Educación

Lo público en la educación superior colombiana

Por: Leopoldo Múnera Ruiz.
Profesor asociado, Facultad de Derecho, Ciencias Políticas y Sociales - Universidad Nacional de Colombia.

Dejar a la deriva a las instituciones estatales, no ofrecerles las condiciones financieras e institucionales necesarias para que sean de alta calidad, o destinar recursos públicos escasos para financiar las altas matrículas de las universidades privadas, como sucede en la actualidad, contradice la finalidad social del Estado establecida en la Constitución.

El programa “Ser Pilo Paga”, implementado en 2015, ha reanimado en el país el debate sobre lo público en la educación superior. Incluso Pablo Navas, rector de la Universidad de los Andes, sostuvo en un artículo de opinión publicado en El Espectador en enero del presente año, que la institución dirigida por él era la “universidad más pública del país”.

Los criterios utilizados para emitir tal juicio fueron heterogéneos, retóricos, y en algunos casos autocontradictorios: la meritocracia como única condición de ingreso a la universidad con la matrícula más costosa del país; la posición en los rankings internacionales, la cual, si acaso, permitiría hablar de la calidad, pero no de la naturaleza pública de una institución; la participación de profesores y estudiantes en sus instancias de gobierno, sin ponderar el peso de estas; o la reinversión del 100 % de sus ganancias en sus propias actividades, lo cual es característico de las corporaciones privadas de utilidad común y sin ánimo de lucro, como lo exige la Ley 30 de 1992.

Equidad y Educación: una reflexión desde la educación media

Por: Judith Consuelo Pulido Rodríguez (1).

Introducción

Son muchas las veces que se escucha, desde los gobiernos locales o nacionales, que extender la educación, asegurar el acceso a la educación a todos los colombianos y colombianas, es el factor fundamental para alcanzar una mayor equidad económica y social en nuestro país.

Y no falta razón a este enunciado. Sobre todo cuando se considera los niveles de la enseñanza media que deben servir de articulación y, por así decir, de apalancamiento para que las niñas y niños de los sectores más desfavorecidos, de los estratos más pobres y de menores ingresos puedan encontrarse, al cabo de los ciclos educativos, en condiciones similares a los estudiantes que provienen de las familias de mayores recursos de la sociedad.

O, por lo menos, que de manera progresiva, año tras año, este gran sueño de una sociedad más justa e igualitaria, apareciera en el horizonte de las generaciones del mañana. Una sociedad futura donde los jóvenes egresados de nuestros colegios, cualquiera sea su condición socioeconómica, se encuentren con oportunidades laborales, de vida, de aprendizaje, de acceso a la formación universitaria y, por qué no, de posgrados y de expansión de todas sus facultades y libertades, más equitativas y justas.

La trampa de la desigualdad

Ser pilo paga, o la privatización de la educación por la puerta de atrás (I)

Por: Diana Marcela Cañón L

La educación es la base fundamental para un proyecto de vida, de sociedad y de nación. De ahí que la Juventud Patriótica haya acuñado la consigna “Por una educación nacional, científica y de masas”.

Históricamente Colombia se ha caracterizado por esperar mucho de la educación, en especial de la oficial, pero invirtiendo muy pocos recursos en ella, o no los suficientes; muestra de ello es la constante movilización por parte de los profesores y estudiantes en busca de financiación adecuada para la educación, y la inflexible negativa del gobierno argumentando que no se obtienen los resultados esperados y que por ello, antes que dar más recursos, hay que reevaluar nuevamente en qué y cómo se invierten los ya asignados.

La última medida educativa implementada por el gobierno de Juan Manuel Santos Calderón fue promover una política de becas para que estudiantes de estratos uno, dos y tres, que terminaran su bachillerato pudiesen ingresar a la educación superior. Nada mal parecía a primera vista. Un programa que favorezca aquellos que en circunstancias normales, en un país donde para muchos es un privilegio estudiar y para poder hacerlo se debe endeudar, una posibilidad de financiamiento dada por el Estado no sonaba para nada mal.

Previendo un nuevo levantamiento estudiantil si se anunciara sin rodeos que una parte creciente y significativa del escuálido presupuesto para las universidades públicas ahora se dedicaría a las privadas, y necesitando un nuevo acto de demagogia, el gobierno Santos, a instancias de un estudio de la Universidad de los Andes, creó el programa Ser Pilo Paga.

Vivir juntas y juntos en la escuela: un reto entre géneros y generaciones (Cuarta parte)

4. Nuevas apuestas para la escuela de hoy

Por: Celeny Alejandra Ocampo Ocampo.

De acuerdo a lo abordado en los apartados anteriores, es necesario al pensar en género y convivencia escolar, hablar de conflicto, que va más allá de la relación entre hombres y mujeres en los espacios educativos, lo cual no es un hecho natural sino naturalizado, asociado a la experiencia cultural en la cual la escuela está inserta en los contextos latinoamericanos, que parten de una tradición sexista que incide directamente en la forma en que en ella se relacionan los/as integrantes de la comunidad educativa, que aunque en algunos lugares se ha empezado a problematizar, todavía en su mayoría.

