Internacional

La automatización de la producción y la suerte de los trabajadores

Por: Pascual Amézquita
PhD en economía.

Hay una película, del género de ciencia ficción, producida en la URSS en 1939, dirigida por Aleksandr Andriyevsky y conocida en español como Pérdida de sensación.

Trata de unos hermanos, uno de los cuales, con el esfuerzo de los demás, se titula de ingeniero. La que podríamos llamar su tesis de grado consistió en hacer un robot, concebido para aliviar el trabajo en la fábrica donde laboraba uno de sus hermanos. Las órdenes se le daban a través de un saxofón y eran transmitidas por ondas de radio.

Al poco tiempo la magnífica idea se convirtió en la base de una tragedia pues empiezan a despedir trabajadores en la fábrica, el sindicato se divide en torno a lo que deben hacer para enfrentar los robots, los hermanos se pelean… y, para peor, uno de los primeros compradores masivos de robots es el ejército, para enfrentar a los trabajadores.

UNA MIRADA A CHILE DESDE EL GOBIERNO DE UNIDAD POPULAR HASTA MICHELLE BACHELET

    Con el fin de valorar la experiencia de los gobiernos alternativos en América Latina, Nueva Gaceta ha invitado a un grupo de investigadores a presentar el análisis de los principales hechos de algunos de los países de la región. Esta entrega corresponde a una mirada sobre Chile desde el gobierno de Salvador Allende.

Por: Genaldo Rodríguez Barbosa.

PREÁMBULO

Se tiene como propósito hacer una breve reseña histórica del Movimiento de la Unidad Popular Chilena, su acceso al poder por la vía electoral, su programa, la puesta en marcha, las dificultades, el bloqueo internacional, el golpe de Estado y el desmonte de todo el programa del gobierno de la Unidad Popular y la implementación de las políticas neoliberales por el gobierno de facto, regentado por Augusto Pinochet, hasta el restablecimiento de la democracia, la transición y los últimos gobiernos con sus reivindicaciones sociales más importantes. Esto dentro del contexto de análisis de lo que se ha denominado “los vientos del sur” que se propone observar y exponer qué sucedió con el movimiento latinoamericano y su viraje hacia gobiernos progresistas de izquierda democrática y su posterior crisis y caída, que trajo grandes frustraciones a la esperanza de afianzar estas democracias populares y participativas en alternativa de poder, de gobierno y de desarrollo de este lado del continente, Latinoamérica.

El TLCAN ha causado más daño a México de lo que cualquier muro podría

Por: Mark Weisbrot.

Es poco probable que el presidente Trump pueda cumplir con su sueño de hacer pagar a México por un muro a lo largo de la frontera sur de los Estados Unidos. De ser construido, serán los contribuyentes estadounidenses quienes casi de seguro reciban la factura, que según ciertas estimaciones alcanzaría los 50 mil millones de dólares. Sin embargo, vale la pena dar un paso atrás para ver mejor la economía tras las relaciones entre los Estados Unidos y México, para ver cómo es que la inmigración desde México llega a convertirse en un tema relevante dentro del debate político estadounidense, hasta el punto en que alguien como Trump puede tratar de usarla en su favor.

El TLCAN (Tratado de Libre Comercio de América del Norte) es un buen punto de partida. Mientras finalmente ha empezado a reconocerse cómo aquellos mal llamados acuerdos de “libre comercio” han afectado a millones de trabajadores en los Estados Unidos, sigue siendo frecuente entre comentaristas tanto liberales como de derecha el asumir que el TLCAN ha sido bueno para México. La realidad contradice enérgicamente semejante suposición.

Una década sin consenso de Washington en Ecuador

Por: Mark Weisbrot.

