Archivo

  1. Balance

    Por: Miguel Ángel Rubio Ospina

    A casi mes y medio de la primera vuelta presidencial y tres semanas después de la segunda vuelta, ad portas de la posesión del “nuevo” Congreso (con excepción de algunas listas alternativas) y de la toma de juramento del nuevo “presidente” de la republica Iván Duque, es el momento de hacer un balance, aunque sea a medias, de lo que fue, de lo que pudo ser y de lo que será el país político en los próximos 4 años.

    Esta campaña política ha sido, quizá, la más importante de este inicio de Siglo XXI en los 18 años que ya lleva y, por lo tanto, al ser la más importante, es por demás la más compleja y difícil de comprender, de analizar y de balancear en el espectro político actual colombiano. Por eso, si les pareciere algo extenso este balance, me excuso por mi incapacidad para la síntesis…

    1. LIBRO DE PÉRDIDAS

    En primera instancia, esta carrera por la presidencia dejó un nuevo panorama político, pues los partidos hegemónicos –Liberal y Conservador– terminaron absorbidos por esa máquina política esponjosa llamada Centro Democrático, en el que cabe todo aquel que carezca de principios éticos e ideológicos, que se suscriba a una ideología del retroceso, del despojo, del desplazamiento forzado, el tape tape, la locura de la ambición por el botín estatal, el racismo desmedido, el desprestigio a la diferencia, el asesinato de los líderes sociales, el silencio cómplice ante la barbarie, todo aquel que apoya a los congresistas que pasaron por la universidad en carro, porque no entraron, o compraron el diploma (a veces me pregunto si el título en Derecho y Filosofía, dado a Paloma Valencia por la Universidad de los Andes, no debería ponernos a pensar en la “calidad” de la educación que ofrece esa alma mater) y la indolencia ante la desigualdad social. Me niego a creer que el Centro Democrático en verdad sea lo que nos represente como sociedad, así más de 10 millones de personas hayan dado su voto a esta colectividad.

  2. La idea de José Obdulio, “hay que neutralizar a la oposición”

    Por: Juan Bonilla

    Las pasadas elecciones han dado y darán mucho de qué hablar en el futuro de nuestro país. Por una parte, vimos el resurgir, cada vez más fuerte y decidido de las fuerzas alternativas colombianas manifestando abiertamente su voluntad de cambio político por medio de tres espectaculares campañas, de líderes experimentados, las cuales tuvieron las llaves de la Casa de Nariño en las manos, pero las perdieron por arrogancia y egos personales. Aun así, los ocho millones de votos por Gustavo Petro serán un referente de aquí a la eternidad ya que, pese al más que probado fraude, la izquierda logró mostrarse como una alternativa viable y seria de poder en Colombia.

    Por otra parte, la alianza en la segunda ronda de las elecciones de todos los sectores políticos tradicionales alrededor de Álvaro Uribe es un hecho al menos vergonzoso. Todos recordamos los debates realizados por senadores como Roy Barreras y Armando Benedetti en favor del acuerdo de paz de la Habana, la resistencia de más de 16 años del liberalismo para no dejarse absorber por los movimientos uribistas, las posturas “progresistas” sostenidas por senadores conservadores como David Barguil y Efraín Cepeda que incluso iban en contravía de las posturas del Centro Democrático… y en fin, no vale mucho la pena nombrar todo; si una lección nos dio la segunda ronda de las elecciones es que ellos son los dueños del país, y cuando alguien de fuera de su círculo se levanta para cuestionarlo todos cierran filas para proteger sus privilegios de clase (leer el Golpe de Melo de 1854).

    Tener cualquier esperanza en que fueran estas elites tradicionales las que defendieran el proyecto de una Colombia democrática era algo ingenuo.