Gustavo Petro

La NO-VIOLENCIA debe orientar la izquierda y el marxismo en Colombia.

Por: Mauricio Vargas González.

A nombre del Marxismo y de la Izquierda se han cometido las peores aberraciones en el país.
Hablo de la lucha armada, del terrorismo, el secuestro y de los discursos del odio. Decía Francisco Mosquera que el foquismo, la guerrilla, la combinación de las formas de lucha y todas esa “teorías” y prácticas que legitimaban y fundamentaban la violencia obedecían más a una “táctica terrorista” que a una política popular, usada entre otras cosas por las élites liberales y conservadoras desde la Independencia hasta mediados del siglo XIX y por el Uribismo ya en el siglo XXI.

El maoísmo planteó que el sentido de la política es “servir al pueblo”, ese es el verdadero sentido de una revolución democrática que requiere Colombia. Esa concepción pequeño-burguesa “infantil y rígida” propia de “políticos astutos y clérigos piadosos” ha traído tremendos sufrimientos al pueblo explotado y ha estimulado que la mafia, los terratenientes y la extrema-derecha impulsaran la creación de las autodefensas, las convivir y todo tipo de organizaciones sicariales para exterminar los líderes sociales.

Quien ve al indigente, al indígena desterrado, al niño violado, a la adolescente prostituida y en general a todos los humillados de este país -que es uno de los más desiguales el mundo- y piensa en violencia, es porque le hace falta “descalzarse” y ponerse al servicio de los que sufren, pues quien se sacrifica y lucha de verdad, no le queda tiempo para esas elucubraciones fantasiosas que tanto daño le han causado a los campesinos y masas urbanas empobrecidas de las ciudades.

Balance

Por: Miguel Ángel Rubio Ospina

A casi mes y medio de la primera vuelta presidencial y tres semanas después de la segunda vuelta, ad portas de la posesión del “nuevo” Congreso (con excepción de algunas listas alternativas) y de la toma de juramento del nuevo “presidente” de la republica Iván Duque, es el momento de hacer un balance, aunque sea a medias, de lo que fue, de lo que pudo ser y de lo que será el país político en los próximos 4 años.

Esta campaña política ha sido, quizá, la más importante de este inicio de Siglo XXI en los 18 años que ya lleva y, por lo tanto, al ser la más importante, es por demás la más compleja y difícil de comprender, de analizar y de balancear en el espectro político actual colombiano. Por eso, si les pareciere algo extenso este balance, me excuso por mi incapacidad para la síntesis…

1. LIBRO DE PÉRDIDAS

En primera instancia, esta carrera por la presidencia dejó un nuevo panorama político, pues los partidos hegemónicos –Liberal y Conservador– terminaron absorbidos por esa máquina política esponjosa llamada Centro Democrático, en el que cabe todo aquel que carezca de principios éticos e ideológicos, que se suscriba a una ideología del retroceso, del despojo, del desplazamiento forzado, el tape tape, la locura de la ambición por el botín estatal, el racismo desmedido, el desprestigio a la diferencia, el asesinato de los líderes sociales, el silencio cómplice ante la barbarie, todo aquel que apoya a los congresistas que pasaron por la universidad en carro, porque no entraron, o compraron el diploma (a veces me pregunto si el título en Derecho y Filosofía, dado a Paloma Valencia por la Universidad de los Andes, no debería ponernos a pensar en la “calidad” de la educación que ofrece esa alma mater) y la indolencia ante la desigualdad social. Me niego a creer que el Centro Democrático en verdad sea lo que nos represente como sociedad, así más de 10 millones de personas hayan dado su voto a esta colectividad.

Gustavo Petro el candidato de la Constitución de 1991.

Por: Mauricio Vargas González

Gustavo Petro es el candidato de la Constitución de 1991, una carta de derechos, libertades y garantías, escrita a varias manos por las distintas expresiones políticas de este país, emanada directamente de la voluntad ciudadana.

Es el único candidato que recoge la tradición democrática y republicana de toda la historia de Colombia. Reivindica a Rafael Uribe Uribe como un luchador contra el autoritarismo de la Constitución de 1886, a Alfonso López Pumarejo como un constructor del Estado de Bienestar y a Jorge Eliecer Gaitán como batallador de la justicia social.

