Arte y Cultura

De las narco-novelas y otros demonios…

Por: Esteban Morales Estrada.
Historiador.

Se ha vuelto terriblemente común y recurrente que los dos principales canales de la televisión colombiana, insistan incansablemente en la producción y difusión de lo que podemos denominar narco-novelas, definidas de una manera sintética y simple como producciones centradas en el tema del narcotráfico y la violencia mafiosa colombiana. Esa especie de obsesión por este tipo de productos televisivos refleja varios “demonios”, o más bien, deja ver ciertas fisuras que pretendemos ilustrar a vuelo de pájaro en los siguientes párrafos, unas más implícitas que otras, pero al fin de cuentas presentes en todo ese océano de narco-novelas que inundan nuestro medio, como una sombra y que afectan en últimas el desarrollo histórico de nuestro país.

La primera fisura de las narco-novelas es que estas no buscan la reflexión sobre los problemas del pasado nacional, en ámbitos como el narcotráfico y la ilegalidad, sino que hacen una apología al crimen, a la heroicidad del bandido y anteponen la sensiblería poco analítica, al cuestionamiento y entendimiento critico de épocas y procesos.

De lo Propio al lo Apropiado.

La más reciente propuesta del artista visual James Llanos, inaugurada el pasado martes 6 de diciembre en la universidad Cooperativa de Colombia sede Pereira. Galería Transitable. Estará exhibida hasta el próximo mes de febrero de 2017.

24 X SEGUNDO

“De lo Propio a lo Apropiado”

(Instalación - happening)

Esta propuesta nace en la premura de mostrar la importancia entre lo inesperado, lo espontáneo e ingenuo, donde la edad es un factor importante, pero lo relacional-social es fundamental.

“Ser original es volver al origen” afirmó Antonio Gaudí, un barcelonés, que planteo a partir de su ingeniosa propuesta plástica y arquitectónica, un mundo creativo y único, lleno de formas y colores, mundos y estados emocionales, que permitieron demostrar que, la profundidad y lo complejo de la creación del artista contemporáneo, la práctica del ser actual, no tiene límites y que éste se halla inmerso en la relación del arte y la naturaleza, con el hombre y el ser mismo.

Homenaje al dramaturgo italiano Dario Fo.

    Como un homenaje al dramaturgo italiano Dario Fo, quien fallecio ayer a los 90 años de edad, comparto el artículo "Ventana a la Ironía" escrito por el colega Alberto Ruano en 1998 para la revista de la Universidad de Antioquía.

Como para subrayar, tal vez, las penurias en la creación dramatúrgica de los años recientes, el jurado del Premio Nobel decidió otorgar el de literatura en 1997, a esta pieza compuesta en 1970. Su autor, el italiano Darío Fo, nos ha habituado desde entonces a sus comedias ricas en humor e ironía. Se manifiesta en su creación un fino espíritu libertario y las cualidades de un consumado orfebre del teatro. De la pieza galardonada, podríanse destacar sus paradojas trazadas con destreza, el diálogo vivaz y corrosivo, las situaciones absurdas.

César Vallejo muere de soledad y tristeza.

César Vallejo muere de soledad y tristeza.
(Santiago de Chuco, Perú, 1892 – París, 1938)

Por: Arturo Neira Gómez.

Rindamos una y otra vez tributo de admiración al poeta de los Andes y la fraternidad, intentando escuchar su voz.

César Vallejo muere en París el 15 de abril de 1938 de soledad y tristeza. Pero ¿por qué surge esta afirmación al evocar su memoria? En 1936, dos años antes de su deceso, había sido inmolado Federico García Lorca en Granada. Con el crimen y exilio de artistas y demócratas, y la muerte posterior en la cárcel del poeta Miguel Hernández, Franco y los falangistas durante la Guerra Civil Española y la dictadura, creyeron asesinar lo que significaba para la vida, en sentido pleno, la literatura, la música, la dramaturgia y las artes plásticas. En este contexto convulso, de despotismo, de expansión del fascismo y el nazismo por Europa, prácticamente en los albores de la Segunda Guerra Mundial, se apagó la vida de César Vallejo a la edad de 46 años.

Palabras al viento.

Por: Juan José Hoyos.

Desde hace algún tiempo, en Colombia se ha vuelto una especie de lugar común decir que el cuento es un género de aprendizaje, menos difícil que la novela. También que, dada su brevedad, alcanzar la maestría en su ejecución puede lograrse con cierta facilidad si se es un escritor virtuoso. Nada más engañoso que la aparente facilidad de este género, tan antiguo como la poesía y tan emparentado con ella. En tiempos modernos, Edgar Allan Poe, Guy de Maupassant, Anton Chejov y James Joyce- entre otros muchos escritores- lo reinventaron, lo acercaron a la vida y a los lectores de nuestro tiempo.

Inerte.

Por: Arturo Neira Gómez *

    "En el umbral gastado persiste un viento fiel,
    repitiendo una sílaba que brilla por instantes.
    Una hoja fina aún lleva su delgada frescura
    de un extremo a otro extremo del año.
    `Torna, torna a esta tierra donde es dulce la vida'"

    Aurelio Arturo
    (Fragmento de Morada al sur)

Inerte

Por: Arturo Neira Gómez *

Otea el horizonte y sueña:

Diáfanas
las nubes son infinitas.

Crónica de la ciudad de Bogotá, Roque Dalton y otros textos.

Por: Eduardo Galeano.

