¿El futuro de la carrera de Nairo es en Movistar?

Ecos del Tour de Francia

¿El futuro de la carrera de Nairo es en Movistar?

Por: Alberto Herrera.

Las cábalas ciclísticas antes del inicio del Tour señalaban que la carrera estaba entre Froome, Contador y Quintana y existían suficientes argumentos para creerlo.

¿Qué pasó finalmente?

Por un accidente de carrera en la primera etapa, Contador termina retirándose 8 días después cuando ve imposible ganar el Tour, siendo Froome el gran favorecido con esta decisión. Quedaba Nairo, quien pasada la mitad de la competencia había hecho una excelente carrera; superados el plano y los Pirineos solo tenía 35 segundos de diferencia con Froome, menos que en cualquier Tour anterior.

Vendría el MontVentoux que siempre ha sido un duro escollo en el Tour y que en 2016 fue dramático. Quintana aunque atacó, fue superado por Froome y Porte en la subida a quienes se uniría un sorprendente Mollema, pero faltando pocos kilómetros para la meta los tres chocan contra una moto en otro accidente de carrera, quedando tirados en el piso. El líder sin bicicleta arranca corriendo cuesta arriba como si pudiera cruzar la meta de esa forma irreglamentaria. La dirección del Tour se inculpó del accidente, y actuando como juez y parte, equiparó el tiempo de Froome con el del compañero de escapada, Mollema, cuya bici no sufrió daño, concediéndole 1:40, para pasar del sexto puesto al liderato, lugar clave para la etapa del día siguiente, la contrarreloj, pues al salir de ultimo conoce el comportamiento y los tiempos de sus contenedores a lo largo de todo el recorrido.

Fue en el Ventoux donde se notó que Nairo no tenía la fuerza del mejor escalador del mundo, flaqueó y aunque la diferencia con el líder ahora era alrededor del minuto, no era el mismo ciclista. Algo había pasado pero no hubo información precisa.

A todas estas, Movistar se inclina por el plan B, que se ratificaría con el resultado de la contrarreloj. Ante las inconvenientes de Nairo, la prioridad se cambia a ganar por equipos, brusco viraje, o como diría L'Equipe, el lunes siguiente en edición final del Tour dedicada al ciclismo, en la única mención a Nairo y al triunfo de Movistar: "Premio de consolación".

Si a esta altura Nairo no estaba para ganar el Tour, lo mejor hubiera sido retirarlo. Iba enfermo de algo más que alergias, se sabe que tuvo noches de fiebre alta, hecho que Movistar no comunicó, más bien se disimuló. Para ganar un Tour hay que estar en plenas condiciones y al ciclista hay que protegerlo. Solo exigimos, como afición, que ni en el momento más exigente le suministren substancias prohibidas, que se sabe, evolucionan y subsisten en el ciclismo.

La otra gran verdad es que si Nairo no termina el Tour tampoco se gana la clasificación de equipos. Su tiempo contó en el 95% de las etapas. Al escalador de Cómbita le "toco" echar sus restos en la carretera, y sí que lo hizo, además termino subido de nuevo en el podio de los Campos Elíseos.

Esperamos que este agotamiento al que llegó Nairo no deje huella alguna en su carrera. El Tour fue la mejor preparación para los olímpicos, excepto para Nairo a quien le toco renunciar a los juegos. Necesita un periodo de recuperación. Debe tener una dirección adecuada a sus características y aun perfeccionar sus conocimientos.

Viene la vuelta a España que será la mejor oportunidad para derrotar al Sky o para que confirmar su supremacía. En el listado se anuncian los grandes del ciclismo y si Nairo participa es porque estará en plenas condiciones y cuenta con el respaldo de su equipo; es el más indicado para romper la hegemonía en el ciclismo, es el ciclista mas auténtico de la nueva generación y un muy valioso prospecto del ciclismo mundial, a quien hay que cuidar; que Movistar no se desenfoque.

Por eso surge el interrogante ¿Hasta donde le interesa a Movistar, al equipo insignia español que su estrella sea un boyacense de 1:65 de altura? Se pueden conciliar las diferencias, o Nairo tendrá que emigrar a otro "team" para algún día conquistar el "maillot jaune".