Electoral

Las elecciones del 27 de mayo: ¿Un 9 de abril, un 19 de abril o un 5 de marzo?

Por: Edmundo Zárate.

En menos de dos meses se llevará a cabo la primera vuelta de las elecciones presidenciales en Colombia, en medio de un escenario que, sin exageraciones, pocas veces se ha visto en nuestra historia republicana.

Lo que diferencia el momento es la conjunción de hechos que rara vez se conjugan: De una parte, las elecciones de este 27 de mayo ocurren en las postrimerías de una de las etapas de violencia más feroces hasta hoy vividas, situación apenas comparable a la de 1885, o luego de la Guerra de los Mil Días (1899-1902) o el primer gobierno del Frente Nacional en 1958.

Otro hecho singular en las actuales elecciones es la fuerte y evidente división entre los sectores de la derecha como no se había visto, quizá, desde 1929, año este en el que el partido Conservador presentó dos candidatos y el Liberal uno. Los liberales llevaban casi 50 años sin poner presidente en Colombia y lo lograron en 1930 con la división conservadora, por un estrecho margen sumando las votaciones totales de cada partido.

Un tercer acontecimientos atípico hoy es el ascenso de una figura antiestablecimiento de fuerte arraigo y raigambre popular, la de Gustavo Petro, como no ocurría desde los años de Jorge Eliecer Gaitán.

Este propicio escenario para la materialización electoral de algunas de las expectativas largamente acariciadas por las clases y sectores oprimidos y empobrecidos, puede desembocar en unas cuantas opciones.

EL ANODINO CENTRO POLÍTICO

Por: JAIME VARGAS RAMÍREZ
2 de abril de 2018

Fajardo y De la Calle se reunieron para hablar de la posibilidad de una alianza a destiempo, luego de que cada uno resolviera, de manera diferente, habilitar su candidatura. De la Calle se sometió a las reglas del partido liberal y participó en una consulta que, por la baja votación obtenida, representó más bien un traspiés para a sus aspiraciones. Fajardo se encontró con una invitación de Claudia López y Antonio Navarro para reunirse con Robledo, con el propósito de iniciar un proceso de unidad supuestamente con todas las fuerzas progresistas y democráticas del país, pero echando mano de las encuestas, doblegó a sus contrincantes quienes adhirieron a su candidatura.

El candidato del partido liberal no ha podido despegar, mientras que el candidato de la Coalición Colombia -que tuvo un buen arranque, pues parecía que sería capaz de reunir los diversos sectores que apoyaron la paz- cerró desde un principio la posibilidad de una gran convergencia nacional y aunque las encuestas lo favorecieron por algunas semanas, hoy va cuesta abajo. La consulta del 11 de marzo catapultó tanto a la derecha como a la izquierda y posicionó con fuerza a sus dos representantes. A la luz de los acontecimientos, el anodino centro político, tan apetecido, tan manoseado, parece desfallecer por su falta de carácter e indefinición. De la Calle, con el respaldo de un partido desprestigiado y dividido, no tiene ya ninguna posibilidad de triunfo y huele que los parlamentarios liberales en su mayoría abandonarán el barco para subirse al de Duque, o al de Vargas Lleras. Por eso su tintiada con Fajardo.

Fajardo por su lado no se baja de su pedestal. No quiso consulta con Robledo ni con Claudia López, pues iba arriba en las encuestas. Ahora que no le favorecen, tampoco la hará con nadie, dice que quedan ochenta kilómetros de subida y en ese tramo puede alcanzar a Petro el tóxico, como lo llaman sus amigos. El centro es él, no son las disímiles fuerzas que están por las paz y el progreso con las que podría aliarse para enfrentar a la derecha, que tiende a consolidarse con más facilidad y pragmatismo.

CULTURA VIVA PARA LA PAZ Manifiesto de YEZID GARCÍA: Por el derecho a la recreación, la creación, las tradiciones y el patrimonio.

