Archivo

  1. Gusanos inteligentes

    Por: Jorge Majfud

    Enseguida recordó (¿fue en Key West?) una conversación con Ernesto. Recordó (sí, habían ido de viaje con Elena, Alexa y alguien más) que había tratado de defender cosas en las que ya no creía, como un sacerdote da misa cuando ya no cree en la misa y duda de Dios, pero teme reconocerlo.

    —Esa es una típica paranoia de intelectuales —le había dicho, con una sonrisa, por las dudas, para atenuar los efectos de su afirmación—. No hay por qué tenerle miedo a la tecnología.

    —No es a la tecnología a lo que le tengo miedo —había dicho Ernesto, haciendo dibujos en el sudor de su vaso de cerveza—, sino a la cultura que crea todo eso. A esa misma que pronto, en apenas unas décadas más, nos dejará sin estas playas. Tal vez nosotros no lo veamos en su peor momento, pero Alexita y su amiga sí.

    —Como sea, la cultura se adaptará, no al revés. De hecho, estoy en un proyecto muy interesante en Asia, algo relacionado con eso mismo, aunque no puedo dar detalles.

    —No te pongas misterioso. ¿Vas a trabajar para la CIA?

    —No, nada de misterios. Es sólo discreción. Cosa de negocios que aún no se cerraron. Sí puedo decirte — (en el porche del hotel, maneó la cabeza; esas palabritas habían sido estúpidamente arrogantes) — que la inteligencia artificial será como cualquier otro invento del pasado. Cambiará muchas cosas y resultará en un beneficio para la humanidad. Hará muchas cosas que hacemos hoy los humanos…

  2. La ruta de la droga: el interés de Wall Street en Venezuela

    Por: Diego Arenas.

    A nivel mediático Occidental representantes del modelo /Banquero/Financiero/Globalista decadente, se difunde que el interés en Venezuela es el orden constitucional democrático y el Estado de derecho, pero en realidad detrás de esos argumentos se debe analizar a profundidad los verdaderos intereses de Wall Street en Venezuela que son la ruta del tráfico de drogas como el factor principal, después las tierras raras, y finalmente dejarlo como un Estado Fallido. Se procederá a detallar una breve historia del tráfico de drogas y su relación con la CIA para su mayor comprensión. Archivos desclasificados demuestran que la operación Causa Justa (invasión a Panamá 1989), la CIA tenía pleno conocimiento acerca de Manuel Noriega, un dictador, criminal y narcotraficante que desde aproximadamente en los años 1970 empezó a trabajar para la CIA[1] para distribuir la droga en Estados Unidos.

    Por otro lado, el investigador e historiador Alfred McCoy en su libro “La política de la heroína: La complicidad de la CIA en el comercio global de las drogas”[2] demuestra la relación de la CIA y el comercio mundial de las drogas. Además, la guerra del Kosovo (1999) donde la OTAN interviene con la justificación de “Intervención Humanitaria”, en realidad, la intención era controlar la ruta de la droga que solo después de un año de la guerra se produjo de 4 a 5 toneladas por mes, “que coincidencia” Kosovo es un punto esencial para los narcotraficantes, además de ser “el corazón de la heroína y la ruta del tráfico de armas secretas que va desde Afganistán a través de Turquía (paso por los Balcanes) y finalmente llegar al Oeste de Europa” [3].

    Por otro lado, el ex agente de la DEA Michael Levine confiesa que en la guerra de Afganistán (1979-1989) se estuvo:

      “Armando y equipando a los peores elementos de los muyahidines, narcotraficantes de armas, terroristas antiestadounidenses…ahora estamos haciendo lo mismo con el KLA (en Kosovo), que está vinculado con todos los medios conocidos y el cartel de drogas del lejano oriente. Interpol, Europol y casi todas las agencias europeas de inteligencia y antinarcóticos tienes archivos abiertos sobre los sindicatos de narcotraficantes que conducen directamente al KLA…”[4].