Las cadenas globales de commodities y el nuevo imperialismo

Por: Intan Suwandi, R. Jamil Jonna y John Bellamy Foster

La producción capitalista del siglo XXI ya no puede entenderse como una mera agregación de las economías nacionales, que debe analizarse simplemente en términos del producto nacional bruto (PIB) de las distintas economías y de los intercambios comerciales y de capital que se producen entre ellas. Más bien, está cada vez más organizada en cadenas mundiales de commodities (también conocidas como cadenas mundiales de suministro o cadenas de valor mundiales), gobernadas por empresas multinacionales que se extienden a ambos lados del planeta, en las que la producción está fragmentada en numerosos eslabones, cada uno de los cuales representa la transferencia de valor económico. Con más del 80 por ciento del comercio mundial controlado por multinacionales, cuyas ventas anuales equivalen ahora a alrededor de la mitad del PIB mundial, se puede considerar que estas cadenas de commodities están atadas en el centro de la economía mundial, conectando la producción, ubicada principalmente en el Sur global, con el consumo final y las arcas financieras de las empresas multinacionales monopolísticas, ubicadas principalmente en el Norte global(1).

La cadena de commoditie de General Motors incluye veinte mil empresas en todo el mundo, la mayoría en forma de proveedores de piezas. Ningún fabricante de automóviles estadounidense importa menos del 20 por ciento de sus piezas del extranjero para ninguno de sus vehículos, y las piezas importadas representan a veces alrededor del 50 por ciento o más del vehículo ensamblado.(2) Asimismo, Boeing compra en el extranjero alrededor de un tercio de las piezas que utiliza para sus aviones.(3) Otras empresas estadounidenses, como Nike y Apple, deslocalizan su producción a subcontratistas, principalmente en la periferia, y la producción se lleva a cabo de acuerdo con sus especificaciones digitales exactas, lo que se conoce como "arm's length contracting" (contratación tercerizada), o lo que algunas veces se conoce como modos de producción no equitativos. Esta deslocalización de la producción por parte de las corporaciones multinacionales de hoy en día en el centro de la economía mundial ha llevado a un vasto cambio en la ubicación predominante del empleo industrial, desde el Norte global hasta la década de 1970, hacia el Sur global de este siglo.(4)

Los estudios han revelado que el ritmo acelerado de la deslocalización está estrechamente relacionado con la inversión extranjera directa (IED) en las zonas de bajos salarios de la periferia, asociada al comercio entre empresas. En 2013, las entradas mundiales de IED a las "economías en desarrollo" alcanzaron un nivel récord del 52 por ciento del total de la IED, "superando por primera vez los flujos a las economías desarrolladas en 142.000 millones de dólares".(5) Pero de igual importancia hoy en día es la contratación tercerizada. El Banco Mundial, utilizando datos del Censo de los Estados Unidos, indica que el 57 por ciento de todo el comercio de los Estados Unidos se realiza en condiciones de tercerización, mientras que una parte que crece rápidamente adopta la forma de contratos monopolísticos tercerizados, que incluyen la producción específica llevada a cabo por empresas subcontratadas (como la taiwanesa Foxconn, que opera en China) que producen productos básicos (como los iPhones) para empresas multinacionales impulsadas por el comprador (como Apple). En general, cuanto menor es el ingreso per cápita de un socio comercial de Estados Unidos, mayor es la participación en el comercio en condiciones de mercado de Estados Unidos, lo que indica que se trata de salarios bajos.(6) Incluso las multinacionales con altos niveles de IED están muy involucradas en el comercio tercerizado, moviéndose de esta manera entre la explotación directa e indirecta. Los contratos tercerizados generaron alrededor de 2 mil millones de dólares en ventas en 2010, "gran parte de ellas en países en desarrollo "(7). En 2010-2014, la economía mundial creció a un ritmo del 4,4 por ciento, mientras que el comercio tercerizado creció a un ritmo del 6,6 por ciento, superando con creces el primero.(8)

Aunque estos fenómenos no son del todo nuevos, en el sentido de que en las operaciones de las empresas internacionales se pueden encontrar todo tipo de precedentes históricos, la escala y sofisticación de las cadenas de productos básicos representan hoy en día cambios cualitativos que están transformando el carácter de toda la economía política mundial. Esto ha generado una enorme confusión en los análisis político-económicos tanto de la derecha como de la izquierda. Así, el cambio en el empleo industrial y el rápido crecimiento de algunos países de la periferia, particularmente en Asia Oriental, llevó incluso a un teórico marxista tan importante como David Harvey a concluir que la dirección del imperialismo se ha invertido de alguna manera, con Occidente, o el Norte global, ahora en el extremo perdedor. Como él dice, "el drenaje histórico de la riqueza de Oriente a Occidente durante más de dos siglos se ha invertido en gran medida en los últimos treinta años... Creo que es útil retomar la preferencia de Giovanni Arrighi por abandonar la idea del imperialismo (junto con las rigideces del modelo de la periferia central de la teoría del sistema mundial) en favor de una comprensión más fluida de las hegemonías competitivas y cambiantes dentro del sistema de estado global "(9).

Sin embargo, tales evaluaciones se basan en la ilusión de que el imperialismo del siglo XXI puede ser abordado, como en períodos anteriores, principalmente a nivel del Estado-nación, sin una investigación sistemática del creciente alcance global de las corporaciones multinacionales o el papel del arbitraje laboral global, al que a veces se hace referencia en los círculos empresariales como el aprovisionamiento de países de bajo costo. Se trata de la forma en que los actuales monopolios globales en el centro de la economía mundial han capturado el valor generado por el trabajo en la periferia dentro de un proceso de intercambio desigual, obteniendo así "más trabajo a cambio de menos".(10) El resultado ha sido cambiar la estructura global de la producción industrial al tiempo que se mantiene y a menudo se intensifica la estructura global de explotación y transferencia de valor.

La complejidad de la situación del empleo en el mundo generada los commodities globales o las cadenas de suministro mundiales se indica en el cuadro 1, que incluye los países con la mayor proporción de empleo en las cadenas mundiales de productos básicos en 2008 y/o 2013.

Tabla 1. Países con la mayor proporción de puestos de trabajo en la cadena de suministro mundial (GSC Jobs) y su principal destino de exportación

      Fuente: Esta es una versión modificada de los datos tomados de la Tabla 2 de Takaaki Kizu, Stefan Kühn y Christian Viegelahn. 2016. "Linking Jobs in Global Supply Chains to Demand", Documento de investigación de la OIT (Organización Internacional del Trabajo), Ginebra, 15.

      Notas: La "Proporción de todos los empleos del GSC" se refiere a los 40 países de la serie WIOD (World Input-Output Database). El "destino primario de exportación" se define como el país al que se exporta la mayor parte de la producción de los puestos de trabajo de la SGC de un país determinado. Las tablas input-output del WIOD dan cuenta incluso de la actividad económica de los países que no forman parte del conjunto de datos (clasificados como "resto del mundo"). Sin embargo, cabe señalar que estos 40 países (43 en la edición de 2016) representan la mayor parte de la renta mundial y de los puestos de trabajo de la SGC.

Como se muestra en el Cuadro 1, China y la India proporcionan, de lejos, la mayor parte del empleo total dedicado a las cadenas mundiales de commodities, mientras que, para ambos países, los Estados Unidos son el principal destino de las exportaciones. Esto crea una situación en la que la producción y el consumo en la economía mundial están cada vez más separados unos de otros. Además, el valor añadido asociado a estas cadenas de productos básicos, como veremos, se atribuye desproporcionadamente a las actividades económicas de los países más ricos en el centro del sistema, aunque la mayor parte de la mano de obra se encuentra en las naciones más pobres de la periferia o del Sur global.

Los investigadores económicos del Institut de Recherches Économiques et Sociales de Francia indican que las cadenas mundiales de commodities tienen tres elementos diferentes: [1] un elemento de producción que vincula partes y commodities en cadenas de producción complejas; [2] un elemento de valor, que se centra en su papel como "cadenas de valor", transfiriendo valor entre y dentro de las empresas a nivel mundial; y [3] un elemento de monopolio, que refleja el hecho de que dichas cadenas de commodities están controladas por las sedes financieras centralizadas de las corporaciones multinacionales monopolísticas y obtienen rentas de monopolio masivas, tal y como lo teorizó Stephen Hymer en la década de 1970.(11) La distinción común entre las cadenas de suministro globales y las cadenas de valor globales está principalmente entre lo que Karl Marx llamó el material o "forma natural" de la mercancía, su valor de uso, en oposición a su "forma de valor" o valor de cambio. Todo esto, sin embargo, necesita ser unido dentro de una teoría general de la producción mundial de productos básicos.(12)

En este análisis de las cadenas globales de commodities, los aspectos de uso-valor y de cambio-valor se unen a través del reconocimiento de los aspectos materiales (suministro) y de valor.(13) Como en toda producción capitalista, el componente de valor es dominante en dichas cadenas de productos básicos y está arraigado en la explotación de la mano de obra. Por lo tanto, centramos nuestro análisis en el análisis teórico y empírico de lo que denominamos cadenas de commodities de valor laboral, haciendo hincapié en el elemento de valor de cambio (forma de valor), sin ignorar el elemento material o de valor de uso (forma natural). De esta manera, buscamos entender cómo funciona el nuevo imperialismo del arbitraje laboral global y cómo el valor, derivado del trabajo de bajos salarios en la periferia, está siendo capturado globalmente.