En un giro apoyado y acogido con satisfacción por Washington, América Latina se ha ido desplazando hacia la derecha durante el pasado año y tanto. Tres de las economías más grandes de América del Sur — Brasil, Argentina y Perú — hoy día ostentan presidentes de derecha con estrechos vínculos con Washington y su política exterior. Mientras que la narrativa estándar del "Consenso de Washington" obvia cualquier papel atribuible a Estados Unidos en la región y considera que los gobiernos de izquierda que fueron electos en Suramérica en las últimas décadas lograron victorias populistas gracias a un auge de las materias primas, con base en dádivas para los pobres y un gasto insostenible. Una vez desinflado este auge, según el cuento, las finanzas de los gobiernos de izquierda y, por lo tanto, sus fortunas políticas, hicieron lo mismo.

Sin embargo, se trata de una narrativa sumamente exagerada y egoísta. Ecuador nos brinda un buen ejemplo de cómo un gobierno de izquierda logró el éxito durante la pasada década mediante cambios positivos y creativos en su política económica, de la mano con reformas financieras, institucionales y regulatorias.

Trump, o la decadencia del imperio.

Por: Fernando Guerra Rincón.

El profesor de la Universidad Nacional de Singapur, Parag Khanna, en su libro El segundo mundo (Paidos 2008), afirma que la nación americana está en fase de declive y suelta esta frase: “Los imperios del pasado se desmoronaron por las mentiras internas, y cada uno tuvo los barbaros que merecía. La mano dura y los hombres fuertes no pueden enmascarar el relativo declive de Estados Unidos, ya que son los principales símbolos de este” (pág. 419). Profética.

Sin duda, Donald Trump es el más acabado producto de esa caída. Su elección se explica, en buena parte, a que, paradójicamente, la economía norteamericana se cuenta entre las perdedoras de la globalización, anclada en el paradigma del libre mercado que ha producido la más infame desigualdad global: 8 multimillonarios poseen la riqueza de 3.600 millones de personas, la mitad de la población mundial(1). La clase obrera y los sectores medios de la sociedad norteamericana sufren los estragos de la deslocalización de la producción afincada en trasladar a la sociedad la búsqueda de la eficiencia del mercado y el rigor de la competencia.

Ecuador tras diez años con el presidente Correa: un nuevo informe analiza los indicadores claves, las reformas y los cambios de política

Contacto: Rebecca Watts, 202-293-5380 x103, watts@cepr.net

Washington, DC — Un nuevo informe del Centro de Investigación en Economía y Política (CEPR) analiza los indicadores económicos y sociales claves, así como los cambios institucionales, normativos y de política económica en Ecuador en los diez años transcurridos desde que Rafael Correo tomó posesión de su cargo. El informe también analiza cómo el gobierno ecuatoriano abordó la crisis y recesión financiera mundial de 2008–2009, y un segundo colapso del precio del petróleo que comenzó en 2014.

Trump y América Latina

Por: Alexander Main.

Los resultados de las elecciones estadounidenses de 2016 dejaron horrorizada a mucha gente en muchos lugares del mundo, pero probablemente en ninguna otra parte más que en América Latina. A lo largo de toda su campaña, el vencedor de las elecciones vilipendió a los inmigrantes latinoamericanos y prometió construir un muro en la frontera sur de los Estados Unidos (supuestamente pagado por México) para mantener afuera a los "violadores y traficantes de drogas". Durante su campaña en Florida hizo referencia a luchar contra la "opresión" en Venezuela y a revertir los intentos de apertura diplomática con Cuba, una medida del presidente Obama aplaudida unánimemente por los gobiernos latinoamericanos.

Y llegó Donald Trump

Por: Pascual Amézquita Zárate.

¿Por qué ganó Donald Trump las elecciones a la presidencia de Estados Unidos? ¿Qué efectos traerá? Lo que se está presenciando es una especie de movimiento de las capas tectónicas de la tierra, en este caso del capitalismo, que se traducirá en un terremoto geopolítico no visto desde la caída del Muro de Berlín en 1989.

Detrás del triunfo de Trump (y del brexit, la salida británica de la Unión Europea) se puede vislumbrar la misma causa, los destrozos de la globalización neoliberal. No es mera coincidencia que en los mismos países donde se puso en marcha el modelo neoliberal de Reagan y de Thatcher, ahora hayan ganado los promotores del llamado a clausurar uno de los componentes de ese modelo, la globalización.