Por: Yezid García Abello

PONGO A CONSIDERACIÓN DEL SECTOR CULTURA, RECREACIÓN Y DEPORTE ESTE DOCUMENTO QUE RECOGE MIS COMPROMISOS Y PROPUESTAS QUE LLEVARÉ AL SENADO DE LA REPÚBLICA.

El sector cultura, recreación y deporte es de alguna manera la cenicienta de las políticas públicas en la nación: Del 100% del Presupuesto General de la Nación tan solo el 0,2% es invertido en este sector. No se entiende, ni se quiere entender, que la garantía de los derechos culturales es la manera más acertada para transformar la sociedad, promoviendo la defensa de los intereses de tipo colectivo que hoy conforman una parte del capital social para la construcción de la paz y la defensa de lo público. Y lo será si lo público se entiende como la democratización del acceso y disfrute de espacios que permitan el desarrollo de procesos de formación, creación y circulación artística para cultivar el espíritu de las comunidades. Entendiendo la importancia de este sector en las transformaciones sociales, la creación y la lucha contra la corrupción presentamos nuestra propuesta en esta materia.

1.Dignidad presupuestal: Es necesario impulsar el apoyo de la bancada del partido Alianza Verde y otros partidos para que el presupuesto que apoye la cultura, el arte, las prácticas culturales y el patrimonio material e inmaterial, se amplié y pase a por lo menos el 1%.

2.Cultura para la vida, cultura viva comunitaria: La cultura es la herramienta más poderosa para la transformación social. Impulsaré desde el Senado que el Decreto 092 y su reglamentación promueva el apoyo del Estado a los procesos, más que a los productos. Buscaremos que la reglamentación del Decreto 092 no excluya a las organizaciones sin ánimo de lucro de carácter social, barrial y comunitario, ni a las agrupaciones que no estén legalmente constituidas, el Estado debe apoyar con un capital semilla a las nuevas organizaciones culturales, artísticas y deportivas. Hay que decirle no a la economía naranja que nos pone a competir en desventaja en el mercado globalizado de la cultura.

Yezid García: “El gobierno no respeta las consultas populares en Colombia”

Yezid García

Las consultas populares en Colombia deben respetarse, así lo afirmó el candidato al Senado por el partido Alianza Verde, Yezid García, durante su visita al Quindío.

En entrevista con LA CRÓNICA, el aspirante al Congreso habló sobre la lucha contra la corrupción, la protección del medio ambiente y las próximas elecciones presidenciales.

¿Qué piensa sobre las dificultades que se han presentado en Córdoba para llevar a cabo la consulta contra la megaminería?

En algunos países, y Colombia no es la excepción, las leyes, para quienes las hicieron, cuando les convienen se convierten en subversivas. Hoy, las consultas populares, que están establecidas en la Constitución, se volvieron subversivas para algunas entidades y funcionarios del Estado, porque no se respetan sus resultados. Las consultas deben respetarse, cómo puede ser que en Córdoba, a pesar de que cumplió con todos los requisitos, no se lleve a cabo la actividad. Esto no es más que una burla al derecho fundamental de participación ciudadana.

¿A qué se debe su visita al Quindío?

Vine a visitar viejos amigos. Realmente yo conozco la región porque fui dirigente sindical durante muchos años y asesoraba a los sindicatos de trabajadores, entonces viajaba constantemente acá. Hoy vengo como candidato a una corporación pública de orden nacional y estoy solicitando el respaldo de los quindianos.

¿Qué diagnóstico podría hacer del Quindío después de esta visita?

Estoy muy preocupado por el problema de empleo que hay acá. Creo que Armenia y Calarcá, como la mayoría de ciudades grandes del país, tienen un problema con la juventud, ya que se ha demostrado que gran parte de esta población ni estudia ni trabaja. El Estado no ha podido darles soluciones de estudio, trabajo y recreación a los jóvenes entre los 14 y 27 años, lo que los hace vulnerables a que sean cautivados por la delincuencia y el narcotráfico. La sociedad tiene que hacer todos los esfuerzos, pero es muy difícil si el gobierno no tiene una política adecuada para los jóvenes.

