PARA USAR BIEN EL TIEMPO EN LA EMERGENCIA

(Una pausa en el agite de la cuarentena).

Por: Arturo Villarreal Echeona

Todos habrán experimentado en estos días la dificultad para hacer rendir el tiempo, a pesar de la cuarentena, que nos exime de las rutinas laborales. Eso es debido principalmente a la urgencia de mantenerse actualizado sobre los distintos aspectos de la epidemia emergente, sobretodo las recomendaciones terapéuticas, sanitarias y convivenciales Pero también la necesidad de información más general, que permita tener el criterio y el comportamiento más conveniente y ajustado a las circunstancias.

Eso implica el manejo de un gran volumen de información, que nos inunda a través de las redes en forma de videos, audios, fotos, documentos y avisos. Para no hablar de la fuente televisiva y de la radio, aunque éstas se vuelven cada día menos determinantes. Y significa también un elevado nivel de intercambio con los amigos y colectivos en función de nuestras necesidades afectivas, laborales, o de compromiso social. Si a ello le sumamos las ocupaciones domésticas y familiares que entraña para hombres y mujeres el obligado encierro en casa, la presión de las exigencias puede llevarnos al estrés. Algunos sencillamente decidirán relajarse y hasta darse a la locha aprovechando la cuarentena. Pero otros, quizás la mayoria, por razones de naturaleza o de conciencia, como en mi caso, no podremos acogernos a esa opcion. Nos vemos, pues, obligados a seguir abriendo mensajes, viendo fotos, descargando videos, examinando documentos en diagonal, dando likes, compartiendo, comentando, chateando, hasta los límites de la locura, so pena de perder los amigos, caer en el ostracismo o quedar coronados por el virus. Viendo el problema desde mi óptica de periodista (me gusta esta vieja designación del oficio), una solución para todos podría ser que la gente llegue a entender la importancia de la eficiencia en la comunicación.

Un nuevo informe de la CEPR muestra que la OEA "tergiversó datos y pruebas" en su informe final de auditoría para justificar las acusaciones de fraude electoral en Bolivia

Washington, DC - Un nuevo e importante estudio del Centro de Investigación Económica y Política (CEPR) examina las fallas del "Informe Final" de la auditoría de la Organización de Estados Americanos (OEA) sobre los resultados de las elecciones de octubre en Bolivia y muestra que los autores de ese informe tergiversaron los datos y las pruebas en un aparente intento de apoyar las anteriores afirmaciones de la OEA sobre manipulación intencional por parte de las antiguas autoridades electorales de Bolivia. El documento del CEPR sigue a un reciente y muy publicitado análisis estadístico de los resultados de las elecciones de Bolivia realizado por Jack Williams y John Curiel, dos investigadores a los que el CEPR había encargado y que trabajan con el Laboratorio de Datos y Ciencias Electorales del MIT.

La OEA ha criticado el análisis anterior del CEPR, así como el de Williams y Curiel, por descuidar ciertos aspectos de las elecciones bolivianas, como las hojas de recuento de votos defectuosas y la presencia de "servidores ocultos" utilizados en el procesamiento de los resultados de las elecciones. El nuevo documento de 82 páginas del CEPR, "Observando a los Observadores", del investigador asociado Jake Johnston y el economista David Rosnick, examina estos y otros factores en detalle, proporcionando una amplia refutación al Informe Final de la OEA, y encontrando que "no proporciona ninguna evidencia de que esas irregularidades hayan alterado el resultado de las elecciones, o hayan sido parte de un intento real de hacerlo".

"Es evidente que el Informe Final de la OEA, que la organización ha pregonado como la última palabra sobre lo que ocurrió en las elecciones de Bolivia, no ofrece las pruebas necesarias para demostrar que hubo fraude y que éste afectó a los resultados de las elecciones", dijo Jake Johnston. "Más bien parece que pretende justificar las acusaciones precipitadas y en última instancia indefendibles, pero muy perjudiciales, que la OEA ha hecho repetidamente, a partir del día después de las elecciones".

Después de que la OEA ayudara a perpetuar una falsa narrativa de fraude, el gobierno de facto de Bolivia ha utilizado el Informe Final para justificar la destitución del Presidente Morales, su consolidación antidemocrática del poder y su persecución de los ex funcionarios del gobierno. Decenas de ex funcionarios electorales están actualmente detenidos en espera de juicio por su presunta participación en el fraude electoral.

Ciclo de conferencias: Bioética Global.

Invitadísimos a este ciclo de conferencias orientadas por nuestro importante colaborador de Nueva Gaceta en Medellín, el profesor Carlos Eduardo Sierra Cuartas. ¡No se lo pierdan!

Ciencia para la soberanía, la Paz y la democracia.




Colombia frente a la ONU: entre la transgresión y el ridículo

Por: Consuelo Ahumada

Si hubiera que describir en pocas palabras la proyección internacional de la política de Iván Duque en año y medio de su mandato, habría que destacar dos rasgos. El primero, su disputa permanente, cuando no franco enfrentamiento, con las Naciones Unidas y sus agencias en Colombia, en especial en cuanto a los derechos humanos y la implementación del Acuerdo Final con las antiguas FARC. El segundo, el esmero con el que el Presidente acoge las imposiciones de Trump y le reitera una y otra vez, mediante acciones y palabras, su disposición a convertirse en su aliado principal en una región tan convulsionada como América Latina.

Ambas apreciaciones guardan estrecha conexión con los valores que imperan en el orden global en los tiempos que corren y que atentan contra la consolidación de la paz, aquí o en cualquier rincón del mundo. Se expresan en mayor exclusión económica y social, xenofobia y racismo, prevalencia de las armas de la muerte sobre el diálogo y la negociación, negación del cambio climático, entre otras tendencias nefastas.

Tres años después de su firma, la implementación del Acuerdo atraviesa por serias dificultades. Es ostensible el incumplimiento de los puntos fundamentales del mismo, por parte del Gobierno Nacional. Un asunto crucial es la protección de la vida de los excombatientes, que vienen siendo amenazados y asesinados, junto con cientos de líderes sociales. Frente a ello, la respuesta de las autoridades ha estado marcada por indolencia, abandono, displicencia, irrespeto. En varios de estos casos ha habido franca complicidad de agentes del Estado. Altos funcionarios del gobierno insisten en minimizar y banalizar la situación, muchas veces con comentarios desafortunados, y en responsabilizar al narcotráfico y a los grupos de la disidencia, de manera abstracta. Mientras tanto, hay indicios claros del retorno a algunas de las prácticas más temibles de la llamada seguridad democrática.

LA PAZ DE COLOMBIA, EL PACIFISMO Y LA NO-VIOLENCIA PARA LA EMANCIPACIÓN

Por: Mauricio Vargas González.

La lucha por la Paz, la soberanía y la democracia en Colombia es pacífica y no-violenta o no lo es. La violencia en Colombia es reaccionaria y sirve a los intereses más oscuros: mafia, narcotráfico, combos, corrupción, politiquería y a la explotación de la naturaleza y de los seres humanos más cruel y descarnada. Este es un país supremamente violento, es si no el más, uno de los más violentos de América Latina o de Sur América. Y vemos como ese flagelo ha impedido precisamente los cambios que en nuestro continente se han denominado como Los Vientos del Sur.

La prueba es que solo después de que se firmaran los Acuerdos de Paz es que se lograron los 8 millones de votos para Petro, los 11 millones para la consulta anticorrupción, un victorioso Paro Universitario y el exitoso Paro Nacional que ha movilizado el grueso de la sociedad colombiana de manera pacífica y no-violenta. Gracias a la Paz, no solo se han conquistado gobiernos alternativos en las principales ciudades colombianas, sino que la movilización social ha logrado alcances sin precedentes y como algo que no ocurría hace mucho tiempo, amplios sectores de la sociedad colombiana marcharon alrededor de un pliego de exigencias que recoge las principales preocupaciones y necesidades de la sociedad civil.

Hoy el camino es el que han abierto los Acuerdos de Paz, con la JEP, la implementación de los mismos y las reformas democráticas que se logren con la movilización social pacífica, no-violenta, con la simpatía de la opinión pública y de los amplios sectores de la sociedad colombiana.

Gandhi y Luther King son ejemplos de que la No-Violencia y el Pacifismo, lejos ser baladí, son realmente herramientas muy poderosas que pueden conquistar los espíritus y el alma de todo un pueblo para lograr los derechos, la libertad y la emancipación. Y Gramsci nos recuerda que en las ‘sociedades occidentales’ y en la democracia –burguesa-, la pugna cultural e ideológica es definitiva, por encima incluso de la coerción del Estado para sostener unos consensos y acuerdos que mantienen en pié el edificio productivo y social. Y es en este campo de batalla, el de las ideas, los valores y los principios, donde hay una brecha, un resquicio, una oportunidad para que las clases trabajadoras logren derrotar a las élites gobernantes. Y es allí, donde la Presidencia de Iván Duque se encuentra duramente cuestionada por la movilización ciudadana que no cesa, cacerolazo tras cacerolazo, cae la popularidad del jefe de Estado.

DE ZONAS DE INTELIGENCIA EN COLOMBIA: ¿EN DÓNDE ESTÁN?

Carlos Eduardo de Jesús Sierra Cuartas
Magister en Educación Superior, Pontificia Universidad Javeriana
Profesor Asociado con Tenencia del Cargo, Universidad Nacional de Colombia

¿Será acaso una exageración afirmar que el mundo actual parece estar gobernado por la tontería? Y no solo a gran escala, de gobiernos de países, potencias y corporaciones. De entrada, cabe descartar este temor si tomamos en consideración una excelente definición brindada por el historiador Carlo Cipolla para lo que es la estupidez, empleada por él para el análisis de diversos episodios de la Historia. En efecto, Cipolla clasifica las interacciones entre los seres humanos, sea entre individuos, sea entre colectivos sociales, con la ayuda de un diagrama cartesiano bidimensional, con sus cuatro cuadrantes. De este modo, en el cuadrante en el que X e Y interactúan de manera que ambas partes salen ganando, tenemos las acciones inteligentes. A continuación, en el cuadrante en el que ubicamos las interacciones en las que X pierde e Y gana, están las acciones ingenuas, aunque caben también aquí las acciones altruistas. Luego, las acciones malvadas corresponden al cuadrante en el cual X gana e Y pierde. Por último, en el cuadrante restante tan solo quedan las interacciones en las que ambas partes salen perdiendo. Ahí, ni más, ni menos, quedan localizadas las acciones estúpidas. Y vaya que éstas abundan como verdolaga en playa según nos lo recuerda una frase que data de la Antigüedad, a saber: Stultorum infinitus est numerus, o sea, que el número de los necios es infinito. En todo caso, contra la estupidez humana, los propios dioses luchan en vano.

En Colombia y Latinoamérica, ni se diga si reparamos con cuidado en su trágica historia, marcada por un largo historial de violencia extrema, expresión misma de la estupidez. En las realizaciones recientes en materia de series televisivas, llama la atención una producción colombo-chilena titulada Sitiados: La otra cara de la conquista, con su primera parte ambientada durante la guerra de Arauco entre los españoles y los mapuches (1598-1601); y la segunda, quince años después, en Cartagena de Indias. Más aún, hay una tercera entrega, Sitiados:México, que transcurre en Veracruz en la segunda mitad del siglo XVII. Son tres series bien logradas que permiten una mejor comprensión de las raíces de la violencia en Latinoamérica, una violencia íntimamente ligada a la concentración de la riqueza en pocas manos y a los obstáculos que han impedido la consolidación del modo científico de entender el mundo en estas tierras, lo cual equivale a decir que tanto en Colombia como en Latinoamérica han sido una verdadera rareza las zonas de inteligencia, un concepto clave elaborado por Morris Berman como parte de sus propuestas para capear el actual período de infausto oscurantismo por el que pasamos en el mundo, el que, según cabe temer, durará no menos de un siglo.

Una interpretación sobre la actualidad de la novela Manuela y lo que nos dicen sus animales

Texto presentado en la Universidad Nacional - Maestría en Estudios Literarios

Por: Absalón Cabrera*

El siguiente ensayo versa sobre los animales que aparecen en la novela Manuela de Eugenio Díaz (1858), en la que, sin lugar a dudas, el autor parece aprovechar literariamente sus características en forma metafórica para hablar sobre la sociedad que se ambienta. Sin olvidar lo que algunos teóricos han denominado como una novela de costumbres, el uso metafórico de los animales suscita la reflexión en cuanto a la intención satírico-reflexiva del autor. Unos chiribicos que comienzan una historia, que impiden el descanso de un viajero en una posada de mal abrigo; un marrano que comienza una revolución, y que pone en apuros a un pueblo que se siente preso por el manejo inescrupuloso de las instituciones por parte de algunos dirigentes; micos que se salvan de ser atacados por el hombre gracias a tener rasgos parecidos al ser humano; entre muchas otras metáforas de animales que usa el autor y llevan a pensar que hay una intención literaria para su uso, pero ¿cuál es esa intención y cómo contribuye el uso literario de los animales para articular la trama con el ambiente social que transmite la novela? Y también, ¿a qué reflexión invita el uso de esta variedad de animales como reflejo de la sociedad?

La intuición que me lleva a escribir estas líneas es que hay una sátira social en el uso de los animales como recurso literario, pero ¿en qué consiste? Y también, ¿qué nos dicen del autor y sus intenciones narrativas? Para dar desarrollo a estas cuestiones comenzaré con un análisis de la relación entre las características del animal y su semejanza con los personajes de la novela. Intentaré indagar en cómo a través de una comparación literal el autor va acercando al lector a lo que quiere dejar patente.

Los chiribicos, para entender el malestar

Para comenzar debo precisar que la novela Manuela se enmarca en un momento de la historia de Colombia en la que existe un interés académico y literario por el fortalecimiento de una cultura literaria propia, comienzos del siglo XIX. En dicha época empiezan a proliferar artículos en prosa que se destacaban por hablar de las costumbres regionales, modos de vida, ambientes y aspectos tradicionales de la vida colombiana. La novela en cuestión recoge esta tradición denominada costumbrista con una particularidad, el uso de los animales como metáfora para hablar de lo que desde su perspectiva se está presentando en el ámbito social y político.

Hegemonía y contra-hegemonía: diálogo geopolítico en el umbral del tiempo actual∗*

Por: Mateo Villamil Valencia**

Resumen

Objectivo: describir la naturaleza del momento político global e identificar las estrategias desplegadas en el último decalustro y aquellas utilizadas en la actualidad en la carrera constante por la identificación, la organización de las mayorías sociales y la disputa del poder. Además, se busca explicar las características de la lucha política actual y considerar las implicaciones geopolíticas de la decadencia de la hegemonía estadounidense y el potencial contra-hegemónico de China. Metodología: el estudio implicó métodos cualitativos como el explicativo, el histórico-crítico y el interpretativo: rastreo histórico de procesos, análisis de coyuntura, contexto y cambio social, arqueología contemporánea de prácticas políticas colombianas y globales y observación e interpretación del discurso nacional e internacional. Para ello, se hizo búsqueda, organización y análisis de documentos académicos e investigativos sobre el campo de estudio y consulta de fuentes secundarias. También se identificaron autores, áreas de estudio, categorías, publicaciones y tendencias acerca del problema de investigación. Resultados: el análisis de la literatura disponible y la contrastación de las teorías políticas en liza muestran la existencia de un impasse económico y político de carácter epocal. Conclusiones: China, y su singular posicionamiento de clase, puede ofrecer respuestas a dicho impasse y tener mensajes de importancia universal.

Palabras-clave: Hegemonía; Geopolítica; Geografía política; Capitalismo; China; Estados Unidos.

* Este artículo hace parte del capítulo “Diálogo geopolítico en el umbral de nuestro tiempo” de la investigación titulada Colombia en el umbral de nuestro tiempo. Política y cultura en la era populista, entre agosto del 2015 y noviembre del 2018, enmarcada en la línea de teoría y cultura política de la Maestría en Estudios Políticos de la Universidad Nacional de Colombia, sede Medellín.

** Magíster Estudios Políticos. Sociólogo. Colaborador Honorífico, Universidad Complutense de Madrid.
Adjunct Lecturer, Universidad de Caldas, Manizales, Colombia. Correo: mateovillamilvalencia@gmail.com

Introducción

A punto de comenzar la tercera década del siglo XXI, Colombia se encuentra ante una transformación económica, política y cultural global. Todo indica que parte de una inflexión en el orden mundial vigente y apunta hacia una re- configuración del poder a escala humana. La decadencia de Estados Unidos, los titubeos de la Unión Europea y sus difíciles retos, junto al ascenso vertiginoso de China, tienen tanto causas como implicaciones cruciales para la comprensión del escenario al que se enfrenta Colombia en la era de la información y la comunicación digital.

Para entender lo anterior, la investigación de la que hace parte este artículo utilizó una serie de métodos cualitativos que permitieron localizar e identificar los factores que intervienen en la disposición de la situación actual y prever la tendencia global en términos económicos y, sobre todo, político-filosóficos. Así, la búsqueda, organización y análisis de documentos académicos (autores, áreas de estudio y categorías) y publicaciones periodísticas, a través de una aproxima- ción hermenéutica, histórico-crítica e interpretativa (rastreo de procesos, con- textos y cambios sociales, análisis de medios, y análisis del discurso), permitió llevar a cabo una lectura amplia y elaborar una interpretación rigurosa de la co- yuntura política de una parte esencial de la sociedad global. La labor investigativa arrojó una contextualización pormenorizada de la situación de Colombia en la encrucijada epocal, de alcance civilizatorio, en la que se encuentra la humanidad. Para empezar, es importante resaltar que Colombia parece encontrarse, como en otras épocas de su historia, en un impasse político/filosófico que puede resolverse de dos maneras: una es la forma tradicional, esto es, reforzando las –profundamente desiguales– estructuras y dinámicas de poder vigentes a través de la absorción del descontento y su desarticulación del bloque hegemónico. Y la otra, instituir un nuevo sentido común generalizado que funcione a manera de caldo de cultivo para las transformaciones sociales, que un país ubicado en el núcleo de uno de los polos geopolíticos protagonistas del futuro debe emprender, si quiere alejarse de la amenaza constante del colapso social.

Recordemos el camino andado, para saber nuestros siguientes pasos.

Por: Augusto R. M.

En los últimos dos años desde el plebiscito por la paz, millones y millones de jóvenes han dejado la apatía, decenas de miles han nacido a la actividad política. Ayer votaron por la paz y por una agenda alternativa en el tarjetón por la presidencia, y hoy participan de una agitación social incontenible y sin precedentes.

Pensemos como llegamos hasta aquí; no basta con plantear la aberrante desigualdad e injusticia, la represión y el asesinato constante de líderes, como causas de la movilización. ¿por que se produce justo ahora, y no antes? Después de todo, las privatizaciones, la reducción de los derechos, el ajuste fiscal, la desregulación de los bancos, la depredación minera y las importaciones indiscriminadas, son medidas que vienen imponiéndose desde hace más de 30 años en toda latinoamérica, generando en todas partes ruina, desempleo y crisis ambiental y social. Esto es a lo que llamamos neoliberalismo.

En otros países del continente la crisis llevó a que se eligieran gobiernos alternativos que criticaron estas imposiciones y que han tratado de elegir otros caminos, pero en Colombia la crisis social no había llevado a cuestionar la agenda del poder, hasta ahora, y la razón: la singularidad colombiana, la cruda violencia política, en la que se empantanaron las guerrillas hace décadas, y de la que solo los aparatos de represión del Estado y las mafias han sabido sacar un macabro provecho. La violencia política retraso el surgimiento de una agenda alternativa que defendieran millones y millones. La defensa del plebiscito por la paz en las calles es el punto de partida, en el que multitudes demuestran su hastío por esta violencia. Es a partir de la desmovilización de la guerrilla de las Farc, que la crisis social y ambiental empieza a ganar terreno decisivo.

No menos importante es el hecho de que, esta pura y simple paz imperfecta, ha sido una cuestión que dividió profundamente a las elites colombianas en dos bandos, la burguesía intermediaria capitalina – el llamado santismo, y la burguesía terrateniente o uribismo -íntimamente ligada a la mafia y al despojo violento de tierras; aunque ambos mantienen su compromiso con las medidas neoliberales, es tal la división sobre la implementación de los acuerdos, que ambas facciones de las elites se presentaron divididas en las anteriores elecciones locales, facilitando las victorias insospechadas de candidaturas menos comprometidas con los políticos tradicionales, como la de Daniel Quintero y Claudia López. Mantener esta división de las elites, ha sido una consecuencia de la pura y simple paz, y ha sido una ventaja para las fuerzas alternativas.

VUELVE Y JUEGA EL “PAQUETAZO” DE DUQUE (Parte I)

Por: Arturo Cancino Cadena

Sin el más mínimo respeto, ya no por la coherencia que presume practicar sino por la inteligencia de los colombianos, el Gobierno anuncia ahora la reforma laboral y pensional que negó enfáticamente durante el paro y las movilizaciones de fin de año. Por esos días, el presidente y sus ministros calificaron los motivos del Comité de Paro como basados en mentiras fabricadas acerca de sus planes. Pero una vez pasado el susto que les provocó la movilización multitudinaria del pueblo en todo el país, vuelve y juega el proyecto de trabajo por horas, como respuesta al desempleo. Así mismo, el proyecto de reforma del sistema pensional con la supuesta finalidad de volverlo socialmente más equitativo y ampliar su cobertura. A este último nos referiremos posteriormente en otro artículo.

Los criterios anunciados sobre reforma laboral

En la promoción de la idea central de aprobar el trabajo por horas ha sido particularmente destacado el papel de FENALCO, cuyos argumentos sobre las nuevas oportunidades que esto traería para los desempleados y para la formalización de quienes en la actualidad trabajan ocasionalmente -que en teoría les facilitaría acceder a una pensión en el futuro- repiten al pie de la letra el presidente Duque y su ministra Arango. Parecen un eco del gremio de los comerciantes que asegura que “aquí queremos es que (sic) más desempleados entren en la vida laboral” y que se trata de habilitar “un régimen alternativo paralelo dirigido únicamente a los desempleados y empleados informales” (entrevista a Jaime A. Cabal, El Tiempo, 08-02-20). Frente a la pregunta obvia de qué impediría que los empresarios usen esta modalidad paralela para acabar con el trabajo de tiempo completo y precarizar aún más el empleo, responden que habría una reglamentación legal restrictiva para impedirlo.

Quizás podríamos empezar por señalar que para los gobiernos de talante neoliberal como el actual en Colombia las únicas leyes que valen son las leyes del mercado. Las pocas limitaciones que se establecen a éstas son olímpicamente ignoradas la mayoría de las veces y se impone el interés de los empresarios sobre el de los trabajadores, de las multinacionales sobre la población y las empresas locales y del sector financiero sobre los demás. Una dirigencia política y empresarial que profesa la idea de que el aumento de la productividad laboral se consigue con bajos salarios (productividad espuria) y no con mejoras tecnológicas y calificación de la mano de obra, no escatimará esfuerzos para barrer todos los obstáculos normativos que le impidan incrementar los grados de explotación del trabajo. Su estrategia empresarial se limita a decidir cómo aumentar lo más rápido sus abultadas rentas y apuntalarlas por encima de las ganancias normales que se obtendrían si se trasladaran a los salarios la parte proporcional de los beneficios originados en el aumento de la productividad.

DE INVOLUCIONES CON LAS QUE INICIA EL 2020

Por: Carlos Eduardo de Jesús Sierra Cuartas
Magister en Educación Superior, Pontificia Universidad Javeriana
Profesor Asociado con Tenencia del Cargo, Universidad Nacional de Colombia

Un mundo a paso de cangrejo

Que las sociedades humanas no siempre evolucionan, esto es, que no siempre marchan en el sentido de ir más y más hacia estados superiores de humanidad, es algo que no debería sorprender en el fondo. Ante todo, evolución implica cambiar lo que debe cambiarse y conservar lo que es imprescindible conservar. En especial, esto lo tuvo bien claro Herbert George Wells, uno de los maestros indiscutibles de la ciencia ficción basada sobre todo en consideraciones sociológicas, autor que estableció debidamente que las utopías no existen al ser las sociedades humanas sistemas inherentemente inestables inmersos en medios inestables. De aquí que, por ejemplo, careciese de asidero la pretensión de los nazis de erigir un Reich que durase mil años, pues, como bien sabemos, apenas duró doce. En suma, de eso tan bueno no dan tanto. Incluso, mucho antes de Wells, el padre de la sociología, Ibn Jaldún (1332-1406), en su obra magna Muqaddima o Prolegómenos a su vasta Historia de la árabes, un ensayo temprano de filosofía de la historia y de sociología, dejó bastante claro que las sociedades nacen, crecen, alcanzan un cenit, declinan y terminan por desaparecer.

Resulta inevitable pensar en lo anterior al reparar en ciertos sucesos con los que ha iniciado este año 2020, como cierta noticia a propósito de una prohibición de Donald Trump en cuanto a que las instituciones educativas estadounidenses provean alimentación de calidad a sus estudiantes, esto es, basada en el consumo de frutas y verduras saludables, para, en su lugar, favorecer la comida chatarra, como las pizzas y hamburguesas, una noticia con la que están de plácemes, por ejemplo, los empresarios de los alimentos basados en el procesamiento de las papas. De este modo, salta a la vista la involución con respecto a las iniciativas de años pasados promovidas por Michelle Obama como Primera Dama, encaminadas a combatir el problema de la obesidad entre niños y adolescentes. Ahora bien, si en el coloso del norte llueve, por aquí no escampa habida cuenta de que, en el correspondiente correo institucional, no han faltado las alertas dadas por docentes del campo de la nutrición en lo tocante a la mucho mayor disponibilidad de comida chatarra en la Universidad Nacional de Colombia. Y, por el estilo, en otras universidades. En todo caso, si yo visitase los Estados Unidos, no lo pensaría dos veces para preferir una invitación de la encantadora Michelle Obama para almorzar o cenar en su casa. Entretanto, aumentarán otra vez los casos de obesidad, con lo cual destacará de nuevo la contraproductividad propia de los sistemas de educación y de salud propios de las sociedades industriales, o sea, la contradicción entre los fines declarados por sus gestores y los resultados reales.

¿En manos de quién está la Universidad del Atlántico? Lucha Estudiantil Universitaria “Realidad o Espejismo”

Por: German Zuluaga Ramírez
Filósofo y Abogado en Formación Universidad del Atlántico

La crisis de la Universidad del Atlántico por parte de los estudiantes es originada sin profundizar mucho y siguiendo al planteamiento de Gianni Vattimo en su libro “Adiós a la Verdad”, por la crisis de la ciencia, que conlleva a una crisis del estudiante y hombre contemporáneo. Este sujeto está más aislado de las incidencias proscritas por los retos de la educación superior moderna.

La significancia y la supervivencia de los estudiantes, profesores y comunidad universitaria está sostenida sobre un total descreer, en el que se prefiere la desesperación de la estética que la angustia de ética, en el que se refleja la tendencia de la comunidad universitaria en conseguir el placer y evitar el dolor.

En consecuencia los estudiantes ven en todo esto una forma de sufrimiento, una forma de desesperación en la que él no puede hacer nada para solucionar y en la que a pesar que se interese no cambiará el “estatus quo” de la Universidad. El estudiante de hoy se halla anclado en el “positivismo decimonónico”, a sus profundas tendencias sapienciales, les da satisfacción con entusiasmo “metafísico” y hasta “religioso” a las ideologías, convirtiendo a esta en objeto de profana fe, en el contexto actual sería, la confrontación violenta.

Bien es verdad que hay minorías que ponen a los demás estudiantes entre el “Escila y el Caribdis” (ponerte entre la espada y la pared), y que viven en un completo absurdo.
La idea misma de que el hombre es un ser para la muerte, trae en su espalda la idea misma de explotar los dispositivos de deseo y de seducción ligados a un medio nihilista de ver el mundo, entiéndase nihilismo como la carencia de los valores supremos.

ARDE EL PLANETA

Por: Arturo Cancino Cadena

“Si la humanidad ha de tener un futuro, no será prolongando el pasado o el presente”, concluía Eric Hobsbawm en el párrafo final de su extraordinario libro sobre la historia del siglo XX (1998: 576). Se refería al problema del cambio climático y la anunciada catástrofe ecológica que hoy empieza a cumplirse. Así mismo, a los agudos conflictos por la creciente desigualdad social y el abismo entre países ricos y pobres que el reinado del neoliberalismo a partir de las dos últimas décadas del siglo pasado ha llevado a extremos insospechados.

Ambos fenómenos, resultantes de un capitalismo desregulado y voraz, conducen a crisis mundiales paralelas – la ambiental y la social -- difíciles de afrontar por un sistema internacional dominado por Estados Unidos y un puñado de grandes Estados, hoy al servicio de la oligarquía financiera transnacional.

Cuando los numerosos críticos de la inacción y “falta de liderazgo” de los gobernantes denuncian su renuencia a tomar medidas efectivas y su grave culpa en el avance hacia el desastre ambiental, están en realidad aludiendo a su rol de mero colaborador de las plutocracias capitalistas, que es el que asigna al Estado la nueva religión del mercado al proscribir el intervencionismo estatal y la redistribución del ingreso. Pero al mismo tiempo, la situación es esencialmente resultado del dominio sobre la sociedad civil de agentes de las élites rentistas más poderosas que han logrado con múltiples engaños presentarse como voceros del interés nacional en sus respectivos países y usurpar la representación popular en las instituciones públicas. Lo anterior deriva en la crisis política de la democracia representativa: Democracias confiscadas, defraudadas, en palabras de Pierre Rosanvallon, impotentes ante la “mundialización de la desigualdad” (La Nación; 11-01-2020).

Andante 13

INSURRECCIÓN DE LA PALABRA * La memoria de nuestros pueblos

XOCHITLAH

      a Samir Flores Soberanes (1)

ipan totlalnamiquia in kuautli, in ocelotl;
centzo cuacualtzin cuetlaxóchitl...

EL CAMPO FLORIDO

en memoria de nuestros guerreros águila y jaguar;
los ejércitos de hermosas flores que han de marchitarse...

Bernardo Morales González. México.

(1) A la memoria de Samir Flores Soberanes, líder náhuatl asesinado en Amilcingo, Temoac, Morelos el 20 de febrero de 2019, por oponerse a la operación de una termoeléctrica y la construcción de un gasoducto en la zona del Popocatépetl, nuestro volcán sagrado.

MUJER LUNA

El informe final de auditoría de la OEA sobre las elecciones en Bolivia plantea más preguntas sobre su propio trabajo de las que responde, concluye el análisis del CEPR

Washington, DC - El informe final de auditoría de la Organización de los Estados Americanos sobre las elecciones del 20 de octubre en Bolivia parece tener la intención de "justificar las afirmaciones de fraude sin sustento divulgadas por la organización", identifica el análisis preliminar del Centro de Investigación en Economía y Política (CEPR). El análisis del CEPR, realizado por el investigador principal asociado, Jake Johnston, constituye una revisión inicial por parte del CEPR del informe de auditoría de la OEA; mientras se planea llevar a cabo un análisis más completo que será publicado más adelante. Si bien el informe de la OEA no menciona por su nombre al análisis anterior del CEPR sobre los resultados electorales, sí incluye lo que claramente pretende hacer referencia a él.

"El informe de auditoría de la OEA plantea más preguntas de las que responde", dijo Johnston. "No parece ser un cuestionamiento de las elecciones o del proceso electoral, sino de la confiabilidad de la OEA en la realización de la auditoría y en el reporte de sus resultados".

El codirector del CEPR, Mark Weisbrot, señaló que la Misión de Observación Electoral de la OEA ha cometido errores graves y desconcertantes a lo largo de sus informes sobre las elecciones bolivianas. Estos errores comenzaron con el primer comunicado de prensa, al día siguiente de las elecciones, cuando la misión expresó "preocupación y sorpresa por el cambio drástico y difícil de explicar en la tendencia de los resultados preliminares". De hecho, este cambio no fue drástico ni difícil de explicar, sino simplemente fue el resultado de que las áreas que votan mayoritariamente por el MAS tienden a informar más tarde sus resultados que las otras zonas de votación.

"Es sorprendente que en su quinta publicación sobre las elecciones, la OEA una vez más se haya negado a considerar la posibilidad de que este 'cambio de tendencia' tuviera una explicación simple, la que puede verse en el análisis aritmético básico de los resultados de las elecciones, así como en el análisis estadístico", dijo Weisbrot.

¿Cuál es el interés de los gringos en Sonora: el narco o el litio?

Por: ZÓSIMO CAMACHO

¿A poco Estados Unidos permanecerá al margen de la mayor explotación de litio del mundo? ¿Aun cuando este yacimiento se encuentra a unos cuantos kilómetros allende su frontera sur? Hoy por hoy el mayor depósito de litio del planeta en proceso de ser explotado se encuentra en Sonora, México, casualmente por el rumbo donde fueron masacrados mujeres y niños de la familia LeBarón.

El incalificable crimen, ocurrido el pasado 4 de noviembre, generó un escándalo mundial y un motivo de tensión entre el gobierno mexicano de Andrés Manuel López Obrador y el estadunidense de Donald Trump. Presuroso, este último propuso iniciar una guerra de exterminio en contra de los cárteles mexicanos. El gobierno de México no aceptó tal propuesta, aunque tuvo que admitir “de manera soberana” la participación de Estados Unidos en las investigaciones de los hechos. Es preciso recordar que los integrantes de la comunidad mormona a la que pertenecen los LeBarón cuentan con doble nacionalidad: mexicana y estadunidense.