Esa globalización –propulsada con toda su fuerza cuando terminó la Guerra Fría–, fue vendida como el medio para aumentar la riqueza del mundo por la mayor producción de mercancías a un menor costo.

Fútbol, Guerras y Tragedias (el Chapecoense)

Por: Carlos Humberto Llanos.
Profesor en Universidad de Brasilia. Doctor en Ciencias de la computación de la Universidad Federal de Minas Gerais.

Dicen que el fútbol (y cualquier deporte) es sublimación de la guerra, de las pulsiones instintivas, buscando armonizar estas últimas con las solicitaciones sociales, tal como nos dicen los psicoanalistas. Las barras representarían los pueblos, mientras que los atletas serían la alegoría de los guerreros. En este sentido, el fútbol, por ejemplo, sería un producto de la civilización, en donde los instintos agresivos tendrían una salida inocua, desde el punto de vista del conflicto, dejando como efecto colateral emociones más constructivas en el público, en las barras. Pero claro, el proceso puede fallar, tal como lo vemos en las palizas generalizadas que con alguna frecuencia aparecen entre las barras y entre los jugadores, afuera y dentro de los propios estadios.

Trump y el neoliberalismo: “The elephant in the room”

Por: Camilo Jiménez(1).

La economía y el sistema electoral son los problemas más importantes para los estadounidenses, según una encuesta post electoral del grupo Gallup (Ver Economy, Elections Top Problems Facing U.S.). Esto es importante, si tenemos en cuenta que este país ha sido el paradigma de desarrollo económico para un sector de las elites políticas y económicas colombianas.

La apretada situación económica de los estadounidenses explica parcialmente el triunfo de Trump. Su victoria es el resultado de un voto de protesta contra las políticas económicas neoliberales –definidas como reducción del Estado y de su intervención en la sociedad, así como estímulo a la libre competencia y al libre mercado– implementadas por los partidos Republicano y Demócrata en las últimas décadas. Sin embargo, con pocas excepciones, como por ejemplo Noam Chomsky, la palabra “neoliberalismo” rara vez se menciona en los análisis de lo que está pasando en Estados Unidos.

Como una roca

Por: Jorge Armando Castiblanco *

Hoy venimos a cantar himnos de gloria ante su vuelta a la naturaleza que lo engendró; el nieto de Bolívar, el hijo de Martí ha finalizado una faena, como la finalizaremos todos. En nuestra memoria seguirá eternamente vivo y estamos seguros que regresará en el cercano futuro como lo hacen los grandes pensadores y los grandes luchadores de las causas de los humildes, de las causas de los que lo único que tienen que perder es su moderna esclavitud.

Como Bolívar, Fidel se identificó con el Caballero de la Mancha, símbolo de la fortaleza y la generosidad, es por ello que en el momento histórico necesario aparecen ciertos hombres como él, para descifrar las ambiciones de los que todo lo quieren para ellos, sin importar cuánta sangre se derrame: “El velo se ha rasgado, ya hemos visto la Luz, y se nos quiere volver a las tinieblas; se han roto las cadenas; ya hemos sido libres, y nuestros enemigos pretenden de nuevo esclavizarnos”.

Alejandro Toledo: el error estadístico y la sociedad compartida.

Por: Fernando Guerra Rincón.
Economista Universidad Tecnológica
de Bolívar y Humanista

En el marco de la Conferencia Anual del Grupo Latinoamericano de Administración Publica, GLAP, con el respaldo del Instituto de Prospectiva de la Universidad del Valle, que se llevó a cabo a mediados de octubre en la ciudad de Santiago de Cali, (Hotel Spiwak), el expresidente peruano Alejandro Toledo, presentó su libro La sociedad compartida: Una visión para el futuro global de América Latina (Planeta 2015), donde resalta el papel de la educación en el desarrollo de los países, en la libertad y la promoción del individuo, de lo cual el mismo es su espejo: Yo soy un error estadístico, afirma, subrayando el hecho cierto de que se salvó de milagro: en América latina, la región más desigual del mundo, las grandes mayorías no han tenido, ni tienen la posibilidad real de acceder a los parabienes del desarrollo, entre ellos la educación. Educación de calidad y de cobertura universal.

