Elecciones históricas en España. Se vislumbra el fin del bipartidismo(i).

Por: Carlos Julio Giraldo Medellín.

Este domingo 24 de mayo (24M), se llevaron a cabo las elecciones municipales en España, en la que cuatro partidos se disputaron el mayor número de votos, dos de ellos tradicionales: el Partido Popular (PP) y el Partido Socialista Obrero Español (PSOE) y dos emergentes: Ciudadanos y Podemos. Sin lugar a dudas el 24M se constituye en un acontecimiento histórico, pues a pesar que los partidos tradicionales se mantuvieron primero y segundo respectivamente, las dos fuerzas emergentes ganaron en un importante número de municipalidades, destacándose el triunfo de Podemos en Barcelona, con Ada Colau, líder del movimiento de los desahucios y con esta victoria, la izquierda recupera casi con toda seguridad la alcaldía y el gobierno que perdió en 2011 después de 32 años de gobiernos socialistas, además que podría hacerse, a través de coaliciones con otras fuerzas alternativas y con el PSOE a las alcaldías de Madrid y Valencia, a pesar que en dichas ciudades el PP obtuvo la mayor votación, por lo que los analistas señalan que, independientemente de los resultados, éstos son los más fragmentados que se hayan conocido en la historia de la democracia, lo que en términos de Luz Sela, se constituye en el inicio de la nueva política-mosaico(1).

El periodista y exjefe de prensa del PSOE, Juan Antonio Blay, había advertido, vaticinando lo que finalmente sucedió, que "el veredicto de las urnas comportará, sin duda, grandes cambios respeto al panorama político actual", y no solo porque se espere "una notable pérdida de apoyos electorales" al Partido Popular (PP), sino también porque "la pérdida de poder por parte del PP no se transforma en una alternativa del PSOE, según todos los sondeos". "Quienes ganan, lisa y llanamente, son Podemos, junto a las alianzas 'ciudadanas' creadas para las elecciones municipales, y Ciudadanos, porque irrumpen en escena con una llamativa presencia desde la nada y, sobre todo, porque sus decisiones van a ser determinantes para conformar mayorías de gobierno, al menos sobre el tapete", explica el periodista en un artículo para el diario 'Público'(2).

Precisamente, en su portal web el diario El País informaba que el PP, a pesar de conservar el primer lugar en votación ésta sólo es corresponde al 27% y pierde la mayoría absoluta y, probablemente el poder por pactos, en Cantabria, Castilla-La Mancha y las comunidades Valenciana y de Madrid. Además, un frente de fuerzas de izquierda tiene la posibilidad de arrebatarle los Ejecutivos en Aragón, Extremadura y Baleares. De momento, mantienen el poder en Castilla y León, La Rioja y Murcia. El PP, sin mayorías absolutas en ninguna comunidad, solo podría gobernar con acuerdos en Castilla y León, La Rioja y Murcia, pero depende de Ciudadanos.

Las elecciones municipales se llevaron a cabo en medio de una crisis económica sin precedentes en la historia democrática de España, que ha dejado a millones de españoles en condiciones de extrema pobreza, sin acceso a servicios fundamentales y la pérdida de las viviendas, lo que se conoce en ese país como “desahucio”, a la cual se suman los escándalos de corrupción en todos los niveles, hechos que ha debilitado la desconfianza del ciudadano en las instituciones. Es por ello que el tema que ha sido común a todas las campañas es “cambio”, a excepción del Partido Popular, quienes señalaron en “la continuidad de las políticas del Gobierno, las únicas, han reiterado, que pueden garantizar la recuperación de los datos económicos”(3). En este escenario, las dos fuerzas emergentes: Podemos y Ciudadanos, captaron la atención de los analistas, así como la emergencia del voto joven como la determinadora en los resultados finales.

