número de tribunales de arbitramento que se constituyen al año para resolver conflictos colectivos del trabajo[3].

Hace cuatro años, la Escuela Nacional Sindical con el apoyo técnico de Invamer – Gallup, realizó la tercera Encuesta de Opinión Sindical. Se realizaron entrevistas en profundidad a 104 dirigentes de sindicatos con más de 350 afiliados, que arrojaron resultados importantes. Por ejemplo, el 94% de los entrevistados creen que los trabajadores tienen voluntad de llegar acuerdos, mientras el 80% considera que son los empresarios los que obstaculizan el diálogo social. Los entrevistados, concluyeron que el sindicalismo colombiano tiene una gran responsabilidad en los temas laborales y sociales, pero desconfían de su capacidad. Por ejemplo, el 60% de los dirigentes entrevistados consideraban que el sindicalismo no es determinante en la negociación del salario mínimo para los trabajadores colombianos. El 44 % señaló que el sindicalismo no era incidente en las políticas laborales del país.

NO A LA GUERRA Y LA VIOLENCIA DEL PRESIDENTE, EL GOBIERNO NACIONAL Y EL CENTRO DEMOCRÁTICO CONTRA EL PUEBLO COLOMBIANO.

Por: Mauricio Vargas González

El día 17 de octubre de 2019 la Asamblea General de Estudiantes de la Universidad Tecnológica de Pereira profirió un comunicado con un mensaje contundente: "Los Estudiantes rechazamos la violencia con fines políticos, ni de parte de los Estudiantes ni muchos menos del Estado".

Y es que aun cuando insisten en los métodos vandálicos una pequeña minoría que no representa el grueso ni la mayoría estudiantil, tenemos un portentoso movimiento universitario que se expresó de manera pacífica, civilista y democrática y CONQUISTÓ de manera masiva y decisiva un Acuerdo con el Presidente Duque.

Ahora el Gobierno Nacional, después de comprometerse a girar 5,87 billones en el próximo cuatrienio y aun con el incumplimiento de los 300 mil millones que deben destinarse a COLCIENCIAS, tenemos que las Universidades deberán correr con las deudas que tiene la nación producto del fracaso en sus defensas jurídicas. Un nuevo atentado contra la dignidad de la juventud estudiosa.

¿Hasta cuándo va a persistir el Gobierno en usar la violencia como herramienta política para aplastar a los movimiento sociales, suprimir los liderazgos políticos e imponer una agenda neoliberal, anti-laboral y feudal que permita el despojo de tierras a los campesinos, el saqueo de los recursos naturales y la feria de nuestro patrimonio público?

Es menester rechazar de manera total a la forma criminal como el gobierno nacional, gobernaciones y alcaldías viene empleando la brutalidad y la barbarie mediante el ESMAD, la policia e incluso el ejército para reprimirnos, poniendo en riesgo nuestra vida, quienes de manera constitucional y creativa venimos luchando por una Educación Pública para todos.

Hay heridos, capturados, golpeados y amenazados por todo el territorio nacional como lo registran los comités de DDHH de la UNEES, más de 15 Instituciones de Educación Superior en todo el país fueron vulneradas el pasado 10 de octubre dejando un saldo de 50 heridos y 89 retenidos.

Obesidad infantil, fenómeno cada vez más alarmante.

Por: Hernán Augusto Tena Cortés*

Son muchas las preocupaciones que inquietan a Colombia y el mundo; en la descomposición social que vivimos, es común escuchar hablar de fenómenos sociales que proyectan corrupción, inseguridad, enfermedades, tristeza y otras lúgubres situaciones.

Hoy se tratará un tema de importancia global como es la obesidad infantil, que cada día afecta más a nuestra sociedad colombiana. Pues según estudios de la OMS (organización mundial de la salud), en los últimos cinco años ha tenido un incremento del 18% al 24%. Es importante mencionar que esta condición se genera por el consumo de alimentos altos en carbohidratos (azúcares) y lípidos (grasas) en la dieta diaria, sumado a la inactividad física (sedentarismo) ambas muy caracteristicas en la sociedad actual como consecuencia del uso inadecuado de las tecnologías, las largas jornadas laborales, la disminución en el tiempo para elaborar los alimentos y la poca importancia que se le da al movimiento como coadyuvante en el desarrollo integral del ser humano.

En suma, cabe aclarar que se considera sobre peso cuando se excede entre un 10% y un 20% el peso ideal para la estatura, y si el sobrante es mayor al 20%, se estima obesidad para niños hasta los 10 años, a su vez la obesidad se define como una acumulación excesiva de grasa corporal y tejido adiposo, considerándose obesa a la persona que tenga un porcentaje de grasa mayor al 25% en hombres y 30% en mujeres.

La mayoría de los casos de obesidad o sobre peso se encuentran relacionados principalmente por factores hereditarios, la mal nutrición y el sedentarismo. Dicho fenómeno, se ha convertido en la segunda causa de muerte en el mundo luego del tabaquismo y en un efecto a la salud mental ya que las proporciones que toma el cuerpo, constantemente vulnera a burlas y desprecios en todos los ámbitos, especialmente en el escolar.

Luego de analizar los índices de obesidad y sobre peso, se concluye una falta de conciencia y quizá un desconocimiento alrededor de lo que sería una nutrición infantil adecuada. En ese sentido, se enfatiza en la necesidad de ingerir en su dieta diaria la cantidad de nutrientes necesaria para el normal crecimiento y desarrollo de los niños (proteínas, carbohidratos, vitaminas, minerales y grasas)

SONRÍO NO SE NECESITA

Por: JAIME VARGAS RAMÍREZ
Mayo 20 de 2019
Rionegro Antioquia

Una polvareda se ha levantado en Rionegro por la intención del alcalde de modificar el actual sistema de transporte urbano público por medio de la creación de una empresa llamada SONRÍO, nombre que se le dio al nuevo sistema de transporte integrado del municipio que se piensa implementar. Los transportadores se han dividido al respecto, unos han accedido a firmar un acuerdo con la administración y otros están dispuestos a dar la pelea contra la nueva modalidad del transporte. Pero no solo el descontento se palpa en Rionegro, también se da en municipios aledaños ya que la implementación de Sonrío implicaría que vehículos de transporte intermunicipal no puedan entrar al centro de la ciudad, perjudicando en forma grave, tanto a transportadores, como a usuarios.

Llevo poco tiempo viviendo en Rionegro, y la verdad, me gusta su transporte público, pues no encuentro, como en otras ciudades, sobrecupo, inseguridad, guerra del centavo, incomodidad o contaminación. Es decir, la problemática caracterizada por los estudiosos del tema, como son: tiempo de viaje, seguridad, comodidad, confiabilidad y tarifa, no existen como impactos negativos sobre los usuarios.

Quizá pueda haber un problema de sobre oferta el algunas rutas y operación inadecuadas, que tendrían solución sin necesidad de cambiar lo que hay por un nuevo sistema, que acarrearía, como ya está ocurriendo, un largo y costoso conflicto social en el Oriente Antioqueño por cuenta del capricho de un alcalde que va de salida.

Pensamiento Negativo, Marcuse y el Magisterio Colombiano. Una tentativa unificadora

Por: Esteban Morales Estrada
Historiador y docente.

I

En el año 2018 surgió en la ciudad de Medellín ennegativo ediciones(1) , apuesta que pretende traernos traducciones al español de textos inéditos o raros en nuestro medio, de una serie de pensadores vitales para intentar enfrentar el colosal y casi irreversible avance del capitalismo actual, caracterizado como un sistema irracional y explotador. Y es que lejos de un lenguaje positivo, propio de los libros de autoayuda y los famosos cursos de coaching, que hacen que el sujeto construya una imagen deformada del mundo, donde él es el culpable de su destino, la tradición marxista (posiblemente la más sólida crítica al capitalismo con la que contamos), nos enseña que es el mundo, en un nivel estructural, el que va de mal en peor. He ahí la reivindicación que se hace de lo negativo como posibilidad de ver más allá y transitar o recorrer otro sendero, teniendo presente que este no es plano, homogéneo y mucho menos tranquilo. Lo peor que nos podría pasar sería dejar de insistir en nadar contra la corriente y normalizar, naturalizar y aceptar sumisamente esta realidad, lo que es obviamente un camino más fácil para el sujeto y para el opresivo sistema.

Sin embargo, la acción o las posibilidades políticas son cada vez más limitadas, dada la apoliticidad y disminución de la clase trabajadora directa, cuando no su plena inserción en el sistema capitalista y su defensa de dichos valores y dinámicas. No es descabellada aquella expresión de que en Colombia cada vez hay menos industria y menos sindicatos. Imperan los servicios y la banca frente a la producción directa de forma cada vez más apabullante y visible.

Pero la lucha estratégica o por lo menos la tentativa de esta batalla contra la imperturbable adaptabilidad capitalista, quizá el más importante distintivo de su sobrevivencia y permanencia como sistema, no se hace lanzando piedras, ni dejando de tomar Coca-Cola, acciones que no hacen mella alguna y que nos dejan falsamente satisfechos. Las hazañas por ahora deben ser teóricas, retomando la idea allthusseriana de que la filosofía es un campo de batalla, donde se pueden entender los problemas y sacar algunas referencias para enfrentarse a los mismos. De ahí la importancia de la reivindicación de los más importantes teóricos del marxismo, labor que ennegativo está llevando a cabo de manera admirable, y que da como fruto la publicación del texto Escritos sobre dialéctica y marxismo de Herbert Marcuse(II) , filósofo alemán perteneciente a la llamada primera generación de la Escuela de Frankfurt, y cuyo texto El Hombre Unidimensional es bastante conocido como radiografía de la sociedad norteamericana después de las inhumanas y destructivas guerras mundiales. Aprovechemos entonces este espacio para recordar su pensamiento a 40 años de su muerte en 1979, resaltando algunos aspectos de su ensayo El marxismo y la nueva humanidad: una revolución inacabada incluido en el texto de la editorial reseñada.

POSITIVA LA INTROMISIÓN DEL GRINGO EN EL PAÍS

Por: Marcelo Torres
La Picota, 10 de mayo de 2019

Me parece positiva la abierta intromisión gringa que se viene ejecutando en Colombia y cuya más reciente manifestación es el retiro de visas a magistrados colombianos.

Positiva: porque podría poner en el centro de la atención pública la intromisión gringa en la vida nacional, cosa que dista mucho de ser asunto característico de las primeras planas, titulares o temas recurrentes de los grandes medios colombianos. Debate que sería enormemente saludable, cuanto más generalizado, mejor.

Positiva: porque tanto la presión ejercida sobre las Cortes Constitucional y Suprema, como la descarada intromisión del embajador Whitaker sobre el Congreso, revelan sin confusión o duda alguna, con toda claridad, la inadmisible intrusión gringa en los asuntos del país. Dejan al descubierto, sin posibilidad de disimular su fondo, que el gobierno gringo también es partidario de deformar o imponer regresivas enmiendas a los acuerdos de paz. Cuanto más asimilen amplios sectores del país esta acción inaceptable de Estados Unidos quien se proclama “salvador de la democracia”, como lo propala respecto de Venezuela en medio de extendida credulidad inducida por el complejo mediático internacional progringo, más terreno se habrá ganado para las luchas democráticas en curso.

Positiva: porque deja al gobierno en el lugar que le corresponde por su actitud y políticas concretas frente a Estados Unidos: como un gobierno sumiso, servil, que se desvive por satisfacer los mandatos de Washington pero ni por asomo defiende la soberanía colombiana ni los intereses del pueblo. El uribismo ha instaurado el gobierno de los yesmen por antonomasia cuya divisa es “mi presidente Trump”. Pero en definitiva, el fallo del pueblo no dejará impune esta afrenta a la soberanía y al interés colombiano.

Sobre la filosofía y el pensamiento burgués.

Por: Mauricio Vargas.

La filosofía burguesa es una importante institución del pensamiento humano. Algunos incluyen los clásicos griegos, romanos o egipcios dentro de este acervo ideológico. Toda vez que fueron grandes civilizaciones, el imperio egipcio duró 3000 años, por ejemplo.

Aunque fueron Estados y sociedades esclavistas, lograron un importante desarrollo en el comercio y en el campo de la producción intelectual. Dos obras literarias fundamentales de estos periodos son La Odisea y Las mil y una noches. Estas novelas esbozan ya un prematuro pensamiento proto-burgues, la incipiente racionalidad de la élite, ciudadanos, amos y esclavistas. El alma de estas novelas gravita en torno al individuo, a su preeminencia por encima de las fuerzas de la naturaleza; los poderes; las comunidades; los destinos; la primacía de la razón sobre la pasión; la importancia ética de la renuncia y el sacrificio para alcanzar metas y no perderse en el camino.

Sin embargo es con el Renacimiento donde esta corriente adquiere una definición real, donde adquiere una dimensión política e histórica concreta que le dieron su carácter de clase, toda vez que sus doctrinas asumen un compromiso: rebelión contra la opresión.

El descubrimiento de América fue el episodio épico definitivo que marcaría el rumbo de la humanidad hacia la razón y hacia el capitalismo, dejando atrás la superstición y la monarquía feudal.

Con la Primera y Segunda Guerra Mundial, el pensamiento europeo se encuentra de frente con el lado oscuro de su consciencia: la explotación del hombre por el hombre, el imperialismo, el genocidio, la guerra, la muerte en masa. Además, registran como este ideario, que una vez fue anti-autoritario, ilustrado, humanista y filantrópico, terminó degenerando en un positivismo castrado de reflexión teórica, en un pensamiento prisionero por la primacía de los hechos vulgares (medibles, cuantificables, repetibles, etc)

Razón, mito y deseo. Adquirir la lógica –dialéctica- y liberar el placer.

Por: Mauricio Vargas González.

Cuando el mono empezó a transformarse en hombre mediante el trabajo -La transformación de la materia para satisfacer sus necesidades- empezó este a representarse el mundo. Símbolos y toda clase de hallazgos arqueológicos nos permiten observar como pensaba el hombre en los albores de nuestra especie: seres fantásticos, magia, relatos imposibles.

El hombre se identificaba con su entorno, con los fenómenos naturales y en general con el universo, se atribuía almas de animales, de árboles, le asignaba a las cosas la propiedad del sujeto –consciencia, pensamiento, voluntad-. Los procesos naturales como el crecimiento de las plantas eran representados mediante dioses con personalidad y finalidad propia. Era un mundo donde no teníamos el control, los Dioses lo eran todo…

Cuando el hombre declaró en la Edad Clásica que el Ser es, marcó un hito dentro de la aventura del pensamiento humano. Lo fundamental es que el hombre por primera vez supo separar la idea del objeto antes confundidas en el tótem. Esta invención de la lógica –aristotélica- mediante el uso de silogismos, juicios, afirmaciones y negaciones y el descubrimiento del ‘ser absoluto’ platónico constituyen nada menos que la fundación de la razón.

Una lógica que sirve para distinguir, delimitar y relacionar los objetos, formas, cualidades, sustancias. Una herramienta muy útil por cierto para el que el señor esclavista pudiera administrar sus negocios, esclavos y recursos sin tener que estar presente en la inmediatez del tiempo o en el espacio de sus dominios.

La lógica representa el inicio de toda civilización, toda vez que permite despejar el camino… para escapar del sacrificio sagrado, de los chivos expiatorios, del dogma, de toda falsedad. Rompe con la satisfacción de la inmediatez –sensualismo, existencialismo -o de las trascendencia –teología- para exigirle a la mente el reto del pensar, de la reflexión, la metáfora, pero también del plan, de la posibilidad, de la acción, de la transformación, del futuro ‘auto-generado’ –lo diametralmente opuesto al destino- Es decir, más que nada, la lógica invita a la negación…

Globalización, Paz y jóvenes.

Por: Mauricio Vargas.

En el contexto de la globalización neoliberal, donde todo se vuelve un negocio: derechos como la salud y la educación y donde se privatizan empresas públicas para enriquecer fortunas privadas, es fundamental el papel que debe jugar la sociedad civil, los ciudadanos y en especial los jóvenes, para la construcción de democracia y la defensa del patrimonio público y de las instituciones y los derechos.

En cualquier ámbito pueden leerse los efectos de la economía de mercado: Hospitales públicos y universidades desfinanciados sistemáticamente, venta de empresas estratégicas del país - como Isagen- , reformas tributarias regresivas –como la actual-, la precarización laboral, la primarización de la economía – “la locomotora minera”- etc.

Hablamos en un contexto internacional, de una élite del 1% de la población mundial que está acaparando la riqueza de todo el mundo y que mediante las entidades financieras y
políticas fiscales, han logrado someter a los gobiernos y derribar la soberanía de los países.

En el marco de la lucha de la ciudadanía por sus derechos y en su resistencia al modelo foráneo, se conquistó la alcaldía de Gustavo Petro en Bogotá. Las sanciones que le impusieron a este se enmarcan dentro de esta confrontación fundamental entre los intereses de la ciudadanía y de capitales nacionales y foráneos. Petro introdujo un nuevo esquema de aseo con el fin de fortalecer la participación de las empresas públicas así como darle cumplimiento a sentencia de la Corte Constitucional e incluir a los recicladores en la prestación de este servicio. Así mismo, bajó las tarifas de Transmilenio para garantizar el acceso a este servicio por parte de la población más vulnerable. En ambos casos, jueces al servicio de los negocios y de los privados, lo sancionaron por ser políticas que van en contra de la lógica de negocios del neoliberalismo. Aducen que violó el principio de libre competencia y que produjo detrimento patrimonial. Argumentos amañados que tienden a desconocer que estas políticas garantizaron la prestación de un servicio y atendieron el principio del interés general.

Ojos bien cerrados (Eyes Wide Shut) un comentario sobre la época.

Por: Mauricio Vargas González

Stanley Kubrick es un director norteamericano quien al lado de Scorsese, Ford Coppola, Polanski, representan lo mejor de una época en las producciones cinematográficas internacionales. Conocido por películas como la Naranja Mecánica, Lolita y 2001: Una odisea en el espacio.

Martin Scorsese alguna vez acuño: "Uno de sus filmes… es equivalente a 10 de otro director. Ver una película de Kubrick es como mirar la cúspide de una montaña. La miras y te preguntas ¿Como pudo alguien escalar tan alto?”.

Ojos bien cerrados (Eyes Wide Shut: 1999.) fue su última película, con Nicole Kidman y Tom Cruise, como protagonistas, ambientada en la "capital del mundo" New York y con un interesante texto sobre una pareja arribista de clase media y subtextos que abarcan desde la lucha de clases hasta el esoterismo criminal clandestino de la élite. Puede ser esta película un agudo comentario sobre la cultura de la humanidad contemporánea en pleno tránsito del siglo XX al XXI. Un comentario sobre la condición humana y sobre la miseria posmoderna en términos de la ética y la existencia, o de la ética de la existencia.

La historia trata básicamente de las vicisitudes de una pareja. Bill (Cruise), a raíz de estas dificultades, inicia un interesante recorrido por distintas situaciones, como inspirado y guiado por un impulso tanático.

