Golpe al neoliberalismo de Rajoy en España.

Neoliberalismo PP.

Por: Andrea Esguerra C.

Las declaraciones recientes de las cabezas del neoliberal gobernante Partido Popular, PP, después de haber perdido más de dos y medio millones de votos, en las pasadas elecciones Autonómicas y Municipales en España, dan para pensar. El ninguneo de los logros obtenidos por quienes pretenden una nueva política y el descrédito hacia los reticentes en conformar alianzas que perpetúen el mandato del PP, parece ser su escapatoria desesperada.

Entre los dirigencia del PP hay una postura unificada que la ilustra perfectamente Esperanza Aguirre, preocupada por hacer ofrecimientos a los partidos tradicionales para impedir, que en las próximas elecciones nacionales Pablo Iglesias y PODEMOS sea hagan con la presidencia de España.

Aguirre, quien en marzo de 2015 fue designada por Mariano Rajoy como candidata por el PP a la alcaldía de Madrid, obtuvo en las recientes votaciones 21 concejales, 10 menos que en las elecciones de 2011; fue seguida de cerca en resultados por Manuela Carmena, líder de la alianza AHORA MADRID quien obtuvo 20 concejales. Aguirre, sin conseguir la mayoría absoluta que obtuvo en las elecciones de 2011 y ante la insuficiencia para gobernar en solitario, propuso triple alianza entre el PP el Partido Socialista Obrero Español, PSOE, y la agrupación CIUDADANOS, recibiendo en cambio la negativa del socialista Antonio Miguel Carmona quien con falso ímpetu reiteró su no a una unión PP PSOE, por la alcaldía de Madrid.

Es normal que los dirigentes del PSOE quieran ser vistos por sus electores como un partido distante al PP, después de los fracasos de este último en economía, empleo, inmigración, crisis humanitaria y mega escándalos de corrupción en la última legislatura. Resumía Juan Carlos Monedero ex secretario de PODEMOS “Sabemos que los votantes y los militantes del PP no son iguales que los militantes y votantes del PSOE, pero sus dirigentes llevan mucho tiempo juntos haciendo cosas parecidas”.

El PP sigue perdiendo hijos… En toda España dirigentes y candidatos del PP continúan dimitiendo: Alberto Fabra ha sido el primero de los lugartenientes que ha comunicado públicamente su retirada ya que en la Comunidad Valenciana el bastonazo de las elecciones municipales fue tremendo. Se esperaba un castigo, pero el golpe fue aun peor: no se gobernará ni la capital, ni la comunidad ni muchos de los Ayuntamientos.

Asimismo, el presidente del PP de Baleares y president en funciones del Govern, José Ramón Bauzá, ha seguido los pasos del valenciano Alberto Fabra y ha anunciado que no se presentará para ser reelegido; "Alguien tenía que asumir la responsabilidad y yo la asumo en nombre de todos", ha manifestado.

En Barcelona el trancazo fue aún mayor, un cambio histórico con mayoría de izquierdas en la segunda ciudad más importante de España; en Barcelona ha ganado la izquierda procedente de movimientos sociales y de bases populares.

Mientras el tablero político en España sigue cambiando radicalmente, el PP en medio de una crisis interna y cada vez más desmembrado apuesta por la transición lenta hacia una nueva generación, y se rehúsa a abandonar la herencia adquirida por los “castizos” que pretenden evitar a toda costa la perdida del poder en un país que hoy da un giro hacia la izquierda.

Ñapa

Cabe ahora preguntar qué facilidades de gobierno y gobernabilidad tendrán estas coaliciones de izquierdas que hoy se perfilan como ganadoras, y que tendrán que decidir alianzas con sectores a los que ha declarado una guerra frontal y en lugares que históricamente han favorecido las políticas de derechas. Lo importante es que este ejercicio seguirá refrescando y oxigenando la democracia que en España estaba oxidando el histórico bipartidismo.