NO A LA GUERRA Y LA VIOLENCIA DEL PRESIDENTE, EL GOBIERNO NACIONAL Y EL CENTRO DEMOCRÁTICO CONTRA EL PUEBLO COLOMBIANO.

Por: Mauricio Vargas González

El día 17 de octubre de 2019 la Asamblea General de Estudiantes de la Universidad Tecnológica de Pereira profirió un comunicado con un mensaje contundente: "Los Estudiantes rechazamos la violencia con fines políticos, ni de parte de los Estudiantes ni muchos menos del Estado".

Y es que aun cuando insisten en los métodos vandálicos una pequeña minoría que no representa el grueso ni la mayoría estudiantil, tenemos un portentoso movimiento universitario que se expresó de manera pacífica, civilista y democrática y CONQUISTÓ de manera masiva y decisiva un Acuerdo con el Presidente Duque.

Ahora el Gobierno Nacional, después de comprometerse a girar 5,87 billones en el próximo cuatrienio y aun con el incumplimiento de los 300 mil millones que deben destinarse a COLCIENCIAS, tenemos que las Universidades deberán correr con las deudas que tiene la nación producto del fracaso en sus defensas jurídicas. Un nuevo atentado contra la dignidad de la juventud estudiosa.

¿Hasta cuándo va a persistir el Gobierno en usar la violencia como herramienta política para aplastar a los movimiento sociales, suprimir los liderazgos políticos e imponer una agenda neoliberal, anti-laboral y feudal que permita el despojo de tierras a los campesinos, el saqueo de los recursos naturales y la feria de nuestro patrimonio público?

Es menester rechazar de manera total a la forma criminal como el Gobierno Nacional, Gobernaciones y Alcaldías viene empleando la brutalidad y la barbarie mediante el ESMAD, la Policia e incluso el Ejército para reprimirnos, poniendo en riesgo nuestra vida, quienes de manera constitucional y creativa venimos luchando por una Educación Pública para todos.

Hay heridos, capturados, golpeados y amenazados por todo el territorio nacional como lo registran los comités de DDHH de la UNEES, más de 15 Instituciones de Educación Superior en todo el país fueron vulneradas el pasado 10 de octubre dejando un saldo de 50 heridos y 89 retenidos.

Es el Gobierno, el Centro Democrático y el Uribismo; el fascismo criollo colombiano el que persiste tercamente en usar la fuerza arbitraria y asimétrica como vehículo de definición en la esfera pública nacional, aún después de firmados los Acuerdos de Paz. Buscan a como de lugar hacerlos trizas y retornarnos a la guerra.

Requerimos la conformación de un gran frente amplio que encabece la resistencia civil en contra de la guerra, la violencia y en contra las medidas neoliberales que atentan gravemente la integridad del Pueblo Colombiano, desde las calles, las aulas, los sindicatos, las organizaciones sociales y comunitarias, las redes sociales y desde las conciencias de todos y cada uno a quienes nos indigne la situación actual.