Los programas privativos suelen espiar a los usuarios.