Utilizando una base de datos de la actividad económica mundial a disposición del público, construimos una serie de costos laborales unitarios que incorporan tanto la productividad laboral como los niveles salariales.(14) El objetivo es desarrollar una metodología teóricamente consistente, arraigada en las relaciones entre el valor de la mano de obra, para hacer comparaciones entre países de la explotación laboral, construyendo así una base teórica y empírica para el análisis de la cadena de productos básicos. Concebimos cada eslabón o nodo de una cadena de productos básicos en términos de costos laborales unitarios, que determinan en gran medida los márgenes de ganancia, siendo los nodos críticos de la producción aquellos en los que los costos laborales están más concentrados y, por lo tanto, involucran la mayor cantidad de mano de obra socialmente necesaria, como en el punto de montaje del producto.

El examen de los costos laborales unitarios de países clave tanto en el centro como en la periferia de la economía mundial demuestra que, en el imperialismo del siglo XXI, las corporaciones multinacionales son capaces de llevar a cabo un proceso de intercambio desigual en el que obtienen, en efecto, más mano de obra por menos, mientras que el exceso de excedente obtenido a menudo se atribuye erróneamente a actividades económicas "innovadoras", financieras y de extracción de valor que tienen lugar en el centro del sistema. De hecho, gran parte de la inmensa captura de valor asociada con el arbitraje laboral mundial elude la producción en las economías centrales, a expensas de los trabajadores que han visto deslocalizados sus puestos de trabajo. Esto ha contribuido a la acumulación de vastas pirámides de riqueza desconectadas del crecimiento económico en las propias economías centrales.(15) Gran parte de esta pérdida de valor de la periferia adopta la forma de flujos ilícitos no registrados. Según un reciente estudio pionero de las corrientes financieras mundiales realizado por el Centro de Economía Aplicada de la Facultad de Economía de Noruega y Global Financial Integrity, con sede en los Estados Unidos, las transferencias netas de recursos de las economías en desarrollo y emergentes a los países ricos se estimaron en 2 billones de dólares sólo en 2012(16).

Enormes cantidades de este botín capturado de las economías periféricas del Sur global terminan estacionadas en las "islas del tesoro" del Caribe, donde se depositan billones de dólares de capital monetario, fuera de los aparatos fiscales y contables incluso de los estados-nación más poderosos.(17) Esta expropiación financiera caracteriza toda la era del capital monopolístico-financiero, en la que el creciente papel de los que Marx, después de James Steuart, denominó ganancias por expropiación (o ganancias por enajenación) es ahora evidente.18 Esto es evidente en el papel cada vez más importante de la captura de valor y la extracción de valor, en contraposición a la generación directa de valor, en la determinación de los beneficios de las empresas multinacionales.19

Lo que está claro es que la globalización de la producción se construye alrededor de un vasto abismo en los costos laborales unitarios entre las economías centrales y periféricas, lo que refleja tasas mucho más altas de explotación en la periferia. Esto refleja el hecho de que la diferencia en los salarios es mayor que la diferencia en la productividad entre el Norte global y el Sur global.(20) Nuestros datos muestran que la brecha en los costos laborales unitarios en la manufactura entre el núcleo clave (Estados Unidos, Reino Unido, Alemania y Japón) y los estados emergentes periféricos clave (China, India, Indonesia y México) ha sido del orden del 40-60 por ciento durante la mayor parte de las últimas tres décadas. Esta enorme brecha entre el Norte y el Sur global surge de un sistema que permite la libre movilidad internacional del capital, al tiempo que restringe fuertemente la movilidad internacional de la mano de obra.(21) El resultado es mantener los salarios bajos en la periferia y hacer posible el enorme desvio de excedente económico de los países del Sur. Como han argumentado Utsa Patnaik y Prabhat Patnaik, la fuga de excedentes de la periferia "se refiere no sólo a la dirección de los flujos de capital, sino también al fenómeno de succionar el excedente de una economía sin contrapartida alguna "(22.)

Cadenas globales de commodities y captura de valor imperialista

El término cadena de suministro se utiliza a menudo para referirse a "una secuencia de operaciones de producción", que comienza "en la concepción y desarrollo del producto o sistema, pasa por el proceso de producción, incluida la adquisición de insumos (materias primas, herramientas, equipos), y termina con la distribución, el mantenimiento y el final de la vida útil del producto[o su consumo]. Las piezas y módulos producidos en cada paso del proceso se ensamblan para obtener un producto final".(23)

Las cadenas mundiales de productos básicos pueden considerarse como

      espacios globales integrados creados por grupos financieros con actividades manufactureras. Estos espacios son globales en la medida en que abren un horizonte estratégico para aumentar el valor del capital que va mucho más allá de las fronteras nacionales y socava las regulaciones nacionales. Estos espacios se integran en la medida en que están formados por cientos, e incluso miles, de filiales (producción, I+D[investigación y desarrollo], finanzas, etc.) cuyas actividades son coordinadas y controladas por una entidad central (la empresa matriz o una sociedad de cartera) que gestiona los recursos para garantizar que el proceso de valorización del capital sea rentable tanto financiera como económicamente(24).

La participación de los países en estas cadenas mundiales de commodities tiene un profundo impacto en el trabajo. Esto puede observarse en el rápido aumento del número de empleos relacionados con las cadenas mundiales de commodities, de 296 millones de trabajadores en 1995 a 453 millones en 2013. Este crecimiento en la producción de la cadena de commodities se concentra en las "economías emergentes", donde se estima que entre 1995 y 2013 el crecimiento del empleo alcanzó los 116 millones de personas, siendo la industria manufacturera el sector predominante y dirigido a la exportación hacia el Norte global.(25) En 2010, el 79 por ciento de los trabajadores industriales del mundo vivían en el Sur global, en comparación con el 34 por ciento en 1950 y el 53 por ciento en 1980.(26) La industria manufacturera se ha convertido en "la principal fuente del dinamismo del tercer mundo" tanto en las exportaciones como en la producción, especialmente en Asia oriental y sudoriental, donde, en 1990, la participación de la industria manufacturera en el PIB era superior a la de otras regiones.(27) Un informe del Banco Asiático de Desarrollo muestra que la mayoría de los países del sudeste asiático, en particular los que se considera que están en vías de desarrollo, experimentó un aumento de la participación de la industria manufacturera en la producción de sus productos de la década de los setenta a la de los años 2000-90.28

La exploración de esta compleja realidad ha planteado desafíos a los científicos sociales. Marx había escrito en Capital sobre "la cadena general de metamorfosis[tanto con respecto al valor de uso como al valor de cambio] que tiene lugar en el mundo de las mercancías". Más tarde, después de Marx, Rudolf Hilferding, de Finance Capital, se refirió a los "eslabones en los intercambios de la cadena de commodities "(29). Inspirados por estas nociones marxistas anteriores de las cadenas de commodities que caracterizaban la economía mundial capitalista, Terence Hopkins e Immanuel Wallerstein avanzaron el concepto de cadena de commodities en la década de 1980 como parte de la perspectiva de los sistemas mundiales, con un énfasis en la "reconstrucción histórica de las industrias durante el largo siglo XVI".(30) El marco conceptual de la cadena mundial de commodities se popularizó aún más a mediados de la década de 1990, signado por la publicación de Cadenas de commodities y capitalismo mundial, editada por Gary Gereffi y Miguel Korzeniewicz(31). Más tarde, Gereffi también se convirtió en una figura destacada en la creación de la red de investigación de la cadena de valor global/de la cadena de suministro global en el año 2000. Esta red de investigación se creó con la esperanza de unir varios enfoques diferentes pero similares de los estudios sobre las cadenas mundiales(32). Aunque el propio marco de la cadena de valor mundial se inspiró en las primeras investigaciones sobre las cadenas mundiales de commodities, con frecuencia era integrado en la tradición neoclásica de la economía de los costos de transacción(33).

Al introducir el concepto de cadena de commodities, Hopkins y Wallerstein lo definieron como "una red de procesos laborales y de producción cuyo resultado final es una mercancía terminada".(34) Estas cadenas suelen ser "geográficamente extensas y contienen muchos tipos de unidades de producción dentro de ellas con múltiples modos de remunerar la mano de obra".(35) Los estudiosos de la cadena de productos básicos utilizan el término nodos para referirse a procesos separables que constituyen una cadena de commodities. En este contexto, un nodo significa un proceso de producción particular o específico y cada nodo dentro de una cadena de commodities implica "la adquisición y/u organización de insumos (por ejemplo, materias primas o productos semielaborados), mano de obra (y su aprovisionamiento), transporte, distribución (a través de mercados o transferencias) y consumo".(36) Hoy en día, la producción internacional de commodities asume cada vez más la forma de sofisticadas cadenas de commodities de valor de mano de obra, con mayores niveles de organización. Por lo tanto, las economías centrales dependen cada vez más de los insumos importados de bienes y servicios (incluido el ensamblaje) de los países de bajos ingresos.(37) Como se reconoce ahora universalmente, una de las características más llamativas de estos productos es que "una proporción muy grande y creciente de la fuerza de trabajo... ubicada en las economías en desarrollo... "(38).

William Milberg y Deborah Winkler sostienen que un cambio en la estrategia corporativa es un factor clave en esta "nueva ola" de globalización. La estrategia implica una búsqueda de menores costos y mayor flexibilidad, así como el deseo de "asignar más recursos a la actividad financiera y al valor a corto plazo de los accionistas, al tiempo que se reducen los compromisos con el empleo a largo plazo y la seguridad del empleo".(39) Además, Gereffi hace hincapié en el surgimiento de grandes empresas multinacionales que no fabrican sus propios productos, lo que, según él, es fundamental para las "nuevas tendencias" de la deslocalización. Estas empresas, que suelen ser grandes minoristas y comercializadoras de marca, pueden ser llamadas los nuevos motores de las cadenas globales que se han hecho más prominentes en las últimas dos décadas.(40) La producción tercerizada por parte de empresas multinacionales -de las cuales Nike y Apple son quizás los ejemplos más conocidos- está asociada a estructuras de gobernanza en las que las empresas, normalmente situadas en el centro de la economía mundial, desempeñan un papel fundamental en el establecimiento de redes de producción dispersas en los países exportadores, por lo general en el tercer mundo.(41) En realidad, no son fabricantes reales, sino simplemente comerciantes, es decir, empresas que "diseñan y/o comercializan, pero no fabrican, los productos de marca que venden "(42).

Las discusiones populares sobre la contratación corporativa tercerizada destacan la "característica descentralizada" de tales cadenas en el sentido de la dispersión geográfica de la producción. Sin embargo, lejos de representar una descentralización real del control sobre la producción (y la valorización), como a veces se supone, las cadenas de commodities "dispersas" asociadas con una multinacional determinada que no tiene participación en los diversos segmentos de producción que ha subcontratado, están gobernadas de manera crucial por su sede financiera centralizada. La sede financiera de una multinacional mantiene el monopolio de la tecnología de la información y los mercados, y se apropia de la mayor parte del valor añadido en cada eslabón de la cadena. A pesar de la reputación de China como el mayor exportador de bienes de alta tecnología, el economista Martin Hart-Landsberg señala que el 85 por ciento de las exportaciones de alta tecnología del país son meros eslabones o nodos de las cadenas mundiales de commodities de las multinacionales.(43) Como dijo Hymer hace unas décadas: las sedes de las multinacionales "gobiernan desde lo alto de los rascacielos; en un día despejado, casi pueden ver el mundo "(44).

Como sostienen John Bellamy Foster, Robert W. McChesney y R. Jamil Jonna, los contratos tercerizados en realidad permiten a las empresas obtener "márgenes de beneficio extremadamente altos a través de sus operaciones internacionales y[ejercer] un control estratégico sobre sus líneas de suministro, independientemente de su relativa falta de IED real".(45) Sin embargo, esto es a menudo difícil de examinar, ya que, en una práctica de este tipo, las empresas multinacionales a menudo sólo tienen una conexión indirecta con los trabajadores/agricultores que producen sus bienes. No hay flujos visibles de beneficios de estos subcontratistas extranjeros a sus clientes multinacionales globales del Norte. Como señala John Smith con respecto a la contratación en condiciones de plena competencia:

Ni un solo centavo de las ganancias de H&M, Apple o General Motors puede rastrearse[en la contabilidad habitual de valor agregado] hasta los trabajadores superexplotados de Bangladesh, China y México que trabajan para los proveedores independientes de estas empresas transnacionales, y es esta relación de "libre competencia" la que prevalece cada vez más en las cadenas de valor mundiales que conectan a las empresas transnacionales y a los ciudadanos de los países imperialistas con los trabajadores de bajos salarios que producen cada vez más insumos intermedios y bienes de consumo.(46)

El análisis empírico que toma en cuenta el impacto total del arbitraje laboral global se vuelve así doblemente difícil.

Sin embargo, una mirada más cercana a la lógica detrás de estas formas de deslocalización nos permitirá ver las cadenas de valor laboral de los productos básicos y las relaciones de poder incrustadas en ellas.(47) La cuestión no es sólo cómo gobiernan las multinacionales las cadenas de commodities, sino también cómo facilitan la extracción de los excedentes del Sur global. Esto queda plasmado en el concepto de arbitraje laboral global, definido por Stephen Roach, ex economista jefe de Morgan Stanley, como la sustitución de los trabajadores de altos salarios en Estados Unidos y otras economías ricas "por trabajadores de igual calidad y bajos salarios en el extranjero".(48) Aquí, el arbitraje laboral global se racionaliza como "una táctica de supervivencia urgente" para las empresas en el Norte global, presionadas por la necesidad de recortar costes y "buscar nuevas eficiencias "(49).

Tras un examen crítico, este imperativo de control de costos no es otra cosa que una forma de arbitraje, aprovechando las diferencias de precios, en este caso con respecto a los salarios, dentro del imperfecto mercado global basado en la desigual libertad de movimiento del capital y de la mano de obra.(50) Aunque la mano de obra sigue estando restringida en gran medida dentro de las fronteras nacionales debido a las políticas de inmigración, el capital y los commodities mundiales tienen mucha más libertad de movimiento, que se ha acentuado aún más en los últimos años debido a la liberalización del comercio. El arbitraje laboral global sirve así como un medio para que las multinacionales se beneficien de las "enormes diferencias internacionales en el precio del trabajo "(51).

Visto desde una perspectiva político-económica crítica, entonces, el arbitraje laboral global es la sobreexplotación de la mano de obra en el Sur global por parte del capital internacional. Constituye un intercambio desigual, entendido como el intercambio de más trabajo por menos, en el que el capital monopolista-financiero en el centro del sistema se beneficia de los altos márgenes de beneficio de la mano de obra de bajo costo en el Sur global. El proceso de intercambio desigual al mismo tiempo marca una mayor incorporación de los países del Sur en la economía global.(52)

En el contexto de la teoría laboral marxista del valor, el arbitraje laboral global es una búsqueda de valorización. Es una estrategia para reducir los costos laborales socialmente necesarios y maximizar la apropiación del plusvalor. Extrae más de los trabajadores a través de varios medios, incluyendo ambientes de trabajo represivos en fábricas de la economía periférica, prohibiciones de sindicalización impuestas por el estado y sistemas de cuotas o trabajo a destajo.

El arbitraje laboral global es posible en parte gracias a lo que Marx llama el ejército de reserva industrial de los desempleados, que en este caso es a escala global, por lo tanto un ejército de reserva global de mano de obra.(53) La creación en las últimas décadas de un ejército de reserva global mucho más grande está en parte conectada con el fenómeno de la "gran duplicación", que se refiere a la integración de la mano de obra de los antiguos países socialistas (incluyendo a China) y de los países que antes eran fuertemente proteccionistas (como la India) en la economía global, con el resultado de la expansión del tamaño de la fuerza de mano de obra global y de su ejército de reserva.(54) También es fundamental para la creación de este ejército de reserva la despeje de una gran parte de la periferia global a través de la expansión del agronegocio.(55) Este movimiento forzado de campesinos de la tierra ha resultado en el crecimiento de las poblaciones de tugurios urbanos.(56) Marx conectó la "liberación" de los campesinos (la parte "latente" del ejército de reserva) de la tierra con el proceso de la llamada "acumulación primitiva "(57).

Reproducir el ejército global de reserva de mano de obra no sólo sirve para aumentar las ganancias a corto plazo, sino también como un enfoque de división y reglas del trabajo a escala global en interés de la acumulación a largo plazo por parte de las multinacionales y las estructuras estatales alineadas con ellas.(58) Aunque la competencia entre las corporaciones se limita a la rivalidad oligopolística, la competencia entre los trabajadores del mundo (especialmente los del Sur global) se intensifica en gran medida al aumentar el superávit relativo de la población. Esta estrategia de dividir y gobernar sirve para integrar "superávits laborales dispares, asegurando una oferta constante y creciente de reclutas para el ejército de reserva global" que se "vuelven menos recalcitrantes debido a la inseguridad en el empleo y a la amenaza continua del desempleo "(59).

De lo anterior se desprende que el modelo de libre competencia ha quedado obsoleto. Sin embargo, la regla "tradicional" de la lucha por la producción a bajo costo sigue viva. De hecho, se puede argumentar que se intensifica en la era del capital monopolístico-financiero. El objetivo de las multinacionales es siempre la creación y la perpetuación del poder monopólico y de las rentas monopolísticas, es decir, "el poder de generar beneficios económicos persistentes y elevados a través de un aumento de los costes de producción".(60) A medida que la producción se va globalizando, escribe Zak Cope, "los principales oligopolios compiten para reducir los costes de mano de obra y de materias primas. Exportan capital a los países subdesarrollados para asegurar un alto rendimiento de la explotación de la abundante mano de obra barata y el control de los recursos naturales económicamente fundamentales".(61) Ya sea a través del comercio intraempresarial o de contratos tercerizados, la tendencia creciente de deslocalización en las últimas décadas constituye una continuación de los proyectos imperialistas de las multinacionales, con los que los estados de la Tríada de Estados Unidos y Canadá, Europa y Japón están totalmente de acuerdo.

Esta comprensión general de la producción globalizada como un proceso de intercambio desigual y jerarquías imperiales puede concretarse mediante análisis empíricos que ayudan a demostrar cómo la participación de los países en las cadenas mundiales de productos básicos se relaciona con los cambios en los costos laborales unitarios. Como veremos en la siguiente sección, los datos sobre el costo unitario de la mano de obra pueden ayudar a formular un análisis de la cadena de valor de la mano de obra que ponga al trabajo en su centro, con el fin de comprender las tasas diferenciales de explotación laboral y su relación con la globalización de la producción.

Fundamentar el enfoque de cadena de commoditie de valor laboral: Un modelo empírico.

En el informe de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) de 2015 sobre el empleo en el mundo se dedica un capítulo a la forma en que los cambios en las pautas de producción mundiales influyeron en las empresas y el empleo. Se observa que el número de puestos de trabajo relacionados con las cadenas mundiales de commodities aumentó considerablemente entre 1995 y 2013, estimándose que uno de cada cinco puestos de trabajo en todo el mundo está vinculado a las cadenas mundiales de commodities y con aumentos más notables en el sector manufacturero de las denominadas economías emergentes. Curiosamente, el informe también concluyó que, si bien la participación en las cadenas mundiales de commodities influye positivamente en la productividad y la rentabilidad de las empresas, no tiene un efecto positivo proporcional en los salarios. Este aumento de la productividad y la ausencia de un impacto positivo en los salarios significa que la participación en las cadenas mundiales de commodities conduce a una caída en "la parte del valor añadido que corresponde a los trabajadores" -de hecho, el informe concluye que "este es el resultado cuando se relaciona la participación de la GSC[cadena mundial de suministro] directamente con la participación de los salarios tanto en las economías emergentes como en las desarrolladas" (nuestra cursiva).(62)

Una comparación de las diferencias nacionales en el costo unitario de la mano de obra -una medida del costo de la mano de obra para producir una unidad de un producto- tiene las mismas cuestiones subyacentes que las planteadas por la OIT, pero en términos que apuntan a descubrir los márgenes de ganancia bruta o la tasa de plusvalía. Los costos laborales unitarios combinan la productividad con los costos salariales de una manera estrechamente relacionada con el tratamiento de los costos laborales en la teoría de la explotación de Marx.(63) Los costos laborales unitarios son una medida compuesta, que combina datos sobre la productividad laboral y la compensación para evaluar la competitividad de los precios de un determinado conjunto de países. Se presenta típicamente como el costo promedio de la mano de obra por unidad de producción real, o la relación entre la remuneración total por hora y la producción por hora trabajada (productividad laboral). Aunque los datos de costes laborales unitarios pueden ser compilados para la economía en su conjunto, la mayoría de los analistas se centran en el sector manufacturero para mejorar la comparabilidad.

Los costos laborales unitarios pueden ser vistos como un indicador más completo -en comparación con las tasas de crecimiento de la productividad laboral- de la competitividad internacional.(64) En una economía capitalista, ni las medidas de productividad relativa ni los salarios relativos son adecuados por sí mismos para analizar las respectivas posiciones de varias economías capitalistas: los costos laborales unitarios combinan ambos conjuntos de datos. Por ejemplo, un país con una tasa más alta de crecimiento de la productividad puede perder en la carrera competitiva frente a un país que tiene una tasa algo más baja de crecimiento de la productividad, pero también costos salariales más bajos. Por el contrario, un país con costes salariales más bajos puede salir perdiendo en la carrera competitiva frente a un país con un mayor crecimiento de la productividad. Al combinar ambos conjuntos de datos, los costos laborales unitarios también revelan dónde serán más amplios los márgenes de ganancia bruta -que, en términos kaleckianos, representan el margen de beneficio (una indicación del grado de monopolio) de los costos directos de producción.(65)

En un artículo sobre la competencia intercapitalista, que surgió de un debate con Robert Brenner, Foster utilizó la tasa media anual de cambio en los costos laborales unitarios (en la manufactura) para comparar los países del Grupo de los Siete (G7) en dos períodos, que van de 1985 a 1998.(66) Los datos mostraron un crecimiento más lento de los costos laborales unitarios en Estados Unidos que en otros países del G7 durante el período, un hecho que dio a Estados Unidos, como concluyeron los analistas de la Oficina de Estadísticas Laborales, una "ventaja decisiva" en "la posición competitiva general sobre sus principales competidores en el período posterior a 1985", a pesar de sus niveles algo más bajos de crecimiento de la productividad real. Esto, sostuvo Foster, reflejaba la "eficacia de la lucha de clases contra el trabajo en Estados Unidos".(67)

Este hallazgo sugiere que sería útil elaborar qué cambios en los costos laborales unitarios nos pueden decir acerca de la "captura de valor" de la mano de obra en el Sur global a través de prácticas de deslocalización. Estamos interesados en determinar cómo los cambios en los costos laborales unitarios a lo largo del tiempo se relacionan con la participación de los países en las cadenas mundiales de productos básicos, y cómo esta relación puede ayudar a explicar la extracción de excedentes del Sur global.

Para investigar la conexión entre el costo laboral unitario y las cadenas mundiales de commodities, construimos un conjunto de datos originales utilizando la Base de Datos Mundial de Insumos y Productos (WIOD, por sus siglas en inglés), que recientemente se puso a disposición del público.(68) El poder de este conjunto de datos se mostró en la edición de 2015 de la publicación de la OIT "World Employment and Social Outlook" (Empleo en el mundo y Perspectivas sociales), que se centró en la medición de la extensión de las cadenas mundiales de commodities. El conjunto de datos del WIOD contiene información sobre más de cuarenta países entre 1995 y 2016, cubriendo el 85 por ciento del PIB mundial y, de manera crucial, incluye países clave del Sur global, como China, India, Indonesia y México.(69) Combinándolo con los datos de las Cuentas Socioeconómicas (EAE, un subconjunto de la base de datos del WIOD), es posible construir medidas transnacionales integrales de los salarios por hora por costo laboral unitario.(70) Enfocamos la atención en ocho países con altos niveles de participación en las cadenas globales de productos básicos: Estados Unidos, Reino Unido, Alemania, Japón, China, India, Indonesia y México.

Para comprender la importancia de los datos sobre los costos laborales unitarios, es útil analizar primero una comparación de la remuneración por hora en términos de dólares, que apunta a las grandes discrepancias en los niveles salariales a nivel internacional entre el Norte global y el Sur global. Aunque es común considerar la compensación horaria en términos de paridad de poder adquisitivo (PPP$, capacidad equivalente para comprar bienes y servicios), lo que es útil para examinar las cuestiones de equidad, nos interesan las cuestiones de la extracción de excedentes y la captura de valor desde el punto de vista de las empresas multinacionales con sede en el centro del sistema. Desde esa perspectiva, los dólares estadounidenses como moneda hegemónica son fundamentales para el "valor del dinero" general y la acumulación de riqueza monetaria a escala mundial.(71) Son los costes laborales, medidos en dólares de mercado, los que determinan en gran medida los márgenes de beneficio globales de las multinacionales.

El Gráfico 1, que reporta la compensación laboral promedio por hora en las industrias manufactureras en 2017 en dólares estadounidenses, ilustra el abismo salarial que existe entre las economías del Norte y del Sur global. Los datos muestran que existe una enorme discrepancia en los niveles salariales entre el centro (Norte global) y la periferia (Sur global). Aquí, la compensación por hora se convierte en dólares reales -representando la moneda hegemónica de cambio/reserva que determina el precio de compra de la mano de obra, los márgenes de ganancia y los flujos financieros internacionales- en lugar de aplicar una conversión de paridad de poder adquisitivo (véase el Apéndice Estadístico).

Gráfico 1: Remuneración horaria media en la industria manufacturera, 2017 USD

      Fuentes: WIOD: Cuentas socioeconómicas (SEA), Publicaciones 2013 y 2016. Marcel P. Timmer, Erik Dietzenbacher, Bart Los, Robert Stehrer, Gaaitzen J. de Vries (2015), "An Illustrated User Guide to the World Input-Output Database: The Case of Global Automotive Production", Review of International Economics, 23: 575-605; Exchange Rates: "The Next Generation of the Penn World Table", Robert C. Feenstra, Robert Inklaar, Marcel P. Timmer, American Economic Review 2015; USD Conversion Factors: "Individual Year Conversion Factor Tables," Robert Sahr, Oregon State University 2019.
      Notas: Las cifras excluyen la industria británica de "Coque y productos de petróleo refinado". Véase también el apéndice estadístico.

Las tasas mucho más altas de explotación de los trabajadores en el Sur global tienen que ver no sólo con los bajos salarios, sino también con el hecho de que la diferencia de salarios entre el Norte y el Sur es mayor que la diferencia de productividad. El Gráfico 2 presenta un índice de los costos laborales unitarios en varios de los principales países desarrollados y emergentes periféricos que representan una parte significativa de los puestos de trabajo de la SGC en la economía mundial entre 1995 y 2014, un período que va desde el desarrollo de la burbuja de alta tecnología de los años noventa hasta la Gran Crisis Financiera de 2007-2009, pasando por los primeros años de recuperación de la crisis.(72) El Gráfico muestra la enorme brecha que existe entre los costos laborales unitarios de la industria manufacturera en las economías industriales avanzadas del Norte global y las economías emergentes del Sur global. Las cuatro economías industriales avanzadas (Estados Unidos, Reino Unido, Alemania y Japón) están bastante cohesionadas, todas tienen costos laborales unitarios mucho más altos que las cuatro economías emergentes (China, India, Indonesia y México).

Gráfico 2: Índice de los costes laborales unitarios medios en la industria manufacturera, países seleccionados, 1995-2014 (EE.UU. 1995 = 100)

      Fuentes: WIOD: SEA, versiones 2013 y 2016. Timmer y otros, "An Illustrated User Guide to the World Input-Output Database: the Case of Global Automotive Production", Review of International Economics, 23: 575-605.
      Notas: El costo laboral unitario viene dado por la relación entre la compensación laboral total por hora y la producción bruta por hora. Véase también el apéndice estadístico.

El Gráfico 3 se centra en la evolución de los costes laborales unitarios en las economías emergentes del Sur global en relación con los Estados Unidos. Durante todo el período, los costos laborales unitarios en México han disminuido en un 12 por ciento en relación con los Estados Unidos, lo que refleja dos décadas de flexibilización laboral, mientras que los de la India se han mantenido esencialmente planos, disminuyendo en un 2 por ciento.(73) En contraste, los de China e Indonesia han aumentado en un 9 y un 12 por ciento, respectivamente. India se encontraba constantemente en la posición de bajo costo, con sus costos laborales unitarios en 2014 a 37 por ciento del nivel de Estados Unidos, mientras que China y México se encontraban a 46 y 43 por ciento, respectivamente. Indonesia, a pesar de tener la tercera mayor parte de los empleos en la cadena mundial de commodities, tiene costos laborales unitarios en la industria manufacturera que actualmente son del 62 por ciento de los de Estados Unidos.

Gráfico 3: Costo laboral unitario promedio en la industria manufacturera en relación con los EE.UU., países seleccionados del Sur del mundo, 1995-2014


Fuentes y notas: Véase el cuadro 2.

Es obvio que otros factores además de los costos laborales unitarios, como la infraestructura, los impuestos, el país de exportación primaria, los costos de envío y las finanzas, afectan la ubicación de los nodos críticos en las cadenas de productos básicos. Sin embargo, con el aumento de los costos laborales unitarios de China en relación con los de Estados Unidos y la India, no es de extrañar que Apple, a través de su subcontratista Foxconn, haya decidido recientemente ensamblar sus iPhones de gama alta, así como modelos más baratos en la India a partir de este año.(74) Mientras que en 2009 los márgenes de ganancia bruta de Apple en sus iPhones ensamblados en China eran del 64 por ciento, el aumento de los costos laborales unitarios ha recortado claramente estos márgenes.(75)

La conclusión de que se pueden obtener márgenes de ganancia mucho más altos a través de la subcontratación de la producción a economías emergentes más pobres -en comparación con los márgenes de ganancia que se obtienen a través de la mano de obra en las economías ricas del centro- es ineludible.(76) Los cuatro países del Sur representados en este estudio (China, India, Indonesia y México) han visto que, en general, los costos unitarios de mano de obra se han mantenido planos o han disminuido en relación con los de Estados Unidos.

En conjunto, los datos del WIOD-SEA muestran claramente por qué ha sido tan beneficioso -de hecho, necesario desde el punto de vista de la rentabilidad- para que las economías del Norte global mantengan partes sustanciales de sus cadenas de commodities de valor laboral en las economías emergentes pobres. Por medio de estas cadenas de commodities, con sus puntos nodales críticos (en términos de costos laborales) en los países de bajos salarios, las corporaciones del Norte pueden asegurar posiciones de bajo costo esenciales para su competitividad global, basadas en tasas mucho más altas de explotación laboral. Aquí es importante subrayar que un producto dado, como un iPod o un iPhone, a menudo tiene sus partes fabricadas en varios países diferentes, por ejemplo, Alemania, Corea y Taiwán, pero el ensamblaje ocurre en China -país que tiene uno de los costos unitarios de mano de obra más bajos y ofrece una infraestructura desarrollada, efectos de escala, etc.-, por lo que está marcado como hecho en China.(77) En otras palabras, mientras que la cadena de commodities es compleja y está extendida, el país con los costos de mano de obra unitarios más bajos tiende a ser el lugar de producción/ensamblaje final y se convierte en el nodo más crítico para el ensamblaje y la ampliación de los márgenes de ganancia bruta.(78)

Los resultados anteriores reflejan la gran discrepancia en los salarios y en los costos laborales unitarios entre los países del Norte y del Sur global, tan recientemente como en 2014. Como declaró en 2010 Lowell Bryan, director de la oficina de Nueva York de la publicación de alto nivel para inversores, el McKinsey Quarterly:

      Cualquier compañía que se abastezca de sus operaciones de producción o de servicios en un país con salarios más bajos en el mercado emergente... puede ahorrar enormemente en costos de mano de obra... Incluso hoy en día, el costo de la mano de obra en China o la India sigue siendo sólo una fracción (a menudo menos de un tercio) de la mano de obra equivalente en el mundo desarrollado. Sin embargo, la productividad de la mano de obra china e india está aumentando rápidamente y, en áreas especializadas (como el ensamblaje de alta tecnología en China o el desarrollo de software en la India), puede igualar o superar la productividad de los trabajadores de los países más ricos.(79)

La forma en que las cadenas de productos básicos de valor laboral funcionan a nivel de base se ilustra mejor con un ejemplo particular, como el iPhone de Apple fabricado hasta ahora en China, que se ha convertido en el centro de ensamblaje global de gran parte de la fabricación moderna. La mayor parte de la producción para la exportación a través de las corporaciones multinacionales en China es el trabajo de montaje, con fábricas chinas que dependen en gran medida de la mano de obra migrante barata del campo (la "población flotante") para ensamblar sus productos. Los principales componentes tecnológicos de este ensamblaje final se fabrican en otros lugares y luego se importan a China. Apple subcontrata la producción de los componentes de sus iPhones a varios países, mientras que Foxconn subcontrata el montaje final en China. Debido en gran parte a los bajos salarios pagados por las operaciones de ensamblaje, el margen de beneficio bruto de Apple en su iPhone 4 en 2010 fue del 59 por ciento del precio final de venta. La parte del precio de venta final que realmente se destina a la mano de obra en la propia China continental fue sólo una fracción del total. Por cada iPhone 4 importado a los Estados Unidos desde China en 2010, que se vendió al por menor a 549 dólares, sólo unos 10 dólares, o el 1,8 por ciento del precio de venta final, se destinaron a costes de mano de obra para la producción de componentes y montaje en China.(80)

Condiciones similares de explotación globalizada, en gran medida ocultas en estas cadenas de commodities de valor laboral, se dan en otros países, particularmente donde las corporaciones multinacionales dependen de subcontratistas (o producción tercerizada). En la industria internacional de la confección, en la que la producción se lleva a cabo casi exclusivamente en el Sur global, el costo directo de la mano de obra por prenda es típicamente alrededor del 1-3 por ciento del precio final de venta al público, según el economista principal del Banco Mundial Zahid Hussain.(81)

En 1996, año para el que se dispone de datos sobre el componente de valor laboral de la cadena de commodities de Nike para sus zapatos, se fabricó un solo zapato Nike compuesto por cincuenta y dos componentes en cinco países diferentes. El costo total de la mano de obra directa para la producción de un par de zapatos de baloncesto Nike en Vietnam a finales de la década de 1990, al por menor a 149,50 dólares en los Estados Unidos, fue de 1,50 dólares, o el 1 por ciento.(82) Como informaron el Comité Nacional del Trabajo y China Labor Watch en 2004, los costos laborales unitarios para la producción de un par de zapatillas para PUMA, una multinacional alemana, en China a principios de la década de 2000 eran tan bajos que las ganancias por hora de cada par de zapatillas eran más de veintiocho veces mayores que los salarios por hora que recibían los trabajadores en China para fabricarlas.(83)

Un estudio de 2019 publicado por el Blum Center for Developing Economies de la Universidad de California, que entrevistó a 1.452 mujeres y niñas indias (incluidos niños de 17 años o menos) -85 por ciento de las cuales realizaban trabajos a domicilio "destinados a la exportación a las principales marcas de Estados Unidos y la Unión Europea"- determinó que estos trabajadores ganan tan sólo quince centavos por hora. Están "formadas casi enteramente" por trabajadoras de "comunidades étnicas históricamente oprimidas" en la India, y su trabajo suele incluir "toques finales" como bordados y abalorios.(84)

Estas relaciones económicas extremadamente explotadoras nos ayudan a entender la realidad de las cadenas de commodities de valor laboral y cómo se relacionan con el arbitraje laboral global. En esencia, cada nodo o eslabón dentro de una cadena de valor laboral representa un punto de rentabilidad. Cada nodo central, y de hecho cada eslabón de la cadena, constituye una transferencia de valor (o valores laborales). Esto está parcialmente disfrazado por las convenciones con respecto a la contabilidad del PIB y, por lo tanto, a las formas de calcular el valor añadido. En efecto, como lo han demostrado numerosos analistas, los valores laborales generados por la producción son "capturados" y no registrados en los países periféricos debido a las asimetrías en las relaciones de poder, en las que las corporaciones multinacionales son los conductos clave.(85)

Oculto en los procesos de fijación de precios y de intercambio internacional de la economía capitalista global -una realidad apenas capturada en el análisis tradicional de la cadena de commodities o incluso de la cadena de valor- se encuentra un enorme aumento bruto de los costos laborales (tasa de plusvalía) que equivale a la superexplotación, tanto en el sentido relativo de tasas de explotación por encima de la media como, con frecuencia, en el sentido absoluto de que los trabajadores reciben un pago menor que el costo de la reproducción de su fuerza laboral. Las condiciones de poder político-económico en relación con la periferia de la economía mundial alimentan la ampliación de los márgenes de beneficio bruto, lo que conduce a la actual sobreacumulación mundial. Esta sobreacumulación es tan extrema que los veintiséis individuos más ricos del mundo, la mayoría de los cuales son estadounidenses, ahora poseen tanta riqueza como la mitad inferior de la población mundial, 3.800 millones de personas.(86) Estructuralmente, este nivel de desigualdad se ha hecho posible como resultado de un sistema globalizado de explotación de la cadena de commodities, una nueva división imperialista del trabajo asociada con el capital financiero monopolista mundial.

La opinión, incluso entre algunos pensadores de izquierda, de que el carácter histórico del imperialismo económico está ahora invertido -con las relaciones imperialistas en la economía mundial, "en gran medida invertidas" en beneficio del Sur (Este) y a expensas del Norte (Oeste)- se basa en un análisis muy superficial del crecimiento de las economías emergentes, en particular de China y la India.(87) La verdad es que la economía capitalista mundial, juzgada en términos de la acumulación de riqueza financiera y concentración de activos, se está volviendo de muchas maneras más centralizada y jerárquica que nunca.(88) Lo que estamos viendo es el surgimiento de una pirámide de riqueza global en la que la legendaria jerarquía de riqueza de los faraones palidece en insignificancia en comparación. La desigualdad está aumentando en casi todas las naciones, así como entre los países más ricos y los más pobres.(89) Como indica Oxfam, la cuestión que tenemos ante nosotros es la de "una economía para el 99%".(90) Mientras tanto, el imperialismo sigue proyectando su larga sombra sobre la economía mundial.