Así, el lunes 11 de noviembre se internó en Sonora una caravana de 50 camionetas suburban de la Oficina Federal de Investigaciones (FBI, por su sigla en inglés), con un número indeterminado de agentes, para realizar investigaciones del cruento ataque. El gobierno mexicano ha advertido que todas las diligencias se realizan en presencia y con la anuencia de las autoridades mexicanas. Ha señalado, además, que los elementos de la FBI no pueden portar armas en México.

LEONARDO DA VINCI: CUANDO NO SE COMPRENDE LA HISTORIA DE LA CIENCIA Y LA TECNOLOGÍA

Carlos Eduardo de Jesús Sierra Cuartas
Magister en Educación Superior, Pontificia Universidad Javeriana
Profesor Asociado con Tenencia del Cargo, Universidad Nacional de Colombia

El síndrome del caballo cochero

Entre los rasgos distintivos de la idiosincrasia hispana, no precisamente por lo positivo, cabe señalar la devoción extrema por las efemérides y los aniversarios, cual especie de manifestación de un pretendido poder taumatúrgico de los números, como si de los cielos cayese cual maná algún efluvio que le transmitiese a los míseros mortales algo de la quintaesencia de la divinidad. Más bien, en el fondo, estamos ante un fenómeno más bien marcado por la reificación, o sea, la pretendida existencia de una base material que sirva de sustrato para equis o ye virtud o cualidad, lo cual connota así mismo un reduccionismo indeseable. Por ejemplo, es el caso de la inteligencia y su medida, cuya reificación salta a la vista con la proliferación de tests de diversa pelambre, los cuales, en última instancia, pretenden medir lo que acaso no admita medida. Es justo lo que el notable paleontólogo estadounidense Stephen Jay Gould denominó con mucho tino como “la falsa medida del hombre”.

Por el estilo, cabe advertir este terrible problema en el abordaje de la historia de la ciencia y la tecnología en el mundo hispano, máxime cuando, por invencible pereza mental, muchas pretendidas investigaciones quedan sesgadas por la omisión de fuentes so pretexto de una “delimitación del problema”, lo que, en sentido estricto, equivale a decir que se evita adrede la visión sistémica y comprehensiva de un problema, como si fuese posible emascular una parte del todo con sus propiedades preservadas. Por el contrario, como bien lo advirtió el insigne Umberto Eco en ese maravilloso libro que lleva por título Cómo se hace una tesis, para arribar a buen puerto en una investigación que se precie de ser rigurosa, es menester no omitir fuente alguna por humilde y modesta que pueda ser, pues, qué tal si una fuente así contiene la clave que nos desatasque de algún escollo en el quehacer inquisitivo. A esto, Umberto Eco lo llamó sencillamente “la humildad científica”.

Por desgracia, está faltando la humildad científica en el ámbito de la historia de la ciencia y la tecnología. Botón de muestra, no faltan los autores que abordan la historia de las creencias en la generación espontánea de la vida, pero que pasan por alto la polémica que tuvo lugar en los primeros decenios del siglo XX en torno a la plasmogenia, esto es, la pretensión de obtener seres vivos a partir de sustancias químicas de laboratorio. O, de similar manera, tampoco faltan los autores que, al tratar de la historia de la tecnología del vapor, ni siquiera alcanzan el estatus de eurocentristas, puesto que pecan mas bien de anglocentrismo, galocentrismo, germanocentrismo y así por el estilo. Por ejemplo, pruebe el lector a tratar de hallar buen material sobre científicos e ingenieros hispanos en archivos y bases de datos del Reino Unido. En suma, nacionalismos, regionalismos e hiperlocalismos a ultranza, todo lo cual degenera en una especie de inconmensurabilidad artificial de paradigmas, o sea, una incomunicación forzada entre las diversas culturas científicas y tecnológicas.

UN PARO NACIONAL PARA EL SIGLO XXI

Por: Mauricio Vargas González

Las fuerzas alternativas avanzaron en la conquista del gobierno local de las principales ciudades del país, que son el 70% de los electores.(1) El país está cambiando, hay un electorado más libre, más joven y más informado, más conectado y con mayor iniciativa ciudadana. Temas como la defensa de lo público, del medio ambiente, la educación y de la justicia social cobran especial relevancia gracias a que el país dejó atrás el tema de la violencia y el terror, consecuencia de la firma del Acuerdo de Paz. Así mismo la movilización gracias a este nuevo clima político que cobra mayores bríos, hay una gran oportunidad para avanzar en esta ruta emulando a Chile y Ecuador con movilización masiva, pacífica y civilista para lograr reformas que beneficien al pueblo, en especial a los más humildes, pero sobre todo, para sentar una posición patriótica y soberana: No queremos seguir profundizando en el actual modelo neoliberal y antinacional como pretende el Gobierno Nacional.

Del otro lado están las fuerzas de los privilegios tradicionales, los grandes propietarios rurales y la burguesía intermediaria, ambos agentes del modelo neoliberal, que se profundiza con el nuevo paquetazo del Gobierno de Duque y el Centro Democrático:

La reforma laboral que pretende el Gobierno de Duque implantará el salario del 75% a los jóvenes, legalizará la informalidad laboral, eliminando el trabajo decente y las garantías establecidas por Código Sustantivo del Trabajo: salario mínimo digno, seguridad social, contratos a término fijo o indefinido, indemnizaciones por despido y los derechos de asociación y negociación sindical, que en Colombia apenas es del 6%(1)
Profundizar en la precarización es un camino seguro al malestar social, teniendo en cuenta que de los 22 millones de personas ocupadas, 14 están excluidas de la seguridad social, con una informalidad de 65% de personas excluidas de afiliación a salud, pensión, y riesgos laborales y 47% de ocupados sin contrato laboral.(2)

La OEA ayudó a llevar a Bolivia a la crisis y posibilitó un golpe militar

Por: Kevin Cashman

El 10 de noviembre, el presidente boliviano Evo Morales fue derrocado en un golpe militar. Las protestas cada vez más violentas que pedían la salida de Morales habían sacudido el país durante tres semanas, después de las disputadas elecciones presidenciales. Las fuerzas policiales de las principales ciudades se declararon en motín, lo que provocó un caos aún mayor. Finalmente, el alto mando militar insistió en que Morales renunciara. Lo hizo y luego, ante amenazas de muerte, huyó a México, donde el gobierno de Andrés Manuel Lopéz Obrador le ofreció asilo.

La Organización de Estados Americanos (OEA), con sede en Washington, cuyo lema es "democracia para la paz, la seguridad y el desarrollo", desempeñó un papel importante al desencadenar la cadena de acontecimientos que rápidamente llevó al derrocamiento de Morales.

Pero, primero, un poco de historia.

En 2017, el Tribunal Constitucional Plurinacional electo de Bolivia dictaminó que los límites de los mandatos violaban un acuerdo internacional en el que el país era parte, allanando el camino para que Morales se presentara a la reelección a pesar de haber perdido por poco un referéndum sobre el tema en 2016. El secretario general de la OEA, Luis Almagro, declaró a principios de este año que "[l]a afirmación de que Evo Morales no puede participar es absolutamente discriminatoria si se tiene en cuenta a otros presidentes que han participado en procesos electorales en virtud de un fallo judicial". Dado que la OEA a menudo sirve como observador electoral, los comentarios de Almagro fueron vistos ampliamente como un respaldo a la legalidad de la candidatura de Morales a la reelección. Esto fue para consternación de los legisladores de la oposición y otros que se oponen a la abolición de los límites de la legislatura y que trataron de presionar al gobierno de Trump para que se opusiera a la reelección de Morales.

Fue con la validación de Almagro que el Movimiento por el Socialismo (MAS) de Morales se acercó a las elecciones generales del país el 20 de octubre, e invitó a la OEA -que había dado forma al diseño del sistema electoral boliviano- a observarlo. La elección contaría con dos métodos para contar los votos: un recuento rápido y un recuento oficial. El conteo rápido, o TREP (Transmisión de Resultados Electorales Preliminares), proporciona resultados preliminares, no legalmente vinculantes en la noche de las elecciones. La OEA ha recomendado o ayudado a implementar este tipo de sistemas en varios países de América Latina, incluyendo Bolivia, que ha utilizado un conteo rápido en varias elecciones anteriores.

A 50 años de la fundación del MOIR como proyecto sindical: algunas precisiones históricas

Por: Jorge Alberto Morales Agudelo
Historiador, Miembro del Centro de Historia de Itagüí.