No parte de modelos foráneos de derecha o de izquierda, se basa en nuestras propias raíces como nación, en nuestras vicisitudes, contradicciones y esperanzas desde que el sabio José Celestino Mutis emprendió la Expedición Botánica junto a los universitarios, donde el estudio de la naturaleza desembocó en una nueva forma de ver el mundo, de nuestra relación con el medio ambiente, de las ciencias naturales cuyo objeto de estudio representa aquel misterio infinito e insondable en el cual el hombre queda absorto y por tanto excitado a descubrir cada uno de sus resquicios, hasta las relaciones entre los mismos hombres, que deben basarse en la plena igualdad de derechos y deberes, sobre los cuales no hay derecho divino, ni jerarquías basadas en la autoridad más que en las leyes.

Sus propuestas no se salen del marco de lo que define los principios de la Constitución de 1991, el cumplimiento del Estado Social de Derecho: prosperidad general, participación ciudadana en las decisiones políticas, la convivencia pacífica, el orden justo basado en las normas, la garantía de los derechos fundamentales como la salud, el trabajo y la educación.

Jorge Eliecer Gaitán reactivado y reactualizado, 1948-2018.

Por: Esteban Morales
Historiador

El pasado 9 de abril de 2018 se conmemoraron 70 años del lamentable y aun irresuelto magnicidio de Jorge Eliecer Gaitán (1898-1948), uno de los más importantes líderes políticos de nuestra historia y uno de los oradores más electrizantes que ha tenido Colombia, cuando los políticos sabían pronunciar discursos, además de robar y dormir en las plenarias como algunos ineptos lo hacen hoy. Gaitán hace parte, junto a Rafael Uribe (1859-1914), de un binomio o una trayectoria, que constituye una tendencia histórica que debe ser reactivada y estudiada por una razón fundamental: estructuralmente nuestro país sigue teniendo graves problemas socioeconómicos que no se han resuelto y cuyas consecuencias lo continúan atormentando hoy como ayer, siendo imprescindible cortar ese lastre desastroso y perjudicial, que es como una pesadilla circular y reiterativa. Y es que en “la democracia más estable de América Latina” la transformación social entre otras cosas, es inviable, imposible e inconcebible. La “gente bien” tiene las prerrogativas de la democracia y las “mayorías” deben mirar al piso porque su protesta es subversiva, ilegitima y levantisca. Y si se expresa la voluntad de cambiar ese estado irracional de cosas, se nos acusa de “odio de clases”, cuando está demostrado por tres décadas de una bochornosa y apresurada Apertura Económica, y de gobiernos que buscan “la inversión extranjera” y el establecimiento de reformas fiscales no progresivas, que lo que se necesitan son cambios estructurales, no paños tibios y medias tintas, que alborotan el polvo si mover nada. Y no hablamos de una revolución comunista, algo anacrónico a todas luces, hablamos de unos cambios democráticos, de aplicar la constitución del 91, de construir un país menos desigual y consolidar el postconflicto.

Pero la reactivación de Gaitán, no se trata solamente de agasajos y conmemoraciones vacuas. Es ante todo desde su parábola vital, desde sus propias contradicciones y desde sus escritos que debemos partir si queremos navegar en su legado y conectarlo con el presente, 70 años después de su vil asesinato y el de muchos compatriotas en medio de la violencia política liberal-conservadora que desde los años 30 se venía presentando, pero que tuvo en la fatídica fecha del 9 de abril un acelerador innegable y unas consecuencias desastrosas para el país.

EL ANODINO CENTRO POLÍTICO

Por: JAIME VARGAS RAMÍREZ
2 de abril de 2018

Fajardo y De la Calle se reunieron para hablar de la posibilidad de una alianza a destiempo, luego de que cada uno resolviera, de manera diferente, habilitar su candidatura. De la Calle se sometió a las reglas del partido liberal y participó en una consulta que, por la baja votación obtenida, representó más bien un traspiés para a sus aspiraciones. Fajardo se encontró con una invitación de Claudia López y Antonio Navarro para reunirse con Robledo, con el propósito de iniciar un proceso de unidad supuestamente con todas las fuerzas progresistas y democráticas del país, pero echando mano de las encuestas, doblegó a sus contrincantes quienes adhirieron a su candidatura.