Por lo tanto, un examen de las cadenas de commodities de valor laboral revela la explotación oculta en las transacciones internacionales de hoy en día. El enfoque de las cadenas de valor de la mano de obra reconoce varios componentes que en gran medida faltan en los otros marcos de la cadena global, o que no han sido previamente puestos en relación sistemática, a saber: [1] las relaciones capital-trabajo globales; [2] las profundas desigualdades salariales entre el Norte y el Sur globales; [3] las tasas diferenciales de explotación en las que se basa el arbitraje laboral global; y [4] el fenómeno de la captura de valor. Lo que es más importante, este enfoque incorpora la teoría laboral del valor como una herramienta analítica para proporcionar una crítica más efectiva de la economía política global contemporánea.(91) Todo esto nos ayuda a entender cómo las cadenas globales de commodities del monopolio del capital financiero y la configuración de poder detrás de la globalización neoliberal de hoy en día- están cambiando rápidamente las relaciones de clase y las luchas en todo el mundo.

Existen otros factores, además de los costos laborales unitarios, que afectan la rentabilidad de las cadenas de commodities y, por ende, la ubicación de la producción.(92) Sin embargo, los costos laborales unitarios son la clave para desentrañar los secretos del arbitraje laboral mundial y las diferencias en la tasa de explotación entre el Norte global y el Sur global.

A través de las cadenas globales de commodities, el imperialismo entra en la propia estructuración de la producción en todo el mundo, commoditie por commoditie. La producción flexible y globalizada significa que los eslabones más intensivos en mano de obra en las cadenas mundiales de productos básicos se encuentran en el Sur, donde el ejército de reserva de mano de obra es mayor, los costos laborales unitarios son más bajos y las tasas de explotación son, por lo tanto, más altas. El resultado son márgenes de beneficio mucho más altos para las empresas multinacionales, con el valor adicional generado a menudo acreditado a la producción en el propio centro y con el proceso global que conduce a la acumulación de riqueza en el centro, a través de una especie de beneficio por expropiación.

A medida que se ha hecho más omnipresente, esta explotación y expropiación imperialista se ha vuelto más disfrazada e invisible. Para entender la naturaleza del imperialismo económico actual, es necesario, por lo tanto, abandonar el ámbito del intercambio en el que el llamado libre comercio es dominante y entrar en la "morada oculta de la producción", donde la existencia de tasas de explotación extremadamente altas, reveladas por el análisis del costo unitario de la mano de obra, pone al desnudo la esencia misma del capital monopólico-financiero globalizado.(93)

Apéndice estadístico

La base de datos mundial de entradas y salidas: Las Cuentas Socioeconómicas (WIOD-SEA) se componen de dos publicaciones de datos distintas (pero superpuestas). El comunicado de prensa de 2013 contiene datos sobre cuarenta países, que abarcan el período comprendido entre 1995 y 2011.(94) El comunicado de prensa de 2016 contiene datos sobre cuarenta y tres países, que abarcan el período comprendido entre 2000 y 2014.95 Dos cambios realizados en el comunicado de prensa de 2016 son significativos para nuestro análisis. En primer lugar, la versión de 2016 utiliza un esquema de clasificación industrial actualizado (CIIU Rev. 4; la versión de 2013 utiliza la CIIU Rev. 3). En segundo lugar, se eliminó la variable "Total de horas trabajadas por las personas contratadas" (H_EMP), que se refería a todos los trabajadores -en contraposición a la categoría más restrictiva de "Horas trabajadas por los empleados" (H_EMPE)-96:

  1. Esto dio lugar a la fusión de dos categorías de la CIIU Rev. 3 ("Textiles y textiles" y "Cuero, cuero y calzado") en una sola categoría de la CIIU Rev. 4 ("Fabricación de textiles, prendas de vestir y productos de cuero"). Para evitar la duplicación, hicimos un promedio de los datos para estas dos categorías de la industria y luego eliminamos los valores redundantes. En los casos en que las categorías industriales de la CIIU Rev. 3 se dividieron en una o más categorías industriales, sólo se utilizaron los datos de la industria de la CIIU Rev. 4 directamente mapeada.
  2. Para estimar la H_EMP en el lanzamiento de 2016, construimos tres nuevas variables. Calculamos las dos primeras variables a partir de la publicación de 2013 (por país, industria y año): la relación entre las horas trabajadas (H_EMP) y las horas trabajadas por los empleados (H_EMPE), o "relación de horas" para el corto plazo; y las horas trabajadas por trabajador (H_EMP / EMP), "horas trabajadas". Una tercera variable se construyó utilizando "Promedio anual de horas trabajadas por las personas contratadas" (o "promedio de horas trabajadas") de Penn World Tables. (Los datos de Hong Kong se utilizaron para aproximar las cifras de China.)
  3. Luego fusionamos las variables en el comunicado de prensa de 2016 (sólo para los años de superposición 2000-09 en el caso de las dos primeras variables) y creamos estimaciones utilizando la variable H_EMPE (relación de horas) o EMP (horas trabajadas y promedio de horas trabajadas). En los años en que se disponía de más de una estimación, utilizamos la cifra más alta.(98)
  4. Finalmente, usando la versión 2016 como base, estimamos los datos para 1995-99 usando el promedio móvil de cinco años del cambio anual en el costo laboral unitario desde la versión 2013.99

El coste laboral unitario viene dado por la relación entre la "compensación laboral total" (LAB) real por hora y la "producción bruta de la industria a precios básicos actuales" (GO) por hora (publicación 2013: H_EMP; publicación 2016: publicación 2016: publicación estimada H_EMP). La compensación laboral (LAB) por hora (H_EMP, como se ha explicado anteriormente) se convirtió a 2017 USD utilizando datos de tipo de cambio de Penn World Tables (para convertir la moneda nacional a USD)100 y los coeficientes de inflación del economista Robert Sahr.101 Debido a las inconsistencias en los datos, se redujeron las cifras de la industria "Coke and refined petroleum products" para el Reino Unido. La incoherencia parece haber surgido porque hay muy pocos trabajadores en esta industria.

Tabla 2. Industrias manufactureras (CIIU Rev. 4)

Cabe señalar que al presentar los datos de compensación laboral promedio por hora en el Gráfico 2, convertimos a dólares estadounidenses (EE.UU. = 2017) en lugar de utilizar los tipos de cambio de "Paridad de Poder Adquisitivo" (PPA). La APP es importante para responder a algunas preguntas, como la equidad y el nivel de vida, pero es engañosa al abordar otros temas, como los flujos financieros internacionales, el precio de compra de la mano de obra, los márgenes de ganancia y el arbitraje laboral global. Se trata de la segunda serie de cuestiones que nos ocupan. Como dice la Oficina de Estadísticas Laborales de Estados Unidos al tratar las "Comparaciones Internacionales de la Compensación por Hora en la Industria Manufacturera", lo importante es "el costo de la mano de obra para un empleador, no los ingresos de los trabajadores".(102) La distinción entre el uso de PPA y los dólares reales de mercado en estos cálculos puede entenderse fácilmente si reconocemos que, según el Informe sobre Salarios Mundiales 2018/19 de la OIT, "la conversión de los salarios medios de todos los países del G20 en dólares estadounidenses utilizando el tipo de cambio de paridad del poder adquisitivo (PPA) da como resultado un salario medio simple de unos 3.250 dólares al mes en las economías avanzadas y de unos 1.550 dólares al mes en las economías emergentes."(103) Sin embargo, es obvio que esto no refleja el precio de compra (costo de la mano de obra) que el capital internacional paga por la mano de obra en las economías emergentes, donde las tasas salariales están muy por debajo del 50 por ciento del salario promedio en Estados Unidos y otras economías avanzadas indicadas aquí, aparte de los temas de poder adquisitivo local. Como afirma la revista del Fondo Monetario Internacional Finanzas y Desarrollo, "los tipos de cambio de mercado son la opción lógica cuando se trata de flujos financieros".(104)

Notas:

