Laboral

Precario panorama laboral en Colombia.

Las 2 Orillas

Por: Fabio Arias Giraldo* .

El 68 % de los más de 22 millones de colombianos que trabajan no tienen plena seguridad social; es decir, no están afiliados a salud, pensiones, riesgos laborales, caja de compensación o fondo de cesantías. Más de dos millones no tienen empleo. Casi la mitad de los trabajadores que no cuentan son seguridad social integral se encuentran bajo formas de contratación deslaboralizada, tales como OPS, cooperativas de trabajo asociado, fundaciones, prestación de servicios, SAS, contratos sindicales, entre muchas.

Seguiremos luchando por el trabajo decente y el derecho de huelga.

Por: Yezid García Abello, Concejal de Bogotá por la Alianza Verde.

La lucha por formalizar el empleo, conseguir condiciones óptimas para tener “trabajo decente”, disfrutar de derechos laborales básicos que dignifican la labor productiva y garantizar la vigencia de libertades y derechos sindicales como el de organización sindical y huelga, son tareas eminentemente democráticas en un mundo en el cual el gran capital ha pretendido imponer su orden neoliberal para aplastar y derrotar a los trabajadores.

Lo que pudo haber sido...

Ad portas de completar 23 años de estarse incumpliendo la Ley 4a de 1992, El Pueblo sigue soñando. JJNG.

Por: Juan José Neira Gómez(1)

Dando aplicación a los dictados emanados de la Constitución Política de Colombia aprobada y promulgada el 4 de julio de 1991, el Congreso Nacional produjo la Ley 4a de mayo 18 de 1992. Ella establece el marco salarial de los empleados estatales, sin excepciones de ninguna especie.

Después de examinar su contenido, no queda duda de que sus parámetros son adecuados en el propósito de fijar un régimen salarial y prestacional justo y equilibrado, en este campo de la administración pública. No queda duda, el órgano Legislativo del país produjo una norma de inusitado alcance macroeconómico en el ámbito salarial del país.

Las famiempresas: informalidad invisible

Por: Paola Cervera Quintero

Algunas quedaron desempleadas después de muchos años de haber servido a una empresa; otras salieron de su tierra en búsqueda de mejores oportunidades; a otras los sacaron violentamente y, más que una decisión para buscar nuevos horizontes, fue una decisión de supervivencia; otras pensaron que era mejor ser independiente y poder cuidar a los hijos en sus propios hogares; algunas lo hacen para aprovechar el espacio de aquellas casas que lograron conseguir con tanto esfuerzo. Sea cual sea la razón por la cual las personas consiguen sus ingresos en la informalidad, todas son válidas, justas y defendibles, pues significa la lucha por la reproducción de la vida, la respuesta frente a un sistema que los desconoce y los invisibiliza cada día más.

El derecho a la huelga no se toca.

Confederación Sindical Internacional

El derecho de huelga no se toca. Sin el derecho de huelga nos convertimos en esclavos

Grupos de empleadores de todo el mundo están tratando de acabar con el derecho de huelga. Participen en la jornada de acción mundial el próximo 18 de febrero para impedírselo.

El derecho de huelga es un cimiento sólido y fundamental de la democracia y de la justicia económica. Cuando los empleadores se niegan a negociar con los trabajadores y trabajadoras, cuando una población se subleva contra una dictadura, el pueblo puede declararse en huelga para contrarrestar la dominancia y el privilegio de unos pocos gracias al poder de la acción colectiva. Este derecho fundamental sigue siendo lo único que se interpone a la injusticia y a la explotación.

Los avances de la Bogotá Humana respecto a la atención de la economía popular: (caso Vendedores Ambulantes)

Yezid García,

Por: Yezid García - Concejal de Bogotá

En Bogotá los vendedores ambulantes provienen de todas las regiones del país motivados por la oportunidad de encontrar en esta ciudad la posibilidad de mejorar su condición económica y de brindar a sus familias mayor protección y seguridad; en la mayoría de los casos la decisión de integrarse a las ventas ambulantes surge tras la dificultad que tienen de conseguir empleo, pues nuestro sistema económico crece pero no genera empleos suficientes para la población.

Las ventas ambulantes constituyen una alternativa económica para esta dura crisis laboral que vive el país. Es una constante en las principales ciudades que se encuentren miles de personas que día a día utilizan el espacio público para rebuscarse el sustento diario básico para ellas y sus familias.

Páginas