¿Bernie y Ocasio... socialimperialistas?

Por: monthlyreview.org

En medio del intento de golpe de Estado dirigido por Estados Unidos contra la República Bolivariana de Venezuela en enero-febrero, Donald Trump lanzó una serie de ataques verbales contra el socialismo en Venezuela, Cuba y Nicaragua. El objetivo inmediato era justificar los intentos de Estados Unidos de derrocar a la República Bolivariana. El objetivo menos inmediato, pero apenas menos importante, era empañar el creciente movimiento socialdemócrata (autodenominado socialista democrático) en Estados Unidos, asociado con figuras como Bernie Sanders y Alexandria Ocasio-Cortez.

La estrategia ideológica del gobierno de Trump quedó plenamente expuesta tanto en su discurso sobre el Estado de la Unión pronunciado el 5 de febrero, en el que atacó al socialismo y a Venezuela, como en un discurso pronunciado el 18 de febrero ante los expatriados venezolano-estadounidenses en Miami, que incluyó unas veintinueve referencias negativas al socialismo. La principal técnica utilizada por sus escritores de discursos fue invertir la crítica socialista del capitalismo simplemente sustituyendo la palabra socialismo por capitalismo, una táctica digna de Fox News. Así, por ejemplo, le dijo a su audiencia: "Sabemos que el socialismo no se trata de justicia, no se trata de igualdad, no se trata de levantar a los pobres. El socialismo se trata de una sola cosa: poder para la clase dominante. Y cuanto más poder consiguen, más anhelan."

Detrás del virulento ataque de Trump al socialismo en Venezuela, Nicaragua y Cuba, sin embargo, estaba su declaración de lo que podría llamarse la Doctrina Trump, según la cual la mera existencia del socialismo en cualquier parte del mundo justifica la guerra económica, política y militar de Washington contra tales países. En violación del derecho internacional, Trump está extendiendo la política anticomunista de la Guerra Fría al socialismo del siglo XXI. Por otra parte, Trump trató de asfaltar con el mismo "socialista y comunista" el floreciente movimiento socialdemócrata en Estados Unidos, asociado a figuras como Sanders y Ocasio-Cortez. Los ha identificado con Venezuela, Nicaragua y Cuba, al tiempo que declara que "Estados Unidos nunca será un país socialista". A esto siguió un discurso de Mike Pence unos días después, el 1 de marzo, pronunciado en la Conferencia de Acción Política Conservadora, atacando a los socialistas del Partido Demócrata y declarando: "Si quieres socialismo, mira a Venezuela.... La lucha en Venezuela es entre socialismo y libertad."

Frente a la utilización de la propaganda anti-venezolana por parte de la derecha como base para manchar el socialismo como idea, Sanders y Ocasio-Cortez se han esforzado por distanciarse de Venezuela, hasta el punto de que han terminado apoyando la política de la administración general, al tiempo que se han quedado cortos en el apoyo a la intervención militar real. Ya en una carta de recaudación de fondos para su campaña electoral de 2016, Sanders criticó a quienes lo habían comparado con Hugo Chávez, a quien calificó de "dictador comunista muerto", a pesar de que el gobierno socialista de Chávez había salido victorioso en dieciocho elecciones reconocidas internacionalmente desde 1998. El 24 de enero de 2019, Sanders tweeteó que "el gobierno de Maduro ha emprendido una violenta represión contra la sociedad civil venezolana, violando la constitución al disolver la Asamblea Nacional, y fue reelegido el año pasado en unas elecciones que muchos observadores dijeron que eran fraudulentas. La economía es un desastre y millones están migrando". Lo que faltaba llamativamente era cualquier mención de los intentos de Estados Unidos de estrangular económicamente a Venezuela, comenzando con Obama e intensificándose con Trump. El 21 de febrero, dijo que Maduro había sido "abusivo", pero insistió en que "Estados Unidos no debe usar la fuerza militar" en Venezuela. Dos días después, Sanders tweeteó que el gobierno bolivariano debería "permitir la entrada al país de ayuda humanitaria[dirigida por Washington]" y evitar infligir violencia a su propia población, repitiendo prácticamente las frases de Trump de unos días antes. Ahora niega totalmente que Venezuela haya tenido elecciones presidenciales "libres y justas" en 2018, refiriéndose al gobierno venezolano como un "régimen despótico".

En comparación, las declaraciones de Ocasio-Cortez sobre Venezuela han sido silenciadas. Sin embargo, tomando lo que parece ser una posición similar a la de Sanders, ha afirmado que el conflicto en Venezuela se reduce a una cuestión de "régimen autoritario versus democracia". Por "régimen autoritario", no se refería a la administración Trump sino al gobierno venezolano. De hecho, afirmó que Venezuela era un caso de democracia fallida.