El candidato del partido liberal no ha podido despegar, mientras que el candidato de la Coalición Colombia -que tuvo un buen arranque, pues parecía que sería capaz de reunir los diversos sectores que apoyaron la paz- cerró desde un principio la posibilidad de una gran convergencia nacional y aunque las encuestas lo favorecieron por algunas semanas, hoy va cuesta abajo. La consulta del 11 de marzo catapultó tanto a la derecha como a la izquierda y posicionó con fuerza a sus dos representantes. A la luz de los acontecimientos, el anodino centro político, tan apetecido, tan manoseado, parece desfallecer por su falta de carácter e indefinición. De la Calle, con el respaldo de un partido desprestigiado y dividido, no tiene ya ninguna posibilidad de triunfo y huele que los parlamentarios liberales en su mayoría abandonarán el barco para subirse al de Duque, o al de Vargas Lleras. Por eso su tintiada con Fajardo.

Fajardo por su lado no se baja de su pedestal. No quiso consulta con Robledo ni con Claudia López, pues iba arriba en las encuestas. Ahora que no le favorecen, tampoco la hará con nadie, dice que quedan ochenta kilómetros de subida y en ese tramo puede alcanzar a Petro el tóxico, como lo llaman sus amigos. El centro es él, no son las disímiles fuerzas que están por las paz y el progreso con las que podría aliarse para enfrentar a la derecha, que tiende a consolidarse con más facilidad y pragmatismo.

Petro es sinónimo de cambio social y esperanza política…

Por: Esteban Morales
Historiador

Gustavo Petro, con todas sus particularidades (negativas y positivas), representa algo central en la coyuntura política actual: el cambio, y aunque puede ser traumático o impredecible, es cambio, al fin y al cabo, palabra poco conocida en la historia política colombiana, pero que tiene una importancia central en sí misma. Es precisamente eso lo significativo de Petro, que en el fondo representa la única propuesta que busca un cambio real o estructural, por llamarlo de otra forma. Ese cuento de que la oposición debe estar haciendo control a los de siempre, mientras abusan y desfalcan, roban y desinforman, no es cuerdo ni verídico; la oposición también puede alternar en el poder, cambiar y hacer las cosas mejor. Gustavo Petro representa esa oposición, oposición a las mismas prácticas de siempre, a esos que hacen doctorados rimbombantes (cuando los hacen en realidad) y luego vuelven al país a ocupar un puesto digno de sus antepasados, a esos que nunca han tenido contacto con lo popular y cuando lo hacen manifiestan un desprecio y una simulación imposible de disimular, a esos que administran el país por herencia y por apellido, a esos que llaman indio, negro, provinciano o plebeyo al compatriota, a esos que quieren gobernar al país como lo hacían sus antepasados hace medio siglo.

A eso se opone Petro y eso encarna su discurso, su trayectoria política, su forma de ver los procesos y sus reivindicaciones, razones valiosas en sí mismas. ¿Odio de clases? No señor Duque, es justicia de clases, equidad y oportunidades en un país que debe renovar las bases de la democracia real y visible. Ese cuento de hadas de que todos progresamos juntos sin cambios de verdad, es un atropello a la realidad. Toca chutar la pelota, posponer las transformaciones y variaciones, dejarlas para luego, el pobre debe esperar siempre, acusado de su misma miseria. Lo malo de esa espera, es que la clase política lo hace desde un crucero o desde una hacienda, mientras el hombre de a pie lo hace con añoranzas, necesidades y padecimientos. Son las gentes comunes las que deben dejar el miedo y propiciar el cambio, porque no son rebaños, son sujetos activos, son ciudadanos con capacidad de dirigir.

Las amenazas, reales e imaginadas, de la elección en México

México y Colombia eligen próximamente presidente de la república. En ambos países la derecha está desatando una campaña de miedo dirigida a destruir la imagen de los aspirantes demócratas, Andrés Manuel López Obrador y Gustavo Petro, respectivamente. Nota de los Editores.

Por: Mark Weisbrot

En menos de cinco meses, México celebrará unas elecciones presidenciales que han sido mayoritariamente descritas por los comentaristas de los medios de comunicación estadounidenses e internacionales como una empresa peligrosa. Para algunos, es parte de una “tormenta perfecta” que podría sembrar el caos en la economía (junto con la reforma tributaria de Trump y las amenazas al TLCAN); para la prensa económica, la inversión extranjera está amenazada, especialmente en la industria petrolera, que ha conocido una apertura sin precedentes a esta inversión desde 2013; y para otros observadores, supone una amenaza a la “seguridad”, esto es, a la política exterior, de los Estados Unidos.