Vivir juntas y juntos en la escuela: un reto entre géneros y generaciones (Tercera parte)

3. Con-vivir en la escuela: una opción ética y política

Por: Celeny Alejandra Ocampo Ocampo.

La convivencia en la escuela, tema que ha captado la atención de múltiples actores sociales, que ven cómo cobra relevancia ese estar-juntos en uno de los principales escenarios de socialización, de suerte que es allí donde niños, niñas y jóvenes aprenden diferentes formas de convivir, que ratifican la formación recibida en su familia o por el contrario generan transformaciones que pondrán en juego en el mundo social y cultural en el que estén inmersos. Lo anterior, no quiere decir que es sólo responsabilidad de la escuela la formación en convivencia, según Darío Muñoz (2004) ésta se convierte en “un espacio ecológico de choque de culturas” (p. 101) que delimitan su accionar, así la escuela puede convertirse en reproductora de aquello que la sociedad le encarga, o definir una apuesta política y ética diferente, buscando la transformación de la humanidad, mediante nuevas prácticas de relacionamiento en sus aulas.

Vivir juntas y juntos en la escuela: un reto entre géneros y generaciones (Segunda parte)

2. Entre lo femenino y lo masculino en la escuela

Por: Celeny Alejandra Ocampo Ocampo.

Para iniciar este apartado es importante aclarar que como se expuso en un inicio, no se abordarán identidades no heteronormativas que ya empiezan a emerger en los espacios educativos, debido a que este no es el interés central del artículo, sino que se buscará representar la forma en que la escuela se convierte en una de las principales instancias de apropiación de género, desde diferentes dispositivos pedagógicos asociados a la matriz bimodal tradicional. Desde la perspectiva relacional de género, el proyecto Arco Iris desarrollado en Bogotá, buscó desentrañar en el ámbito educativo aquellos dispositivos pedagógicos presentes en la escuela que, aunque tienen su nacimiento en la cultura macro de la cual hacen parte, se recrean constantemente en las vivencias cotidianas del aula de clase y en los espacios externos que también conforman la institución escolar.

Vivir juntas y juntos en la escuela: un reto entre géneros y generaciones (Primera parte)

Por: Celeny Alejandra Ocampo Ocampo.

Resumen. Este artículo pretende generar una conversación entre las categorías convivencia escolar y género en el espacio educativo desde una perspectiva decolonial, estará dividido en cuatro apartados: en el primero, El género como construcción cultural, se realiza un acercamiento a esta categoría y a algunas perspectivas desde las que se ha abordado. En el segundo, Entre lo femenino y lo masculino en la escuela, se llevará a cabo una exploración para esclarecer la forma en que este espacio de socialización se convierte en una de las principales instancias de apropiación de género, desde la presencia de diversos dispositivos pedagógicos. Ya el tercero, Con-vivir en la escuela: una opción ética y política, estará centrado en la forma en que tradicionalmente se entiende la convivencia en el espacio educativo, contrastándola con otra perspectiva desde un enfoque ético y político. Por último, en la sección denominada Nuevas apuestas para la escuela de hoy, se pretende realizar una inferencia sobre la relación de los apartados anteriores, contextualizándolos a la realidad local, a la vez que se intenta generar reflexiones que posibiliten nuevos interrogantes, orientados a desarrollar propuestas que permitan una convivencia escolar con mirada de género y en la que el conflicto no sea visto como un espacio negativo, sino el principal escenario en el que nuevas formas de convivencia pueden emerger.

A propósito del debate sobre la actualización de los manuales de convivencia.

La exacerbación mediática del odio y la discriminación

A propósito del debate sobre la actualización de los manuales de convivencia

Por: Carlos Julio Giraldo Medellín.

Los diferentes mensajes contra la ministra de educación por su supuesta intención de imponer, a través del “discurso de género”, su orientación sexual a los estudiantes colombianos, se enmarcan en los que se denomina el Discurso de Odio. Es una estrategia con la que se pretende degradar, intimidar y promover prejuicios o incitar a la violencia contra individuos por motivos de su pertenencia a una raza, género, edad,colectivo étnico, nacionalidad, religión, orientación sexual, identidad de género,discapacidad, lengua, opiniones políticas o morales, estatus socioeconómico,ocupación o apariencia (como el peso, el color de pelo), capacidad mental y cualquier otro elemento de consideración. El concepto se refiere al discurso difundido de manera oral, escrita, en soporte visual en los medios de comunicación, o internet, u otros medios de difusión social (2).

Agresión de los medios de comunicación a colegios públicos.

Por: Diana Marcela Cañón L(1)

Es innegable la presión hecha por parte de las bandas de microtráfico hoy en nuestros colegios y universidades para incentivar el consumo de sustancias psicoactivas en los niños y jóvenes. Pero ¿de quién es la responsabilidad? ¿Acaso el educar y enseñar es solo deber de la escuela? ¿Qué responsabilidad tienen y asume los medios de comunicación?

