LO INVISIBLE DE LO VISIBLE

A simple vista, el título de esta exposición es un juego de palabras. Lo es y no lo es. Recordemos que el trabajo de un artista no difiere del que realiza un científico, llámese astrónomo, ingeniero, comandante de expedición al rescate de animales en el mar. El ensayo, prueba, error, rectificación y resultado son también procesos comunes para el artista. Más aún: la equivocación, en lugar del acierto, es el hilo invisible de las diversas prácticas y experiencias. Porque el error, que tanto se descalifica, que tanto desprecio hace brotar desde las inteligencias soberbias de los “conocedores” del arte, es superlativamente más maestro que el elogio temprano para muchos de los jóvenes artistas, a quienes la facilidad temprana echa a perder su genuina intención de investigar, indagar, escudriñar, hacer borrón y cuenta nueva. *Lo Invisible de lo Visible* resulta también de restar sumando. Pareciera una paradoja: se trata de hacer síntesis, e identificar el concepto, para ir podando lo que sobra al árbol invadido de maleza. Hacer la tarea de un simple jardinero.

Ramón Manrique Boeppler

La obra de Ramón es una propuesta que muestra a golpe de vista un adentro a través de sus manchas visibles que le imprime a los objetos, la naturaleza, los animales y personas. Visibiliza su intensión para colocar al espectador en un pensamiento reflexivo. Es una labor que recoge el diálogo entre lo moderno y lo contemporáneo; una exquisitez pictórica que recobra vida con sus títulos que, sin ser importantes, se vuelven fundamentales para derrochar talento en esos mundos y proponer una pintura que conjuga texto, fondo y figura, de-construyendo todo saber artístico, para transformarla en una metáfora de expresionismo literario, las imágenes traduciendo poesía.

La acción artística del maestro Manrique presenta una escena dramática, una cuita interior que devuelve al espectador de manera fulminante, dejando lo visible en invisible; una nueva forma de encontrar razones para vivir en relación con la naturaleza del ser y la filosofía del yo. Manifiesta el umbral de una representación estética en una manifestación de luz desde afuera hacia adentro. Es el hecho de que ya no es la obra la que habla –visible- sino que, es la acción al ejecutarla: su angustia, la felicidad, el sacrificio y la disciplina –Lo Invisible-.

“el arte es, de hecho, la definición del arte”. J Kosut.

James Llanos Gómez
Curador Sala CDC