El problema, según los expertos y la administración de Trump, es que el candidato de izquierda, Andrés Manuel López Obrador (conocido por sus iniciales, AMLO) mantiene una ventaja considerable en las encuestas electorales, y podría llegar a ser el próximo presidente de México. Pero ¿es esto realmente la amenaza que se nos hace creer?

Aunque López Obrador ha movido hacia el centro en su campaña, el partido Morena de AMLO tiene una base de izquierdas que se parece a algunos movimientos y gobiernos a los que se ha opuesto Washington desde que empezó a expandirse por América Latina a principios del siglo XXI. López Obrador fue un Jefe de Gobierno popular del Distrito Federal entre 2000 y 2005; se presentó a presidente en 2006 y 2012, como candidato del Partido de la Revolución Democrática (PRD), un partido de centro-izquierda. Cuando López Obrador formó Morena en 2014, se llevó una gran parte del apoyo del PRD. El propósito declarado de Morena era formar una alternativa a los partidos políticos existentes a fin de reformar no solo la gobernanza de México, sino también su política económica. El objetivo era mover la economía de México hacia un modelo más desarrollista — de mercados internos más robustos a través de la política industrial y la inversión y planeación pública — y proporcionar más de un estado de bienestar y llevar a México en una dirección más social-democrática.

La Bogotá Humana de Gustavo Petro en cifras:

Por: Mauricio Vargas González.

Mucho se ha especulado, desde los medios de comunicación y las cadenas de redes sociales sobre la administración de Gustavo Petro en Bogotá, me limitaré simplemente a recolectar unas cifras para que juzguen por ustedes mismos:

Bogotá es la ciudad más importante de Colombia con una población de más de 8 millones de habitantes, que aporta el 25% del PIB industrial, más del 50% del PIB financiero (1).

Durante su gobierno no solo creció el PIB en su primer año de gestión (4,1 en 2012) (1) sino que tuvo la menor tasa de desempleo del país. Petro encontró en la Capital una tasa de desempleo de 9.8 en su primer año de mandato, y logró reducirla a un 8.8 y para 2014 la población ocupada fue de un 65%(2) más alta que las principales 13 áreas metropolitanas del país. (3)

La administración de Petro logró tan solo en 3 meses (Nov 2013 a Ene 2014) generar 108.000 nuevos puestos de trabajo. Si esto es mala administración, entonces estamos viviendo en otra realidad o delirando.(4)

En 2013, apenas con un año de administrar la ciudad, Petro logró situar a Bogotá de primera en el Índice Departamental de Competitividad 2013 (que mide: salud, educación, mercados, diversificación y dinámica empresarial) (5)

En cuanto a la construcción, Bogotá desde 2011 ya venía pasando por un ciclo de decrecimiento, peor aún, se logró que la construcción de edificaciones creciera 8,3%. (6)

Entre 2011 y 2013 la pobreza bajó 2,9 puntos, pasó del 13,1 al 10,2, un descenso de estos dígitos no se experimentó en ninguna otra alcaldía del país en el mismo periodo.(7)

El presupuesto para el año 2015 fue de 17,3 billones de pesos, asignado de la siguiente manera: Educación con 3,5 billones de pesos, salud con 2,2 billones de pesos, Integración Social con 1,2 billones de pesos, Hábitat con 0,7 billones de pesos, Cultura, recreación y deporte con 0,5 billones de pesos y la gestión habitual de las entidades que conforman el sector de Movilidad se financiarán con 1,4 billones de pesos. (8)

PETRO, UN RETO PARA LA IZQUIERDA Y PARA LA DERECHA

Por: Jaime Vargas Ramírez

Marzo 5 de 2018

Quién iba a pensar, unos meses atrás, que Gustavo Petro estuviera liderando las encuestas a la presidencia. Sobre todo, después de salir magullado pero indemne, de la alcaldía de Bogotá. El intento de revocatoria por parte del nieto de Laureano Gómez, el envión fallido del fanático Ordóñez para expulsarlo de la alcaldía e inhabilitarlo 15 años, las multas fantásticas impuestas por un Contralor de bolsillo del candidato a la presidencia del tristemente célebre Cambio Radical, la rabiosa oposición del Moir y la turbia embestida de la gran prensa, cuyos propietarios son los verdaderos dueños del poder, en vez de achicopalarlo, lo crecieron y lo catapultaron ante la opinión.