Hace unos días publiqué en mi mi red social Facebook que es muy triste e indignante que canales privados colombianos promuevan en los niños que es más honroso consumir drogas, tener una navaja y ser un vándalo que estudiar, leer, jugar sin malicia, porque esto ahora significa ser un “loser”, un “ñoño”.

¿Qué es eso de los rankings universitarios y para qué sirven?

Por: Carlos Julio Giraldo Medellín.

Luego que la consultora británica Quacquarelli Symonds publicara la lista de las 300 mejores universidades de Latinoamérica del 2015(1), las referencias sobre la ubicación de las universidades colombianas no se han hecho esperar. Dentro de las diez primeras sólo se encuentra la Universidad de Los Andes (puesto 7) y entre las 20 primeras está la Universidad Nacional (puesto 13), y entre las treinta la Universidad de Antioquia (puesto 27).

México retira una de las medidas clave de la reforma educativa.

El País (España)

Por: Paula Chouza Candeira.

La Secretaría de Educación Pública mexicana ha anunciado este viernes la suspensión indefinida de las pruebas para evaluar a los maestros, uno de los puntos más conflictivos de la reforma educativa aprobada en 2013, durante el primer año de Gobierno de Enrique Peña Nieto. La nueva ley, proclamada por el Ejecutivo como la reforma que haría de la educación "la fuerza transformadora de México", afrontó desde el comienzo la oposición de la facción disidente del sindicato de maestros, la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación. La CNTE, cuya presencia es minoritaria pero se concentra en los estados del sur del país (Michoacán, Guerrero, Oaxaca y Chiapas), había amenazado con bloquear los comicios del próximo 7 de junio.

La educación en una sociedad segregada.

Por: Higinio Pérez Negrete*

Resumen

Este artículo analiza las aspiraciones del gobierno colombiano actual de elevar la calidad de la educación, en unas condiciones en que los particulares han desplazado relativamente al Estado del sector y en que los recursos del Presupuesto Nacional se tienen que orientar, en cuantía importante, a la lucha contra los grupos armados que actúan fuera de la ley y que han contribuido a aumentar la segregación social en el país.

Palabras clave

Segregación social, educación, cultura, oportunidades, calidad, centros educativos.

¡Gina tendrá que negociar en medio del paro!

Por: UAN de Yezid García, Concejal de Bogotá.

Bogotá, abril 24 de 2015.

Con una dura crítica a la ministra de educación Gina Parody, el concejal de la Alianza Verde, Yezid García, reafirmó su respaldo total al paro de los educadores colombianos, al paro indefinido del magisterio y al paro de 24 horas de los trabajadores del Estado. Durante una intervención en el Concejo de Bogotá dijo que el gobierno se equivoca en el tratamiento que le viene dando a los problemas laborales y particularmente en el tratamiento que le da a las relaciones con sus propios empleados y trabajadores.

Indicó que la opinión pública debe conocer la realidad de los maestros en Colombia, cerca de 350 mil, quienes históricamente han recibido salarios por debajo del promedio de los demás profesionales que trabajan para el Estado. “Actualmente los maestros reciben el 28% menos de salario que lo que recibe el resto de los funcionarios públicos con igual nivel de calificación” señaló Yezid García.

Los avatares vigentes del movimiento estudiantil en Colombia


Por: Jhoan Manuel Rodriguez Cerinza.
Consejo Nacional Superior Estudiantil de Colombia - CONSEC

El año 2014 cerró con una fuerte legislación en materia de política educativa universitaria, la ley 1740 del 23 de diciembre de 2014 “por la cual se desarrolla parcialmente el artículo 67 y los numerales 21, 22 y 26 del artículo 189 de la constitución política, se regula la inspección y vigilancia de la educación superior, se modifica parcialmente la ley 30 de 1992 y se dictan otras disposiciones”1. Esta ley se dio como resultado de los conocidos escándalos de presuntos malos manejos administrativos y financieros en la Universidad San Martin, los cuales afectaban a los más de 17 mil estudiantes con los que cuenta dicha institución en gran parte del país.

Base para una eventual reforma a la reglamentación del Sistema Nacional de Acreditación y del Sistema Universitario Estatal

Educación Superior

Por: Jonathan A Borja

La estructura y el objetivo de la Ley 30 de 1992, a la hora de aplicarse a la política de educación superior en Colombia, y en específico en el quehacer del Sistema Nacional de Acreditación (SNA), tiene como finalidad orientar y garantizar que las Instituciones de Educación Superior cumplan con requisitos, que les lleve a obtener un registro calificado o la acreditación de calidad. Este esquema es reprochable ya que los criterios o requisitos que el SNA establece para el registro calificado –que es lo mínimo para el funcionamiento de una institución de educación superior, IES–, no dan fe de que se garantice la calidad en la educación, por la naturaleza y objetivos de sus procesos.

Páginas