1) World Bank, "Arms-Length Trade", Global Economic Prospects (2017), 62, http://pubdocs.worldbank.org; The Impact of Global Supply Chains on Employment and Product System, informe nº 1, presentado al Servicio de Estudios de la OIT (París: Institut de Recherches Économiques et Sociales, 2018), 8, http://ilo.org.
2) American Ley de Etiquetado de Automóviles de 2018 (Washington, D.C.: National Highway Traffic Safety Association, 2018), http://nhtsa.gov.
3) Nick Vyas, "Four Compass Points for Global Supply Chain Management", Supply Chain Management Review 22, no. 5 (2018), 5.
4) John Bellamy Foster, Robert W. McChesney y R. Jamil Jonna, "The Global Reserve Army of Labor and the New Imperialism", Monthly Review 63, no. 6 (noviembre de 2011): 4.
5) United Conferencia de las Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo (UNCTAD), World Investment Report, 2013 (Ginebra: Naciones Unidas, 2013), xii.
6) World Banco, "Arm's Length Trade", 63-64.
7) UNCTAD, World Investment Report, 2011 (Ginebra: Naciones Unidas, 2011), 132.
8) World Banco, "Arm's Length Trade", 62.
9) David Harvey, "A Commentary on A Theory of Imperialism", en A Theory of Imperialism, Utsa Patnaik y Prabhat Patnaik (New York: Columbia University Press, 2017), 169-71.
10) Karl Marx, Capital, vol. 3 (Londres: Penguin, 1981), 345.
11) Stephen Hymer, The Multinational Corporation (Cambridge: Cambridge University Press, 1979).
12) Karl Marx, "The Value-Form", Capital and Class 2, no. 1 (1978): 134.
13) The término cadena de suministro global es utilizado por las multinacionales para referirse a los aspectos materiales y logísticos de la organización de la producción que involucra a numerosos componentes reunidos a través de plataformas de producción global dispersas espacialmente. El aspecto logístico se refiere a la antigua noción militar de líneas de suministro. Desde el punto de vista del valor financiero, se espera que cada eslabón de la cadena sea rentable y transfiera valor hacia el centro del sistema, es decir, la propia multinacional o su sede corporativa. En lugar de utilizar los términos cadena de suministro y cadena de valor, de un lado a otro, preferimos, basándonos en la teoría de Marx, referirnos a las cadenas de productos básicos, o cadenas de productos básicos de valor laboral (refiriéndonos a las cadenas de valor laboral cuando el componente de valor está en el centro, y a las cadenas de productos básicos en general).
14) Sobre costos laborales unitarios y la economía política capitalista global, ver John Bellamy Foster, "Monopoly Capital at the Turn of the Millennium", Monthly Review 51, no. 11 (2000): 1-17.
15) Sobre captura de valor, véase John Smith, Imperialism in the Twenty-First Century (Nueva York: Monthly Review Press, 2016), 266-72. Un estudio sobre la captura de valor escrito para la Asociación de Fabricantes de Ordenadores señala que en el comercio en condiciones de mercado por parte de las empresas multinacionales, el valor es realmente capturado (no añadido). Después de demostrar que las empresas estadounidenses como Apple son las que más se benefician, a pesar de que la producción se encuentra en China, los analistas terminan por concluir: "Las empresas estadounidenses necesitan trabajar con socios internacionales para introducir nuevos productos en el mercado. Estas empresas obtendrán beneficios proporcionales al valor añadido que aporten. Esta es simplemente la naturaleza de los negocios en el siglo XXI, y el hecho de que muchas compañías estadounidenses tengan éxito en este ambiente trae beneficios significativos a la economía estadounidense". Greg Linden, K. Kraemer y J. Dedrick, "Who Captures Value in a Global Innovation System", Communications of the ACM 52, no. 3 (2009): 144.
16) Financial Flujos y paraísos fiscales (Bergen, Noruega: Centre for Applied Research, Norwegian School of Economics and Global Financial Integrity, 2015), 15, https://www.gfintegrity.org; Jason Hickel, The Divide (Nueva York: W. W. Norton, 2017), 24-26, 210-13, 289.
17) Nicholas Shaxson, Treasure Islands (Nueva York: Palgrave Macmillan, 2011).
18) Costas Lapavitsas, Profiting Without Producing (Londres: Verso, 2013), 141-47; John Bellamy Foster y Brett Clark, "The Expropriation of Nature", Monthly Review 69, no. 10 (marzo de 2018): 1-27.
19) Sobre, véase Mariana Mazzucato, The Value of Everything (Nueva York: Public Affairs, 2018).
20) ↩Samir Amin, "Self-Reliance and the New International Economic Order", Monthly Review 29, no. 3 (julio-agosto 1977): 1-21; John Bellamy Foster, The The Theory of Monopoly Capitalism (Nueva York: Monthly Review Press, 2014), 181.
21) Arghiri Emmanuel, Intercambio desigual (Nueva York: Monthly Review Press, 1972), 167.
22) Utsa Patnaik y Prabhat Patnaik, A Theory of Imperialism (Nueva York: Columbia University Press, 2017), 196.
23) The Impact of Global Supply Chains on Employment and Product System, 11.
24) The Impact of Global Supply Chains on Employment and Product System, 8.
25) ILO, World Employment and Social Outlook: The Changing Nature of Jobs (Ginebra: OIT, 2015), 132.
26) Smith, El imperialismo en el siglo XXI, 101.
27) Gary Gereffi, "Global Production Systems and Third World Development", en Global Change, Regional Response, ed. B. Stallings (Cambridge: Cambridge University Press, 1995), 107.
28) Jesus Felipe y Gemma Estrada, "Benchmarking Developing Asia's Manufacturing Sector", Banco Asiático de Desarrollo,
29) Karl Marx y Frederick Engels, Collected Works, vol. 36 (Nueva York: International Publishers, 1975), 63; Rudolf Hilferding, Finance Capital (Nueva York: Routledge, 1981), 60.
30) Jennifer Bair, "Global Capitalism and Commodity Chains", Competition and Change 9 (2005): 153-80; Terence Hopkins e Immanuel Wallerstein, "Commodity Chains in the World Economy Prior to 1800", Review 10, no. 1 (1986): 157-70.
31) Gary Gereffi y Miguel Korzeniewicz, eds. Commodity Chains and Global Capitalism (Nueva York: Praeger, 1994).
32) See Jennifer Bair, "Global Capitalism and Commodity Chains."
33) Jennifer Bair, "Global Commodity Chains", en Frontiers of Commodity Chain Research, ed. Bair (Stanford: Stanford University Press, 2009), 1-34. Incluso esa distinción no está clara, ya que algunos estudiosos, como William Millberg y Deborah Winkler, utilizan el marco de la cadena de valor y suministro global de manera crítica con la economía neoclásica de costos de transacción, al tiempo que se muestran más abiertos a la dimensión de poder asociada con el análisis de la cadena de productos básicos, con sus raíces marxianas y de la teoría de sistemas mundiales.
34) Hopkins y Wallerstein, "Commodity Chains in the World Economy Prior to 1800", 159.
35) Immanuel Wallerstein, "Commodity Chains in the World Economy, 1590-1790", Review 23, no. 1 (2000): 2.
36) Gary Gereffi, Miguel Korzeniewicz, y R.P. Korzeniewicz, "Introduction", en Commodity Chains and Global Capitalism, eds. Gereffi y Korzeniewicz, 2.
37) William Milberg y Deborah Winkler, Outsourcing Economics: Global Value Chains in Capitalist Development (Cambridge: Cambridge University Press, 2013).
38) Gary Gereffi, "The New Offshoring of Jobs and Global Development", Serie de conferencias de la OIT, 2005, 5.
39) Millberg y Winkler, Outsourcing Economics, 12.
40) Gereffi, "The New Offshoring of Jobs and Global Production", 4.
41) Gereffi, "Global Production Systems and Third World Development", 116.
42) Gary Gereffi, "The Organization of Buyer-Driven Global Commodity Chains", en Commodity Chains and Global Capitalism, 99.
43) Martin Hart-Landsberg, Capitalist Globalization (Nueva York: Monthly Review Press, 2013), 45.
44) Stephen Hymer, The Multinational Corporation (Cambridge: Cambridge University Press, 1979), 43.
45) John Bellamy Foster, Robert McChesney y R. Jamil Jonna, "The Internationalization of Monopoly Capital", Monthly Review 63, no. 2 (2011): 9.
46) John Smith, "Imperialist Realities vs. the Myths of David Harvey", Review of African Political Economy blog, 19 de marzo de 2018, http://roape.net. Véase también Smith, Twenty-First Century Imperialism.
47) Benjamin Selwyn ha escrito sobre la debilidad de los actuales análisis globales de las cadenas de valor de las materias primas, tanto analíticos como políticos, especialmente debido a su incapacidad para "comprender la naturaleza de la explotación capitalista y el trabajo indecente" y para comprometerse en una perspectiva "de abajo hacia arriba" sobre el trabajo. Sostiene que la tarea crucial es reintegrar el trabajo y un análisis sólido del capitalismo, junto con sus relaciones de clase globales, en los estudios de las cadenas globales de productos básicos. Véase Benjamin Selwyn, "Social Upgrading and Labour in Global Production Networks: A Critique and an Alternative Conception", Competition and Change 17, no. 1 (2013): 76; Benjamin Selwyn, "Beyond Firm-Centrism: Re-integrating Labour and Capitalism into Global Commodity Chain Analysis," Journal of Economic Geography 12: 205-26.
48) Stephen Roach, "More Jobs, Worse Work", New York Times, 22 de julio de 2004.
49) Stephen Roach, "How Global Labor Arbitrage Will Shape the World Economy", Global Agenda Magazine (2004).
50) John Smith, "Offshoring, Outsourcing and the Global Labour Arbitrage" (documento presentado a International Initiative for Promoting Political Economy, Procida, Italia, septiembre de 2008).
51) Smith, "Offshoring, Outsourcing and the Global Labor Arbitrage", 16.
52) Samir Amin, Desarrollo desigual (Nueva York: Monthly Review Press, 1976).
53) Karl Marx, Capital, vol. 1 (Londres: Penguin, 1976), 781-94.
54) See Milberg y Winkler, Outsourcing Economics.
55) Farshad Araghi, "The Great Global Enclosure of Our Times", en Hungry for Profit, Ed. Fred Magdoff, John Bellamy Foster y Frederick M. Buttel (Nueva York: Monthly Review Press, 2000), 145-60.
56) Mike Davis, The Planet of Slums (Londres: Verso, 2006).
57) Marx, Capital, vol. 1, 795-96, 871.
58) James Peoples and Roger Sugden, "Divide and Rule by Transnational Corporations", en The Nature of the Transnational Firm, Ed. Charles N. Pitelis y Roger Sugden (Nueva York: Routledge, 2000), 177-95.