1. Introducción

El Movimiento Obrero Independiente y Revolucionario (MOIR) surgió inicialmente como una organización sindical y no como un partido político de la izquierda dentro del amplio espectro maoísta colombiano. Su nacimiento se remonta al mes de septiembre de 1969, exactamente hace cincuenta años, y su vida como germen de una nueva federación sindical independiente de las ya existentes, apenas duró seis meses. Luego de fracasado el proyecto a nivel sindical, un matiz del movimiento, liderado por Francisco Mosquera (1941-1994) conserva el nombre que ya era conocido por la clase obrera colombiana, además de parecerse al del Movimiento Obrero Estudiantil y Campesino (MOEC), grupo guerrillero del cual procedían Mosquera y sus seguidores. En el municipio de Cachipay, Cundinamarca, en octubre de 1970 se reúnen estos para darle forma al nuevo partido político.

Este artículo no pretende ser una síntesis de lo ya trabajado sobre el maoísmo y en particular de los orígenes del MOIR, sino un aporte descriptivo que intenta cubrir un periodo corto, poco conocido en detalle a juzgar por los aportes del historiador José Abelardo Díaz Jaramillo en un interesante artículo sacado de su tesis de maestría. El mencionado autor, dedica poco espacio a la fundación del MOIR, y por el contrario un buen espacio a la transición de Mosquera del liberalismo a la izquierda maoísta. Dice de la disolución de esa agrupación: “El MOIR sufrió tensiones internas que se tradujeron en la separación de algunas agrupaciones sindicales y personas que habían participado inicialmente del proceso de unidad”(1) . La separación sucedió después de un debate a fondo sobre la coyuntura electoral de 1970 y una determinación de los partidarios de Mosquera de realizar el Paro Nacional Patriótico en la semana siguiente al fraude en las elecciones presidenciales del mencionado año, a manera de protesta contra la oligarquía liberal-conservadora inspiradora del Frente Nacional y como muestra de solidaridad con las masas populares engañadas.

Por otro lado, Mauricio Archila(2), en otro artículo clásico sobre el maoísmo en Colombia, muestra, como lo afirma Esteban Morales(3) , su crítica personal, prejuiciosa y simplista al matiz maoísta representado por el MOIR, considerándolo anti intelectual, sin conocimiento profundo de la formación de los cuadros políticos que aceptaron la política moirista de los pies descalzos y que se destacaron en la cátedra universitaria, la ciencia, el periodismo, la literatura y la economía.

ANDANTE 12

      EL ALMA DEL HACEDOR *
      Arturo Neira Gómez **

Sobre los evidentes o hipotéticos motivos de la escogencia del lugar y tipo de construcción (infancia y trópico, mitos y leyendas, viajes y refugio), se erige otro, muy fuerte: la personalidad de quién soñó e idealizó esta casa.

Veamos. Concepción del mundo y de la vida similar pero distinta (por tratarse de un artista), al pensamiento campesino de las tierras de vertiente cálida andina de la primera mitad del siglo XX. Develemos destellos del espíritu del hacedor. Espacios abiertos y elementos alegres mirando al cielo y al horizonte. Techos altos, ventanales grandes y corredores exteriores amplios, en madera labrada con sencillez, rodeando la sólida estructura en adobe y tapia pisada.

Si observamos con detenimiento la fotografía o la imaginamos, estos elementos forman con el entorno (jardín, empedrado y vegetación), una sola e indisoluble unidad. El balcón más grande que pueda tener casa alguna. Hay razón para exagerar, pues se desliza al campo y, en reciprocidad, la naturaleza sube por las escaleras e invade con su luz, brisa, aromas y sombras los pasillos y salones. La noción justa de casa: la casa lo es todo; no son sólo sus paredes, cubierta, alcobas, salones…, sino la conjunción indisoluble del adentro y del afuera.

En definitiva, he ahí, en esta construcción, asomos del alma del hacedor.

      MÁS QUE UN SECRETO *
      Arturo Neira Gómez **

A los niños les reveló el secreto: “… En las ramas y en la fronda de los árboles, / las orquídeas y el gorjeo de los pájaros, / cumplen la misión de adornar e iluminar los cielos.” (Fragmento del poema Un álamo, En la Noche, 2014, página 61).

ANDANTE 11


HACER VISIBLE LO INVISIBLE *


Nana Rodríguez Romero **

Lenguaje y poesía, lenguaje e imagen, lenguaje y naturaleza, poesía y brevedad son parejas que caminan y leo en estos dos poemas de María del Pilar Paramero. En la presentación de su libro Estallido, en la ciudad de Tunja, el maestro Enrique Medina Flórez dijo que sus versos son como “el rito primitivo de la voz y del idioma”. “Venado blanco” y “El samán y las garzas” son poemas cortos, cercanos al haiku por la sencillez del lenguaje, el ritmo y los silencios. El ritual entre la naturaleza y la mirada de la poeta, mediante una especie de alquimia, puede acercarnos a esos instantes íntimos en que la palabra surge y se detiene para mostrar una imagen casi sagrada de la comunión entre algunos elementos de la naturaleza: la lluvia, la hierba, el venado de cascos azules y la estrella. Su poesía parece un pequeño milagro de la vida, un regalo para quienes han aprendido el arte de mirar y sentir en la cotidianidad de la montaña, del páramo o entre las líneas de un poema.

En medio de la gran avalancha de poesía urbana –con versos sobre el ruido y la soledad, a través del intimismo y la exaltación del ego- y de los registros de la memoria de este país -con sus episodios de violencia y muerte-, encontrar estos dos poemas breves es gratificante. Leerlos es como volver a Basho y a la tradición de oriente despojada de artificios literarios, centrada en un instante eterno, semejante a una pintura de trazos en movimiento. Ambos están constituidos por imágenes quizá primitivas, nostálgicas y por animales que habitan el altiplano andino y se hallan en riesgo de extinción, como tantos otros, debido a la acción del hombre, el mayor depredador conocido.

El desconocido lenguaje del amor

Por: Hernán Augusto Tena Cortés

En el 2019, año marcado por conflictos y guerras que han aumentado los indicadores de violencia y también, periodo en el que se termina la segunda década del Siglo XXI, es preciso hacer una pausa, invitar a la reflexión y concentrar unas líneas alrededor del amor. Y es que además de acercarnos a una descomposición social, se ha vuelto más común de lo normal y casi adagio popular, hablar de relaciones fallidas o de la inexistencia misma de dicho sentimiento.

Paradojas, interrogantes y problemas, son quizá carriles de esa autopista en la que transitan humanos con o sin rumbo y sin distinción de raza. Amor, del que se puede derivar querer, cariño, afecto, afección, amistad o apego es en mayor o menor escala, una emoción universal que cada individuo percibe. Y es que al hacer otra pausa, se podrá especular que la misma incredulidad direcciona a la destrucción.

En la autopista, faltaría un cuarto carril, quizá el más importante y también el de mayor olvido, la comunicación. Imaginemos que los humanos conducen un vehículo llamado código, y que este tiene como objeto llegar a un destino o receptor. Siendo objetivo del diario vivir, el vehículo se debe desplazar con cuidado para llegar en óptimas condiciones al fin. Exactamente eso pasa con la comunicación y los códigos o mensajes que comunicamos.

El núcleo del problema es entonces, que las personas al saber expresarse de manera oral, creen saber comunicar y peor aún, si hablan un idioma o lenguaje en común, dan por hecho estar en la capacidad de enviar y recibir mensajes sin estudiar el campo comunicativo. Olvidan así, que detrás de las palabras o pensamientos, se encuentra la complejidad de la mente humana.

Transitando por espacios diferentes, resultó más común de lo esperado escuchar grupos enteros de personas expresando un profundo cansancio hacia el amor; tanto, que concluyen con frases como, “el amor no existe”. Lo anterior, motivó a realizar una encuesta cuyo objetivo era contrastar dichas conclusiones cargadas de emociones con una pregunta de confirmación que sería respondida quizá en un momento de serenidad. El resultado era de esperarse, 153 personas respondieron que sí creen en el amor y sólo 16 lo hicieron de manera negativa.

¡Basta! ¡No más improvisación! ¡No más atropellos contra los trabajadores!

Por: Carlos Andrés Echeverry

Tanto el gobierno de Iván Duque, como el partido que lo respalda, vienen difundiendo por diferentes medios que las razones que motivan al paro nacional del 21 de noviembre son “fake news” y, para reforzar esa tesis, no han dudado en sostener que no se ha presentado ningún proyecto de ley orientado a reformar el sistema pensional y laboral.

