Hernán Augusto Tena Cortés

El desconocido lenguaje del amor

Por: Hernán Augusto Tena Cortés

En el 2019, año marcado por conflictos y guerras que han aumentado los indicadores de violencia y también, periodo en el que se termina la segunda década del Siglo XXI, es preciso hacer una pausa, invitar a la reflexión y concentrar unas líneas alrededor del amor. Y es que además de acercarnos a una descomposición social, se ha vuelto más común de lo normal y casi adagio popular, hablar de relaciones fallidas o de la inexistencia misma de dicho sentimiento.

Paradojas, interrogantes y problemas, son quizá carriles de esa autopista en la que transitan humanos con o sin rumbo y sin distinción de raza. Amor, del que se puede derivar querer, cariño, afecto, afección, amistad o apego es en mayor o menor escala, una emoción universal que cada individuo percibe. Y es que al hacer otra pausa, se podrá especular que la misma incredulidad direcciona a la destrucción.

En la autopista, faltaría un cuarto carril, quizá el más importante y también el de mayor olvido, la comunicación. Imaginemos que los humanos conducen un vehículo llamado código, y que este tiene como objeto llegar a un destino o receptor. Siendo objetivo del diario vivir, el vehículo se debe desplazar con cuidado para llegar en óptimas condiciones al fin. Exactamente eso pasa con la comunicación y los códigos o mensajes que comunicamos.

El núcleo del problema es entonces, que las personas al saber expresarse de manera oral, creen saber comunicar y peor aún, si hablan un idioma o lenguaje en común, dan por hecho estar en la capacidad de enviar y recibir mensajes sin estudiar el campo comunicativo. Olvidan así, que detrás de las palabras o pensamientos, se encuentra la complejidad de la mente humana.

Transitando por espacios diferentes, resultó más común de lo esperado escuchar grupos enteros de personas expresando un profundo cansancio hacia el amor; tanto, que concluyen con frases como, “el amor no existe”. Lo anterior, motivó a realizar una encuesta cuyo objetivo era contrastar dichas conclusiones cargadas de emociones con una pregunta de confirmación que sería respondida quizá en un momento de serenidad. El resultado era de esperarse, 153 personas respondieron que sí creen en el amor y sólo 16 lo hicieron de manera negativa.

Y tú, ¿qué esperas para dejar de fumar?

Por: Hernán Augusto Tena Cortés*

Múltiples fenómenos preocupan a los gobiernos y a la humanidad en general. La innovación tecnológica no se queda por fuera, y aunque muchos de los inventos se pueden interpretar como un beneficio para la especie humana; algunos no lo son. El consumo de tabaco a través del cigarrillo es quizá una de las causas de muerte más común en el mundo; se estima que alrededor de 7 millones de personas por año pierden la vida. En Colombia, la cifra no es muy alentadora; al año mueren 32,000, al día 73 y en términos de costos, se aproxima que se gasten 4.2 billones del presupuesto nacional cubriendo esta posible epidemia

Es conocido por los consumidores que fumar es perjudicial para la salud; sin embargo, según Jhon Marulanda, asesor médico de la Liga contra el cáncer, la gente fuma por razones genéticas, sociales, presión de grupo, por probar la nicotina generando adicción o por los mensajes que emite la industria tabacalera.

Dicho lo anterior, el panorama es más preocupante aún, según estudios recientes, se estima que en el mundo hay más de 960 millones de fumadores, el número de personas que dejan de fumar ha crecido, pero también el número de individuos que inician el hábito.

Además, los daños no son sólo para quienes ejercen esta mala práctica. Se registra que anualmente el cigarrillo genera 876 millones de toneladas métricas de dióxido de carbono, que sus desechos contienen más de 7.000 químicos tóxicos que envenenan suelos y mares y que los fumadores pasivos responden al 12% de las muertes anuales que comprometen al corazón.

Teniendo cifras tan alarmantes, hace unos años en China se inventaron los famosos cigarrillos electrónicos conocidos también como vapeadores y dada su innovación, su uso se ha ido extendiendo por diferentes países.

Vale aclarar la importancia de diferenciar entre los mencionados y los HEETS o IQOS. Éstos últimos se conocen en el mercado como los cigarrillos sin combustión; mientras que a los tradicionales, se refieren como cigarrillos con combustión.

Obesidad infantil, fenómeno cada vez más alarmante.

Por: Hernán Augusto Tena Cortés*

Son muchas las preocupaciones que inquietan a Colombia y el mundo; en la descomposición social que vivimos, es común escuchar hablar de fenómenos sociales que proyectan corrupción, inseguridad, enfermedades, tristeza y otras lúgubres situaciones.

Hoy se tratará un tema de importancia global como es la obesidad infantil, que cada día afecta más a nuestra sociedad colombiana. Pues según estudios de la OMS (organización mundial de la salud), en los últimos cinco años ha tenido un incremento del 18% al 24%. Es importante mencionar que esta condición se genera por el consumo de alimentos altos en carbohidratos (azúcares) y lípidos (grasas) en la dieta diaria, sumado a la inactividad física (sedentarismo) ambas muy caracteristicas en la sociedad actual como consecuencia del uso inadecuado de las tecnologías, las largas jornadas laborales, la disminución en el tiempo para elaborar los alimentos y la poca importancia que se le da al movimiento como coadyuvante en el desarrollo integral del ser humano.

En suma, cabe aclarar que se considera sobre peso cuando se excede entre un 10% y un 20% el peso ideal para la estatura, y si el sobrante es mayor al 20%, se estima obesidad para niños hasta los 10 años, a su vez la obesidad se define como una acumulación excesiva de grasa corporal y tejido adiposo, considerándose obesa a la persona que tenga un porcentaje de grasa mayor al 25% en hombres y 30% en mujeres.

La mayoría de los casos de obesidad o sobre peso se encuentran relacionados principalmente por factores hereditarios, la mal nutrición y el sedentarismo. Dicho fenómeno, se ha convertido en la segunda causa de muerte en el mundo luego del tabaquismo y en un efecto a la salud mental ya que las proporciones que toma el cuerpo, constantemente vulnera a burlas y desprecios en todos los ámbitos, especialmente en el escolar.

Luego de analizar los índices de obesidad y sobre peso, se concluye una falta de conciencia y quizá un desconocimiento alrededor de lo que sería una nutrición infantil adecuada. En ese sentido, se enfatiza en la necesidad de ingerir en su dieta diaria la cantidad de nutrientes necesaria para el normal crecimiento y desarrollo de los niños (proteínas, carbohidratos, vitaminas, minerales y grasas)

Páginas