59) Foster, McChesney y Jonna, "The Internationalization of Monopoly Capital", 12-13.
60) Foster, "Monopoly Capital at the Turn of the Millennium", 7.
61) Zak Cope, Divided World, Divided Class (Montreal: Kersplebedeb, 2012), 202.
62) ILO, World Employment and Social Outlook, 143.
63) See Myron Gordon, "Monopoly Power in the United States Manufacturing Sector, 1899 to 1994", Journal of Post Keynesian Economics 20, no. 3 (1998): 323-35; Foster, "Monopoly Capital at the Turn of the Millennium."
64) See Foster, "Monopoly Capital at the Turn of the Millennium"; Organización de Cooperación y Desarrollo Económicos, OECD Factbook 2014: Economic, Environmental and Social Statistics (París: OECD Publishing, 2014).
65) Michał Kalecki, Selected Essays on the Dynamics of the Capitalist Economy (Cambridge: Cambridge University Press, 1971), 156-64.
66) The Los países del G7 son Alemania, Canadá, Estados Unidos, Francia, Italia, Japón, Reino Unido y Canadá. Robert Brenner, "Competition and Class", Monthly Review 51, no. 7 (1999): 24-44; Robert Brenner, "The Economics of Global Turbulence", New Left Review 229 (1998): 1-264; Foster, "Monopoly Capital at the Turn of the Millennium".
67) Foster, "Monopoly Capital at the Turn of the Millennium", 14.
68) World Base de datos Input-Output, http://wiod.org.
69) Marcel P. Timmer, Erik Dietzenbacher, Bart Los, Robert Stehrer y Gaaitzen J. de Vries, "An Illustrated User Guide to the World Input-Output Data Base: The Case of Global Automotive Production", Review of International Economics 23, no. 3 (2015): 575–605.
70) Robert C. Feenstra, Robert Inklaar y Marcel P. Timmer, "The Next Generation of the Penn World Table", American Economic Review 105, no. 10 (2015): 3150-82.
71) Prabhat Patnaik, The Value of Money (Nueva York: Columbia University Press, 2009).
72) A La limitación final de los datos existentes es la disponibilidad de cifras históricas. La serie BLS es, con mucho, la más larga, ya que se remonta a 1950 para Estados Unidos y a la década de 1970 para un puñado de otros países; mientras que los datos de la OCDE son escasos antes de la década de 2000. Sin embargo, algunos investigadores han desarrollado recientemente una metodología para calcular los datos de costos laborales unitarios de la Base de Datos de Estadísticas Industriales de la Organización de las Naciones Unidas para el Desarrollo Industrial (INDSTAT). Aparte de la disponibilidad de datos históricos, la base de datos INDSTAT contiene un subconjunto mucho mayor de países y las cifras se refieren específicamente al sector manufacturero. Debido a las razones anteriores, utilizamos este conjunto de datos para nuestra investigación. Los datos de INDSTAT son ideales con respecto a nuestra concepción de las cadenas de valor de la mano de obra, ya que nos permiten construir una serie temporal estadísticamente comparable (al menos desde 1990) para las principales economías desarrolladas y en desarrollo. La mayor cobertura nos permite utilizar los datos de la OIT sobre la participación en la cadena de suministro mundial para seguir a un grupo teóricamente coherente de países. Véase Janet Ceglowski y Stephen Golub, "Just How Low Are China's Labour Costs?". World Economy 30, vol. 4 (2007): 597-617; Janet Ceglowski y Stephen Golub, "Does China Still Have a Labor Cost Advantage?". Global Economy Journal 12, vol. 3 (2011): 1-28.
73) Irma Rosa Martínez Arellano, "Two Decades of Labour Flexibilisation in Mexico Has Left Workers Facing 'Drastic' Precarity", Equal Times, 30 de enero de 2019.
74) "Foxconn comenzará a ensamblar los mejores iPhones Apple en la India en 2019", Reuters, 27 de diciembre de 2018.
75) Foster, McChesney, y Jonna, "The Global Reserve Army of Labor and the New Imperialism," 15; Yuqing Xing y Neal Detert, How the iPhone Widens the United States Trade Deficit with the Peoples' Republic of China, ADBI Working Paper, Asian Development Bank Institute (diciembre de 2010; documento revisado en mayo de 2011).
76) This El reciente cambio relativo en los costos laborales unitarios en China y México es familiar en los círculos financieros. Véase Marc Chandler, "Mexico and China Unit Labor Costs", Seeking Alpha, 25 de enero de 2017.
77) Hart-Landsberg, Globalización Capitalista.
78) Unit Los costos de la mano de obra no son, por supuesto, el único factor que se tiene en cuenta para determinar dónde se emplea la mano de obra en las cadenas de suministro mundiales. Otros factores incluyen factores de costo relacionados con la infraestructura y el transporte, así como la cantidad absoluta de mano de obra disponible (afectada por el tamaño del ejército de reserva de mano de obra en un lugar determinado), el idioma, las regulaciones monetarias, los factores tecnológicos, la seguridad, etc.
79) Lowell Bryan, "Globalization's Critical Imbalances," McKinsey Quarterly (2010).
80) This y el siguiente párrafo se basan en John Bellamy Foster, "The New Imperialism of Globalized Monopoly-Finance Capital", Monthly Review 67, no. 3 (julio-agosto 2015): 13-14.
81) Zahid Hussain, "Financing Living Wage in Bangladesh's Garment Industry", End Poverty in South Asia, Banco Mundial, 8 de marzo de 2010, http://blogs.worldbank.org.
82) Jeff Ballinger, "Nike Does It to Vietnam", Multinational Monitor 18, no. 3 (1997): 21.
83) John Bellamy Foster y Robert McChesney, The Endless Crisis (Nueva York: Monthly Review, 2012), 165-74.
84) Siddharth Kara, Ropa Manchada: The Exploitation of Women and Girls in India's Home-Based Garment Sector (Blum Center for Developing Economies at University of California, 2019), 5-9.
85) John Smith, "The GDP Illusion", Monthly Review 64, no. 3 (julio-agosto 2012): 86-102; Smith, Imperialismo en el siglo XXI, 252-278.
86) Larry Elliott, "World's Richest 26 People Own as Much as Poorest 50%, Says Oxfam," Guardian, 20 de enero de 2019.
87) See Harvey, "A Commentary on a Theory of Imperialism", 169-71.
88) Thomas Piketty, Capitalism in the Twenty-First Century (Cambridge: Cambridge University Press, 2014). Véase también Michael D. Yates, "The Great Inequality", Monthly Review 63, no. 10 (marzo de 2012): 1-18.
89) Jason Hickel, "Is Global Inequality Getting Better or Worse? A Critique of the World Bank's Convergence Narrative", Third World Quarterly 38, no. 10 (2017): 2208-2222.
90) Deborah Hardoon, An Economy for the 99% (Oxford: Oxfam International, 2017).
91) Samir Amin, Modern Imperialism, Monopoly Finance Capital, and Marx's Law of Value (Nueva York: Monthly Review Press, 2018); Smith, Imperialism in the Twenty-First Century.
92) Jack Nicas, "A Tiny Screw Shows Why iPhones Won't Be 'Assembled in the U.S.A.,'", New York Times, 28 de enero de 2019.
93) Marx, Capital, vol. 1, 279.
94) Abdul Azeez Erumban, Reitze Gouma, Gaaitzen J de Vries, Klaas de Vries, y Marcel P Timmer, WIOD Socio-Economic Accounts (SEA): Sources and Methods (Bruselas: WIOD, Séptimo Programa Marco, 2012). Tenga en cuenta que esta versión se actualizó en julio de 2014: véase Reitze Gouma, Marcel P. Timmer, Gaaitzen J. de Vries, Employment and compensation in the WIOD Socio-Economic Accounts (SEA): Revisiones para 2008/2009 y nuevos datos para 2010/2011 (Bruselas: WIOD, Séptimo Programa Marco, 2014). Por cierto, esta publicación termina efectivamente en 2009 debido a las grandes brechas en la disponibilidad de las variables necesarias para calcular el costo laboral unitario para el período 2010-11. La versión de 2013 está disponible en http://wiod.org.
95) The El comunicado de prensa de 2016 está disponible en http://wiod.org.
96) Los nombres de variables en mayúsculas se refieren a variables originales WIOD-SEA, mientras que las variables en minúsculas fueron generadas o estimadas.
97) Reitze Gouma, Wen Chen, Pieter Woltjer, Marcel P Timmer, WIOD Socio-Economic Accounts (SEA) 2016: Sources and Methods (Groningen, Países Bajos: WIOD, 2018), 26.
98) It es posible calcular los costos laborales unitarios en el conjunto de datos de 2016 sin hacer estimaciones del total de horas trabajadas. El cálculo puede realizarse utilizando la relación entre "Remuneración de los empleados" (COMP) y "Total de horas trabajadas por los empleados" (H_EMPE) en el numerador. Esto, de hecho, produce resultados muy similares a los que se obtienen usando la relación de "Compensación Laboral Total" (LAB) a "Total de Horas Trabajadas por Personas Comprometidas" (H_EMP). Sin embargo, esto significaría críticamente excluir por completo a China, y también eliminar del cálculo a millones de trabajadores, casi todos los cuales trabajan en el Sur global. De hecho, tal es la práctica de la gran mayoría de los economistas (e instituciones) de hoy en día, que presentan habitualmente datos sobre países como la India y China en series distintas y no comparables, lo que los hace aparecer simplemente como valores atípicos.
99) Apart de China, las dos publicaciones produjeron resultados muy similares. Decidimos presentar las cifras en un solo gráfico en aras de la claridad. Dicho esto, cabe destacar que los investigadores del WIOD prestaron especial atención a la Gran Crisis Financiera de 2007-9 en la versión 2016, y es por eso que nos esforzamos por utilizar esta última versión como nuestro conjunto de datos base. Véase Marcel P. Timmer, Bart Los, Robert Stehrer, Gaaitzen J. de Vries, "Anatomy of the global trade slowdown based on the WIOD 2016 release", GGDC Research Memorandum (2016).
100) Robert C. Feenstra, Robert Inklaar, Marcel P. Timmer, "The Next Generation of the Penn World Table", American Economic Review 105, no. 10 (2015): 3150-3182.
101) Robert Sahr, "2017 Conversion Factors: Individual Year Conversion Factor Tables," Oregon State University, 2018, http://liberalarts.oregonstate.edu.
102) U.S. Oficina de Estadísticas Laborales, "Technical Notes: International Comparisons of Hourly Compensation Costs in Manufacturing", agosto de 2013, http://bls.gov.
103) ILO, Global Wage Report 2018/19 (Ginebra: OIT, 2018).
104) Tim Callen, "PPP Versus the Market: ¿Qué peso importa?" Finance and Development 44, no. 1 (2007).