Goodbye Correa - Prohibido Olvidar

Por: Andrea Esguerra Cortés.

Ecuador se alista para las elecciones presidenciales que tendrán lugar el próximo 19 de febrero de 2017.

Rafael Correa, integrante del grupo de presidentes de la “nueva izquierda latinoamericana” (junto con Hugo Chávez, Daniel Ortega, Evo Morales, José Mujica), acaba su mandato de 10 años con un balance donde se destaca la renegociación de la deuda externa y la realización de una auditoría pública integral de la misma, la eliminación de la tercerización laboral, la disminución de la pobreza de 37,6% al 27,6%, entre 2007 y 2013 y de la pobreza extrema del 16,9% al 8,6% en el mismo periodo, el fortalecimiento del aparato estatal con instituciones eficientes generadoras de utilidades, el desarrollo de infraestructura vial moderna y el establecimiento de relaciones internacionales de conveniencia para Ecuador.

En resumen, Correa entrega un país mucho mejor posicionado ante los ojos del mundo que el de hace una década.

Masacre en París

El 17 de octubre de 1961, hace 55 años, se perpetró en París una masacre cuyo resultado habría sido el asesinato de 200 o más inermes ciudadanos. Ello ocurrió en medio de la protesta contra la guerra contra Algeria, y gobierno y prensa se aliaron para ocultar los hechos. Recuerda los sucesos de la Masacre de las Bananeras en Colombia en 1928.

En la conmemoración de los cincuenta años de ese luctuoso hecho se publicó este artículo que hoy ponemos en conocimiento de nuestros lectores.

Nueva Gaceta

      50 años del Octubre negro de París
      Por: Maxi Leinkauf.
      06/11/2011

    El gobierno francés sigue, 50 años después de los sucesos, sin ofrecer disculpas por el baño de sangre en que terminó una manifestación de argelinos en París.

    Human Rights Watch ¿demasiado alineada con la política exterior estadounidense?

    ultimasnoticias.com.ve

    Por: Mark Weisbrot.

    Las organizaciones de derechos humanos se crean supuestamente para defender ciertos principios universales, tales como el Estado de derecho y la libertad ante la represión por parte del Estado. Pero, cuando sus sedes están en los Estados Unidos y estas se vuelven muy cercanas al gobierno de ese país, con frecuencia se hallan en sintonía con la política exterior de EE.UU.

    Los últimos acontecimientos en América Latina han puesto de manifiesto este problema. El 29 de agosto, el Senado brasileño destituyó a la presidenta electa, Dilma Rousseff, a pesar de que el fiscal federal asignado al caso resolviera que las gestiones de contabilidad por las que se le había acusado, no constituían delito alguno. Por otra parte, se filtraron las transcripciones de llamadas telefónicas entre los líderes políticos que impulsaron la impugnación, las cuales demuestran que buscaban deshacerse de Dilma a modo de protegerse de las investigaciones de corrupción en su propia contra.

    Ahora el nuevo gobierno intenta implementar una agenda de derecha ya derrotada en las últimas tres elecciones presidenciales.

    Trump vs Clinton: la disputa entre el Politainment y los “millennials”.

    Por: Felipe Pineda Ruiz*

    La política norteamericana ha estado marcada, en el transcurso de su historia, por un aspecto que define su ADN cultural: el espectáculo. Sin él, ese poder casi omnipresente e inexpugnable, que se le endilga a la nación más poderosa del globo terráqueo, hubiese sido simplemente una vaga referencia.

    Hollywood, su multimillonaria industria, y sus centenares de filmes, permanecieron perennemente en el “top of mind” de la sociedad global, para vendernos un relato común sobre la guerra fría, el idílico “fin de las ideologías” y el neoliberalismo.

    Politainment: entre Reagan y Trump hay mucho trecho

    Historia de un inmigrante.