Pero no se trata solo de la feroz oposición que ha tenido Petro a lo largo de su carrera política y, en especial, en su administración de la Capital lo que le ha granjeado amores y odios, sino su capacidad de interpretar las ilusiones de una ciudadanía que por años ha sido victima de malos gobiernos. Oposición que en general se fabrica con base en falacias creadas por algunos columnistas y periodistas fletados por el gran capital y, que al final, se les devuelve en contra, en forma de más y más simpatizantes de quien es objeto de matoneo permanente por radio, televisión y redes sociales. Exguerrillero, castrochavista, comunista, populista, etc.

Últimamente diversos periodistas se inventaron un “genial” argumento que machacan insistentemente y con el que tratan, inútilmente, de explicarse su ascenso en las encuestas: que Petro se sabe victimizar muy bien… ¡hágame el favor! Suena muy parecido a cuando en la época del estatuto de seguridad, Turbay Ayala decía que los detenidos políticos se auto torturaban. Ahora, ante la evidencia del atentado en Cúcuta, le echan la culpa al candidato porque polariza mucho.

¿Quién le teme a Gustavo Petro?

Por: Enrique Santos Molano

¿Por qué están amenazadas las vidas del candidato presidencial Gustavo Petro Urrego y de varios de los dirigentes del movimiento Colombia Humana que acompaña la candidatura de Petro? ¿Por qué han sido asesinados más de ciento veinte líderes sociales, dos de ellos, en los últimos días, activistas de Colombia Humana? ¿Quiénes le temen tanto a Petro que no vacilan en apelar al crimen para atajarlo en su camino a la presidencia de Colombia? ¿Por qué le temen?

Excepto para la última, yo no tengo las respuestas a esas preguntas aciagas, que emanan de conversaciones oídas al azar, o que corren por las redes de internet o brotan en corrillos políticos desconcertados ante la extraordinaria cantidad de gente que desborda las plazas para escuchar con entusiasmo delirante (y sin echarle ‘abajos’ a nadie) las exposiciones de Gustavo Petro sobre sus programas de gobierno. “No lo dejarán llegar”, comentan muchos.

¿Quiénes no lo dejarán llegar? Quizá sean los mismos que han ejercido el poder en Colombia, “a sangre y fuego” por varias generaciones. Los mismos que traicionaron a Nariño en Pasto y después le hicieron la guerra sucia. Los mismos que luego de una guerra sucia plagada de mentiras intentaron asesinar al Libertador Simón Bolívar.

Los mismos que asesinaron a Sucre en Berruecos. Los mismos que tras una guerra sucia, de odio encarnizado, les suministraron a Galarza y Carvajal las hachuelas para asesinar a Uribe Uribe en 1914. Los mismos que le hicieron a López Pumarejo una guerra, sucia como la que más, e introdujeron en Colombia el terrorismo dinamitero para impedirle al presidente López Pumarejo que profundizara en su segunda administración los programas de la Revolución en Marcha, iniciados en la primera, con lo que al fin lo obligaron a renunciar en 1945, un año antes de concluir su período presidencial. Los mismos que “atajaron” con tres balazos a Jorge Eliécer Gaitán en 1948. “Los mismos con las mismas”.

Se armó el todos contra Petro

Por: JAIME VARGAS RAMÍREZ
febrero 9 de 2018

Una vez las encuestas dieron el primer lugar al candidato Gustavo Petro, cundió el miedo en la élite política y económica de Colombia. Hemos visto, oído, y leído a políticos, periodistas, columnistas, empresarios y sacerdotes brincar contra la posibilidad de que Gustavo Petro gane la presidencia de la República. Hasta el Moir, a través de los micrófonos de Blu Radio, bota fuego contra el candidato progresista.

Causa verdadera repugnancia que un subalterno de Jorge Robledo, a su vez empleado del Grupo Santo Domingo (dueños de Blu Radio), emule con recalcitrantes posiciones de derecha en el ataque a Petro. El comentarista de marras quien, con verdadera acritud y amargura, se refiere al candidato progresista, pareciera no haber superado la derrota que Petro le infringió cuando fue candidato del Polo a la alcaldía de Bogotá en el año 2011. O bien, hace parte de su trabajo en la mencionada emisora, aparentar ser de izquierda para cobrar con la derecha. Sin la menor duda, el Moir ya no se expresa a través de Tribuna Roja, ahora lo hace por Tribuna Blu. La política es dinámica, sentenció “Juanpa”.