Con el fin de salvaguardar su ambicioso programa de reforma social, la nueva camarilla de socialistas del Partido Demócrata ha tratado de separarse de Venezuela y otros estados socialistas latinoamericanos, presumiblemente abandonando a estos países (incluyendo no sólo a Venezuela, Cuba y Nicaragua, pero sin duda también a Bolivia) a sus destinos a manos del imperialismo de Estados Unidos. Sanders, en su actual campaña para la presidencia, ha defendido recientemente un enfoque más ético en la política internacional.

Ha mostrado una considerable independencia al cuestionar la ocupación de Gaza por Israel y la guerra de Arabia Saudita en Yemen, a la vez que ha desafiado las intervenciones militares de Estados Unidos en el pasado. Sin embargo, frente a su primera prueba real con respecto a la intervención de Estados Unidos en América Latina en la forma del actual intento de cambio de régimen en Venezuela dirigido por Washington, ha evitado cualquier cuestionamiento serio de la política de Estados Unidos. En cambio, ha repetido todas las falsas razones ofrecidas por la administración Trump para la imposición de sanciones económicas estadounidenses y el intento de golpe contra Caracas, aparentemente presa de la nueva ideología de la llamada intervención humanitaria. Formó parte de un grupo de once senadores demócratas que tomaron la delantera a finales de febrero de 2018, una semana después de que la oposición venezolana indicara, con el apoyo de Estados Unidos, que tenía la intención de boicotear las próximas elecciones presidenciales, al condenar a Venezuela por planear la celebración de unas "elecciones falsas". Esto entonces jugó en la imposición de la administración de Trump de sanciones económicas adicionales después de que la elección se llevó a cabo.

Esto plantea la cuestión histórica del socialimperialismo, un término que surgió por primera vez en 1916-17 en el ensayo del austro-marxista Karl Renner con ese título, y en el Imperialismo de V. I. Lenin, la Etapa Superior del Capitalismo. En su ensayo sobre "La sociología de los imperialismos", escrito en 1919, el economista conservador austríaco Joseph Schumpeter definió el socialimperialismo en la misma línea que la teoría marxista, como una forma de imperialismo en la que "los empresarios y otros elementos atraen a los trabajadores por medio de concesiones de bienestar social que parecen depender del éxito del monopolio de la exportación" (Joseph Schumpeter, Imperialism and Social Classes[Oxford: Blackwell, 1951], 114-15). En términos más generales, el socialimperialismo se ha convertido en una política de reforma social en el país y de hegemonía imperial en el extranjero. En Gran Bretaña, estaba profundamente arraigada en partes importantes de la izquierda. Así, los Fabianos, como George Bernard Shaw y Sidney y Beatrice Webb, se convirtieron en grandes defensores de la promoción del Imperio Británico en el extranjero y del bienestar social en el país, como parte de una política imperialista social unificada. (Para el estudio clásico del socialimperialismo británico a principios del siglo XX, véase Bernard Semmel, Imperialism and Social Reform[Garden City, NY: Doubleday, 1960].

En Estados Unidos, este tipo de socialimperialismo ha sido practicado desde hace mucho tiempo por el Partido Demócrata y la Federación Americana del Trabajo y el Congreso de Organizaciones Industriales. A mediados de la década de 1960, el Partido Socialista de América, dirigido por Michael Harrington -que más tarde encabezaría la formación del Comité Organizador Socialista Democrático y los actuales Socialistas Democráticos de América- junto con varios grupos importantes de derechos civiles, incluyendo la Asociación Nacional para el Avance de las Personas de Color y la Liga Urbana, se negó a cuestionar la Guerra de Vietnam, y se adhirió a un fuerte anticomunismo de la Guerra Fría incluso en el contexto de la guerra, como parte de lo que se consideró una compensación que incluía los derechos civiles de Lyndon Johnson y la legislación de la Guerra contra la Pobreza (ver Paul Le Blanc y Michael D.). Yates, A Freedom Budget for All Americans [Nueva York: Monthly Review Press, 2013]).

Esto llevó a Martin Luther King, Jr, quien se autodefinió como un "socialista democrático", a emitir un gran disenso, en contra del imperialismo estadounidense en su famoso discurso de 1967 contra la guerra de Vietnam, insistiendo, como siempre, en que la justicia era indivisible: no se podía tenerla en casa si se la negaba en el extranjero. Rechazó enérgicamente las intervenciones de Estados Unidos en el extranjero para mantener su hegemonía mundial.

---

Tomado de: https://monthlyreview.org/2019/04/01/mr-070-11-2019-04_0/