“Mientras la aristocracia financiera hacía las leyes, regentaba la administración del Estado… se repetía en… la misma prostitución, el mismo fraude descarado, el mismo afán por enriquecerse, no mediante la producción, sino mediante el escamoteo de la riqueza ajena ya creada…

En las cumbres de la sociedad burguesa se propagó el desenfreno por la satisfacción de los apetitos más malsanos y desordenado… el desenfreno por el que el placer se convierte en crápula y en el que confluyen el dinero, el lodo y la sangre.

La aristocracia financiera, lo mismo en sus métodos de adquisición, que en sus placeres, no es más que el renacimiento del lumpenproletariado en las cumbres de la sociedad burguesa.”.
Carlos Marx: Las luchas de clases en Francia de 1848 a 1850.

DE LAS CANDIDATURAS POR FIRMAS O EL TESTAFERRATO POLÍTICO

    En Pereira, por ejemplo, dos candidatos tradicionales y de casas políticas clientelistas y politiqueras, posan de independientes tan solo porque recogen firmas y crean movimientos de garaje, fútiles y momentáneos, son tradicionales porque vienen de partidos clásicos como el Conservador y el Liberal (hoy en coalición) y la U. Y no son independientes porque en sus propuestas no hay nada que los haga ver como tal, y porque detrás de esas planillas con firmas hay un jefe político que todos saben quién es, pero que nadie nombra y que los tiene como comodines para negociar secretarías y burocracia con el siguiente en lista para la Alcaldía y Gobernación de turno.

Por: Miguel Ángel Rubio Ospina.

Está de moda recoger firmas para todo; en las calles, uno se encuentra grupos de gente con gorras y camisetas marcadas, tabla en mano y lapicero, solicitando una firma que respalde la aspiración de un candidato a la Alcaldía, a la Gobernación y en otrora a la Presidencia, cuando no son los próvida promoviendo referendos religiosos para tumbar el aborto y la anticoncepción.

Para la consulta anticorrupción se recogieron firmas, para derogar el mandato de Peñalosa, para tumbar los Acuerdos de Paz, para implementar la cadena perpetua a violadores de niños y mujeres y así en los últimos años, se ha firmado para tantas cosas, que las causas por las que se piden rubricas en la calle se agotan en la memoria; y como si no fuera suficiente hoy por hoy, en cadenas de whatsapp o correos electrónicos masivos, se solicita firmar peticiones virtuales, que pretenden respaldar causas tan diversas como tumbar la declaratoria de gran colombiano a cierto expresidente, o proteger los osos polares.

Sin embargo, y aunque el mecanismo de recolección de firmas pretendía enriquecer el ejercicio democrático y electoral, permitiendo que nuevos liderazgos políticos surgieran sin el aparato vetusto, clientelista y anacrónico de la mayoría de partidos tanto de derecha, como de izquierda, este se ha prostituido de tal modo, que se convirtió en el principal factor de corrupción solapada y testaferrato político, si se me permite la acuñación del término.

Los «chalecos amarillos»: un objeto social no identificado

Por: Eduardo Febbro

La secuencia de insurrección social abierta a mediados de noviembre de 2018 por los «chalecos amarillos» sigue pesando sobre el mandato del presidente Emmanuel Macron. El Poder Ejecutivo francés apostó por la extenuación de este movimiento que surgió en octubre en las redes sociales –Change.org, Facebook– pero, en vez de dislocarse, los «chalecos amarillos» se afianzaron como voz legítima y terminaron abriendo una secuencia política y otra institucional que condicionan los pasos del gobierno.

La rebeldía amarilla fue al principio una suerte de «objeto social no identificado»: la expansión y los orígenes sociales de sus protagonistas condujeron a los comentaristas a situarlos en una suerte de imaginaria «Francia invisible». Sin embargo, esa Francia solo era invisible para las elites urbanas y tecnológicas que asimilan con la periferia o la invisibilidad cualquier territorio que esté fuera de sus barrios. Los gilets jaunes son, de hecho, el elemento narrativo auténtico del gran relato engañoso de la globalización.