De acuerdo con Mariám Martínez Bascuñán, estamos viviendo lo constituye el despertar político de la juventud. Para los jóvenes, el interés por la política no ha parado de crecer desde el año 2008, muy probablemente debido a los efectos perdurables de la crisis que están experimentando durante sus años de formación. En torno a este hecho tan significativo giraba el último estudio elaborado por el Centro Reina Sofía sobre Adolescencia y Juventud, titulado Política e Internet. Centrado en el grupo de edad de 18 a 25 años, el estudio mostraba, entre otros datos, que el 80,8% de esos jóvenes irá a votar, y que un 46,1% desconfía de “la política convencional”1. El análisis de Martínez Bascuñán es refrendado por José Juan Toharia, presidente de Metroscopia, quien indicó que “El votante joven, urbano, activo laboralmente e influyente dice que votará a Podemos y Ciudadanos; el de más edad, rural, conservador, con actividades no remuneradas e influencia decreciente afirma que lo hará a PP y PSOE".(5)

Esta importante movilización del voto juvenil en España, de acuerdo con Martínez Bascuñán, es una expresión de “la política en la Era de la Información”, en la que el activismo político comienza a generarse desde Internet y en conexión con los sujetos de la nueva cultura joven(6). La irrupción del voto joven refleja otra tendencia importante en la política española: “En poco tiempo, los partidos tradicionales han envejecido profundamente frente a las nuevas fuerzas políticas como Ciudadanos y especialmente Podemos, que han conseguido afianzar su influencia en la juventud aprovechando esa brecha digital”(7).
Los resultados del 24M no acabaron con el bipartidismo en España, pero ha sido debilitado cediendo en cerca del 30% de su poder principalmente frente a Podemos, cuyos candidatos y los que apoyaron en ayuntamientos y alcaldías, ha alterado definitivamente el mapa político de este país aumentando la fragmentación y con ella a la necesidad del establecimiento de los pactos entre las distintas fuerzas, principalmente las alternativas y este parece que fue el mensaje que enviaron los electores a los dos partidos tradicionales: se acabaron las mayorías absolutas y si quieren seguir gobernando en comunidades y ayuntamientos tendrán que pactar con las fuerzas emergentes.

Este nuevo escenario expresa también el voto de aquellos ciudadanos que confían en que sí es posible otra forma de hacer política, por lo que las expectativas sobre los cambios que se puedan derivar son grandes, lo cual también se constituye en un riesgo de frustración, que sólo puede ser evitando si las fuerzas emergentes logran las reformas que la ciudadanía pide a gritos y que se devuelva la confianza en las instituciones.

Así las cosas, cualquiera sea el resultado de las elecciones municipales, el 24M significará un antes y un después en la España contemporánea, que se caracterizará por la irrupción de nuevas formas de participación política, liderada por la juventud y caracterizada por el uso de las redes sociales y el internet, así como una fragmentación política que resquebraja el entorno bipartidista, que implicará el funcionamiento de los distintos gobiernos a través de coaliciones que implican acuerdos sobre unos mínimos y de un comportamiento respetuoso entre los partidos.

¿De qué manera influirá este nuevo escenario en América Latina y en Colombia?

1) Sela, Luz. Elecciones del 24-M: adiós al bipartidismo, llega la política del pacto. Artículo publicado en el portal lainformacion.com. Fecha 23 de mayo de 2015. El artículo se puede consultar en: http://noticias.lainformacion.com/politica/elecciones-del-24-m-adios-al-...

2) ¿Serán las elecciones del 24 de mayo el adiós al bipartidismo en España? Especial sobre el 24M publicado en el portal RT Noticias el 22 de mayo de 2015. El artículo se puede consultar en: http://actualidad.rt.com/actualidad/175489-espana-elecciones-autonomicas...

3) Sela, Luz. Op.cit.

4) El año electoral del voto joven. Artículo publicado en El País. Fecha: 22 de mayo de 2015. Se puede consultar en: http://elpais.com/elpais/2015/05/20/opinion/1432147877_308710.html

5) La fuerte movilización del voto joven anticipa un cambio el 24-M. Por: Jorge A. Rodríguez. Artículo publicado en el portal de El País. Se puede consultar en: http://politica.elpais.com/politica/2015/05/22/actualidad/1432298211_150...

6) El año electoral del voto joven. Op. Cit.

7) Íbid.

(i) Carlos Julio Giraldo Medellín
Barranquilla. 24 de mayo de 2015
Cjulio333@yahoo.com
@doradense76