Yezid García será el senador de los trabajadores, los jóvenes, las mujeres y el medio ambiente.

Por: Mauricio Vargas González

Yezid García es un compañero que desde muy joven, imbuido por el pensamiento crítico y revolucionario, se vinculó a la clase obrera. Ya lo decía Gaitán respecto a los asalariados: “su trabajo habrá producido todos los adelantos, todas las comodidades, habrá creado mil progresos” (1)
Pensemos en una mezcla entre la juventud, rebosante de energía, creativa, aficionada a la acción, y los trabajadores: Disciplinados, perseverantes, luchadores, solidarios, organizados. Eso es Yezid.

El candidato ha realizado una gira nacional por Región Caribe, Eje Cafetero, Valle del Cauca, Cundinamarca, Santander y Antioquia. El entusiasmo que ha despertado en los trabajadores, intelectuales y jóvenes ha sido permanente. Importantes organizaciones nacionales del sector laboral como la Central Unitaria de Trabajadores, la Unión Sindical Obrera de la Industria de Petróleo, la Federación Colombiana de Trabajadores de la Educación le han dado su más militante respaldo en todos los rincones de Colombia donde hacen presencia.

Su defensa de los animales, el medio ambiente, los jóvenes, las mujeres y las minorías sexuales durante su ejercicio como Concejal de Bogotá lo posicionaron como uno de los mejores y de los más sintonizados con estas expresiones sociales que han denominado las Nuevas Ciudadanías.(2)

En el campo económico, se opuso desde las postrimerías de la Apertura Económica al modelo neoliberal, por considerar que atentaba contra la industrial, el ingenio y la creatividad nacional y que favorecía multinacionales foráneas. Ha sido una de sus principales banderas la defensa del empresariado nacional y del trabajo digno frente a la avalancha de cierre de factorías colombianas y la informalidad generalizada producto de este nefasto modelo.

Se armó el todos contra Petro

Por: JAIME VARGAS RAMÍREZ
febrero 9 de 2018

Una vez las encuestas dieron el primer lugar al candidato Gustavo Petro, cundió el miedo en la élite política y económica de Colombia. Hemos visto, oído, y leído a políticos, periodistas, columnistas, empresarios y sacerdotes brincar contra la posibilidad de que Gustavo Petro gane la presidencia de la República. Hasta el Moir, a través de los micrófonos de Blu Radio, bota fuego contra el candidato progresista.

Causa verdadera repugnancia que un subalterno de Jorge Robledo, a su vez empleado del Grupo Santo Domingo (dueños de Blu Radio), emule con recalcitrantes posiciones de derecha en el ataque a Petro. El comentarista de marras quien, con verdadera acritud y amargura, se refiere al candidato progresista, pareciera no haber superado la derrota que Petro le infringió cuando fue candidato del Polo a la alcaldía de Bogotá en el año 2011. O bien, hace parte de su trabajo en la mencionada emisora, aparentar ser de izquierda para cobrar con la derecha. Sin la menor duda, el Moir ya no se expresa a través de Tribuna Roja, ahora lo hace por Tribuna Blu. La política es dinámica, sentenció “Juanpa”.

Gustavo Petro está recogiendo la indignación nacional expresada en las distintas movilizaciones, protestas y paros que ha vivido el país en estos últimos años. La gente humilde y sobre todo la juventud, percibe que Petro puede ser el verdadero cambio en la política colombiana. Paradójicamente es Petro quien interpreta mejor la consigna de Robledo de “no mas de lo mismo con las mismas”. Antonio Navarro y Claudia López, autores intelectuales de la junta Robledo - Fajardo, en busca de un outsider en estas elecciones, menospreciaron a Petro, y éste, sin partidos, sin medios, sin plata, se les creció. Incluso Petro goza de gran simpatía en las bases tanto del Polo como de los Verdes y cuenta con cauda propia.