Desde sus periferias, a la vez suburbanas, rurales y perirrurales, los «chalecos amarillos» se lanzaron a la denuncia del mundo en el que todos vivimos: injusto, desigual, embaucador y lleno de castas que se protegen a sí mismas sin la más mínima noción de cuerpo social.

LA CONSULTA ANTICORRUPCIÓN: BALANCE DEL PRESENTE Y PROYECCIÓN A FUTURO.

Por: MIGUEL ÁNGEL RUBIO OSPINA

El pasado domingo 26 de agosto, Colombia vivió, sin lugar a dudas, su más importante jornada democrática desde el plebiscito del 57, convocado por el entonces General Rojas Pinilla, y que trajo avances como el voto femenino entre otros asuntos de no menos relevancia nacional. Quizás el evento más cercano en el tiempo y más contemporáneo por lo menos a los ahora jóvenes de mi generación, sea el fenómeno electoral de séptima papeleta que convocó a todas las fuerzas democráticas de la nación a la consolidación de una nueva carta constitucional, cuyo mayor logro ha sido convertir el país en un Estado Social de Derecho, aunque aún falten muchos esfuerzos desde la institucionalidad para que esta condición sine qua non se cumpla ad eternam en nuestra nación.

Esa misma carta magna, contempla en sus apartados y capítulos los mecanismos de participación ciudadana, cuyas mecánicas hacen participes a los ciudadanos, de las decisiones más relevantes en la organización y liderazgo del país, y que además reconoce el ejercicio pleno de la ciudadanía ya no esta como condición de nacimiento, sino como ejercicio político y ciudadano. Lo que legítima el concepto del Estado Social de Derecho, como la máxima expresión de poder del constituyente primario de toda nación que se dice a si misma democrática.

En este orden de ideas, entra como un mecanismo atenuante y de suprema relevancia la consulta popular, como herramienta de gestión de las políticas comunitarias y sociales, que partiendo de diagnósticos ciertos, son llamadas a generar las propuestas de cambio o de concertación de las decisiones que el ejecutivo o legislativo toman.

La NO-VIOLENCIA debe orientar la izquierda y el marxismo en Colombia.

Por: Mauricio Vargas González.

A nombre del Marxismo y de la Izquierda se han cometido las peores aberraciones en el país.
Hablo de la lucha armada, del terrorismo, el secuestro y de los discursos del odio. Decía Francisco Mosquera que el foquismo, la guerrilla, la combinación de las formas de lucha y todas esa “teorías” y prácticas que legitimaban y fundamentaban la violencia obedecían más a una “táctica terrorista” que a una política popular, usada entre otras cosas por las élites liberales y conservadoras desde la Independencia hasta mediados del siglo XIX y por el Uribismo ya en el siglo XXI.

El maoísmo planteó que el sentido de la política es “servir al pueblo”, ese es el verdadero sentido de una revolución democrática que requiere Colombia. Esa concepción pequeño-burguesa “infantil y rígida” propia de “políticos astutos y clérigos piadosos” ha traído tremendos sufrimientos al pueblo explotado y ha estimulado que la mafia, los terratenientes y la extrema-derecha impulsaran la creación de las autodefensas, las convivir y todo tipo de organizaciones sicariales para exterminar los líderes sociales.

Quien ve al indigente, al indígena desterrado, al niño violado, a la adolescente prostituida y en general a todos los humillados de este país -que es uno de los más desiguales el mundo- y piensa en violencia, es porque le hace falta “descalzarse” y ponerse al servicio de los que sufren, pues quien se sacrifica y lucha de verdad, no le queda tiempo para esas elucubraciones fantasiosas que tanto daño le han causado a los campesinos y masas urbanas empobrecidas de las ciudades.

Páginas