    Por: Paola Cervera Quintero.

    Era él, no había duda. Tenía ojos negros, nariz aguileña, contextura delgada y su cabello revuelto lleno de arena. Esos rasgos armenios lo acompañarían para siempre, nunca sería uno de ellos.
    En el 2011, veía cómo multitudes protestaban en contra del gobierno de aquel hombre que llevaba ya una década en el poder. Él aunque no estaba de acuerdo con ese sistema de gobierno, no participó nunca de ese movimiento, no lo consideraba un problema propio.

    En abril de 2012, le empezó la preocupación al ver que otras ciudades de su país empezaron a ser víctimas de destrucción masiva.Una masacre que resultó en más de 1.000 muertos lo alertó de repente. Su credo lo podría poner en peligro, se sentía rondar la muerte en su tierra, algo que él no había sentido aún de cerca.

    Las Torres Gemelas no cayeron por el fuego, según un estudio.

    Aunque en muchas ocasiones se ha dicho que detrás de la caída de las Torres Gemelas el 11 de septiembre de 2001 hay algo que no es claro, este artículo, escrito por prestigiosos investigadores europeos, aviva el debate sobre lo que oculta el gobierno estadounidense. NG.

    tendencias21.net

    Las Torres Gemelas, así como el Edificio 7 del World Trade Center, se derrumbaron el 11 de septiembre de 2001. Según la versión oficial, los incendios provocados por los aviones fueron la causa, pero un estudio publicado por la Sociedad Física europea sostiene que eso no fue así, y que fue una demolición controlada.

    El fuego nunca ha provocado, antes o después del 11 de septiembre, el colapso total de un edificio con estructura de acero, insiste un grupo de científicos en un artículo publicado en la revista Europhysics News, de la Sociedad Física Europea.

    "¿Fuimos testigos de un acontecimiento sin precedentes en tres ocasiones [las dos Torres Gemelas del World Trade Center, de 110 pisos cada una, y el Edificio 7 del mismo complejo, de 47 pisos, que también cayó ese día, aunque no fue alcanzado por ningún avión] el 11 de septiembre de 2001?", se preguntan los autores.

    La crisis política y económica de Brasil amenaza la legitimidad de su democracia

    The Huffington Post

    Por: Mark Weisbrot.

    El 17 de abril, la cámara baja del Congreso brasileño votó la destitución de la Presidenta Dilma Rousseff, quien fue electa en 2010 y reelecta a finales de 2014. Fue un espectáculo pasmoso, en el que un diputado de derecha dedicó su voto al coronel que encabezó una unidad de la tortura durante la dictadura. Una de las víctimas de tortura de dicha unidad fue la propia presidenta.

    La dedicatoria por parte del diputado fue un sombrío recuerdo de que Brasil se levantó de la dictadura hace apenas 30 años y que su democracia tal vez sea menos desarrollada de lo que mucha gente supone. Brotan de repente muchos recuerdos más, como hongos en un campo empapado por la lluvia. Las transcripciones de conversaciones telefónicas filtradas revelaron que los líderes de la iniciativa de destitución buscaban sacar a la Presidenta Rousseff con el propósito de frenar la investigación relativa a su propia corrupción.

    Reunión de Kerry con funcionario brasilero demuestra apoyo a un gobierno ilegítimo.

    El Centro de Investigación en Economía y Política (CEPR)

    Por: Mark Weisbrot.

    El pasado 25 de julio, 43 miembros del partido demócrata de la Casa de Representantes del Congreso estadounidense, le escribieron al Secretario de Estado Kerry. La carta comenzaba de esta manera:

    Le escribimos para expresar nuestra profunda preocupación por los recientes acontecimientos en Brasil, los cuales amenazan las instituciones democráticas de ese país. Le instamos a ejercer la máxima cautela en las relaciones con las autoridades interinas brasileras y contenerse de hacer pronunciamientos o de tomar acciones que puedan ser interpretados como de apoyo a la campaña de destitución de la Presidenta Dilma Rousseff.

    Páginas