De Pacificador a Enemigo acérrimo de la Paz. Por una fuerza que transforme Colombia.

Por: Mauricio Vargas González.

De pacificador que llevó a la guerrilla hacia el repliegue y que desmovilizó a los paramilitares –una desmovilización parcial, turbia, cuestionada- al acérrimo enemigo de la paz, Uribe será recordado, no ya como el presidente de la seguridad y la concordia sino como el ex-presidente mezquino que le puso todos los palos en la rueda a la paz de un país que ha sufrido por más de cinco lustros los desgarradores efectos de un conflicto armado que desplazó a seis millones de colombianos y en el cual murieron 218.094 compatriotas, 82 por ciento, civiles. (1) Mientras Santos, con Nobel de Paz en mano, ahora se esfuerza por sacar adelante la reglamentación de los acuerdos con el respaldo del Partido Liberal, y demás partidos de la Unidad Nacional, además del respaldo de la ciudadanía y de partidos políticos alternativos y organizaciones sociales.(2)

La lucha armada jamás fue el camino para las transformaciones sociales. La ‘combinación de las formas de lucha’ fue criticada por Francisco Mosquera desde finales de los sesentas.
Hoy presenciamos la oportunidad histórica para la autocrítica y la debida corrección. A su vez esta aventura bélica generó la más terrible reacción destructora del adversario y clases afectadas, quienes ganaron el pulso y doblegaron la población a base de crímenes de lesa humanidad (3). Por fin podrá haber garantías mínimas para hacer política de izquierda de manera sana y mediante ideas únicamente.

El dominio del paramilitarismo y el narcotráfico absorbió el poder local y regional remplazando las viejas élites tradicionales, gamonales y gremiales, reconfiguró la composición de clases (4) mediante una transformación de la economía, la apropiación de los recursos del Estado y el auge de las rentas ilegales como la producción y refinamiento de cocaína. Dieron al traste con el mandato de descentralización y democratización promulgado por la Constitución de 1991, toda vez que los espacios, nuevas herramientas y la apertura que ha proporcionado la Carta -en su gran mayoría y de manera significativa- han sido tomadas por estas fuerzas oscuras para beneficio propio.

El de Petro, un programa para la democracia del siglo XXI

Por: Mauricio Vargas González

El 25 de abril tuve la ocasión de asistir a la Asamblea de Progresistas en Medellín donde Gustavo Petro expresó algunas de sus ideas para Colombia. En los renglones que siguen intentaré presentar una síntesis de las mismas. Los ejes de su programa son: La defensa del agua, la necesidad de prepararnos para el cambio climático, la urgencia de combatir la segregación social y el fortalecimiento del bien común.

Petro está proponiendo un programa que recoge las viejas aspiraciones de la clase obrera, las recientes preocupaciones medioambientales y las actuales reivindicaciones de sectores nuevos en la población como son las minorías sexuales. Pretende ofrecer una propuesta fresca y renovadora que recoja a las distintas capas de la sociedad, sobre todo a las clases medias, los profesionales y las llamadas nuevas ciudadanías.

La discusión que se dio durante el arranque de la llamada Apertura Económica de si eran mejores las empresas públicas o las privadas, de si era mejor la intervención de Estado o la libre acción del mercado, Petro propone superarla yendo más allá de los argumentos que caracterizaron ese debate en los años noventa asumiendo un enfoque nuevo más acorde con los retos de los nuevos tiempos, pero que apunta a lo mismo: Un Estado fuerte para proteger el agua mediante la conducción efectiva de la economía, la reactivación de la producción en el campo y las ciudades, la nacionalización de industrias estratégicas: energía, explotación minera, comunicaciones y servicios públicos, además de generar una nueva industria basada en la ciencia y la tecnología, con énfasis en la producción intelectual e inmaterial como el software y la investigación científica.

Páginas