LA CONSULTA ANTICORRUPCIÓN: BALANCE DEL PRESENTE Y PROYECCIÓN A FUTURO.

Por: MIGUEL ÁNGEL RUBIO OSPINA

El pasado domingo 26 de agosto, Colombia vivió, sin lugar a dudas, su más importante jornada democrática desde el plebiscito del 57, convocado por el entonces General Rojas Pinilla, y que trajo avances como el voto femenino entre otros asuntos de no menos relevancia nacional. Quizás el evento más cercano en el tiempo y más contemporáneo por lo menos a los ahora jóvenes de mi generación, sea el fenómeno electoral de séptima papeleta que convocó a todas las fuerzas democráticas de la nación a la consolidación de una nueva carta constitucional, cuyo mayor logro ha sido convertir el país en un Estado Social de Derecho, aunque aún falten muchos esfuerzos desde la institucionalidad para que esta condición sine qua non se cumpla ad eternam en nuestra nación.

Esa misma carta magna, contempla en sus apartados y capítulos los mecanismos de participación ciudadana, cuyas mecánicas hacen participes a los ciudadanos, de las decisiones más relevantes en la organización y liderazgo del país, y que además reconoce el ejercicio pleno de la ciudadanía ya no esta como condición de nacimiento, sino como ejercicio político y ciudadano. Lo que legítima el concepto del Estado Social de Derecho, como la máxima expresión de poder del constituyente primario de toda nación que se dice a si misma democrática.

En este orden de ideas, entra como un mecanismo atenuante y de suprema relevancia la consulta popular, como herramienta de gestión de las políticas comunitarias y sociales, que partiendo de diagnósticos ciertos, son llamadas a generar las propuestas de cambio o de concertación de las decisiones que el ejecutivo o legislativo toman. Entre los muchos temas, en Colombia han sido famosas las consultas mineras, que han restringido un poco la depredación sin control, de las multinacionales en el manejo de elementos como el mercurio, que afectan el agua, vital para la vida. Muestra de ello es la reciente consulta minera que derrotó a la Anglo Gold Ashanti en Cajamarca Tolima, una iniciativa donde los ciudadanos votaron NO, dando prioridad al cuidado del entorno ambiental, lo que demuestra que el acceso a estos medios, si son direccionados de la manera correcta generan cambios en la precaria cultura política del país.

Así, pues, se cumplió un reto gigantesco con la consulta anticorrupción promovida por la ex congresista y líder de la Alianza Verde Claudia López, en compañía de una bancada parlamentaria de alto nivel con nombres como los de Jorge Enrique Robledo, Antanas Mockus, Angélica Lozano, Luis Fernando Velasco, Gustavo Petro, Iván Marulanda, la bancada de la Fuerza alternativa revolucionaria del Común, y el exsenador y muy respetado Antonio Navarro, que hasta reggaetón bailó por la consulta.

Y es que esta consulta, era un reto electoral grande. Recolectar las firmas para su validación y sustentación, pasar los trámites y trabas en el legislativo donde el ahora partido de gobierno, condicionó y torpedeó su realización, la sanción presidencial, la pedagogía y difusión de sus preguntas, la mala prensa y los mitos en torno a los temas propuestos, la campaña presidencial que puso en la agenda de los aspirantes el tema de la corrupción como preocupación de primer orden, la posesión de un nuevo gobierno que desde el discurso de llegada, mostró su talante confrontacionista con todo lo que represente control político y una alternativa, y las últimas declaraciones del Centro Democrático, que invitaron a no votar y que hicieron discrepar a la bancada parlamentaria con el Presidente, hacen de entrada, ganadora a la iniciativa de la consulta.
La prueba de ello, son los 11.671.420 votos obtenidos, que casi llevan al logro y superación del umbral, que sobrepasan la votación de cualquier presidente de la república, incluso la de Duque, que movilizó a la ciudadanía en torno a decir no más a las prácticas clientelistas y corruptas de nuestros dirigentes, sin plazas públicas, sin lechona, tamales o plata; y con caminadas extenuantes, pancartas hechas a mano, variedad de volantes, voluntarios sin reparos y hasta reggaetón, recalcamos, estos votos son un mensaje claro y contundente a la clase política a la cual los ciudadanos le hemos puesto el primer punto de su agenda en las elecciones regionales del 2019.

De esos millares de votos obtenidos, 270.744 votos, fueron obtenidos en Risaralda; las fuerzas democráticas que jugaron en la difusión y despliegue de la consulta superaron con creces las expectativas de las metas propuestas, la Coalición Colombia, en cabeza de la Alianza Verde, más la adhesión sin condiciones, ni sectarismos de la Risaralda Humana, en las que el Partido del Trabajo de Colombia, PTC, dispuso su militancia y cuadros políticos en torno a este propósito electoral, propiciaron que la votación obtenida se convierta en alternativa de poder y en la posibilidad de tender puentes de entendimientos de fuerzas políticas que jugaron en orillas distintas en las elecciones del 27 de Mayo y el 17 de Junio. El balance es más que satisfactorio, y aunque no se logró el umbral nacional, Risaralda se manifestó masivamente en contra de la corrupción, que producto de una perversa alianza entre sectores tradicionales de la política local, tienen en entredicho el liderazgo actual de la región.

El futuro de la consulta, está indiscutiblemente, en mantener viva la memoria de lo sucedido, en que el tema de la corrupción siga siendo tema de conversación en cafés, tertulias políticas, programas de opinión, análisis sociales y que sin ambages, sean la hoja de ruta de los candidatos a corporaciones de elección popular regional, como ya lo habíamos anotado líneas arriba.

Enhorabuena los resultados y felicitaciones a la militancia del PTC y de las Juventudes Patrióticas del partido JUPA regionales, que se la jugaron por esta apuesta democrática.

*) LICENCIADO EN ESPAÑOL Y LITERATURA
UNIVERSIDAD TECNOLÓGICA DE PEREIRA.
SECRETARIO DE ORGANIZACIÓN JUPA PTC RISARALDA
PEREIRA 27 DE AGOSTO DE 2018