Llama la atención que el uribismo condiciona la protesta social a la presentación de un proyecto de ley. Para ellos, el descontento ciudadano solo se justifica si hay en trámite alguna iniciativa legislativa tendiente a menoscabar los derechos laborales; las intenciones de reforma u otras actuaciones cuestionadas que no requieren de trámite legislativo, deben ser excusadas y obviadas por la sociedad, tal como “todos” los que apoyamos el paro nacional supuestamente hicimos con el gobierno de Santos; en otras palabras, el principio uribista reza que si se fue permisivo con otros gobiernos, también debería ocurrir lo mismo con el suyo, una especie de “derecho al desgobierno sin oposición”.

Ahora bien, frente a la tesis que sostiene la inexistencia de un proyecto de reforma pensional, debemos hacer un breve repaso. El pasado 20 de agosto, el representante a la Cámara por Antioquia, Jhon Jairo Berrío López (Centro Democrático) presentó el proyecto de ley No. 175 de 2019 (publicado en la Gaceta del Congreso No. 771 del 22 de agosto de 2019) que buscaba eliminar el régimen de prima media para universalizar el régimen de ahorro individual por solidaridad (RAIS); aunque la propuesta luego fue retirada, se advertía la intención del partido de gobierno en respaldar un proyecto de reforma pensional que apuntara a la eliminación del régimen de prima media. Personalmente, no me queda duda que una iniciativa de esa naturaleza no la presenta un congresista del Centro Democrático sin el aval del líder natural de ese partido, pues las implicaciones sociales y políticas que de esta surgen no son de poca monta. La estrategia claramente consistía en presentar ese proyecto de ley para mirar la respuesta de la sociedad y así medir las fuerzas políticas para luego tramitar la reforma por iniciativa del gobierno.

Por otra parte, en entrevista del 21 de octubre publicada en el periódico El Tiempo, el ministro de Hacienda, Alberto Carrasquilla, ante la pregunta de Yamid Amat de si se eliminaría el régimen de prima media en la reforma preparada por el Gobierno, respondió que “El régimen de prima media no puede ser algo que desligue lo que se ahorra con lo que se recibe”, evidenciando la intención de eliminarlo para convertir a Colpensiones en una entidad que opere bajo el régimen de ahorro individual, sistema que exige que las personas tengan un monto mínimo ahorrado aproximado de 213 millones en su cuenta individual para obtener una pensión equivalente a un salario mínimo, a diferencia del de prima media que pensiona a las personas con una cifra que oscila entre el 65% y el 80% del ingreso base de liquidación.

UN NUEVO DERECHO: EL DERECHO A LA OSCURIDAD

Por: Carlos Eduardo de Jesús Sierra Cuartas
Magister en Educación Superior, Pontificia Universidad Javeriana
Profesor Asociado con Tenencia del Cargo, Universidad Nacional de Colombia

Lo que sugiere la reciente gala de los premios Emmy

En la reciente gala de los premios Emmy, los conspicuos galardones anuales otorgados a la excelencia en la industria de la televisión, llamó la atención Game of Thrones por lo bien que le fue al respecto: doce galardones, incluidos el de mejor serie dramática y el de mejor actor de reparto en la persona de Peter Dinklage, quien encarnó a Tyrion Lannister. Además, dicha serie ha dejado un legado sugestivo de buenas frases. En particular, la siguiente: “La noche es oscura y alberga horrores”. Ahora bien, esta frase no deja de ser paradójica habida cuenta de que, en los últimos años, ha adquirido relevancia el reclamo de un nuevo derecho, a saber: el derecho a la oscuridad. Incluso, ha inspirado libros acerca del tema, como uno de autoría de Paul Bogard, titulado El fin de la oscuridad. En otras palabras, el reclamo de semejante derecho es la respuesta natural al ocaso de la noche en una era de luz artificial. Es decir, si reparamos en fotografías del planeta tomadas de noche, llama poderosamente la atención la gran iluminación de grandes regiones, como Norteamérica, Europa y Japón. Incluso, en regiones no tan desarrolladas desde el punto de vista industrial, como Colombia, Venezuela y Ecuador, resulta bastante obvia la gran iluminación en sus principales ciudades. Por ejemplo, en el caso de Medellín, si se desea contemplar un bonito cielo estrellado, es menester alejarse de la ciudad en línea recta siquiera un centenar de kilómetros a fin de sustraerse a la correspondiente contaminación lumínica. Sencillamente, el cielo nocturno desaparece al quedar engullido por la iluminación artificial. Estamos en una época en la que las generaciones más jóvenes ya no admiran la Vía Láctea y no viven una noche total al aire libre. En el caso de Medellín, se ha llegado al extremo de ver asociaciones astronómicas que tienden a hacer lo suyo de día, cuestión graciosa, puesto que el pan del astrónomo de a de veras es la noche.

Desde luego, la frase antedicha de Game of Thrones tiene cierto sentido si reparamos en la historia de nuestra especie, la cual incluye el temor a los salteadores de caminos y las criaturas ominosas del inframundo. De hecho, en la historia de la ciencia, destaca una sociedad científica británica conocida como la Sociedad Lunar de Birmingham, constituida por caballeros ingleses del siglo XVIII, tales como intelectuales, filósofos de la naturaleza e industriales, entre los que cabe mencionar a Matthew Boulton, Erasmus Darwin, Joseph Priestley, James Watt, Benjamin Franklin, James Hutton, John Smeaton, Joseph Black y William Herschel, entre muchos más. El nombre de esta Sociedad surgió por el hecho que las reuniones de la misma tenían lugar en los días de Luna llena, cuando, a raíz de la falta de alumbrado público a la sazón, sacaban provecho de la luz extra de nuestro satélite natural con el fin de hacer el viaje de regreso a casa más fácil y seguro.

UN VISTAZO AL 27.O

Por: JAIME VARGAS R.

En Colombia hubo un cimbronazo el 27 de octubre. Aunque los partidos tradicionales se mantuvieron en cantidad de votos, perdieron en general plazas importantes en alcaldías y gobernaciones. Con base a los resultados nacionales por partido para asambleas departamentales ( cifras menos contaminadas por la alianzas o coaliciones) podemos resaltar lo siguiente: redondeando cifras, solo cinco partidos obtuvieron más de un millón de votos. El partido liberal obtuvo 2.2 millones, partido conservador 1.8 millones, partido de la U 1.7 millones, cambio radical 1.6 millones, centro democrático 1.2 millones y partido verde 1.1 millones.

El único que creció en forma importante fue el partido verde. De las cuatro grandes capitales dos fueron para el partido verde, Bogotá y Cali, además de otras alcaldías en ciudades intermedias. No es el interés mirar cifras detalladas en cada región o municipio, solo es mirar tendencias. De los cinco partidos de más de un millón de votos el único que creció fue el verde, los otros cuatro restantes bajaron votación con respecto a las anteriores elecciones.

El otro fenómeno a resaltar son las candidaturas alternativas victoriosas y sorprendentes como la de Medellín, Cartagena, Cúcuta, Manizales, Santa Marta. En Medellín triunfa un candidato joven e independiente en la cuna del uribismo; en Cartagena un líder social anti corrupción recién llegado de su auto exilio por amenazas de muerte, vence a la clase política; en Cúcuta un empresario de 68 años derrota al mandamás de la política que dirigía sus huestes desde una cárcel. En Manizales un joven de menos de treinta años le gana el pulso a liberales conservadores y uribistas. Y en Santa Marta la fuerza ciudadana despoja del poder a un poderoso y oscuro clan familiar de la gobernación departamental.

¿Es la Jornada Única un problema generalizado o un conflicto de intereses?

Por: Hernán Augusto Tena Cortés*

En la actualidad, son muchas las diferencias que giran alrededor de la educación y los actores que la componen. Al hacer un análisis surge la pregunta de si es un problema generalizado o un conflicto de intereses. Parafraseando un poco a Noam Chomsky, quién en pocas palabras sintetiza lo que hoy se vive en educación y haciendo énfasis en la jornada única, que podría ser un fenómeno que ilustra su síntesis.

      “Contratos inestables, profesores temporales, flexibilización laboral, sobrecarga de trabajo, salarios injustos, escasa participación de la comunidad en la toma de decisiones, aumento de puestos administrativos y burocráticos, autoritarismo y exclusión, jóvenes sometidos a la presión, cursos superfluos, precios cada vez elevados, estudiantes que se limitan a tomar apuntes y a recitarlos de manera literal a la hora de la evaluación”.

En contraste con lo anterior, desde el Ministerio de Educación Nacional, existen los lineamientos para la implementación de la jornada única en Colombia. Además, también se encuentra respaldo en los decretos 501 de 2016, 2105 de 2017, 1075 de 2015 y en el artículo 85 de la ley 115 de 1994, que hace mención a una sola jornada diurna.

Así entonces, el Ministerio de Educación Nacional, establece que:

      “Una mayor duración de los estudiantes en las instituciones educativas contribuye al mejoramiento de la calidad, ya que se cuenta con más horas de clase para el fortalecimiento de competencias básicas y para la realización de otras actividades que les permiten seguir potenciando sus competencias.”

Además, se evidencian como objetivos de la jornada única, aumentar el tiempo dedicado a las actividades académicas en el establecimiento educativo; fortalecer en los estudiantes matriculados, en cualquiera de los grados de los niveles de básica y media, la formación en las áreas obligatorias y fundamentales; mejorar la calidad educativa y favorecer y fomentar un mayor uso del tiempo dedicado a actividades pedagógicas. En contraste y a diferencia de los adagios populares que se han creado en las calles, la jornada única NO es una jornada complementaria, NO es una jornada extendida, NO es una estrategia para el uso del tiempo libre y NO es voluntaria.

Y tú, ¿qué esperas para dejar de fumar?

Por: Hernán Augusto Tena Cortés*

Múltiples fenómenos preocupan a los gobiernos y a la humanidad en general. La innovación tecnológica no se queda por fuera, y aunque muchos de los inventos se pueden interpretar como un beneficio para la especie humana; algunos no lo son. El consumo de tabaco a través del cigarrillo es quizá una de las causas de muerte más común en el mundo; se estima que alrededor de 7 millones de personas por año pierden la vida. En Colombia, la cifra no es muy alentadora; al año mueren 32,000, al día 73 y en términos de costos, se aproxima que se gasten 4.2 billones del presupuesto nacional cubriendo esta posible epidemia

Es conocido por los consumidores que fumar es perjudicial para la salud; sin embargo, según Jhon Marulanda, asesor médico de la Liga contra el cáncer, la gente fuma por razones genéticas, sociales, presión de grupo, por probar la nicotina generando adicción o por los mensajes que emite la industria tabacalera.

Dicho lo anterior, el panorama es más preocupante aún, según estudios recientes, se estima que en el mundo hay más de 960 millones de fumadores, el número de personas que dejan de fumar ha crecido, pero también el número de individuos que inician el hábito.

Además, los daños no son sólo para quienes ejercen esta mala práctica. Se registra que anualmente el cigarrillo genera 876 millones de toneladas métricas de dióxido de carbono, que sus desechos contienen más de 7.000 químicos tóxicos que envenenan suelos y mares y que los fumadores pasivos responden al 12% de las muertes anuales que comprometen al corazón.

Teniendo cifras tan alarmantes, hace unos años en China se inventaron los famosos cigarrillos electrónicos conocidos también como vapeadores y dada su innovación, su uso se ha ido extendiendo por diferentes países.

Vale aclarar la importancia de diferenciar entre los mencionados y los HEETS o IQOS. Éstos últimos se conocen en el mercado como los cigarrillos sin combustión; mientras que a los tradicionales, se refieren como cigarrillos con combustión.

SE FORTALECEN LAS FUERZAS ALTERNATIVAS Y PROGRESISTAS EN COLOMBIA.

Por: Mauricio Vargas González

Las fuerzas democráticas de la Paz y el progreso han dado un paso adelante con las victorias electorales del 27 de octubre. Claudia López en Bogotá, Jorge Iván Ospina en Cali, Carlos Caicedo en Magdalena y Daniel Quintero en Medellín representan un avance significativo y fundamental en el tránsito de Colombia al Siglo XXI entendido como:

1) La protección del medio ambiente y su caracterización como un sujeto de derechos –humedales, quebradas, reservas naturales, fauna, flora- lo que implica así mismo el tránsito hacia el transporte público sostenible: Metro en Bogotá, Tranvía de la 80 en Medellín.

2) La consolidación del proceso de Paz que deje atrás el Conflicto Armado, concebido este como una prolongación cualitativa de la violencia histórica y de la confrontación bélica para dirimir las contradicciones políticas y partidistas en el país.

3) La defensa del patrimonio público y de las empresas públicas: EPM en Medellín, ETB y en Bogotá y EMCALI en Cali.

4) La emergencia de nuevos liderazgos, menos ideologizados y más cercanos a la nueva condición ciudadana en las grandes ciudades, fenómeno que resume el filósofo Lipovietsky en la segunda revolución individualista: mayor criterio propio a la hora de elegir en base al acceso a la información e internet junto al auge de las ‘nuevas ciudadanías’.

Lo anterior sin desconocer el enorme peso que sigue jugando la configuración neoliberal de nuestras economías y los problemas que esta lleva asociados, además de un sistema político clientelista, corrupto y la desigualdad e injusticia social que sintetizan. Un voto protesta que se expresó claramente en las pasadas elecciones presidenciales con los 8 millones de votos a favor de Petro y en estas territoriales aunque con opciones menos radicales.

Hay un ascenso de los movimientos sociales en Colombia, que se pueden registrar desde el paro estudiantil contra la reforma a la ley 30, el paro agrario, los paros del magisterio y de los trabajadores, los paros indígenas en el Cauca y el reciente paro universitario. Los últimos tan fuertes que han obligado al gobierno a negociar con los manifestantes y sus organizaciones a nivel nacional. FECODE, CUT, UNEES, MINGA INDIGENA, han desempeñado una importante labor en la defensa de la educación pública, de los trabajadores, del agro y los campesinos, de las comunidades indígenas, en la defensa del patrimonio público y el bienestar de los Colombianos. Y aun cuando sea difícil cuantificarlo, puede advertirse su influencia en los triunfos de los gobiernos alternativos recientemente elegidos. Su aporte en debilitar la imagen del Presidente Duque, del Centro Democrático y de Álvaro Uribe Vélez también ha sido clave. Además del movimiento anticorrupción de la ciudadanía en general, que logró 11 millones de votos y que con su difusión y pedagogía a ayudaron a fortalecer a los alternativos.

ANDANTE 10

LA CREACIÓN DEL HOMBRE SEGÚN EVA
María Victoria Martínez Martínez *

Cuando Dios creó a ADÁN lo colocó en el paraíso y se despreocupó totalmente de lo que pudiera suceder, lo dejó tirado en medio del árbol del fruto del conocimiento y no le importó, ya que estaba seguro que a su creación no se le ocurriría comer alguno de sus frutos, al fin y al cabo era solo eso “un hombre”; carecía de curiosidad, Dios sólo lo observaba a través del panóptico y se reía preguntándose ¿Qué fue lo que hice? ¿A quién creé? Y de vez en cuando se decía: “Que ni se le ocurra pedirme que le dé una compañera, esto me pondría en graves aprietos, porque con mi obra mejorada, la tendría que dotar de inteligencia, de

Continúa ...

conocimiento, de un sexto sentido y entonces el juego del árbol del conocimiento se me acabaría”.

Había momentos en que Dios se exasperaba cuando escuchaba a ADÁN cantar por el paraíso “Aserrín aserrán, los maderos de San Juan, piden queso, piden pan”, frases huecas, incapaz de pensar tan siquiera por un instante qué significaba lo que cantaba y Dios entraba en dudas, ¿Qué era esa cosa que había creado?

Pasado el tiempo comenzó ADÁN a lloriquear, a seguirlo por todo el paraíso, le tiraba de la túnica y le decía que estaba fastidiado, que se sentía solo, que quería una compañía y Dios comenzó a preocuparse; mientras tanto ADÁN recorría la nada, muy aburrido y me imagino que ensayaba con su cuerpo jugando al “solo me quiero yo mismo”, miraba para todos los lados, pero nada se le ocurría, daba y daba vueltas por el paraíso, la serpiente cada rato se asomaba por entre las ramas del árbol y le llamaba la atención con un susurro muy breve y quedo; me imagino que le diría pis…pis, pero ADÁN ni siquiera miraba para ese sitio, estoy segura de que si la manzana hubiera caído en su cabeza mientras dormía recostado en el árbol, la ley de la gravedad no se hubiera descubierto, él solo la abría apartado, echándola a rodar, no se le hubiera ocurrido comérsela, olerla, jugar fútbol, al menos preguntarse ¿por qué a mí?, pero no, nada de esto sucedió y continúo balbuceando, ¡quiero una compañera!, ¡quiero una compañera!.

Páginas