Gustavo Petro está recogiendo la indignación nacional expresada en las distintas movilizaciones, protestas y paros que ha vivido el país en estos últimos años. La gente humilde y sobre todo la juventud, percibe que Petro puede ser el verdadero cambio en la política colombiana. Paradójicamente es Petro quien interpreta mejor la consigna de Robledo de “no mas de lo mismo con las mismas”. Antonio Navarro y Claudia López, autores intelectuales de la junta Robledo - Fajardo, en busca de un outsider en estas elecciones, menospreciaron a Petro, y éste, sin partidos, sin medios, sin plata, se les creció. Incluso Petro goza de gran simpatía en las bases tanto del Polo como de los Verdes y cuenta con cauda propia.

El de Petro, un programa para la democracia del siglo XXI

Por: Mauricio Vargas González

El 25 de abril tuve la ocasión de asistir a la Asamblea de Progresistas en Medellín donde Gustavo Petro expresó algunas de sus ideas para Colombia. En los renglones que siguen intentaré presentar una síntesis de las mismas. Los ejes de su programa son: La defensa del agua, la necesidad de prepararnos para el cambio climático, la urgencia de combatir la segregación social y el fortalecimiento del bien común.

Petro está proponiendo un programa que recoge las viejas aspiraciones de la clase obrera, las recientes preocupaciones medioambientales y las actuales reivindicaciones de sectores nuevos en la población como son las minorías sexuales. Pretende ofrecer una propuesta fresca y renovadora que recoja a las distintas capas de la sociedad, sobre todo a las clases medias, los profesionales y las llamadas nuevas ciudadanías.

La discusión que se dio durante el arranque de la llamada Apertura Económica de si eran mejores las empresas públicas o las privadas, de si era mejor la intervención de Estado o la libre acción del mercado, Petro propone superarla yendo más allá de los argumentos que caracterizaron ese debate en los años noventa asumiendo un enfoque nuevo más acorde con los retos de los nuevos tiempos, pero que apunta a lo mismo: Un Estado fuerte para proteger el agua mediante la conducción efectiva de la economía, la reactivación de la producción en el campo y las ciudades, la nacionalización de industrias estratégicas: energía, explotación minera, comunicaciones y servicios públicos, además de generar una nueva industria basada en la ciencia y la tecnología, con énfasis en la producción intelectual e inmaterial como el software y la investigación científica.

DE NUEVO NOS CONVOCAN A LAS CALLES.

Por: Gustavo Petro.

Nuevamente el Procurador termina por convocarnos a una nueva lucha democrática.

Cegado por su odio y sectarismo político el Procurador ya no mira los grandes hechos de violación de Derechos Humanos que han acontecido en Colombia: el genocidio que han padecido estas tierras, no castiga a sus autores, sino que busca quitarle los derechos políticos , sin ser siquiera un funcionario judicial, a quienes somos elegidos por el pueblo enarbolando un ideario progresista.

Bogotá vive una revolución social progresista.

El País

Por: Gustavo Petro.

Bogotá tiene una población similar a países como Hungría, Austria y Honduras. Aquí vive más gente que en Dinamarca, Noruega, El Salvador, Nicaragua y casi el doble de Croacia o Uruguay. Ser más grande en población que dichos países tiene las complejidades derivadas de ser uno de los de mayor desigualdad social en el mundo.

Desde nuestra llegada a la Alcaldía de Bogotá propusimos el plan de desarrollo Bogotá Humana con tres ejes: una ciudad que supera la segregación y la discriminación, un territorio que enfrenta el cambio climático, y defender y fortalecer lo público.

Mucho cemento y nada de cerebro.

Por: Gustavo Petro.

Al tratar de mostrar María Isabel Rueda que mi gobierno es un desastre que no se debe repetir, olvida un hecho absolutamente aleccionador sobre la “periodista”: No menciona siquiera los propósitos de Bogotá Humana, sino los de ella, los que quisiera ella que fueran los propósitos del gobierno distrital.

Los propósitos de Bogotá Humana son: 1. Superar la segregación social; 2. Adaptar la ciudad al cambio climático y 3. Fortalecer el poder público
Ni una mención al respecto.

Si el DANE afirma que Bogotá Humana sacó medio millón de personas de la pobreza hasta el momento, porque no es objeto de análisis de María Isabel, así sea para refutarlo? Por qué no le interesa? Por qué no lo ve como una obra del gobierno?

Páginas