Constancia del concejal Óscar Javier Ortiz en el debate a EMSIRVA realizado el 4 de febrero de 2016.

El negocio de las basuras en manos de operadores privados es una fuente de enriquecimiento para empresarios que manejan el servicio y las tarifas a su acomodo con la complicidad de las altas autoridades gubernamentales. En Cali, al igual de lo que pasó en Bogotá, los sectores democráticos luchan por la desprivatización de esas actividades.

Por: Oscar Javier Ortiz Cuellar. Concejal.

Para vergüenza de nosotros los caleños, mañana 5 de febrero se inicia la prórroga de los contratos con los operadores de aseo, por 8 años más, hasta el 2023;

· Digo vergüenza porque esa prórroga se hizo violando la autonomía del Municipio, contra el querer del Concejo de la ciudad y de la pasada administración, que tenía propuestas para retomar la prestación del servicio a través de EMCALI. Lo hicieron violando las normas de la contratación pública, haciéndole un sesgo a la ley para favorecer a los mismos operadores, como quedó demostrado en los intensos debates de este Concejo entre mayo y junio del 2015;

· Se considera que el servicio de aseo factura cerca de $800.000 millones al año, pues somos 680.000 clientes pagando mes a mes por la recolección de 2000 toneladas diarias de residuos sólidos.

· EMSIRVA en liquidación es otra demostración palpable de lo nefasto de las intervenciones de la Superintendencia de Servicios Públicos Domiciliarios. Ya vimos durante 4 días de debate, como su mano siniestra casi acaba a EMCALI.

· El discurso de la liquidadora de EMSIRVA, Yahaira Díaz, de que la liquidación de EMSIRVA no termina hasta que no cubran los pasivos y en especial el pasivo pensional, y que es por el bien del Municipio de Cali, es una mentira, porque el Municipio de Cali, en el anterior debate demostró que estaba listo para asumir esas obligaciones y presentó un modelo financiero que nunca fue considerado.

· EMSIRVA es un cadáver insepulto cuya única justificación es darle de comer a un puñado de burócratas que nunca terminarán de hacer las actividades a que se comprometieron, para seguir cobrando, PERO ANTE TODO, porque el modelo de la intervención ES EL SOPORTE PARA QUE NUNCA REGRESE LA PRESTACIÓN DE ESTE LUCRATIVO SERVICIO A MANOS DEL MUNICIPIO, como lo pudimos ver con el proceso de la prórroga de los contratos con los 4 operadores.

· Yo no estoy metido en el debate de si los operadores cumplen o no a cabalidad con el aseo de la ciudad, yo estoy cuestionado la legitimidad de lo que se hizo, ni siquiera desde el punto de vista legal porque al estar intervenidos, desde la fría altiplanicie podían definir nuestra suerte, como en efecto lo hicieron.

Mi juicio es desde el punto de vista político, ético y moral contra la arbitraria intervención que también pisotea derechos como el de la autonomía administrativa, a más de los laborales y los de la población de recicladores a pesar de estar amparados por una Sentencia de la Corte.

· Iniciado el proceso de liquidación nos dijeron que solo duraría 2 años, eso fue en el 2009, luego que iría hasta el 2016 ¿y ahora? Ha sido un proceso con dos interventores y más de 5 agentes liquidadores.

¡Qué vergüenza!

Oscar Javier Ortiz Cuellar
Concejal

Tags: