Monthly Review

William Hinton sobre la Revolución Cultural

Por: Dave Pugh*

Desde los grandes retrocesos del socialismo en el siglo XX, primero en la Unión Soviética y luego en China, los izquierdistas de todo el mundo se han enfrentado a un serio problema: Después de la victoria inicial de las fuerzas revolucionarias populares, ¿qué se puede hacer para seguir en el "camino socialista"? ¿Qué medidas se pueden tomar para restringir las diferencias de clase heredadas de la vieja sociedad, defenderse de la hostilidad y la intervención imperialista e impedir que una nueva clase capitalista se desarrolle dentro de la propia sociedad socialista?

La respuesta de China a esta pregunta fue la Gran Revolución Cultural Proletaria. Fue una primicia histórica: una serie de sublevaciones revolucionarias de masas en un país socialista. Tuvo lugar en el espacio de once años, 1966-76. Iniciada por Mao Zedong y sus partidarios del Partido Comunista Chino, la Revolución Cultural tenía como objetivo derrocar a los "seguidores capitalistas" en los niveles más altos del partido que dirigían a China hacia la restauración capitalista a gran escala. Esta forma sin precedentes de lucha de clases involucró a decenas de millones de obreros, campesinos, estudiantes e intelectuales.

En un discurso pronunciado en la Conferencia de Eruditos Socialistas de 1999 en la ciudad de Nueva York, William Hinton explicó que el método de la Revolución Cultural era "movilizar a la gente común para tomar el poder desde abajo con el fin de establecer nuevos órganos de dirección representativos, órganos de poder elegidos democráticamente". En toda China se construyeron decenas de miles de comités revolucionarios en fábricas, granjas y escuelas. Inspirados por la visión de Mao, el pueblo desarrolló otras cosas nuevas socialistas que revolucionaron la sociedad, como médicos descalzos en el campo y obras culturales basadas en las ricas experiencias de vida de los obreros y campesinos chinos.

Mao comprendió que la Revolución Cultural era una batalla de alto riesgo para impedir el surgimiento del capitalismo de estado en China. Había estudiado la economía política y las relaciones sociales en la Unión Soviética y estaba convencido de que el capitalismo había sido restaurado allí. En última instancia, Mao y sus aliados fracasaron, pero eso no significa que no debieran haber iniciado esta lucha histórica. Escribiendo a principios de la década de 1970, Hinton hizo una observación profunda: "La revolución socialista es mucho más compleja y difícil de lo que la mayoría de los revolucionarios han supuesto hasta ahora, que la toma del poder... es sólo el primer paso en un proceso revolucionario prolongado..."

Muchas personas de la izquierda, tanto en Estados Unidos como a nivel internacional, han tenido una visión negativa de la Revolución Cultural. Los medios de comunicación corporativos han desempeñado un papel activo en este sentido. En los años 80 y 90, un nuevo libro apareció cada mes sobre el tema "cómo mi familia y yo fuimos perseguidos durante la Revolución Cultural". Por supuesto, falta el contexto para estas historias de persecución. Es imposible decir si los autores fueron señalados incorrecta (o correctamente) como seguidores del camino capitalista. No se nos dice qué facciones de la Guardia Roja estaban involucradas: las que honestamente tratan de llevar a cabo las políticas de Mao, los ultraizquierdistas o los falsos Guardias Rojos organizados por Liu Shaoqi y Deng Xiaoping, los principales proponentes del partido de tomar el camino capitalista.

Ha llegado el momento de una nueva movilización mundial en favor de la paz y contra el imperialismo yanqui.

Por: Monthly Review

Mientras escribimos estas notas en la primera semana de febrero de 2019, Estados Unidos está dirigiendo abiertamente un golpe político-económico en Venezuela. Al mismo tiempo, ha anunciado que se retira unilateralmente del Tratado INF -fuerzas nucleares intermedias-. Juntos, estos eventos, que se llevan a cabo a finales de enero y principios de febrero, marcan una nueva escalada del imperialismo yanqui, amenazando al mundo entero.

El 23 de enero, pocas semanas después de la toma de posesión de Nicolás Maduro para un nuevo mandato como presidente de Venezuela, Juan Guaidó, un político de derecha que nunca se había postulado a la presidencia y cuyo nombre era desconocido para más del 80 por ciento de la población venezolana, se proclamó presidente de Venezuela. Denunció al presidente electo Maduro, para quien más de dos tercios de los votantes y el 31 por ciento del electorado venezolano emitieron sus votos en las elecciones venezolanas de 2018 (frente a una minoría de votantes y sólo el 26 por ciento de los estadounidenses a favor de Donald Trump en las elecciones de 2016 en Estados Unidos) como un "usurpador" (Ben Norton, "Documento interno del gobierno de Estados Unidos describe el programa de'guerra económica' en Venezuela", Grayzone, 30 de enero de 2019; Joe Emersberger, "When Is a Democracy Not a Democracy? Mint Press News, 28 de enero de 2019). Guaidó fue inmediatamente declarado presidente legítimo de Venezuela por los Estados Unidos. Washington procedió a imponer lo que era, en efecto, un embargo sobre el petróleo venezolano que llegaba a los Estados Unidos, mientras tomaba el control de los activos de Citgo, la compañía petrolera de propiedad venezolana en los Estados Unidos, en nombre de los golpistas. Mientras tanto, el Banco de Inglaterra, a instancias de Estados Unidos, eliminó el acceso del gobierno venezolano a sus reservas de oro de $1.2 billones de dólares.

El actual intento de golpe de estado organizado en Washington es simplemente el último de una serie de intentos del gobierno de Estados Unidos para derrocar a la República Bolivariana de Venezuela en las últimas dos décadas. Puede considerarse que tiene tres motivos interrelacionados: (1) la destrucción del socialismo venezolano, (2) recuperar el control del petróleo venezolano (las mayores reservas de petróleo del mundo), y (3) reafirmar la hegemonía de Estados Unidos sobre América Latina. Estados Unidos ha respaldado tres exitosos golpes de Estado en América Latina en la última década: Honduras (2009), Paraguay (2012) y Brasil (2016). Venezuela, sin embargo, es el país más difícil de quebrar ya que está gobernado por un gobierno socialista electo y respaldado por la mayor masa de la población y la mayoría de los pobres de Venezuela, que apoyan firmemente el proceso revolucionario y se oponen virulentamente al imperialismo de Estados Unidos.

Páginas