Jardines infantiles nocturnos, una estrategia revolucionaria de la Bogotá Humana para beneficio de los más vulnerables.

Yezid García,

Por: Yezid García, concejal de la Alianza Verde.

Diariamente la administración distrital está inaugurando uno o dos jardines infantiles que benefician a la primera infancia de los sectores más vulnerables de Bogotá. A la fecha se han entregado 100 nuevos jardines que junto con otros 321 jardines atienden a más de 67 mil niños y niñas en primera infancia. Dentro de este ambicioso programa del Plan de Desarrollo, Bogotá Humana, hay que destacar la modalidad innovadora de los jardines nocturnos: 20 de ellos ya se han entregado para beneficio de los niños cuyos padres que por las condiciones socioeconómicas en que viven se ven obligados a trabajar en la noche.

Esta semana, por invitación de la Secretaría de Integración Social tuve la oportunidad y la fortuna de asistir a la inauguración de uno de ellos. Se trata del jardín Construyendo Sueños, ubicado en el barrio Patio Bonito de Kennedy. Allí 20 niños entre los 3 meses de edad y los 5 años, gozarán del cuidado de mujeres capacitadas en preescolar en espacios amplios y adecuados con todos los elementos necesarios para el desarrollo motriz y cognitivo de los niños.

He afirmado, y me sostengo, que los jardines nocturnos son de las iniciativas y programas más revolucionarios de la Bogotá Humana. No hay jardines infantiles nocturnos en las capitales latinoamericanas y en Valparaíso, Chile, existe uno privado. Son espacios en los que se brinda atención profesional y por tanto repercute en una mejorar calidad de vida tanto para los niños como para sus padres que trabajan o estudian en la noche.
No faltarán los profetas del caos y el apocalipsis que señalan que estos jardines no valen porque su construcción no es nueva, ni propia, sino en arriendo. ¡Qué esa polémica la resuelvan las madres trabajadoras mientras sus retoños son atendidos profesionalmente por la Bogotá Humana! "¡Ladran, ladran, señal de que cabalgamos!"