Informe de Competitividad Global 2015 – 2016: Suiza sigue liderando por séptima ocasión, mientras que Chile retrocede y Colombia avanza cinco puestos.

Por: Carlos Julio Giraldo Medellín(1)

El miércoles 30 de septiembre, el Foro Económico Mundial publicó el Informe de Competitividad Global (IGC) 2015 – 2016. En él se destaca que a pesar de los importantes esfuerzos por retornar a la senda de la recuperación, el crecimiento económico mundial sigue siendo bajo y el desempleo persistentemente alto.

Desde que comenzara la crisis financiera en 2008, sus consecuencias se siguen sintiendo en todo el mundo. La recuperación ha sido menos robusta y el escenario económico es más incierto y la recuperación más lenta de lo que muchos esperaban, a lo que se suman los recientes acontecimientos geopolíticos mundiales como la crisis en Ucrania y los conflictos en el Medio Oriente, el aumento del terrorismo y la crisis migratoria, hechos que aumentan las dificultades económicas.

Con base en este escenario, el Foro Económico Mundial destaca que la competitividad - entendida como una mayor productividad - es un motor clave de crecimiento y capacidad de recuperación. Las proporciones históricas de la crisis económica y el desempeño relativo de las economías desde su inicio en 2008 han arrojado luz sobre cómo las debilidades estructurales pueden agravar los efectos de las crisis y obstaculizar la recuperación. Así mismo señala que durante la crisis, las economías más competitivas superaron sistemáticamente las menos competitivas en términos de crecimiento económico: o resistieron mejor la crisis o se recuperaron más rápidamente (2).

El Ranking:

A continuación se muestra el top 10 mundial:

Como se puede apreciar, las diez primeras economías, de un total de 140 que analiza el Foro Económico Mundial, mantienen su liderazgo, siendo los cambios más sustanciales el de Países Bajos que avanzaron 3 puestos y el de Finlandia que retrocedió 4.

Otro aspecto a destacar es en relación con las principales economías del mundo: Estados Unidos, Alemania, Japón y Reino Unido. También es de resaltar la ausencia de otras potencias: Francia (22), China (28) y Rusia (45).

Las economías BRICS:

Respecto de este bloque económico que ha venido aumentando su protagonismo mundial y del cual existen muchas expectativas, los países que lo integran no ocupan lugares destacados en el ranking, pero llama la atención que Rusia, Sudáfrica e India han tenido importantes avances respecto del año anterior, siendo más relevante el ascenso de la India, quien subió 16 puestos. En el lado opuesto se encuentra Brasil, quien descendió 12 lugares, pasando del 75 al 57, como se puede apreciar en el siguiente cuadro:

América Latina y el Caribe:

Estas son las primeras diez economías de la región en el ranking de competitividad global 2015 – 2016:

En términos comparativos, Chile continúa liderando la región. Este año se amplía la brecha en términos del índice de competitividad entre Chile, Perú (69) y Brasil (75), pero se reduce entre Chile, México (57) y Colombia (61). Estos movimientos se deben a la caída en el ranking de los dos primeros países y a la subida en el ranking de los dos últimos(3) .

El Foro Económico Mundial llama la atención que tanto Chile como Colombia deben mejorar en calidad educativa, principalmente en matemáticas y ciencias (Chile ocupó el lugar 107 y Colombia el 117 en este ítem). Para el caso de Chile, también destaca que debe invertir más en Investigación y Desarrollo (I + D) y mejorar su capacidad de innovación.

Sobre Colombia recomienda fortalecer sus instituciones públicas y su diversidad, y resolver los problemas de corrupción y de seguridad, así como mejorar en la infraestructura, especialmente la capacidad general de transporte.

En el análisis que se presenta en el informe sobre América Latina y el Caribe, el Foro Económico Mundial señala:

    “Para crear un crecimiento sostenible a largo plazo, la región debe aumentar la resiliencia frente a los choque económicos externos. Entre los fundamentos a reforzar están Infraestructura, habilidades y áreas de innovación, reformas y medidas estructurales para mejorar el entorno de los negocios. Fomentar la innovación, junto con una fuerza de trabajo mejor educada y entrenada, por ejemplo, aumentaría la capacidad de recuperación mediante la diversificación de la economía más allá de los productos básicos con producción de mayor valor añadido

    Hay un sentido de urgencia para la región, superar sus retos de productividad para mejorar su competitividad, en un entorno de menor crecimiento económico. La región necesita no sólo impulsar productividad, sino también compartir la prosperidad resultante”(4) .

Esto quiere decir que los países de la región siguen siendo vulnerables a las contingencias externas debido a su marcada dependencia a los productos básicos, los cual genera entornos de mucha incertidumbre como sucede en la actualidad.

Para superar esa dependencia deben ser innovadores para diversificar su economía, pero para ello requieren hacer grandes inversiones en su aparato educativo, en ciencia y tecnología y en investigación para el desarrollo, para generar procesos productivos intensivos en mano de obra calificada, pero los países de la región, salvo Brasil, Chile y México, aún se encuentran muy rezagados en esta materia y las decisiones de política pública se siguen enfocando en mantener este rezago, especialmente Colombia, donde ha reducido las inversiones públicas en estos rubros y ha estimulado los subsidios a la demanda que sólo favorecen los intereses del capital privado en detrimento de las instituciones públicas, quienes son las que actualmente soportan, de manera mayoritaria, la poca generación de conocimiento en el país.

1) Integrante del Comité Ejecutivo Distrital de la Alianza Verde en Barranquilla. Miembro del Partido del Trabajo de Colombia.
2) Recuperado de: http://reports.weforum.org/global-competitiveness-report-2015-2016/report-highlights/
3) Recuperado de: http://static.pulso.cl/20150929/2190079.pdf
4) Recuperado de: http://www.cdi.org.pe/InformeGlobaldeCompetitividad/index.html