CRÓNICA DE LA CIUDAD DE BOGOTÁ

Cuando el telón caía, al final de cada noche, Patricia Ariza, marcada para morir, cerraba los ojos. En silencio agradecía los aplausos del público y también agradecía otro día de vida burlado a la muerte. Patricia estaba en la lista de los condenados, por pensar en rojo y en rojo vivir; y las sentencias se iban cumpliendo, implacablemente una tras otra. Hasta sin casa quedó. Una bomba podía volar el edificio: los vecinos, obedientes a la ley del miedo, le exigieron que se fuera.

Por el caminar del Valle.

Un día, muchos años después, cuando ya era viejo, se fue al pueblo a vender una carga de fruta, y en esa jornada de mercado, lejos de su vereda pasó algo que no se esperaba. Un nuevo grupo de humanos asesinos llegaron a la región y se llevaron a todos los que por ahí andaban, a los que en sus fincas trabajaban, a todos los que encontraron, entre ellos a sus hijos.

Su pobre mujer lloraba e imploraba que los devolvieran, por lo que estos hombres decidieron matarla al igual que a todos los que se llevaron.

El origen de Mefisto.

    Hemos recibido este texto, difícil de categorizar. Quizá una crónica para creyentes o un cuento para ateos. Juzgue usted apreciado lector.

    Los Editores.

Mefistófeles

Este es el inicio o el final, qué más da.

Mefisto o Mefistófeles, como prefieran. Buenas noches, de lo más remoto del infierno he venido para que me lean mortales. El por qué, poco importa; el para qué, puedo decirles que lo hago para alejar sus almas de la luz divina, del confort de sus sillones y de la inmutabilidad con la que ustedes, los seres humanos transitan por su planeta (el mismo que para mí deleite, pronto acabará con sus existencias, sí, las suyas. Eso sí, en legítima defensa, un ajuste de cuentas que llaman).

"Los políticos matan la cultura porque desprecian la cultura, pero también porque le tienen miedo"

Eldiario.es

El profesor y filósofo calabrés Nuccio Ordine, gran experto en Giordano Bruno, convoca a los grandes pensadores de todas las épocas para manifestarse contra la destrucción de la cultura y de nuestra capacidad de reacción

Por: Marta Peirano.

"En nuestra sociedad se considera útil sólo aquello que produce beneficios"

"Afirmo, señores, que las reducciones propuestas en el presupuesto especial de las ciencias, las letras y las artes son doblemente perversas –argumentaba Victor Hugo frente a una propuesta ministerial de recortar fondos para la cultura en 1848–. Son insignificantes desde el punto de vista financiero y nocivas desde todos los demás puntos de vista".

Un Jinete.

Por: Arturo Neira Gómez *

Entre los árboles, reaparece y se pierde un jinete. ¿Será él? El caballo baja con dificultad la trocha empedrada cada vez más empinada. En su lomo viene un hombre vestido de blanco. Desde la montaña de este lado identificamos al viajero. No hay duda, es él; lo delata el Castaño y su sombrero de fieltro…

_ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _

Competencia fluvial.

Por: Arturo Neira Gómez (1)

Bajamos a la quebrada Quindío o De los Monos. Vamos a jugar con las embarcaciones que cada uno construyó en los ratos de ocio en la carpintería de la finca, convertida días antes de la competencia en un verdadero astillero…

(Quebrada también llamada por los campesinos, hasta mediados del siglo XX, De los Misterios. De ella como del bosque nativo que siempre acompañó su sonoro transcurrir, sólo quedan recuerdos.)

_ _ _ _ _ _ _ _ _

Karamakate y el reto de la supervivencia humana.

Por: Fernando Dorado.

Con ocasión de la película “El abrazo de la serpiente”

Karakamate y el reto de la supervivencia humana

Karamakate – el último chamán de un pueblo amazónico – es buscado por Manduca, un indio escapado de la esclavitud. Él estaba en manos de los caucheros y un aventurero alemán lo liberó. El germano de nombre Theodor Van Martius, sufre una extraña enfermedad adquirida durante su aventura exploratoria por el Amazonas. Acuden ante el poderoso y – aún joven– médico tradicional indígena en busca de curación.

El chamán comprende de inmediato que es la selva la que ha enfermado al extranjero. La causa no es otra que la incapacidad del explorador de entender a la naturaleza salvaje. Su concepción depredadora, agresiva, de explotación y aprovechamiento irracional de los recursos naturales, genera automáticamente la reacción defensiva de la selva.

Karamakate descubre en el cuello del explorador un collar de su tribu e interroga al enfermo. Éste le cuenta que tuvo contacto con ellos y que siguen vivos. El chamán les dice a Manduca y a Van Martius que la única forma de curarlo es buscando una planta sagrada de nombre “Yakruna” y que deben buscarla en el sitio donde su pueblo habita.

Pusilánime.

Ilustración del poema El Albatros de Charles Baudelaire, por Cathion06.

Por: Arturo Neira Gómez (1).

"…Maldice no tener nada, a veces ni propósitos de luchar contra la podredumbre, solo el deseo de quedarse ahí para siempre, tendido en el tablado.” (Palabras traídas de La Noche de tu Piel, novela del escritor Benhur Sánchez Suárez; Plaza y Janes, 1979, pág. 66.)
“… se dice comúnmente que en la tardanza está el peligro.” (Sancho Panza)

_ _ _ _ _ _ _ _ _

Páginas